Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘plan de alimentación’

Soy Irma L. y soy una enferma de tragonismo


Llegué al grupo en el año de 1988, en ese tiempo la difusión del mensaje no se hacia como hoy . . . El mensaje me llegó por medio de una amiga que me comentó que una amistad en común había bajado mucho de peso en TA. El mensaje me llegó en un momento de crisis depresiva y de tragonismo, tres meses antes de llegar subí 16 kilos, aunado al exceso que ya traía.

El grupo donde yo inicié mi militancia se llamaba “VOLVER A VIVIR“, muy significativo para mi vida. En 5 meses llegué a mi peso meta, gracias a DIOS, por necesidad cambie de grupo donde milité 3 meses. Dios me permitió participar en la apertura del grupo donde actualmente lo hago: “FUENTE DE VIDA” y eso es el grupo para mi. Desde el inicio del grupo, se me regaló el servicio de nutrición y siento que eso me ha ayudado a conservar el peso, solo por hoy, aunado al plan de alimentación.

Marzo 15


Comida para el pensamiento.

Sigue planeando.

Guardar abstinencia significa seguir planeando y midiendo nuestras tres comidas al día. Dejarlas al azar es invitar a problemas, ya que los comedores compulsivos n aprenden a comer de manera espontánea, no importa cuánto tiempo se empeñen en ello.

Debemos planear las comidas para tener los limeñitos que necesitamos cuando los necesitamos. Decidimos lo que vamos a comer cuando nos sentimos fuertes y descansados, no cuando tenemos prisa, estamos exhaustos o demasiado hambrientos.

Preparar comida con antelación para esos días muy ocupados, hacer la compra de la comida después de comer en vez de hacerla antes, acordarnos de descongelar los alimentos; hay muchas maneras que nos facilitan seguir un plan de alimentación. Cuando estamos convencidos que la abstinencia es lo más importante en nuestra vida, podemos descubrir formas para guardarla, sin importar cuán difíciles sean las circunstancias.

Ayúdame a acordarme de planear.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Nosotros los tragones estábamos en un torbellino dando vueltas y vueltas sin poder detenernos. Ese torbellino es una especie de infierno en la tierra. En TA me libré de ese torbellino aprendiendo a mantenerme abstinente. Cada mañana pido a ese Poder Superior que me ayude a permanecer abstinente y obtengo la fortaleza de ese Poder para hacer lo que nunca pude hacer con mis propias fuerzas. No dudo de la existencia de ese Poder. No estamos hablando al vacío cuando oramos. Ese Poder está allí, si queremos hacer uso de Él.

¿Estoy libre para mi bien, de ese torbellino de la tragoneada?

Meditación del Día.

Tengo que pensar que en cuestiones espirituales yo soy tan sólo un instrumento. No depende de mí el decidir cómo y cuándo actuar. Dios planea todas las cuestiones espirituales. Mi labor es la de plegarme para llevar a cabo los planes de Dios. Todo lo que obstaculiza mi actividad espiritual tiene que ser eliminado. Puedo depender de Dios para obtener toda la fortaleza que necesito para vencer aquellos defectos que son obstáculos. Tengo que mantenerme en estado de aptitud para que Dios pueda utilizarme como un conducto para su espíritu.

Oración del Día.

Ruego porque el egoísmo no obstaculice mi progreso en el terreno espiritual. Pido poder ser un buen instrumento para que Dios trabaje con él.

Reflexión diaria A.A.

La idea de Dios

“Cuando vimos a otros resolver sus problemas mediante una confianza sencilla en el espíritu del Universo, tuvimos que dejar de dudar en el poder de Dios. Nuestras ideas no servían; pero la idea de Dios sí.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 49

Como un hombre ciego que poco a poco va recuperando la vista, lentamente, a tientas, llegué al Tercer Paso. Me había dado cuenta de que sólo un Poder superior a mí mismo podía rescatarme del abismo de desesperanza en el que estaba, y supe que éste era un Poder al que yo tenía que agarrarme y que sería mi ancla en medio de un mar de calamidades. Aunque en esa época mi fe era minúscula, era suficientemente grande como para hacerme ver que ya era hora de descartar mi confianza en mi arrogante ego y reemplazarlo con la estabilizante fortaleza que sólo podría venir de un Poder muy superior a mí mismo.

El lenguaje del adiós.

Quita a la víctima.

“¿Es que los demás no ven cuánto estoy sufriendo?”.

“¿Es que no ven que necesito ayuda?”.

“¿Es que no les importa?”

La cosa no es que los otros vean o les importe. La cosa es que nosotros nos veamos y nos preocupemos por nosotros mismos. A menudo, cuando señalamos con el dedo a los demás, esperando que tengan compasión de nosotros, es porque no hemos aceptado completamente nuestro dolor. No hemos alcanzado ese punto de preocuparnos de nosotros mismos. Estamos esperando que otro tome conciencia de algo que nosotros aún no hemos tomado.

Nuestro trabajo consiste en tener compasión de nosotros mismos.

Cuando la tengamos, habremos dado el primer paso para dejar de ser víctimas. Estamos en el camino hacia la auto responsabilidad, el cuidado de nosotros mismos y el cambio.

Hoy no esperaré a que otros me vean y les importe; yo asumiré la responsabilidad de estar consciente de mí mismo

Diciembre 9


El lenguaje del adiós.

Valoremos nuestras necesidades.

Cuando no pedimos lo que queremos y necesitamos, nos menospreciamos a nosotros mismos. Merecemos algo mejor.

Quizá los demás nos enseñaron que no era educado o apropiado que habláramos por nosotros mismos. La verdad es que, si no lo hacemos, nuestros deseos y necesidades insatisfechos en último término vendrán a rondar nuestras relaciones. Podemos terminar sintiéndonos enojados o frustrados, o podemos empezar a castigar a alguien más por no averiguar lo que necesitamos. Podemos terminar la relación porque no satisface nuestras necesidades.

La intimidad y la cercanía solamente son posibles en una relación donde ambas personas pueden decir lo que quieren y lo que necesitan.

Una intimidad sostenida así lo exige.

A veces podemos tener que exigir incluso lo que queremos. A eso se le llama fijar un límite. No hacemos esto para controlar a otra persona, sino para ganar el control de nuestra vida.

Nuestra actitud hacia nuestras necesidades también es importante.

Debemos valorarlas y tomarlas en serio si esperamos que los demás nos tomen en serio. Cuando empecemos a darle valor e importancia a nuestras necesidades, veremos un cambio notable. Empezarán a satisfacerse nuestros deseos y necesidades.

Hoy respetaré los deseos y necesidades míos y de los demás.

Me diréa mí mismo, a los demás y a  mi Poder Superior lo que quiero y necesito. También escucharé lo que ellos quieren y necesitan.

Reflexión diaria A.A.

Servicio.

La vida tendrá un nuevo significado. Ver a las personas recuperarse, verlas ayudar a otras, ver cómo desaparece la soledad, ver una agrupación desarrollarse a tu alrededor, tener una multitud de amigos – esta es una experiencia que no debe perderse . . . El contacto frecuente con recién llegados y entre unos y otros es el punto luminoso de nuestras vidas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83

En el servicio se encuentran las mayores recompensas. Pero para estar en condiciones de poder ofrecer un verdadero útil y efectivo servicio a otros, primero tengo que trabajar en mí mismo. Esto significa que tengo que ponerme en las manos de Dios, admitir mis faltas y limpiar los escombros de mi pasado. El trabajo conmigo mismo me ha enseñado a encontrar la paz y la serenidad necesarias para cambiar con éxito la inspiración y la experiencia. He aprendido a ser, en el verdadero sentido, un conducto abierto de sobriedad.

Comida para el pensamiento.

Decisiones acerca de la comida

Para los Tragones, a veces les resulta extremadamente difícil tomar decisiones acerca de la comida. Nos preguntamos si estamos comiendo lo suficiente o comiendo demasiado, si estamos comiendo la comida adecuada, si mañana tendremos hambre. El proceso de planear nuestras tres comidas diarias puede ser mortificante si no somos capaces de decidir qué alimentos elegir.

Aquí es donde un plan de alimentación y un padrino nos puede brindar la ayuda y el apoyo que necesitamos, como una persona que ya ha seguido el camino antes que nosotros estará informado acerca de nuestros menús, podemos relajarnos y saber que una persona objetiva verificará nuestras decisiones. Mientras que lo que hayamos elegido esté dentro de plan de alimentación que nos hemos propuesto seguir, las decisiones serán acertadas.

Una vez que hemos escrito y entregado nuestro plan para el día a nuestro padrino, ya no necesitamos tomar hoy más decisiones acerca de la comida. Al reconocer que nuestra preocupación obsesiva por la comida es una enfermedad, desecharemos más deliberaciones al respecto y seguiremos nuestro programa.

Hoy sólo tomaré aquellas decisiones acerca de la comida que sean necesarias para seguir mi programa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El tiempo que llevamos de sobriedad no es tan importante como la calidad de ella. Alguna persona que haya estado en T.A. por algunos años puede no estar en tan buenas condiciones mentales como otra que lo haya estados unos meses. Es una gran satisfacción el haber sido miembro de T.A. por mucho tiempo y a veces lo mencionamos. Esto puede a veces ayuda a los recién llegados porque pueden decir a sí mismos:

¡Si él puede hacerlo yo también puedo!

Sin embargo, los antiguos miembros deben darse cuenta que mientras vivan están a sólo un bocado de distancia de un  tragón.

– ¿Cuál es la calidad de mi sobriedad?

Meditación del Día.

¡Y mayores obras que ésta haréis!.

Podemos hacer mayores obras cuando tenemos más experiencia en la nueva forma de vida. Podemos tener todo el poder que necesitamos de Dios. Podemos tener su gracia y su espíritu para que nos hagan efectivos conforme avancemos cada día. Las oportunidades para un mundo mejor existen por todos lados. Podemos hacer mayores obras; pero no trabajamos solos. El poder de Dios está detrás de toda buena obra.

Oración del Día.

Ruego que encuentre el lugar que me corresponde en el mundo. Pido que mi trabajo se vuelva más efectivo por la gracia de Dios.

Soy Rogelio, un enfermo de tragonismo


Hola, soy Rogelio M. un joven de 18 anos, llegué al grupo hace 4 meses y pesando 126.6 kg., sufriendo mucho, pues además de mis complejos por mi aspecto físico estaba muy angustiado pues me diagnosticaron un quiste, razón por la cual. necesitaba una intervención quirúrgica, pero debido a mi gran sobrepeso no la podían realizar en aquellos mementos, por lo que el médico me indicó que era urgente que bajara de peso, fue por eso que me presenté al grupo de Tragones Anónimos “FUENTE DE VIDA”, pidiendo un anexo (eso significa que me quede a vivir ahí) por 4 meses, donde mis compañeros además de hospedarme, me dieron un plan de alimentación: y una terapia constante que me ayuda a que el día de hoy, 4 y medio meses después estoy pesando 90.4 Kg. Y lo mas especial de todo es que al acudir nuevamente con el medico me dijo que era tanta la mejoría de mi padecimiento por la bajada de peso, que ya no me iba a operar porque ya no era necesario, pero que debía continuar bajando de peso El día de hoy ya no estoy anexado, pero continué asistiendo a la terapia que el grupo me ofrece, y con el plan de alimentación que me hace sentir cada día mejor, tanto física como emocionalmente. Por eso quiero decirles a todos los chavos que, como yo, son obesos, que hay un lugar en el que yo poco a poco estoy adquiriendo un cuerpo y una figura nueva.

La abstinencia ¿Es causa o consecuencia?


Siento que la abstinencia debe lograrse antes de comenzar a practicar el paso primero. En mi caso, es muy difícil que los pasos puedan convertirme en abstinente, porque no me salen cuando he tragado. Estar dispuesto a sentir y aprender a afrontar la vida como venga vendrá sólo después de que esté dispuesto a no volver a picar comida de nuevo y a alimentarme en forma adecuada. Tengo que crecer y actuar como un adulto, no como un niño. Las herramientas de recuperación junto con mi abstinencia serán lo que, por estas 24 horas, me mantengan recuperado. No puedo mantenerme abstinente de mis comportamientos compulsivos si elijo aislarme faltando a las reuniones, si desconfío de todo, si no pido ayuda a mi padrino, si no reservo tiempo para rezar y meditar, leer y escribir un diario. Y si no respeto mi plan de alimentación; no estoy abstinente.

Callejón sin salida


Un tragón es una persona a quien la comida le ha llevado a un “callejón sin salida”. No ha sido capaz de aprender nada de su experiencia de tragón. Siempre esta cometiendo Ios mismos errores y sufriendo las mismas consecuencias una y otra vez. Rehúsa admitir que es un tragón. Todavía cree que puede manejar la cuestión No quiere tragarse su amor propio y admitir que es diferente a Ios comedores normales. No quiere enfrentarse a la realidad de que tiene que pasar el resto de su vida con un plan de alimentación. No puede contemplar la vida sin comer jamás entre comidas.

“¿He salido yo de ese callejón sin salida?”

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: