Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘servicio’

Octubre 10


Comida para el pensamiento

Impotencia.

“Soy impotente ante la comida“  

Por mí mismo, soy incapaz de controlar lo que como y de gobernar mi vida. Gracias a T.A., he encontrado un Poder Superior por medio del cual estoy aprendiendo a vivir una vida nueva.

Para que este Poder Superior pueda vivir en mí, me someto a Él. Ya no trato de vivir por mi propio esfuerzo; ya no trato de controlar yo solo lo que como. Como soy impotente ante la comida y no puedo gobernar mi vida, me entrego a Dios tal como yo lo concibo y le pido que viva Él a través de mí.

Cuando me someto, mi Poder Superior asume el control. Luego, en vez de ser débil e impotente, me vuelvo fuerte a través de Su fuerza.

Es muy simple.  Y me pregunto, ¿por qué se tarda uno tanto en aprender?

El único requisito es, en palabras de T.S. Eliot, “un estado de total simplicidad, que cuesta nada menos que todo”.

Que recuerde que sin Ti, soy impotente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llega un miembro nuevo a mi grupo, ¿hago un esfuerzo para que se sienta en casa? ¿Lo escucho con atención aun cuando sus ideas sobre T.A. sean vagas? ¿Hago que sea para mí un hábito hablar con cada miembro nuevo, o le dejo esa tarea a otra persona? Tal vez no pueda ayudarlo, pero por otro lado, quizás hay algo que yo diga que logre encauzarlo. Cuando veo a cualquier miembro solo, ¿hago lo posible por ser agradable con él, o me quedo con mi grupito especial de amigos y lo dejo solo?.

¿Todos los nuevos miembros de T.A. son mi responsabilidad?

Meditación del Día.

Somos los servidores de Dios. Hay que servirlo con alegría. A nadie le gusta un servidor que evite trabajar más, que se queje de que lo cambien de una tarea para hacer otra menos agradable. Quien tuviere a tal servidor, se sentiría mal atendido con un servicio así. Sin embargo, ¿no es de ese modo como con frecuencia servimos a Dios? Hay que analizar nuestra tarea del día desde este punto de vista. Hay que realizar la labor del día en la forma en que se crea que Dios desea que se efectúe, sin eludir ninguna responsabilidad, y haciendo lo más que se pueda para ser servicial.

Oración del Día.

Ruego que pueda ser un buen servidor. Pido hacer lo más que pueda para ser servicial.

Reflexión diaria A.A.

Componerme a mí, No a ti!

“Si alguien nos lastima y nos enfadamos, también estamos equivocados.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p 97

¡Qué liberación sentí yo cuando se me llamó la atención sobre esta cita!  De pronto vi que yo podía hacer algo por mi ira, podía componerme a mí mismo, en lugar de tratar de componerlos a ellos. Creo que no hay excepciones a este axioma. Cuando estoy enojado, mi ira está siempre centrada en mí mismo. Tengo que seguir recordándome a mí mismo que soy humano, que estoy haciendo lo mejor que puedo, aun cuando lo mejor sea algunas veces muy poco. Así es que le pido a Dios que haga desaparecer mi ira y verdaderamente me ponga en libertad.

El lenguaje del adiós.

Los beneficios de las relaciones destructivas.

A veces nos ayuda entender que podemos estar recibiendo algún beneficio de las relaciones que nos causan dolor.

La relación puede estar alimentando nuestra impotencia o nuestro papel de mártires.

Tal vez, la relación alimente nuestra necesidad de que nos necesiten, que aumente nuestra autoestima al permitirnos sentir en control o moralmente superiores a la otra persona.

Algunos de nosotros nos sentimos aliviados de la responsabilidad económica o de otro tipo de responsabilidades permaneciendo en una relación en particular.

“Mi padre abusó sexualmente de mí cuando era niña”, dijo una mujer.

“Me pasé los siguientes veinte años chantajeándolo emocionalmente y económicamente por ello. Podía obtener dinero de él cada vez que quería y nunca tuve que asumir la responsabilidad económica de mímisma”.

Darnos cuenta de que podemos haber obtenido alguna forma de pago codependiente de una relación no es motivo de vergüenza. Significa que estamos buscando en nuestro interior los obstáculos que pueden estar deteniendo nuestro crecimiento.

Podemos asumir la responsabilidad por la parte que podemos haber jugado para mantenernos victimados. Cuando estemos dispuestos a ver honestamente y sin miedo ese pago y a dejarlo ir, encontraremos la curación que hemos estado buscando.

También estaremos listos, entonces, para recibir el pago positivo, sano, que nos pueden dar las relaciones, los beneficios que realmente queremos y necesitamos.

Hoy estaré abierto a ver los beneficios que pueda haber recibido por permanecer en relaciones enfermizas o por haber mantenido en funcionamiento sistemas destructivos. Me dispondré a dejar ir mi necesidad de permanecer en sistemas enfermizos; estoy listo para enfrentarme a mí mismo.

Soy Irma L. y soy una enferma de tragonismo


Llegué al grupo en el año de 1988, en ese tiempo la difusión del mensaje no se hacia como hoy . . . El mensaje me llegó por medio de una amiga que me comentó que una amistad en común había bajado mucho de peso en TA. El mensaje me llegó en un momento de crisis depresiva y de tragonismo, tres meses antes de llegar subí 16 kilos, aunado al exceso que ya traía.

El grupo donde yo inicié mi militancia se llamaba “VOLVER A VIVIR“, muy significativo para mi vida. En 5 meses llegué a mi peso meta, gracias a DIOS, por necesidad cambie de grupo donde milité 3 meses. Dios me permitió participar en la apertura del grupo donde actualmente lo hago: “FUENTE DE VIDA” y eso es el grupo para mi. Desde el inicio del grupo, se me regaló el servicio de nutrición y siento que eso me ha ayudado a conservar el peso, solo por hoy, aunado al plan de alimentación.

Diciembre 9


El lenguaje del adiós.

Valoremos nuestras necesidades.

Cuando no pedimos lo que queremos y necesitamos, nos menospreciamos a nosotros mismos. Merecemos algo mejor.

Quizá los demás nos enseñaron que no era educado o apropiado que habláramos por nosotros mismos. La verdad es que, si no lo hacemos, nuestros deseos y necesidades insatisfechos en último término vendrán a rondar nuestras relaciones. Podemos terminar sintiéndonos enojados o frustrados, o podemos empezar a castigar a alguien más por no averiguar lo que necesitamos. Podemos terminar la relación porque no satisface nuestras necesidades.

La intimidad y la cercanía solamente son posibles en una relación donde ambas personas pueden decir lo que quieren y lo que necesitan.

Una intimidad sostenida así lo exige.

A veces podemos tener que exigir incluso lo que queremos. A eso se le llama fijar un límite. No hacemos esto para controlar a otra persona, sino para ganar el control de nuestra vida.

Nuestra actitud hacia nuestras necesidades también es importante.

Debemos valorarlas y tomarlas en serio si esperamos que los demás nos tomen en serio. Cuando empecemos a darle valor e importancia a nuestras necesidades, veremos un cambio notable. Empezarán a satisfacerse nuestros deseos y necesidades.

Hoy respetaré los deseos y necesidades míos y de los demás.

Me diréa mí mismo, a los demás y a  mi Poder Superior lo que quiero y necesito. También escucharé lo que ellos quieren y necesitan.

Reflexión diaria A.A.

Servicio.

La vida tendrá un nuevo significado. Ver a las personas recuperarse, verlas ayudar a otras, ver cómo desaparece la soledad, ver una agrupación desarrollarse a tu alrededor, tener una multitud de amigos – esta es una experiencia que no debe perderse . . . El contacto frecuente con recién llegados y entre unos y otros es el punto luminoso de nuestras vidas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83

En el servicio se encuentran las mayores recompensas. Pero para estar en condiciones de poder ofrecer un verdadero útil y efectivo servicio a otros, primero tengo que trabajar en mí mismo. Esto significa que tengo que ponerme en las manos de Dios, admitir mis faltas y limpiar los escombros de mi pasado. El trabajo conmigo mismo me ha enseñado a encontrar la paz y la serenidad necesarias para cambiar con éxito la inspiración y la experiencia. He aprendido a ser, en el verdadero sentido, un conducto abierto de sobriedad.

Comida para el pensamiento.

Decisiones acerca de la comida

Para los Tragones, a veces les resulta extremadamente difícil tomar decisiones acerca de la comida. Nos preguntamos si estamos comiendo lo suficiente o comiendo demasiado, si estamos comiendo la comida adecuada, si mañana tendremos hambre. El proceso de planear nuestras tres comidas diarias puede ser mortificante si no somos capaces de decidir qué alimentos elegir.

Aquí es donde un plan de alimentación y un padrino nos puede brindar la ayuda y el apoyo que necesitamos, como una persona que ya ha seguido el camino antes que nosotros estará informado acerca de nuestros menús, podemos relajarnos y saber que una persona objetiva verificará nuestras decisiones. Mientras que lo que hayamos elegido esté dentro de plan de alimentación que nos hemos propuesto seguir, las decisiones serán acertadas.

Una vez que hemos escrito y entregado nuestro plan para el día a nuestro padrino, ya no necesitamos tomar hoy más decisiones acerca de la comida. Al reconocer que nuestra preocupación obsesiva por la comida es una enfermedad, desecharemos más deliberaciones al respecto y seguiremos nuestro programa.

Hoy sólo tomaré aquellas decisiones acerca de la comida que sean necesarias para seguir mi programa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El tiempo que llevamos de sobriedad no es tan importante como la calidad de ella. Alguna persona que haya estado en T.A. por algunos años puede no estar en tan buenas condiciones mentales como otra que lo haya estados unos meses. Es una gran satisfacción el haber sido miembro de T.A. por mucho tiempo y a veces lo mencionamos. Esto puede a veces ayuda a los recién llegados porque pueden decir a sí mismos:

¡Si él puede hacerlo yo también puedo!

Sin embargo, los antiguos miembros deben darse cuenta que mientras vivan están a sólo un bocado de distancia de un  tragón.

– ¿Cuál es la calidad de mi sobriedad?

Meditación del Día.

¡Y mayores obras que ésta haréis!.

Podemos hacer mayores obras cuando tenemos más experiencia en la nueva forma de vida. Podemos tener todo el poder que necesitamos de Dios. Podemos tener su gracia y su espíritu para que nos hagan efectivos conforme avancemos cada día. Las oportunidades para un mundo mejor existen por todos lados. Podemos hacer mayores obras; pero no trabajamos solos. El poder de Dios está detrás de toda buena obra.

Oración del Día.

Ruego que encuentre el lugar que me corresponde en el mundo. Pido que mi trabajo se vuelva más efectivo por la gracia de Dios.

Tengo que hacer


Tenemos que asistir regularmente a las reuniones de T.A. Tenemos que aprender a pensar en forma diferente. Tenemos que cambiar del pensamiento enfermo al pensamiento sobrio. Tenemos que reeducar nuestras mentes. Tenemos que tratar de ayudar a otros tragones, activos o no. Tenemos que cooperar con el Poder Superior empleando en el programa de T.A. por lo menos tanto tiempo y energía como los que utilizábamos en comer en forma inadecuada. Tenemos que seguir el programa de T.A. hasta donde nos permita nuestra capacidad.- “¿He entregado yo mi incapacidad para alimentarme inadecuadamente a Dios y estoy cooperando con él?”.

El compromiso de servir


Gabriela Mistral

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio

Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.

Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú.

Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.

Sé tú el que apartó la piedra del camino, el odio entre los corazones, las dificultades del problema.

Hay la alegría de ser sano y la de ser justo.

Pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender… .

No sólo se hace mérito con los grandes trabajos;

hay pequeños servicios: adornar la mesa, ordenar unos libros….

El servir no es faena de seres inferiores.

Dios, que da el fruto y la luz….., sirve.

Y tiene fijos los ojos en nuestras manos y nos pregunta cada día:

¿Serviste hoy?

A ponerle acción


Hay acción y más acción. “La fe sin obras es fe muerta” . . . Ser servicial es nuestro único propósito.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 82-83

Ya sé que el servicio es una parte vital de la recuperación, pero frecuentemente me pregunto, “¿qué puedo hacer yo?” ¡Simplemente empezar con lo que tengo hoy! Miro a mi alrededor para ver dónde hay una necesidad. ¿Están llenos los ceniceros? ¿Tengo yo pies y manos para vaciarlos y limpiarlos? ¡De repente me veo participando! El mejor orador puede hacer el peor café; el miembro que es mejor con los recién llegados puede que no sepa leer; el que esté deseoso de hacer la limpieza puede que haga un desbarajuste con la cuenta del banco – sin embargo, cada una de estas personas y de estos oficios son esenciales para un grupo activo. El milagro del servicio es éste: Cuando yo uso lo que tengo, me encuentro provisto de más de lo que nunca hubiera podido sospechar.

Mi nombre es Lety M. soy una enferma de tragonismo


Llegué al grupo por un mensaje que me pasó mi mamá, ella no tenía grupo pero me decía que una sobrina de ella había bajado muchos kilos en un anexo de Durango.

Antes de llegar al grupo yo pesaba hasta 105 kg. y en el intento de bajar de peso probé de todas las dietas que me decían, la de la luna, el plátano, agujas, pastillas, tés y la de Angélica María, que era la que estaba de moda en ese tiempo. Me sentía muy mal al hacerla, el no poder dormir en noches completas, temblor, resequedad en la boca, taquicardia y mal humor. Hacia todo para bajar de peso menos dejar de comer porque aún con todo lo que tomaba yo comía y bajaba de peso pero dejaba todo eso y volvía a subir. Sentir el sufrimiento que la ropa no te queda, las rozaduras en las piernas, el calzón que me aprieta y se revienta y que casi te destroza la piel al igual que el brassier; esas marcas que me dejaban. Hasta que llegué al grupo de Tragones Anónimos y empecé a hacer el plan de alimentación, la primera semana baje 2.800 Kg. y empecé a hacer cuentas en cuanto tiempo cuanto bajaría de peso. Al llegar al grupo contaba con 89 Kg. y en 3 meses baje 20 Kg. Así dure como unos 8 años. Yo creí que jamás iba a recuperar los kilos pues no sabia que la obesidad es una enfermedad incurable, progresiva y mortal y tardé mucho tiempo en hacer conciencia de que si yo sigo tragando, los kilos me van a seguir acompañando, pero si yo hago un plan de alimentación puedo volver a llegar a un peso, muchas veces me he querido ir del grupo, pero pienso que Tragones Anónimos ya forma parte de mi vida, que ya no podría vivir sin un grupo. He visto como a través de estar aquí, esta enfermedad es cruel, muchos compañeros que se han ido, y otros, ya no viven; todo por no estar en un grupo y esta experiencia es lo que a mi me ha servido para quedarme. Por la gracia de Dios mi vida ha cambiado, he tratado de enfrentar la vida con sus buenos y malos momentos; me dijeron que los tiempos buenos estaban por llegar y lo mas hermoso que he recibido a través de estar en el grupo es ver las manifestaciones de Dios. El estar bien de mi columna que en un tiempo estuve en cama paralizada por 3 meses sin poder caminar y no depender de medicamentos para el dolor y tantas cosas que Dios me ha dado, entre ellas el estar dentro de un grupo. Como servidora de Tesorería me fui conociendo mi defecto de avaricia y me di cuenta que si yo doy, Dios me regresa mas y el defecto se fue limando. Como servidora de anexo me dejó mucha enseñanza y orden, pero sobre todo ver mi enfermedad de obesidad a través de mis compañeros y ver como se van yendo los kilos y me voy poniendo diferente.   Y como servidora de publicidad siempre vi como mis compañeros se iban a pasar el mensaje y desde que llegué yo, quería ir con mucho miedo porque yo creía que era para lucirme porque había bajado 20 Kg. Pero al pasar el tiempo de este servicio en dos ocasiones me he dado cuenta del compromiso que tengo conmigo al invitar a alguien para que vaya al grupo y ver como mi enfermedad de defiende. Cuando llegue al grupo me dijeron que nunca se te olvide como llegaste porque el servir a otro te da vida y el compartir mis experiencias es para seguir reviviendo y este servicio me recuerda mi obesidad. Si tienes un familiar, un amigo o vecino con problemas, hazle saber que hay un lugar que es

“Tragones Anónimos”,

Grupo FUENTE DE VIDA

Av. Ocampo y González Ortega,

Tels. (871) 718-87-46 y (871) 718-16-99

Torreon, Coah.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: