Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Soltar’

Febrero 28


Comida para el pensamiento.

Cómo conservar recursos

En esta lucha contra la manera de tragar necesitamos hacer acopio de todas nuestras fuerzas, podemos aprender a conservar nuestra energía para lo que es importante, en vez de desperdiciarla en actividades no esenciales.

Una hora extra de sueño puede ayudar más a nuestro programa que una leyendo una novela o mirando la televisión. Tenemos que cuidarnos de la sobreactividad compulsiva tanto como de la manera en que tragamos. A menudo tratamos de presionarnos demasiado para terminar algo que bien podría esperar a mañana. Si estamos cansados, somos menos capaces de resistir la tentación.

Un aspecto vital para conservar la energía es escoger los alimentos que nos brinden las proteínas, vitaminas y minerales necesarios. Cuidar nuestros cuerpos es nutrir el recurso de mayor valor físico que tenemos.

A menudo, conservar nuestros recursos significa decir NO a personas y actividades que nos drenan innecesariamente. Sólo nosotros mismos, con la guía de nuestro Poder Superior, podremos decidir cómo usar mejor la fuerza y la energía que tenemos.

Enséñame a conservar los recursos que Me has dado.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Debemos estar libres tragar para siempre. Ello escapa de nuestras manos y se halla en manos de Dios. Por tanto, no necesitamos preocuparnos ni pensar más acerca de ello. Pero si no hemos hecho esto sincera y totalmente, las probabilidades son de que tornará a ser nuestro problema de nuevo. Puesto que no confiamos en Dios para que se haga cargo de nuestros problemas, renunciamos y hacemos volver a nosotros el problema. Entonces de nuevo es nuestro problema y nos hallamos en la antigua confusión en que antes nos encontrábamos. De nuevo somos impotentes, y tragamos.

– ¿Confío yo en Dios para que se haga cargo, por mí, del problema?

Meditación del Día.

Sin preparación, ninguna obra tiene valor. Toda labor espiritual ha de tener tras de ella mucha preparación espiritual. Breves momentos aislados de oración e instantes de preparación, y muchas horas de trabajo pueden carecer de provecho. Desde el punto de vista de Dios, una herramienta defectuosa trabajando todo el tiempo, pero realizando una mala labor a causa de falta de preparación es de poco valor comparada con el instrumento afilado y perfeccionado que trabaja solamente breve tiempo, pero que produce una labor perfecta debido a las largas horas de preparación espiritual.

Oración del Día.

Ruego poder emplear más tiempo a solas con Dios. Pido poder adquirir más fortaleza y satisfacción de esos momentos para que le den mayor valor a mi trabajo.

Reflexión diaria A.A.

¿Cómo? ¿no hay un presidente?

“Cuando se les dice que nuestra sociedad no tiene presidente con autoridad para dirigirla, ni tesorero que pueda exigir el pago de cuotas . . . nuestros amigos se quedan asombrados y exclaman, Eso no puede ser así”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Cuando por fin llegué a A.A. no podía creer que no había tesorero que pudiera “exigir el pago de cuotas”. No me podía imaginar una Comunidad que no exigiera contribuciones económicas a cambio de servicios. Fue la primera – y hasta la fecha la única – experiencia que tuve de recibir “algo por nada”. Ya que no me sentía abusado o engañado por los A.A., me era posible abordar el programa sin prejuicios y con mente abierta. No querían nada de mí. ¿Qué tenía que perder? Doy gracias a Dios por la sabiduría de los cofundadores que conocían tan bien el desde que tiene el alcohólico a ser manipulado.

El lenguaje del adiós.

Dejar ir la negación

“Somos lentos en creer aquello que si lo creyéramos, heriría nuestros sentimientos.”

Ovidio

La mayoría de los que estamos en recuperación nos hemos embarcado en la negación de vez en cuando. Algunos de nosotros nos apoyábamos en esta herramienta.

Podemos haber negado eventos o sentimientos de nuestro pasado.

Podemos haber negado los problemas de los demás; podemos haber negado nuestros propios problemas, sentimientos, pensamientos, deseos o necesidades.

Negamos la verdad.

La negación significa que no nos permitimos encarar la realidad, generalmente porque afrontar esa realidad en particular, duele.

Sería perder algo: confianza, amor, familia, tal vez un matrimonio, una amistad o un sueño. Y perder a alguien o algo, duele.

La negación es un mecanismo de protección, un cojín del alma para amortiguar los golpes. Nos impide reconocer la realidad hasta que nos sentimos preparados para lidiar con esa realidad en particular.

La gente podrá gritarnos la verdad, pero nosotros no la veremos ni la escucharemos hasta que estemos listos para ella.

Somos seres fuertes y, empero, frágiles. A veces necesitamos tiempo para prepararnos, tiempo para disponernos a superar algo. No dejamos ir nuestra necesidad de negar golpeándonos para llegar a aceptar; dejamos ir nuestra necesidad de negar, permitiéndonos volvernos lo suficientemente seguros y fuertes para lidiar con la verdad.

Haremos esto cuando llegue su momento.

No es necesario que nos castiguemos a nosotros mismos por haber negado la realidad; lo único que necesitamos es amarnos a nosotros mismos para tener seguridad y fortaleza de modo que cada día estemos mejor equipados para enfrentar la vida y lidiar con ella.

Enfrentaremos la realidad y lidiaremos con ella –de acuerdo con nuestro propio calendario-, cuando estemos listos, y cuando sea tiempo para nuestro Poder Superior. No tenemos por qué aceptar el castigo de nadie, incluyendo a nosotros mismos, por este calendario. Sabremos lo que necesitamos saber, cuando sea tiempo de saberlo.

Hoy me concentraré en hacerme sentir a mí mismo seguro y confiado. Me permitiré hacer conciencia cuando me llegue mi momento.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: