Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘tercer paso’

Marzo 14


Comida para el pensamiento.

Poder

Nuestro grupo está imbuido de un Poder que cambia vidas: el Poder del amor y de la camaradería. Somos tantos los que podemos dar testimonio de los milagros cotidianos que Dios ha obrado y que sigue obrando mientras seguimos este programa. Los cambios y milagros pueden ocurrir lentamente, como podrá ser gradual nuestro crecimiento espiritual; sin embargo, el Poder es real.

A medida que nos hacemos conscientes de este Poder, vemos cuán débiles e innecesarios eran los falsos apoyos en los que confiábamos en el pasado. Probablemente buscamos fortaleza en las posesiones materiales, en los logros personales, en el estatus social. Todos estos apoyos nos fallaron, por lo que comíamos para esconder nuestra debilidad.

Ahora que hemos experimentado el Poder de la camaradería de TA, ya no tenemos que confiar en falsos apoyos. Podemos crecer dentro del programa y dentro de un contacto más cercano con Aquel que nos cree y nos sostiene.

Que pueda yo apoyarme completamente en Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Puedo considerarme una persona recuperada?

Si quiere decir: ¿Puedo volver a comer normalmente? La respuesta es NO.

Pero si quiere decir ¿puedo mantenerme sobrio? La respuesta es ciertamente SI. Puedo funcionar bien entregando mi problema de la comida a un Poder Superior a mí, a ese Divino Principio del universo que llamamos Dios. Y pidiendo a ese Poder cada mañana que me conceda la fuerza para permanecer sobrio las siguientes 24 horas, sé, por la experiencia de muchísimas personas, que si quiero honradamente estar bien, puedo ponerme bien.

¿Estoy tratando de seguir fielmente el programa de TA.?

Meditación del Día.

Hay que perseverar en todo lo que la dirección de Dios lo mueva a hacer. La realización persistente de lo que parece justo y bueno le llevará a donde desee estar. Si usted mira retrospectivamente la dirección de Dios, verá que ésta ha sido muy gradual, y que solamente a medida en que usted ha cumplido con los deseos de Él, en esa medida es en que usted puede comprenderlos, ha sido Dios capaz de prestar una dirección más clara y definida. El hombre es guiado por el toque de Dios a través de una mente receptiva y fortalecida.

Oración del Día.

Ruego poder perseverar en hacer lo que parece justo. Pido poder llevar a cabo todo lo que la dirección de Dios me indique, a medida en que yo pueda comprenderla.

Reflexión diaria A.A.

La piedra clave

“Él es el Padre y nosotros Sus hijos. La mayoría de las buenas ideas son sencillas y este concepto fue la piedra clave del nuevo arco triunfal por el que pasamos a la libertad.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

La piedra clave es una pieza en forma de cuña que va en la parte más alta de un arco y que mantiene las otras piedras en su lugar. Las “otras piezas” son los Pasos Uno, Dos y desde el Cuatro al Doce. En un sentido esto parece indicar que el Paso Tres es el Paso más importante, que los otros once dependen del tercero para soporte. Sin embargo en la realidad, el Paso Tres es sólo uno de los doce. Es la piedra clave, pero sin las otras once piedras para construir la base y los lados, con o sin piedra clave, sencillamente no hay arco. Por medio de la práctica diaria de los Doce Pasos, yo encuentro ese arco triunfal esperándome para por él pasar a otro día de libertad.

El lenguaje del adiós.

Confiemos en nosotros mismos

La confianza puede ser uno de los conceptos más confusos en la recuperación. ¿En quién confiamos? ¿Para qué? El aspecto más importante que afrontamos acerca de la confianza es aprender a confiar en nosotros mismos. Lo más dañino que nos ha ocurrido es que llegamos a creer que no podíamos confiar en nosotros mismos.

Habrá algunos que nos digan que no podemos confiar en nosotros mismos, que estamos fuera de base y fuera de onda. Hay algunos que se podrían beneficiar de que nosotros no confiáramos en nosotros mismos.

El miedo y la duda son nuestros enemigos. El pánico es nuestro enemigo. La confusión es nuestra oponente.

La confianza en uno mismo es un regalo de curación que nos podemos dar a nosotros mismos. ¿Cómo la adquirimos? La aprendemos. ¿Qué hacemos acerca de nuestros errores, acerca de esas veces en que pensamos que podríamos confiar en nosotros mismos pero que estábamos equivocados? Las aceptamos y de todos modos, confiamos en nosotros mismos.

Nosotros sabemos lo que mejor nos conviene. Sabemos lo que es mejor para nosotros. Si estamos equivocados, si necesitamos cambiar de opinión, se nos guiará hacia ello, pero únicamente confiado desde donde nos encontramos hoy.

Podemos buscar apoyo y refuerzo en otros, pero confiar en nosotros mismos es esencial.

No confíes en el miedo. No confíes en el pánico. Podemos confiar en nosotros mismos, defender nuestra propia verdad, pararnos en nuestra propia luz. Ahora la tenemos. Tenemos toda la luz que necesitamos para el día de hoy. Y la luz de mañana se nos dará entonces.

Confiemos en nosotros mismos y sabremos en quién confiar. Confiemos en nosotros mismos y sabremos qué hacer. Cuando sintamos que no podemos confiar en nosotros mismos en forma absoluta, confiemos en que Dios nos guiará hacia la verdad.

Dios mío, ayúdame a dejar ir el miedo, la duda y la confusión, los enemigos de la confianza en uno mismo. Ayúdame a seguir adelante en paz y confiado. Ayúdame a crecer en confianza en mí mismo y en Ti, un día a la vez, una experiencia a la vez.

Recaídas


Cada vez que recaemos en el síntoma nos desesperamos y pensamos quizás que el programa no funciona, o peor aun, pensamos que Dios no nos está ayudando. Una recaída significa solo una cosa: QUE NO ME HE DERROTADO. Solo podré conseguir la anhelada derrota a través de la admisión de mi impotencia ante el síntoma. Lo logro hablando ante mis compañeros el historial de mi vida de comedor compulsivo. El recuerdo hablado de mis atracones, de mi incapacidad de controlar las cantidades, el darme cuenta de como fui tolerando mas cantidad a medida de que pasaba el tiempo, me llevara a comprender por fin que a menos que no ingiera el síntoma SOLO POR HOY, no podré lograr la deseada recuperación de esta enfermedad que es el comer compulsivamente.

El admitir mi impotencia ante el síntoma (PRIMER PASO), el darme cuenta que la forma en que he usado la comida no es de buen juicio (SEGUNDO PASO) y que Dios sabe lo que es mejor para mi (TERCER PASO), serán la base de mi abstinencia.

Que pueda yo aceptar ante el síntoma, te pido senior.

Pensamiento del día.

El programa de TA, es un modo de vivir y tenemos que aprender a vivir el programa si queremos permanecer sobrios. Los doce pasos del libro son como indicadores. Señalan la dirección en que tenemos que marchar. Pero cada miembro del grupo tiene que encontrar su modo propio de vivir mejor el programa. No todos lo hacemos exactamente igual. Ya sea mediante horas de calma en la mañana, asistiendo a reuniones, trabajando con otros o pasando el mensaje, tenemos que aprender a vivir el programa.

“¿Ha llegado a ser la forma de TA mi modo de vivir constantemente, natural?”

Meditación del día.

Reposaré y no estaré en tensión. No tendré temor, porque todo saldrá bien al fin. Aprenderé a sopesar y equilibrar mi alma en un mundo vacilante y cambiante. Buscare el poder de Dios y lo emplearé, porque si no lo utilizo, me será retirado. Mientras sepa represar a Dios y reciba abundantemente mi fortaleza después de cada tarea, ningún trabajo puede ser excesivo.

Oración del día

Ruego porque pueda descansar y porque la fortaleza de Dios me sea concedida. Pido poder someter mi voluntad de Dios y estar libre de todas las tensiones.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: