Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Necisidades’

Diciembre 9


El lenguaje del adiós.

Valoremos nuestras necesidades.

Cuando no pedimos lo que queremos y necesitamos, nos menospreciamos a nosotros mismos. Merecemos algo mejor.

Quizá los demás nos enseñaron que no era educado o apropiado que habláramos por nosotros mismos. La verdad es que, si no lo hacemos, nuestros deseos y necesidades insatisfechos en último término vendrán a rondar nuestras relaciones. Podemos terminar sintiéndonos enojados o frustrados, o podemos empezar a castigar a alguien más por no averiguar lo que necesitamos. Podemos terminar la relación porque no satisface nuestras necesidades.

La intimidad y la cercanía solamente son posibles en una relación donde ambas personas pueden decir lo que quieren y lo que necesitan.

Una intimidad sostenida así lo exige.

A veces podemos tener que exigir incluso lo que queremos. A eso se le llama fijar un límite. No hacemos esto para controlar a otra persona, sino para ganar el control de nuestra vida.

Nuestra actitud hacia nuestras necesidades también es importante.

Debemos valorarlas y tomarlas en serio si esperamos que los demás nos tomen en serio. Cuando empecemos a darle valor e importancia a nuestras necesidades, veremos un cambio notable. Empezarán a satisfacerse nuestros deseos y necesidades.

Hoy respetaré los deseos y necesidades míos y de los demás.

Me diréa mí mismo, a los demás y a  mi Poder Superior lo que quiero y necesito. También escucharé lo que ellos quieren y necesitan.

Reflexión diaria A.A.

Servicio.

La vida tendrá un nuevo significado. Ver a las personas recuperarse, verlas ayudar a otras, ver cómo desaparece la soledad, ver una agrupación desarrollarse a tu alrededor, tener una multitud de amigos – esta es una experiencia que no debe perderse . . . El contacto frecuente con recién llegados y entre unos y otros es el punto luminoso de nuestras vidas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83

En el servicio se encuentran las mayores recompensas. Pero para estar en condiciones de poder ofrecer un verdadero útil y efectivo servicio a otros, primero tengo que trabajar en mí mismo. Esto significa que tengo que ponerme en las manos de Dios, admitir mis faltas y limpiar los escombros de mi pasado. El trabajo conmigo mismo me ha enseñado a encontrar la paz y la serenidad necesarias para cambiar con éxito la inspiración y la experiencia. He aprendido a ser, en el verdadero sentido, un conducto abierto de sobriedad.

Comida para el pensamiento.

Decisiones acerca de la comida

Para los Tragones, a veces les resulta extremadamente difícil tomar decisiones acerca de la comida. Nos preguntamos si estamos comiendo lo suficiente o comiendo demasiado, si estamos comiendo la comida adecuada, si mañana tendremos hambre. El proceso de planear nuestras tres comidas diarias puede ser mortificante si no somos capaces de decidir qué alimentos elegir.

Aquí es donde un plan de alimentación y un padrino nos puede brindar la ayuda y el apoyo que necesitamos, como una persona que ya ha seguido el camino antes que nosotros estará informado acerca de nuestros menús, podemos relajarnos y saber que una persona objetiva verificará nuestras decisiones. Mientras que lo que hayamos elegido esté dentro de plan de alimentación que nos hemos propuesto seguir, las decisiones serán acertadas.

Una vez que hemos escrito y entregado nuestro plan para el día a nuestro padrino, ya no necesitamos tomar hoy más decisiones acerca de la comida. Al reconocer que nuestra preocupación obsesiva por la comida es una enfermedad, desecharemos más deliberaciones al respecto y seguiremos nuestro programa.

Hoy sólo tomaré aquellas decisiones acerca de la comida que sean necesarias para seguir mi programa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El tiempo que llevamos de sobriedad no es tan importante como la calidad de ella. Alguna persona que haya estado en T.A. por algunos años puede no estar en tan buenas condiciones mentales como otra que lo haya estados unos meses. Es una gran satisfacción el haber sido miembro de T.A. por mucho tiempo y a veces lo mencionamos. Esto puede a veces ayuda a los recién llegados porque pueden decir a sí mismos:

¡Si él puede hacerlo yo también puedo!

Sin embargo, los antiguos miembros deben darse cuenta que mientras vivan están a sólo un bocado de distancia de un  tragón.

– ¿Cuál es la calidad de mi sobriedad?

Meditación del Día.

¡Y mayores obras que ésta haréis!.

Podemos hacer mayores obras cuando tenemos más experiencia en la nueva forma de vida. Podemos tener todo el poder que necesitamos de Dios. Podemos tener su gracia y su espíritu para que nos hagan efectivos conforme avancemos cada día. Las oportunidades para un mundo mejor existen por todos lados. Podemos hacer mayores obras; pero no trabajamos solos. El poder de Dios está detrás de toda buena obra.

Oración del Día.

Ruego que encuentre el lugar que me corresponde en el mundo. Pido que mi trabajo se vuelva más efectivo por la gracia de Dios.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: