Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Paso 12’

Diciembre 9


El lenguaje del adiós.

Pidamos ayuda.

Está bien pedir ayuda.

Una de las cosas más absurdas que nos hacemos a nosotros mismos es no pedir la ayuda que necesitamos de un amigo, de un miembro de la familia, de nuestro Poder Superior o de la fuente adecuada.

No tenemos por qué batallar solos con sentimientos y problemas.

Podemos pedir la ayuda de nuestro Poder Superior y pedirle apoyo y aliento a nuestros amigos.

Ya sea que lo que necesitemos sea información, aliento, una mano, una palabra, un abrazo, alguien que nos escuche o un empujón, podemos pedirlo. Podemos pedirle a la gente lo que necesitemos de ella.

Podemos pedirle a Dios lo que necesitemos de El.

Es autodestructivo no pedir la ayuda que necesitamos. Nos mantiene atorados. Si lo pedimos durante el tiempo y con la energía suficiente, si dirigimos nuestra petición a la fuente adecuada, tendremos la ayuda que necesitamos.

Hay una diferencia entre pedirle a alguien que nos respete y pedirle a alguien en forma directa la ayuda que necesitamos de él o de ella.

Podemos ir al grano y dejar que los otros elijan si nos ayudan o no.

Si la respuesta es no, podemos lidiar con eso.

Es autodestructivo insinuar, lamentarnos, manipular u obligar a la gente a que nos ayude. Es molesto acudir a la gente en plan de víctima y esperar que ellos nos rescaten. Es sano pedir ayuda cuando lo que necesitamos es ayuda.

“Mi problema es la vergüenza”, dijo una mujer. “Quería pedir ayuda para lidiar con esto, pero me daba demasiada vergüenza. ¿No es una locura?” Nosotros que estamos ávidos de ayudar a los demás podemos aprender a permitirnos a nosotros mismos recibir ayuda. Podemos aprender a hacer tratos limpios acerca de pedir y recibir la ayuda que necesitamos.

Hoy pediré ayuda si la necesito, de la gente y de mi Poder Superior.

No seré una víctima, esperando impotente a que me rescaten. Mi petición de ayuda la haré especifica y al grano y le daré espacio a la persona para que elija si me quiere ayudar o no. Ya no seguiré siendo un mártir rehusándome a recibir la ayuda que merezco en la vida, la ayuda que hace la vida más fácil. Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de hacerlo todo solo. Ayúdame a usar el vasto universo de recursos que tengo a mi disposición

 

Reflexión diaria A.A.

AMOR SIN PRECIO

Cuando se comprende el Paso Doce en su total implicación, realmente habla de la clase de amor al cual no se pude poner precio.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 113

Para empezar a practicar el Paso Doce, yo tenía que trabajar en mi sinceridad, en mi honestidad y aprender a actuar con humildad. Llevar el mensaje es un don de mí mismo, no importa cuántos años de sobriedad pueda haber acumulado. Mis sueños pueden hacerse realidad. Refuerzo mi sobriedad compartiendo lo que he recibido libremente. Al reflexionar sobre la época en que empezó mi recuperación, ya había una semilla de esperanza de que pudiera ayudar a otro borracho a liberarse de su fango alcohólico. Mi deseo de ayudar a otro borracho es la clave de mi salud espiritual. Pero nunca olvido que Dios actúa a través mío. Soy solamente su instrumento.

Aun si la otra persona no está lista, es un éxito, porque mi esfuerzo a su favor me ha ayudado a mantenerme sobrio y fortalecerme. La clave está en actuar, en nunca cansarme de trabajar mi Paso Doce. Si hoy puedo reír, no me dejes olvidar aquellos días en que lloraba. Dios me recuerda que puedo sentir compasión.

Comida para el pensamiento.

Desarrollemos nuestro potencial

La abstinencia es la clave para desarrollar nuestro potencial. Durante años, probablemente nuestra enfermedad controló nuestra vida y redujo nuestra capacidad para funcionar. Como gran parte de nuestra energía la invertíamos en la obsesión mental que nos producía la comida y los efectos físicos que nos provocaba el comer en exceso, fuimos incapaces de desarrollar los talentos y capacidades que poseíamos.

Ponernos en contacto con nuestro Poder Superior nos conecta con la fuente de nuestro potencial. Nuestro egocentrismo no nos permitió creer en nuestra capacidad para que nos activara un Poder que es superior a nosotros mismos. Cuando vemos y escuchamos los resultados que se producen al seguir el programa TA, desarrollamos la fe en nuestros talentos ocultos.

Cuando la comida controlaba nuestras vidas, estamos utilizando solamente un pequeñísimo porcentaje de nuestro potencial real para el trabajo, para la recreación y para relacionarnos con otras personas. Por medio de la abstinencia de comer en forma compulsiva, descubrimos puntos fuertes, capacidades y energía ¡que nunca supimos que teníamos!

Señor, dirige mis esfuerzos.

 

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El camino de T.A. es el camino de la fraternidad.  Hemos leído bastante con respecto a la fraternidad, sin embargo, es una parte tan importante de programa de T.A. que parece que nunca hablaremos demasiado sobre ella.

El hombre no es ermitaño para vivir solo.  La vida de un ermitaño no es la vida común y natura. Todos necesitamos estar solos con nosotros mismos a veces, pero no podemos realmente vivir sin la compañía de los demás. Nuestra naturaleza la necesita. Nuestras vidas dependen en mucho de ella. La fraternidad T.A. nos parece a nosotros que es la mejor del mundo.

–  ¿Me doy cuenta cabal de lo que la fraternidad de A.A. significa para mí?

 

Meditación del Día.

Todos buscamos algo, pero muchos no saben lo que quieren en la vida. Están buscando algo porque se sienten desasosegados e insatisfechos, sin darse cuenta que la fe en Dios puede dar un objetivo y propósito a sus vidas. Muchas personas están, por lo menos subconscientemente, buscando un Poder Superior a ellos mismos, porque eso le daría un significado a sus vidas. El que haya encontrado a ese Poder Superior puede ser el medio para encaminar a los demás hacia el bien, mostrándoles que su búsqueda de un significado de la vida terminará cuando encuentren que la fe y la confianza en Dios es la respuesta.

 

Oración del Día.

Ruego que mi alma pierda su desasosiego encontrando el reposo en Dios. Pido que encuentre la paz en el pensamiento de Dios y su propósito para mí.

Anuncios

Diciembre 9


El lenguaje del adiós.

Valoremos nuestras necesidades.

Cuando no pedimos lo que queremos y necesitamos, nos menospreciamos a nosotros mismos. Merecemos algo mejor.

Quizá los demás nos enseñaron que no era educado o apropiado que habláramos por nosotros mismos. La verdad es que, si no lo hacemos, nuestros deseos y necesidades insatisfechos en último término vendrán a rondar nuestras relaciones. Podemos terminar sintiéndonos enojados o frustrados, o podemos empezar a castigar a alguien más por no averiguar lo que necesitamos. Podemos terminar la relación porque no satisface nuestras necesidades.

La intimidad y la cercanía solamente son posibles en una relación donde ambas personas pueden decir lo que quieren y lo que necesitan.

Una intimidad sostenida así lo exige.

A veces podemos tener que exigir incluso lo que queremos. A eso se le llama fijar un límite. No hacemos esto para controlar a otra persona, sino para ganar el control de nuestra vida.

Nuestra actitud hacia nuestras necesidades también es importante.

Debemos valorarlas y tomarlas en serio si esperamos que los demás nos tomen en serio. Cuando empecemos a darle valor e importancia a nuestras necesidades, veremos un cambio notable. Empezarán a satisfacerse nuestros deseos y necesidades.

Hoy respetaré los deseos y necesidades míos y de los demás.

Me diréa mí mismo, a los demás y a  mi Poder Superior lo que quiero y necesito. También escucharé lo que ellos quieren y necesitan.

Reflexión diaria A.A.

Servicio.

La vida tendrá un nuevo significado. Ver a las personas recuperarse, verlas ayudar a otras, ver cómo desaparece la soledad, ver una agrupación desarrollarse a tu alrededor, tener una multitud de amigos – esta es una experiencia que no debe perderse . . . El contacto frecuente con recién llegados y entre unos y otros es el punto luminoso de nuestras vidas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83

En el servicio se encuentran las mayores recompensas. Pero para estar en condiciones de poder ofrecer un verdadero útil y efectivo servicio a otros, primero tengo que trabajar en mí mismo. Esto significa que tengo que ponerme en las manos de Dios, admitir mis faltas y limpiar los escombros de mi pasado. El trabajo conmigo mismo me ha enseñado a encontrar la paz y la serenidad necesarias para cambiar con éxito la inspiración y la experiencia. He aprendido a ser, en el verdadero sentido, un conducto abierto de sobriedad.

Comida para el pensamiento.

Decisiones acerca de la comida

Para los Tragones, a veces les resulta extremadamente difícil tomar decisiones acerca de la comida. Nos preguntamos si estamos comiendo lo suficiente o comiendo demasiado, si estamos comiendo la comida adecuada, si mañana tendremos hambre. El proceso de planear nuestras tres comidas diarias puede ser mortificante si no somos capaces de decidir qué alimentos elegir.

Aquí es donde un plan de alimentación y un padrino nos puede brindar la ayuda y el apoyo que necesitamos, como una persona que ya ha seguido el camino antes que nosotros estará informado acerca de nuestros menús, podemos relajarnos y saber que una persona objetiva verificará nuestras decisiones. Mientras que lo que hayamos elegido esté dentro de plan de alimentación que nos hemos propuesto seguir, las decisiones serán acertadas.

Una vez que hemos escrito y entregado nuestro plan para el día a nuestro padrino, ya no necesitamos tomar hoy más decisiones acerca de la comida. Al reconocer que nuestra preocupación obsesiva por la comida es una enfermedad, desecharemos más deliberaciones al respecto y seguiremos nuestro programa.

Hoy sólo tomaré aquellas decisiones acerca de la comida que sean necesarias para seguir mi programa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El tiempo que llevamos de sobriedad no es tan importante como la calidad de ella. Alguna persona que haya estado en T.A. por algunos años puede no estar en tan buenas condiciones mentales como otra que lo haya estados unos meses. Es una gran satisfacción el haber sido miembro de T.A. por mucho tiempo y a veces lo mencionamos. Esto puede a veces ayuda a los recién llegados porque pueden decir a sí mismos:

¡Si él puede hacerlo yo también puedo!

Sin embargo, los antiguos miembros deben darse cuenta que mientras vivan están a sólo un bocado de distancia de un  tragón.

– ¿Cuál es la calidad de mi sobriedad?

Meditación del Día.

¡Y mayores obras que ésta haréis!.

Podemos hacer mayores obras cuando tenemos más experiencia en la nueva forma de vida. Podemos tener todo el poder que necesitamos de Dios. Podemos tener su gracia y su espíritu para que nos hagan efectivos conforme avancemos cada día. Las oportunidades para un mundo mejor existen por todos lados. Podemos hacer mayores obras; pero no trabajamos solos. El poder de Dios está detrás de toda buena obra.

Oración del Día.

Ruego que encuentre el lugar que me corresponde en el mundo. Pido que mi trabajo se vuelva más efectivo por la gracia de Dios.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: