Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Simple’

Febrero 11


Comida para el pensamiento.

Simplicidad

Alguien ha dicho que Dios es sencillo, que somos nosotros los complicados. Entre más simplificamos nuestras vidas, más efectivos nos volvemos.

Un plan de alimentación sencillo nos libera de la preocupación de la comida. En él, decidimos qué comeremos en nuestros tres alimentos cotidianos y podemos olvidarnos de la comida. Ahora sí, somos libres para concentrarnos en las labores y actividades del día. En contraste, ¡qué desordenadas y embrolladas eran nuestras vidas cuando nos dábamos atracones!

El poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de nuestro Poder Superior nos libera de la preocupación acerca de nosotros mismos. En vez de tratar de discernir métodos complicados para salirnos con la nuestra, somos libres de vivir cada día tal y como Dios nos lo manda, confiados en Su voluntad.

A medida que crecemos dentro de este programa, que crezcamos en simplicidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si queremos permanecer abstinentes, habremos aprendido a tener un anhelo mayor que el de comer. Cuando llegamos por primera vez a T.A. no podíamos imaginar desear otra cosa tanto o más que la comida. Así, tuvimos que dejar de tragar sostenidos por una fe, la fe de que algún día desearíamos algo más intensamente que la comida. Pero después de estar en T.A. durante algún tiempo, aprendimos que verdaderamente puede disfrutarse una vida de abstinencia. Aprendimos lo hermoso que es llevarse bien con la familia en el hogar; lo agradable que es realizar bien nuestro trabajo en la oficina; lo maravilloso que es tratar de ayudar a otros.

– ¿He hallado que cuando me mantengo abstinente me va bien en todo?

Meditación del Día.

Una de las cosas más difíciles del mundo es esperar, sin embargo, Dios quiere que yo espere. Todo movimiento es más fácil que la tranquila espera, no obstante, tengo que esperar hasta que Dios me muestre su voluntad. Demasiadas personas han echado a perder su labor y obstaculizado su crecimiento en el campo espiritual debido al exceso de actividad. Si espero pacientemente, preparándome siempre, algún día llegaré al lugar donde debo estar y ni el trabajo ni la actividad me podrían haber dado una mejor preparación.

Oración del Día.

Ruego porque pueda esperar pacientemente. Pido poder confiar en Dios y continuar preparándome para una vida mejor.

Reflexión diaria A.A.

Los límites de la confianza en uno mismo.

Nos preguntamos por qué los teníamos (temores). ¿No era porque la confianza en nosotros mismos nos había fallado?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 63

Todos mis defectos de carácter me separan de la voluntad de Dios. Cuando ignoro mi relación con El, me encuentro solo enfrentado al mundo y a mi alcoholismo y no me queda otro recurso que la confianza en mí mismo. Yo nunca he encontrado seguridad y felicidad por medio de la obstinación y el único resultado obtenido es una vida de temor y descontento. Dios me enseña la senda por la que puedo volver a El y a Su dádiva de serenidad y bienestar. Sin embargo, yo debo estar dispuesto primero a reconocer mis temores y a entender su origen y el poder que tienen sobre mí. Frecuentemente le pido a Dios que me ayude a entender cómo es que yo me separo de El.

El lenguaje del adiós.

La guía divina

Envíame el pensamiento, la palabra o la acción correctos. Muéstrame cuál debe ser mi siguiente paso. En tiempos de duda y de indecisión, por favor mándame Tu inspiración y tu guía.

Alcohólicos Anónimos.

La buena nueva acerca de someternos a nosotros y de someter nuestra vida a un Poder Superior a nosotros mismos es que nos ponemos en armonía con un Plan Maestro, un plan más grande del que podamos imaginar.

Se nos ha prometido la Guía Divina si la pedimos, si trabajamos los Doce Pasos. ¿Qué mayor regalo podemos recibir que saber que nuestros pensamientos, palabras y acciones están siendo dirigidos?

No somos un error. Y no tenemos que controlarnos o reprimirnos a nosotros mismos ni a los demás para que la vida funcione. Incluso lo extraño, lo no planeado, lo doloroso y eso que llamamos errores pueden convertirse en armonía.

Seremos guiados para entender qué necesitamos hacer para cuidar de nosotros mismos. Empezaremos a confiar en nuestros instintos, en nuestros sentimientos, en nuestros pensamientos. Sabremos cuándo ir, cuándo detenernos, cuándo esperar. Aprenderemos una gran verdad: el pan se dará a pesar de nosotros, no a causa de nosotros.

Hoy, y todos los días, rezo porque mis pensamientos, palabras y acciones sean guiados Divinamente. Rezo porque pueda proseguir mi camino con confianza, sabiendo que mis pasos son guiados.

¡Mantengámoslo simple!


Algunas horas después me despedí del Dr. Bob . . . Su maravillosa y amplia sonrisa estaba en su rostro cuando me dijo en forma casi divertida, “Recuerda, Bill, no echemos esto a perder. ¡Mantengámoslo simple!” Yo salí sin poder pronunciar una palabra. Esta fue la última vez que lo vi.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 217

Después de años de sobriedad, de vez en cuando me pregunto a mí mismo: “¿Es posible que sea tan sencillo?” Luego, en las reuniones, veo a los escépticos y a los desengañados de años pasados que han logrado salir del infierno siguiendo el camino de A.A., dividiendo sus vidas, sin alcohol, en segmentos de 24 horas, durante las cuales practican unos cuantos principios lo mejor que pueden. Y de nuevo me doy cuenta de que, aunque no sea siempre fácil hacerlo, si lo mantengo sencillo, funciona.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: