Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘programa’

Diciembre 6


El lenguaje del adiós.

Dejemos ir la vergüenza.

Muchos de nosotros fuimos victimados, a veces más de una vez.

Podemos haber sufrido abuso físico, abuso sexual o haber sido explotados por las adicciones de otro.

Entendemos que si otra persona ha abusado de nosotros, eso no es motivo para que sintamos vergüenza. El sentimiento de culpa por el acto de abuso le pertenece al perpetrador, no a la víctima.

Aunque en recuperación caigamos presas de la victimización, eso no es causa de vergüenza.

La meta de la recuperación es aprender a cuidar de uno mismo, aprender a liberarnos de la victimización y a no culparnos por las experiencias pasadas. La meta es equiparnos para que no sigamos siendo victimados debido a la vergüenza y a sentimientos no resueltos a causa de la victimización original.

Cada uno de nosotros tiene su propio trabajo que hacer, sus propios asuntos, sus tareas de recuperación. Una de esas tareas es dejar de señalar al perpetrador con el dedo, porque eso nos perturba. Aunque hacemos a cada persona responsable de su propia conducta y ésta deba dar cuenta de ella, aprendemos a tener compasión por el perpetrador. Comprendemos que han estado en juego muchas cosas en la vida de esa persona. Al mismo tiempo, nosotros no nos aferramos a la vergüenza. Aprendemos a entender el papel que nosotros jugamos en nuestra victimización, cómo caímos en ese papel y nos rescatamos a nosotros mismos. Pero ésa es una información con la que debemos equiparnos para que no necesite suceder esto otra vez.

Dejar ir la vergüenza de la víctima. Tenemos asuntos por resolver y tareas por hacer, pero uno de nuestros asuntos es no sentirnos culpables y equivocados porque hemos sido victimados.

Hoy me libraré de toda vergüenza de víctima que pueda haber estado albergando o a la que pudiera haber estado aferrándome.

 

Reflexión diaria A.A.

Cuando pierdo las esperanzas

“Cuando progresamos todavía más, nos dimos cuenta de que la mejor fuente posible de estabilidad emocional es el mismo Dios. Vimos que la dependencia de Su perfecta justicia, perdón y amor era saludable, y funcionaria donde nada más podría hacerlo. Si realmente dependíamos de Dios, no podíamos hacer muy bien el papel de Dios ante nuestros semejantes ni sentiríamos el vivo deseo de depender completamente de la protección y del cuidado humano.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 123

Mi experiencia ha sido que, cuando todos los recursos humanos parecen haber fallado, siempre hay Uno que nunca me desampara. Aun más, El siempre está ahí para compartir mi alegría, para enseñarme el buen camino y para confiarme a El cuando no hay nadie más. Mientras que los esfuerzos humanos pueden aumentar o disminuir mi bienestar y felicidad, sólo Dios puede proveerme el amoroso alimento del cual depende mi salud espiritual diaria.

 

Comida para el pensamiento.

Un estirón

Si solamente hacemos lo que nos gusta y nos parece cómodo, no creceremos. Si no ejercitamos nuestras mentes, vegetaremos en el plano intelectual. Si no disciplinamos nuestros cuerpos, nos pondremos bofos y debiluchos. Si no ejercitamos nuestra buena voluntad, seguiremos siendo emocionalmente inmaduros.

Conformarse con un logro mínimo es perderse la satisfacción de lograr más de lo que alguna vez creímos posible. Es algo trillado, pero nunca sabremos hasta dónde podremos llegar, si no lo intentamos. Abstenernos de comer azúcares refinados y carbohidratos quizá nos parecía imposible en una época. Habiéndolo logrado por medio de la ayuda de nuestro Poder Superior y de TA, podremos alcanzar otros logros que antes considerábamos fuera de nuestro alcance.

En este programa, la única manera de fracasar es dejando de intentar. Al abstenernos de comer en forma compulsiva y siguiendo los Doce Pasos, podremos alcanzar un grado más pleno de nuestro potencial físico, mental, emocional y espiritual.

Que no sea tan flojo que no pueda esforzarme tanto como pueda hacerlo.

 

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Alguna persona ha tenido una recaída. Está avergonzada de sí misma. A veces está tan avergonzada que teme regresar a T.A. Desarrolla el antiguo complejo de inferioridad y se hace a la idea de que no sirve, que ha defraudado a sus amigos en T.A., que no tiene remedio y que nunca podrá salir adelante. Este estado de ánimo es tal vez peor que el original.  Quizá la recaída lo haya debilitado; pero su entrenamiento de T.A. nunca puede perderse por completo. Siempre sabe que puede volver si así lo desea. Sabe que todavía tiene la ayuda de Dios si se la vuelve a pedir.

– ¿Creo que nunca podré perder por completo lo que he aprendido en T.A.?.

Meditación del Día.

Nadie escapa por completo de la tentación. Hay que esperarla y estar preparado para cuando llegue. Ninguno de nosotros está totalmente a salvo. Hay que tratar de tener listas las defensas por medio de la oración diaria. Por eso tenemos estas meditaciones diarias. Hay que saber reconocer la tentación cuando llegue. El primer paso para conquistar la tentación es verla claramente como una tentación y no conservarla en el pensamiento. Hay que desligarse de ella, sacudirla de la mente tan pronto como aparezca. No hay que pensar en pretextos para caer en ella. Hay que acudir de inmediato al Poder Superior pidiendo ayuda.

Oración del Día.

Ruego que esté preparado para cualquier tentación que me llegue. Pido que la vea claramente y la evite con la ayuda de Dios.

Vivir mi programa


Casi siempre tengo épocas difíciles en las que me alejo de mi Poder Superior, especialemnte cuando lamento mi pasado y tempo al futuro, ahora tengo un programa acción de aplicación diaria que me ayuda a volver a acercarme y a volver a reconciliarme con él. Eso es una gran diferencia para mi, pues antes me enojaba y alejaba con más frecuencia, sin causa y razón, sin estar consciente de ello, ahora puedo volver a él cuando practico la humildad y la honestidad en mi día a día, solo por hoy.

Me hace falta hacer una lectura y reflexionar cada día, a ponerle acción porque las ganas se acaban.

El programa a través de la unidad del grupo, unidad de propósito, siento que cuando nos concentramos en la báscula la unidad se tambalea, el propósito del grupo es el minimo desea de dejar de comer inadecuadamente, ya no estoy solo, hay personas que me comprenden y que viven lo mismo que yo vivo, ya no me siento más el espécimen raro de mi familia, por no ser como ellos son o quieren que yo sea. Ahora puedo ser lo que soy y mi Poder Superior esta conmigo.

 

Paradojas misteriosas


Tal es la paradoja de la sugerencias en A.A.: la fortaleza que se levanta de la derrota y la debilidad completa; la pérdida de la vida antigua como condición para encontrar una nueva vida.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 49

¡Qué misterios más gloriosos son las paradojas! Con la lógica no las podemos solucionar, pero cuando las reconocemos y las aceptamos, reafirman algo en el universo que sobrepasa la lógica humana. Cuando me enfrento con algún temor, se me da ánimo; cuando presto ayuda a un hermano o a una hermana, se aumenta mi capacidad para amarme a mí mismo; cuando acepto el dolor como parte de la experiencia de desarrollarme en la vida, experimento una felicidad más grande; cuando miro mi lado oscuro me veo bañado en una nueva luz; cuando acepto mis debilidades y me entrego a un Poder Superior, la gracia me infunde una fortaleza imprevista. Llegué tambaleando a A.A., en desgracia, no esperando nada de la vida, y se me ha dado la esperanza y la dignidad. Milagrosamente, la única forma de guardar las dádivas del programa es la de seguir pasándolas a otros.

Acción correcta


La comprensión es la clave de los principios y las actitudes correctas, y la acción correcta es la clave del buen vivir.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

Llegó un momento en mi programa de recuperación en que la tercera línea de la Oración de la Serenidad – “la sabiduría para reconocer la diferencia” – quedó impresa indeleblemente en mi mente. Desde aquel momento, tenía que enfrentarme con esta conciencia de que todas mis acciones, todas mis palabras y todos mis pensamientos estaban dentro o fuera de los principios del programa. Ya no podía ampararme en las racionalizaciones ni en la locura de mi enfermedad. La única línea de acción que tenía abierta, si iba a llegar a una vida feliz para mí mismo (y para mis seres queridos) era la de obligarme a mí mismo a hacer un esfuerzo para comprometerme y ser disciplinado y responsable.

 

Mis opciones


El hecho es que la mayoría de los alcohólicos, por razones que todavía son oscuras, cuando se trata de beber, han perdido su capacidad para elegir. Nuestra llamada fuerza de voluntad se vuelve inexistente.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 22

Mi impotencia ante el alcohol no cesa cuando yo dejo de beber. En sobriedad, yo todavía no tengo opción – no puedo beber.

La opción que sí tengo es la de recoger y usar el “juego de herramientas espirituales” (Alcohólicos Anónimos, p. 23). Cuando hago esto, mi Poder Superior me exonera de mi falta de opción – y me mantiene sobrio un día más. Si yo pudiera optar por no tomar un trago hoy, ¿qué necesidad tendría entonces de A.A. o de un Poder Superior?

Mantener y usar nuestras herramientas


Lo que hacemos cada día no es tan importante, lo que si es importante es como lo hacemos. Si estamos abstinentes, trabajando el programa y en contacto con el Poder Superior. Entonces cualquier cosa que hagamos durante el día ira como debe ser.

Cuando  nos   volvemos  descuidados   e  indiferentes  con   nuestra  abstinencia, negligentes para usar las herramientas del programa y olvidamos los Doce Pasos, entonces podemos estar seguros de que tendremos problemas. Cuando no estamos en contacto con nuestro Poder Superior ni con nuestros compañeros de grupo, entonces nada va como debiera ir.

Si sientes que estas volviéndote descuidado, has esa llamada telefónica que no quieres hacer. Lee y relee la literatura, ve a tu junta de ese día. Escucha dentro de ti mismo la callada voz que Dios usa para inferirte entusiasmo y dirección.

Cada uno de nosotros se convierte en herramienta de Dios si nos mantenemos trabajando adecuadamente nuestro programa.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: