Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘recuperación’

Febrero 27


Comida para el pensamiento.

No me estoy quieto

La vida es movimiento, y estar vivo es cambiar. No es quedarse quieto. O estamos progresando en el control de nuestra enfermedad, o estamos empeorando.

El progreso es un camino cuesta arriba. Voltear a ver con añoranza una época que en retrospectiva nos parece más fácil, o pensar en el así llamado placer que antes obteníamos de la comida es invitar al desastre. Hace mucho que rebasamos el punto en que nos satisfacía una pequeña cantidad de comida en forma descontrolada. Ahora, esa pequeña cantidad inevitablemente se convertirá en una gran cantidad y, en vez de placer, sentiremos un gran dolor físico y emocional.

Si estamos progresando, mantengamos dicho avance y no nos engañemos con la idea de volver atrás. Si estamos perdiendo el control y resbalando, reconozcamos que estamos yendo cuesta abajo y que nuestra enfermedad está empeorando. Dejemos de racionalizar y de inventar pretextos. Ahora mismo podemos darnos media vuelta y empezar a subir de nuevo.

Que siga subiendo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a T.A., la primera cosa que hicimos fue admitir que nada podíamos hacer respecto a nuestra manera de tragar. Admitimos que la comida nos había aporreado, y que éramos impotentes contra ella. Jamás podíamos decidir si tomaríamos o no ese bocado. Siempre lo tomábamos. Y puesto que nada podíamos hacer nosotros acerca de ello, pusimos en manos de Dios todo nuestro problema de la comida. Se lo pasamos entero a ese Poder Superior a nosotros mismos. Y nada más nos queda por hacer, sino confiar en que Dios se haga cargo del problema en nuestro bien.

-¿He hecho yo esto honrada y totalmente?

Meditación del Día.

Ha llegado el momento para que el espíritu roce el espíritu de Dios. Sé que el sentimiento del roce espiritual es más importante que todas las sensaciones de las cosas materiales. Tengo que esforzarme por buscar un silencioso contacto espiritual con Dios. Tan sólo el contacto de un instante, se abandona toda la fiebre de la vida. Entonces me siento bien, libre de todo daño, sosegado y capaz de levantarme y socorrer a los demás. El roce de Dios es un potente remedio. Tengo que sentir ese roce y percibir la presencia de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque la fiebre del resentimiento, de la preocupación y del temor pueda fundirse en la nada. Pido porque la salud, la satisfacción, la paz y la serenidad puedan ocupar su lugar.

Reflexión diaria A.A.

Una estabilidad única

“. . . la única autoridad fundamental que gobierna a A.A. es un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia del grupo . . . El estadista anciano es el que comprende lo sabia que ha sido la decisión del grupo, que no abriga rencor al verse reducido a una posición menos importante y cuyo juicio madurado por considerable experiencia es justo: es el individuo dispuesto a esperar el desarrollo de los acontecimientos”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139-142

En la tela de la recuperación del alcoholismo están tejidos los Doce Pasos y las Doce Tradiciones. Conforme progresaba mi recuperación, me daba cuenta de que este nuevo manto estaba hecho a mi medida. Los veteranos del grupo, amablemente, me ofrecían sugerencias cuando me parecía imposible cambiar. Las experiencias compartidas de todos se convertían en la sustancia misma de amistades valoradas. Yo sé que la Comunidad está lista y preparada para ayudar a todo alcohólico en todas las encrucijadas de la vida. En este mundo rodeado de multitud de problemas, esta seguridad me parece una estabilidad única. Aprecio mucho la dádiva de la sobriedad. Le doy gracias a Dios por la fortaleza que recibo en una Comunidad que verdaderamente existe para el bien de todos sus miembros.

El lenguaje del adiós.

“Queda bien…”

¿Alguna vez has estado cerca de los “queda bien”? Tienden a ser disgustantes. Estar cerca de alguien que se voltea al revés para complacer a otro a menudo es irritante y produce ansiedad.

Ser “queda bien” es una conducta que podemos haber adoptado para sobrevivir dentro de nuestra familia. Tal vez no fuimos capaces de obtener el amor y la atención que merecíamos.

Quizá no se nos dio permiso para complacernos a nosotros mismos, para confiar en nosotros mismos y para elegir un curso de acción que demostrara autoconfianza.

Podemos ser complacedores de gente, abierta o encubiertamente.

Podemos ir por ahí haciendo alharacas, parloteando a mil por hora cuando lo que en realidad estamos diciendo es: ” Espero estarte dando gusto”. O bien, podemos actuar en forma encubierta, yendo calladamente por la vida, tomando importantes decisiones basadas en el hecho de complacer a los demás.

Tomar en cuenta las necesidades y los deseos de otras personas es parte importante de nuestras relaciones. Tenemos responsabilidades para con los amigos, los familiares y los jefes. Tenemos una gran responsabilidad interna de ser amorosos y cariñosos. Pero la conducta complaciente es contraproducente. No sólo se enojan los demás con nosotros, sino que nosotros nos enojamos a menudo cuando nuestros esfuerzos por complacer no funcionan como habíamos planeado.

La gente con quien nos sentimos más a gusto es aquella que es considerada con los demás, pero que en último término se complace a sí misma.

Ayúdame , Dios mío, a superar mis miedos y a empezar a complacerme a mí mismo..

Anuncios

Septiembre 12


Comida para el pensamiento.

Llevar el mensaje

No seguimos el programa a menos que lo divulguemos. Nuestra participación en las reuniones es un medio para compartir con los demás lo que TA nos ha dado. Estamos sinceramente interesados en los de nuevo ingreso, porque ellos nos recuerdan de dónde venimos y porque nos dan la oportunidad de fortalecer nuestro propio programa compartiendo con ellos lo que hemos recibido.

A veces llevamos el mensaje ofreciendo transporte a alguien que de otra manera no podría asistir a la reunión. Otras, escuchando simplemente al recién llegado que tiene necesidad de hablar. Practicar los principios de TA en todas las áreas de nuestra vida es llevar el mensaje, incluso a aquellos que no son comedores compulsivos.

La abstinencia y el programa TA ocupan ahora el papel central en nuestra vida, lugar que alguna vez ocupó la comida. Cumplir la voluntad de nuestro Poder Superior significa llevar el mensaje de acuerdo con Su guía. Estamos dispuestos a que Dios nos utilice para divulgar nuestro programa.

Que te sirva a Ti llevando el mensaje.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Qué es lo que atrae a un recién llegado a TA y le da esperanza? Oye los historiales de personas, cuyas experiencias son paralelas a las suyas. La expresión en las caras de las mujeres, ese algo indefinible en los ojos de los hombres, el ambiente estimulante de TA, conspiran para darle a saber que por fin ha encontrado un refugio. El enfoque práctico a sus problemas, la ausencia de intolerancia de cualquier índole, la falta de formalidad, la genuina democracia, la comprensión única que esta gente de TA tiene, es irresistible.

– ¿He encontrado un verdadero refugio en TA?

Meditación del Día.

“Si tu ojo fuere único, tu cuerpo será luminoso”. El ojo del alma es la voluntad. Si nuestro deseo es hacer la voluntad de Dios, servirle con nuestra vida, servirle ayudando a los demás, entonces de verdad todo nuestro cuerpo será luminoso. Lo importante es esforzarse porque nuestro deseo esté de acuerdo con la voluntad para los propósitos de Dios, sin querer otra cosa que no sea el cumplimiento de sus plantes. Hay que tratar de buscar en todas las cosas un anticipo de Su Reino. Hay que buscar los valores espirituales con honestidad y la pureza, el desprendimiento y el amor, y desear vehementemente un crecimiento espiritual. Entonces la vida surgirá de la obscuridad de la futilidad a la luz de la victoria.

Oración del Día.

Ruego que mi ojo sea único. Pido vivir mi vida iluminada por lo mejor que conozco.

Reflexión diaria A.A.

Yo Soy Responsable

“Porque la buena disposición para aceptar todas las consecuencias de nuestros actos pasados, y para asumir al mismo tiempo la responsabilidad del bienestar de los demás, conforma el verdadero espíritu del Paso Nueve.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 92-93

En la recuperación y con la ayuda de Alcohólicos Anónimos, llego a reconocer que lo que yo temo es mi libertad. Viene de mi tendencia a rechazar tomar responsabilidad de nada: yo niego, ignoro, culpo, evito. Pero entonces, un día yo miro, admito y acepto. La libertad, el alivio y la recuperación que experimento están en eso, mirar, admitir y aceptar. Aprendo a decir, “sí, yo soy responsable”. Cuando puedo decir estas palabras con honestidad y sinceridad, soy libre.

El lenguaje del adiós.

La curación.

“Debemos aprender a no impacientarnos con el lento proceso curativo del tiempo. Debemos disciplinarnos a nosotros mismos para reconocer que hay que seguir muchos pasos en el camino que va de la pena a la renovada serenidad….. Debemos anticipar estas etapas en nuestra convalecencia emocional: insoportable dolor, pena punzante, días vacíos, resistencia al consuelo, desinterés por la vida, que gradualmente van cediendo paso al nacimiento de un patrón de acción y de aceptación del irresistible desafío de la vida.”

Joshua Loth Liebman

La recuperación es un proceso. Es un proceso gradual, un proceso de curación y un proceso espiritual, un viaje  más que un destino.

Así como la codependencia cobra vida propia y es progresiva, así progresa también la recuperación. Una cosa lleva a la otra y las cosas –al igual que nosotros- mejoran.

Podemos relajarnos, hacer nuestra parte y dejar que ocurra el resto.

Hoy confiaré en este proceso y en este viaje que he emprendido.

El compromiso de servir


Gabriela Mistral

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio

Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.

Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú.

Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.

Sé tú el que apartó la piedra del camino, el odio entre los corazones, las dificultades del problema.

Hay la alegría de ser sano y la de ser justo.

Pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender… .

No sólo se hace mérito con los grandes trabajos;

hay pequeños servicios: adornar la mesa, ordenar unos libros….

El servir no es faena de seres inferiores.

Dios, que da el fruto y la luz….., sirve.

Y tiene fijos los ojos en nuestras manos y nos pregunta cada día:

¿Serviste hoy?

A ponerle acción


Hay acción y más acción. “La fe sin obras es fe muerta” . . . Ser servicial es nuestro único propósito.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 82-83

Ya sé que el servicio es una parte vital de la recuperación, pero frecuentemente me pregunto, “¿qué puedo hacer yo?” ¡Simplemente empezar con lo que tengo hoy! Miro a mi alrededor para ver dónde hay una necesidad. ¿Están llenos los ceniceros? ¿Tengo yo pies y manos para vaciarlos y limpiarlos? ¡De repente me veo participando! El mejor orador puede hacer el peor café; el miembro que es mejor con los recién llegados puede que no sepa leer; el que esté deseoso de hacer la limpieza puede que haga un desbarajuste con la cuenta del banco – sin embargo, cada una de estas personas y de estos oficios son esenciales para un grupo activo. El milagro del servicio es éste: Cuando yo uso lo que tengo, me encuentro provisto de más de lo que nunca hubiera podido sospechar.

Admitimos…


Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol: que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 23

No es una mera casualidad que el mismo Primer Paso mencione la impotencia: La admisión de impotencia personal ante el alcohol es la piedra angular de la base para la recuperación. Me he dado cuenta que no tengo el poder y el control que una vez creía tener. Soy impotente ante lo que la gente piense de mí. Soy impotente ante el hecho de haber perdido el tren. Soy impotente respecto a la forma en que otra gente trabaje (o no trabaje) en los Pasos. Pero también me he dado cuenta de que no soy impotente ante otras cosas. No soy impotente ante mis actitudes. No soy impotente el negativismo. No soy impotente en cuanto a asumir la responsabilidad en mi propia recuperación. Tengo el poder de ejercer una influencia positiva sobre mí mismo, sobre mis seres queridos y sobre el mundo en el que vivo.

Trabajar en forma compulsiva


 

No queremos cambiar la compulsión por la comida por la compulsión por el trabajo. Éste es, también, un intento de escapar a la realidad. Trabajar en forma compulsiva es algo particularmente peligroso para nosotros, ya que cuando nos permitimos cansarnos en exceso, corremos el riesgo de romper nuestra abstinencia.

 

Trabajar de manera compulsiva implica que tenemos miedo de que lo que hacemos no es completamente bueno. Cuando no estamos seguros de nuestra propia valía es cuando tenemos que probar continuamente cuánto podemos lograr. El trabajo compulsivo es también una manera de evitar entablar relaciones significativas con familiares y amigos. Si tememos a la intimidad y a exponernos, a veces tratamos de escondernos bajo una fachada de exceso de ocupaciones.

 

Cuando Dios controla nuestra voluntad y nuestra vida, trabajamos de acuerdo con Su dirección. Tenemos fe en que lo que hagamos será aceptable y suficiente. Al creer que Dios cuida de nosotros, no nos fiamos únicamente de nuestras propias capacidades. Trabajar para un Poder Superior significa trabajar con serenidad y confianza, sabiendo que Él dirige y sostiene nuestros esfuerzos.

 

 

Enséñame a trabajar productivamente para Ti.

Sigue viniendo


En las reuniones recargo mis ganas de vivir, de continuar adelante a pesar de esta enfermedad. Allí tomo el ejemplo de otros que viven en recuperación. Renuevo mi compromiso conmigo mismo y con mi recuperación. Si dejo de ir, me entrego al aislamiento y a la soledad. Como yo solo no puedo con la comida necesito todo el apoyo de mis compañeros de TA para recuperarme. Así que pase lo que pase, sigue viniendo, y aunque no estés abstinente, estarás en el sitio adecuado para empezar a estarlo.

Inicia tus 24 horas siempre que lo necesites.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: