Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘no estamos solos’

Usa el teléfono


Cuando entramos a TA descubrimos que no estamos solos. Nos convertimos en parte de un enorme grupo de personas que compartimos un problema, comer compulsivamente y que obtenemos fuerza y ayuda de cada uno de nosotros. El teléfono es nuestra línea de vida. Una conversación telefónica es una pequeña junta en donde un ser humano nos dice que no estoy solo al darme su afecto escuchándome. La mayoría de nosotros encontramos que necesitamos hacer varias llamadas cada día.

Llamamos en momentos de tentación y dificultades. También llamamos cuando tenemos buenas noticias que compartir. Una llamada podría prevenir el tener problemas durante el día o ser simplemente un gesto de amistad y compañerismo – estar en contacto–. Cualquiera que fuera la razón, la persona que recibe la llamada se beneficia tanto como el que la hace. Una llamada telefónica es un recordatorio de que ninguno de nosotros está solo, que tenemos un programa que nos sostiene y que juntos seguiremos adelante por el camino de la abstinencia del síntoma.

Recordemos algo:

  • Cuando hagamos una llamada procuremos saber si el compañero que la recibe puede atendernos y
  • no la alarguemos demasiado.

Nuestro compañero quizá no tenga todavía la humildad de decirnos que en ese momento no puede atendernos. Humildad es verdad y la verdad nos hará libres.

SEÑOR, QUE NO SEA YO TAN ORGULLOSO O TAN TIMIDO O ESTE TAN OCUPADO QUE NO PUEDA USAR EL TELEFONO

Anuncios

Antes de tomar ese primer bocado


Su compromiso a la Abstinencia de comer compulsivamente es la cosa mas importante en su vida, ¡sin excepción!

Usted puede creer que otras cosas vienen primero, pero si no se abstiene de comer compulsivamente y practica la moderación en las comidas, puede destruir sus oportunidades de encontrar la salud, la felicidad, la comprensión de si mismo y la tranquilidad mental. Si usted esta convencido de que todo en su vida depende de que practique la abstinencia, casi seguramente lograra estas metas. Si esta confrontando con el impulso de comer, considere los puntos siguientes antes de tomar ese primer bocado compulsivo:

  1. Cultive la aceptación continua del hecho de que su única opción consiste en escoger entre los desgraciados atracones o el privarse de solo un pequeño bocado compulsivo.
  2. Cultive la gratitud humilde de que usted tuvo la suerte de enterarse de cual era su problema antes de que fuera demasiado tarde.
  3. Acepte como algo natural que por un periodo de tiempo (y puede ser largo) es posible que usted repetidamente experimentará:
    1. La tentación y el ansia consciente por comer algo entre comidas.
    2. El impulso súbito y avasallador de tomar solo un bocado.
    3. El antojo desesperante, no por la comida como tal, sino por esa agradable sensación y consuelo que solo uno o dos bocados antes le proporcionaba.

A pesar de ser molestos estos sentimientos, no hay que llevarlos a la práctica.

  1. Recuerde, cada vez que usted enfrenta una situación, sin comer compulsivamente, se le hará más fácil la próxima vez.
  2. Desarrolle y ensaye un plan diario de pensar y actuar por medio del cual usted vivirá ese día sin tomar un bocado impulsivo, a pesar de lo que le pueda perturbar o cuan fuerte sea el antiguo impulso por una probadita.
  3. Ni siquiera por un segundo se permita usted pensar: “No es una lastima o una cruel injusticia que no pueda tomar un bocadillo como la gente que se considera normal?
  4. No se permita ni pensar ni hablar de ningún placer real o imaginario que usted obtuvo alguna vez de ciertos alimentos.
  5. No se permita pensar que uno o dos bocados mejoraría alguna situación mala, o por lo menos la haría mas fácil de aguantar. Piense más bien Así: “Un bocado lo hará peor -un bocado quizá llevara finalmente a un atracón”.
  6. Minimice su situación. Considere el valor de otros quienes Han superado o aceptado gran adversidad en sus vidas. Piense agradecidamente de cuan afortunado es usted de tener una enfermedad que puede detenerse, simplemente por no tomar ese primer bocado compulsivo.
  7. Cultive el placer de abstenerse de comer compulsivamente:
    1. Que bueno es estar libre de culpabilidad, remordimientos y condenación de si mismo.
    2. Que bueno es estar libre del miedo de las consecuencias de un atracón recién terminado, o de un atracón futuro que antes nunca pudo evitar.
    3. Que bueno es estar libre del temor de lo que la gente ha estado pensando y murmurando de usted, libre de su compasión y desprecio mezclados.
    4. Que bueno es estar libre el miedo de si mismo.
  8. Catalogue y vuelva a catalogar el placer positivo de abstenerse de comer compulsivamente, tal como:
    1. La sencilla capacidad de comer y dormir normalmente y de despertarse contento de estar vivo, contento de haberse abstenido ayer, y contento de tener el privilegio de abstenerse hoy.
    2. La capacidad de afrontar cualquier cosa que la vida depare con tranquilidad mental, el respeto de si mismo y la posesión total de todas sus facultades.
  9. Cultive una útil asociación de ideas:
    1. Asocie ese primer bocado compulsivo con toda la miseria, vergüenza y remordimientos que usted siempre ha conocido.
    2. Asocie ese primer bocado compulsivo con la destrucción de su recién-descubierta felicidad y la perdida del respeto de si mismo y de su paz mental.
  10. Cultive la gratitud:
    1. Gratitud de que tanto pueda ser suyo por un precio tan pequeño.
    2. Gratitud de que usted pueda cambiar solo un bocado por toda la felicidad que la abstinencia de comer compulsivamente le proporciona.
    3. Gratitud de que TA exista y de que usted se enterar de ello a tiempo.
    4. Gratitud de que usted solamente sea una víctima de una enfermedad llamada tragonismo, que usted no sea un tragón de débil voluntad ni una persona de dudosa capacidad para razonar.
    5. Gratitud de que, como otros antes de usted han descubierto, con el tiempo usted no querrá ni extrañara la comida excesiva de la que esta usted privándose.
  11. Busque maneras de ayudar a otras personas que comen compulsivamente y recuerde, la primera manera de ayudar a otros es practicar usted mismo la abstinencia de comer compulsivamente.
  12. No olvide que cuando el corazón esta atribulado y la resistencia baja y la mente perturbada y confusa, hay mucho consuelo en un verdadero y comprensivo amigo que esta cerca.

Una mejor perspectiva


Cuando me alimento de forma inadecuada la imagen mental del mundo queda nublada por mi egocentrismo. Mi perspectiva es estrecha y subjetiva. Hago juicios y catalogo a las personas y a los eventos conforme a mis egoístas conjeturas y las acomodo a mis preocupaciones.

Entonces el mundo ya no es un lugar agradable porque quiero que ocurran solo cosas que me agradan y pierdo la capacidad de aceptar y menos de disfrutar a las personas que me aman. Y disturbio que mi bienestar depende única y exclusivamente de mi propio esfuerzo.

Cuando llego a creer que un Poder Superior, como yo lo concibo, tengo mucho mejores perspectivas y se amplían los límites porque tengo la capacidad de confiar en principios inmutables y eternos. Cuando acepto un Poder Superior, entonces tengo la capacidad de servir en lugar que sobrevivir. Mis actos pueden ser exitosos o no, pero siempre con la confianza de que estamos en sus manos amorosas.

Esta perspectiva me permite aceptar los tragos amargos y disfrutar con moderación de los dulces. Acepto que todas las experiencias enriquecen mi vida y estimulan mi crecimiento y desarrollo.

Si estoy en el pasado o en el futuro estaré solo, si vivo estas 24 horas estaré con mi Poder Superior y lo mejor está por venir.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: