Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘servir a un poder superior’

Octubre 10


Comida para el pensamiento

Impotencia.

“Soy impotente ante la comida“  

Por mí mismo, soy incapaz de controlar lo que como y de gobernar mi vida. Gracias a T.A., he encontrado un Poder Superior por medio del cual estoy aprendiendo a vivir una vida nueva.

Para que este Poder Superior pueda vivir en mí, me someto a Él. Ya no trato de vivir por mi propio esfuerzo; ya no trato de controlar yo solo lo que como. Como soy impotente ante la comida y no puedo gobernar mi vida, me entrego a Dios tal como yo lo concibo y le pido que viva Él a través de mí.

Cuando me someto, mi Poder Superior asume el control. Luego, en vez de ser débil e impotente, me vuelvo fuerte a través de Su fuerza.

Es muy simple.  Y me pregunto, ¿por qué se tarda uno tanto en aprender?

El único requisito es, en palabras de T.S. Eliot, “un estado de total simplicidad, que cuesta nada menos que todo”.

Que recuerde que sin Ti, soy impotente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llega un miembro nuevo a mi grupo, ¿hago un esfuerzo para que se sienta en casa? ¿Lo escucho con atención aun cuando sus ideas sobre T.A. sean vagas? ¿Hago que sea para mí un hábito hablar con cada miembro nuevo, o le dejo esa tarea a otra persona? Tal vez no pueda ayudarlo, pero por otro lado, quizás hay algo que yo diga que logre encauzarlo. Cuando veo a cualquier miembro solo, ¿hago lo posible por ser agradable con él, o me quedo con mi grupito especial de amigos y lo dejo solo?.

¿Todos los nuevos miembros de T.A. son mi responsabilidad?

Meditación del Día.

Somos los servidores de Dios. Hay que servirlo con alegría. A nadie le gusta un servidor que evite trabajar más, que se queje de que lo cambien de una tarea para hacer otra menos agradable. Quien tuviere a tal servidor, se sentiría mal atendido con un servicio así. Sin embargo, ¿no es de ese modo como con frecuencia servimos a Dios? Hay que analizar nuestra tarea del día desde este punto de vista. Hay que realizar la labor del día en la forma en que se crea que Dios desea que se efectúe, sin eludir ninguna responsabilidad, y haciendo lo más que se pueda para ser servicial.

Oración del Día.

Ruego que pueda ser un buen servidor. Pido hacer lo más que pueda para ser servicial.

Reflexión diaria A.A.

Componerme a mí, No a ti!

“Si alguien nos lastima y nos enfadamos, también estamos equivocados.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p 97

¡Qué liberación sentí yo cuando se me llamó la atención sobre esta cita!  De pronto vi que yo podía hacer algo por mi ira, podía componerme a mí mismo, en lugar de tratar de componerlos a ellos. Creo que no hay excepciones a este axioma. Cuando estoy enojado, mi ira está siempre centrada en mí mismo. Tengo que seguir recordándome a mí mismo que soy humano, que estoy haciendo lo mejor que puedo, aun cuando lo mejor sea algunas veces muy poco. Así es que le pido a Dios que haga desaparecer mi ira y verdaderamente me ponga en libertad.

El lenguaje del adiós.

Los beneficios de las relaciones destructivas.

A veces nos ayuda entender que podemos estar recibiendo algún beneficio de las relaciones que nos causan dolor.

La relación puede estar alimentando nuestra impotencia o nuestro papel de mártires.

Tal vez, la relación alimente nuestra necesidad de que nos necesiten, que aumente nuestra autoestima al permitirnos sentir en control o moralmente superiores a la otra persona.

Algunos de nosotros nos sentimos aliviados de la responsabilidad económica o de otro tipo de responsabilidades permaneciendo en una relación en particular.

“Mi padre abusó sexualmente de mí cuando era niña”, dijo una mujer.

“Me pasé los siguientes veinte años chantajeándolo emocionalmente y económicamente por ello. Podía obtener dinero de él cada vez que quería y nunca tuve que asumir la responsabilidad económica de mímisma”.

Darnos cuenta de que podemos haber obtenido alguna forma de pago codependiente de una relación no es motivo de vergüenza. Significa que estamos buscando en nuestro interior los obstáculos que pueden estar deteniendo nuestro crecimiento.

Podemos asumir la responsabilidad por la parte que podemos haber jugado para mantenernos victimados. Cuando estemos dispuestos a ver honestamente y sin miedo ese pago y a dejarlo ir, encontraremos la curación que hemos estado buscando.

También estaremos listos, entonces, para recibir el pago positivo, sano, que nos pueden dar las relaciones, los beneficios que realmente queremos y necesitamos.

Hoy estaré abierto a ver los beneficios que pueda haber recibido por permanecer en relaciones enfermizas o por haber mantenido en funcionamiento sistemas destructivos. Me dispondré a dejar ir mi necesidad de permanecer en sistemas enfermizos; estoy listo para enfrentarme a mí mismo.

Anuncios

Septiembre 10


Comida para el pensamiento.

Escuchar.

A medida que aprendemos a escuchar a nuestro Poder Superior, también aprendemos a escucharnos con mayor atención tanto como a los demás. Para escuchar es esencial estar dispuestos a pasar un rato a solas, en silencio. A menudo nos asusta el silencio y el hecho de estar un momento en soledad, por lo que nos escapamos a través de distracciones o sumergiéndonos en el trabajo.

La plegaria no consiste tanto en decir y pedir como en escuchar. En este sentido, se puede practicar la plegaria continuamente durante el día. Al seguir el Paso Tres, estamos entregando nuestra voluntad y volviéndonos receptivos a la voluntad de nuestro Poder Superior. Nos concentramos menos en nuestras preocupaciones egoístas y más en Dios, tal como lo concebimos. Esa comprensión de Dios va creciendo a medida que aprendemos a escuchar.

Al escuchar, nos hacemos conscientes de necesidades, sentimientos y respuestas dentro de nosotros mismos que previamente ignorábamos. Al conocernos mejor a nosotros mismos, somos más directos y honestos con los demás y nos interesamos más en ellos. La comunicación que desarrollamos con nuestro Poder Superior se da a un nivel tan profundo como para permitirnos relacionarnos de una manera más significativa con todos los que nos rodean.

Hoy escucharé Tu voz.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Estas son las respuestas sobre cómo vivir sin tragar y ser feliz: Todas las cosas que tenemos en lugar de tragar son más que un substituto de él. Una es la fraternidad de TA En esta comunidad se encuentra un alivio a la inquietud y al aburrimiento. La imaginación revive. Por fin llega a significar algo la vida. Se aprende a vivir los años más satisfactorios de la vida. Entre los compañeros de TA se encontrarán amigos para toda la vida. Estará unido a ellos por lazos nuevos y maravillosos.

¿Significa ahora algo para mí la vida?

Meditación del Día.

¿Quiere la completa y total satisfacción que se haya en servir a Dios, y además todas las satisfacciones del mundo? No es fácil servir tanto a Dios como al mundo. Es difícil pedir las recompensas de ambos. Si se trabaja para Dios, también se tendrán grandes recompensas del mundo, pero hay que estar preparado para apartarse a veces del mundo. No se puede siempre volverse al mundo y esperar todas las recompensas que la vida ofrece. Si se trata sinceramente de servir a Dios, se tendrán otras y mayores recompensas que las que el mundo ofrece.

Oración del Día.

Ruego no esperar demasiado del mundo. Pido estar también satisfecho con las recompensas que viene por servir a Dios.

Reflexión diaria A.A.

¿Recuperación “Por Poder”?

“. . . pero siempre se realizarán si trabajamos para obtenerlas.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Yo algunas veces pienso: “Hacer estas reparaciones es ir demasiado lejos. Nadie debería tener que humillarse de esa manera”. Sin embargo, es esa misma humildad la que me acerca más a la luz del espíritu. A.A. es la única esperanza que tengo si he de seguir recuperándome y lograr una vida de felicidad, amistad y armonía.

El lenguaje del adiós.

Auto aprobación.

La mayoría de nosotros queremos caer bien. Queremos que los otros piensen que somos agradables, amistosos, amables y amorosos. La mayoría de nosotros queremos la aprobación de los demás.

Desde la niñez, algunos de nosotros hemos estado tratando de obtener aprobación, tratado de caerle bien a la gente y que ésta nos tenga en alta estima. Podemos tener miedo a que la gente nos deje si desaprueba nuestras acciones. Podemos buscar aprobación de gente que no tiene nada de aprobación que dar. Podemos no saber que somos dignos de amor ahora y que podemos aprender a aprobarnos a nosotros mismos.

Para poder vivir felices, para vivir consistentemente con la forma como nuestro Poder Superior quiere que vivamos, y para ceñirnos a un modo de vida que está en armonía con el universo, necesitamos dejar ir nuestra extremada necesidad de aprobación. Estas necesidades insatisfechas de aprobación y de amor de nuestro pasado le dan a los demás control sobre nosotros hoy. Estas necesidades pueden impedirnos actuar como mejor nos conviene y ser fieles a nosotros mismos.

Nosotros podemos aprobarnos solos. Al final, ésa es la única aprobación que cuenta.

Hoy dejaré ir mi necesidad de aprobación y mi necesidad de caer bien. Las remplazaré con la necesidad de caerme bien y de aprobarme yo misma. Disfrutaré la sorpresa que encontraré cuando lo haga. La gente que cuenta, incluyéndome a mí mismo, me respetará cuando me sea fiel a mí mismo.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: