Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘miedo’

Febrero 11


Comida para el pensamiento.

Simplicidad

Alguien ha dicho que Dios es sencillo, que somos nosotros los complicados. Entre más simplificamos nuestras vidas, más efectivos nos volvemos.

Un plan de alimentación sencillo nos libera de la preocupación de la comida. En él, decidimos qué comeremos en nuestros tres alimentos cotidianos y podemos olvidarnos de la comida. Ahora sí, somos libres para concentrarnos en las labores y actividades del día. En contraste, ¡qué desordenadas y embrolladas eran nuestras vidas cuando nos dábamos atracones!

El poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de nuestro Poder Superior nos libera de la preocupación acerca de nosotros mismos. En vez de tratar de discernir métodos complicados para salirnos con la nuestra, somos libres de vivir cada día tal y como Dios nos lo manda, confiados en Su voluntad.

A medida que crecemos dentro de este programa, que crezcamos en simplicidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si queremos permanecer abstinentes, habremos aprendido a tener un anhelo mayor que el de comer. Cuando llegamos por primera vez a T.A. no podíamos imaginar desear otra cosa tanto o más que la comida. Así, tuvimos que dejar de tragar sostenidos por una fe, la fe de que algún día desearíamos algo más intensamente que la comida. Pero después de estar en T.A. durante algún tiempo, aprendimos que verdaderamente puede disfrutarse una vida de abstinencia. Aprendimos lo hermoso que es llevarse bien con la familia en el hogar; lo agradable que es realizar bien nuestro trabajo en la oficina; lo maravilloso que es tratar de ayudar a otros.

– ¿He hallado que cuando me mantengo abstinente me va bien en todo?

Meditación del Día.

Una de las cosas más difíciles del mundo es esperar, sin embargo, Dios quiere que yo espere. Todo movimiento es más fácil que la tranquila espera, no obstante, tengo que esperar hasta que Dios me muestre su voluntad. Demasiadas personas han echado a perder su labor y obstaculizado su crecimiento en el campo espiritual debido al exceso de actividad. Si espero pacientemente, preparándome siempre, algún día llegaré al lugar donde debo estar y ni el trabajo ni la actividad me podrían haber dado una mejor preparación.

Oración del Día.

Ruego porque pueda esperar pacientemente. Pido poder confiar en Dios y continuar preparándome para una vida mejor.

Reflexión diaria A.A.

Los límites de la confianza en uno mismo.

Nos preguntamos por qué los teníamos (temores). ¿No era porque la confianza en nosotros mismos nos había fallado?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 63

Todos mis defectos de carácter me separan de la voluntad de Dios. Cuando ignoro mi relación con El, me encuentro solo enfrentado al mundo y a mi alcoholismo y no me queda otro recurso que la confianza en mí mismo. Yo nunca he encontrado seguridad y felicidad por medio de la obstinación y el único resultado obtenido es una vida de temor y descontento. Dios me enseña la senda por la que puedo volver a El y a Su dádiva de serenidad y bienestar. Sin embargo, yo debo estar dispuesto primero a reconocer mis temores y a entender su origen y el poder que tienen sobre mí. Frecuentemente le pido a Dios que me ayude a entender cómo es que yo me separo de El.

El lenguaje del adiós.

La guía divina

Envíame el pensamiento, la palabra o la acción correctos. Muéstrame cuál debe ser mi siguiente paso. En tiempos de duda y de indecisión, por favor mándame Tu inspiración y tu guía.

Alcohólicos Anónimos.

La buena nueva acerca de someternos a nosotros y de someter nuestra vida a un Poder Superior a nosotros mismos es que nos ponemos en armonía con un Plan Maestro, un plan más grande del que podamos imaginar.

Se nos ha prometido la Guía Divina si la pedimos, si trabajamos los Doce Pasos. ¿Qué mayor regalo podemos recibir que saber que nuestros pensamientos, palabras y acciones están siendo dirigidos?

No somos un error. Y no tenemos que controlarnos o reprimirnos a nosotros mismos ni a los demás para que la vida funcione. Incluso lo extraño, lo no planeado, lo doloroso y eso que llamamos errores pueden convertirse en armonía.

Seremos guiados para entender qué necesitamos hacer para cuidar de nosotros mismos. Empezaremos a confiar en nuestros instintos, en nuestros sentimientos, en nuestros pensamientos. Sabremos cuándo ir, cuándo detenernos, cuándo esperar. Aprenderemos una gran verdad: el pan se dará a pesar de nosotros, no a causa de nosotros.

Hoy, y todos los días, rezo porque mis pensamientos, palabras y acciones sean guiados Divinamente. Rezo porque pueda proseguir mi camino con confianza, sabiendo que mis pasos son guiados.

Anuncios

Marzo 14


Comida para el pensamiento.

Poder

Nuestro grupo está imbuido de un Poder que cambia vidas: el Poder del amor y de la camaradería. Somos tantos los que podemos dar testimonio de los milagros cotidianos que Dios ha obrado y que sigue obrando mientras seguimos este programa. Los cambios y milagros pueden ocurrir lentamente, como podrá ser gradual nuestro crecimiento espiritual; sin embargo, el Poder es real.

A medida que nos hacemos conscientes de este Poder, vemos cuán débiles e innecesarios eran los falsos apoyos en los que confiábamos en el pasado. Probablemente buscamos fortaleza en las posesiones materiales, en los logros personales, en el estatus social. Todos estos apoyos nos fallaron, por lo que comíamos para esconder nuestra debilidad.

Ahora que hemos experimentado el Poder de la camaradería de TA, ya no tenemos que confiar en falsos apoyos. Podemos crecer dentro del programa y dentro de un contacto más cercano con Aquel que nos cree y nos sostiene.

Que pueda yo apoyarme completamente en Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Puedo considerarme una persona recuperada?

Si quiere decir: ¿Puedo volver a comer normalmente? La respuesta es NO.

Pero si quiere decir ¿puedo mantenerme sobrio? La respuesta es ciertamente SI. Puedo funcionar bien entregando mi problema de la comida a un Poder Superior a mí, a ese Divino Principio del universo que llamamos Dios. Y pidiendo a ese Poder cada mañana que me conceda la fuerza para permanecer sobrio las siguientes 24 horas, sé, por la experiencia de muchísimas personas, que si quiero honradamente estar bien, puedo ponerme bien.

¿Estoy tratando de seguir fielmente el programa de TA.?

Meditación del Día.

Hay que perseverar en todo lo que la dirección de Dios lo mueva a hacer. La realización persistente de lo que parece justo y bueno le llevará a donde desee estar. Si usted mira retrospectivamente la dirección de Dios, verá que ésta ha sido muy gradual, y que solamente a medida en que usted ha cumplido con los deseos de Él, en esa medida es en que usted puede comprenderlos, ha sido Dios capaz de prestar una dirección más clara y definida. El hombre es guiado por el toque de Dios a través de una mente receptiva y fortalecida.

Oración del Día.

Ruego poder perseverar en hacer lo que parece justo. Pido poder llevar a cabo todo lo que la dirección de Dios me indique, a medida en que yo pueda comprenderla.

Reflexión diaria A.A.

La piedra clave

“Él es el Padre y nosotros Sus hijos. La mayoría de las buenas ideas son sencillas y este concepto fue la piedra clave del nuevo arco triunfal por el que pasamos a la libertad.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

La piedra clave es una pieza en forma de cuña que va en la parte más alta de un arco y que mantiene las otras piedras en su lugar. Las “otras piezas” son los Pasos Uno, Dos y desde el Cuatro al Doce. En un sentido esto parece indicar que el Paso Tres es el Paso más importante, que los otros once dependen del tercero para soporte. Sin embargo en la realidad, el Paso Tres es sólo uno de los doce. Es la piedra clave, pero sin las otras once piedras para construir la base y los lados, con o sin piedra clave, sencillamente no hay arco. Por medio de la práctica diaria de los Doce Pasos, yo encuentro ese arco triunfal esperándome para por él pasar a otro día de libertad.

El lenguaje del adiós.

Confiemos en nosotros mismos

La confianza puede ser uno de los conceptos más confusos en la recuperación. ¿En quién confiamos? ¿Para qué? El aspecto más importante que afrontamos acerca de la confianza es aprender a confiar en nosotros mismos. Lo más dañino que nos ha ocurrido es que llegamos a creer que no podíamos confiar en nosotros mismos.

Habrá algunos que nos digan que no podemos confiar en nosotros mismos, que estamos fuera de base y fuera de onda. Hay algunos que se podrían beneficiar de que nosotros no confiáramos en nosotros mismos.

El miedo y la duda son nuestros enemigos. El pánico es nuestro enemigo. La confusión es nuestra oponente.

La confianza en uno mismo es un regalo de curación que nos podemos dar a nosotros mismos. ¿Cómo la adquirimos? La aprendemos. ¿Qué hacemos acerca de nuestros errores, acerca de esas veces en que pensamos que podríamos confiar en nosotros mismos pero que estábamos equivocados? Las aceptamos y de todos modos, confiamos en nosotros mismos.

Nosotros sabemos lo que mejor nos conviene. Sabemos lo que es mejor para nosotros. Si estamos equivocados, si necesitamos cambiar de opinión, se nos guiará hacia ello, pero únicamente confiado desde donde nos encontramos hoy.

Podemos buscar apoyo y refuerzo en otros, pero confiar en nosotros mismos es esencial.

No confíes en el miedo. No confíes en el pánico. Podemos confiar en nosotros mismos, defender nuestra propia verdad, pararnos en nuestra propia luz. Ahora la tenemos. Tenemos toda la luz que necesitamos para el día de hoy. Y la luz de mañana se nos dará entonces.

Confiemos en nosotros mismos y sabremos en quién confiar. Confiemos en nosotros mismos y sabremos qué hacer. Cuando sintamos que no podemos confiar en nosotros mismos en forma absoluta, confiemos en que Dios nos guiará hacia la verdad.

Dios mío, ayúdame a dejar ir el miedo, la duda y la confusión, los enemigos de la confianza en uno mismo. Ayúdame a seguir adelante en paz y confiado. Ayúdame a crecer en confianza en mí mismo y en Ti, un día a la vez, una experiencia a la vez.

Diciembre 30


Comida para el pensamiento.

Miedo al fracaso

Con frecuencia, es el miedo al fracaso el que nos impide intentar lo que realmente queremos hacer. Cuando somos nuevos en TA, quizá nos rehusemos a comprometernos a la abstinencia porque nos da miedo romperla. Cuando somos capaces de guardar la abstinencia de la compulsión de comer, quizá temamos establecer cualquier otro tipo de compromiso por miedo a no ser capaces de tener éxito.

Nuestros fracasos del pasado pueden minar nuestra confianza en nuestra capacidad actual. Por esta razón, necesitamos dejar ir el pasado y estar dispuestos a probar algo nuevo. Para muchos de nosotros, creer en un Poder Superior es un compromiso nuevo. El miedo a sentirnos decepcionados alguna vez nos obstaculiza la confianza total que ese compromiso implica.

La mejor manera de manejar el miedo al fracaso es vivir un día a la vez. Podemos arriesgarnos hoy a tener un pequeño fracaso; lo que nos aterra es el gran fracaso en el futuro. Al dar hoy un pequeño paso hacia la conservación de la abstinencia o el trabajo sobre un proyecto importante, vamos construyendo la confianza de que con el tiempo, podremos tener éxito.

Con Tu apoyo, que esté dispuesto a arriesgarme al fracaso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la medida en que falle en mis responsabilidades, fallará T.A. En la medida en que las cumpla, tendré éxito en T.A. Cada fracaso mío significa un retroceso, en esa medida de T.A. No esperaré a ser reclutado para dar servicio  a mis semejantes, sino que seré un voluntario. Aceptaré cada oportunidad de trabajar en T.A. como un reto y haré todo lo posible por aceptar cada reto y realizar mi labor lo mejor que pueda.

¿Aceptaré con gusto cada reto?

Meditación del Día.

Los hombres son, en lo más profundo, unos fracasos cuando quieren vivir sin el poder del apoyo de Dios. Muchos hombres tratan de ser autosuficientes y buscan el placer egoísta, para descubrir que no quedan satisfechos. No importa la cantidad de recursos materiales que logren, no importa cuánta fama y poder tengan, no importan esas cosas, pues generalmente llega el momento del desencanto y el sentimiento de futilidad. La muerte les espera y no pueden llevarse nada material cuando se vayan.

¿Qué importa haber ganado el mundo entero si he perdido el alma?

Oración del Día.

Ruego que no llegue vacío al final de mi vida. Pido que viva en forma tal que no me dé miedo morir.

El lenguaje del adiós

Echa los cimientos.

Se han echado los cimientos. ¿No lo ves? ¿No entiendes que todo lo que has pasado ha tenido un propósito? Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y finalmente la liberación.

Se te ha preparado. De la misma manera como el constructor debe derribar y escarbar lo viejo para construir lo nuevo, tu Poder Superior ha estado limpiando los cimientos de tu vida. ¿Alguna vez has observado a un constructor en una construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de que empezara. Lo que está viejo y deteriorado se debe retirar. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura se debe retirar, remplazar o reforzar. Ningún constructor a quien le importe su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de apoyo insuficiente. Los cimientos se desplomarían. La construcción no duraría.

Si el producto terminado va a ser como se desea, se tiene que llevar a cabo un exhaustivo trabajo de los cimientos hacia arriba. A medida que progresa la obra, a menudo parece un cataclismo. Con frecuencia no parece tener sentido. Podría parecer una pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto terminado. Pero es muy importante que los cimientos se echen como debe ser si es que el trabajo divertido, los toques finales, van a ser como queremos que sean.

Esta época larga, difícil de tu vida ha sido para echar los cimientos. No carecía de propósito, aunque a veces el propósito no haya sido evidente o aparente. Ahora se han echado ya los cimientos. La estructura es sólida.

Ahora es tiempo ya de los toques finales, de la terminación. Es tiempo de poner los muebles dentro y de disfrutar los frutos de la labor.

Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes duras. Has confiado, te has sometido y le has permitido a tu Poder Superior y al universo que te curen y te preparen. Ahora disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado. Ahora verás el propósito. Ahora todo se conjuntará y tendrá sentido. Disfrútalo.

Hoy me someteré al echar los cimientos – las bases- de mi vida. Si es tiempo de disfrutar la colocación de los toques finales, me someteré a ello y disfrutaré eso también. Me acordaré de estarle agradecido a un Poder Superior que es un Maestro Constructor y únicamente tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado y la atención a los detalles de mi Poder Superior al echar los cimientos, aunque me ponga impaciente a veces. Miraré con reverencia la belleza del producto terminado de Dios.

Miedo a dar


A menudo es el temor al rechazo el que nos da miedo de darnos a los demás. La persona que se rehúsa a compartir sus experiencias en una reunión puede estar reprimiéndose a causa de este miedo. Compartir es revelar quiénes somos y dónde estamos. Si nos sentimos inadecuados, no queremos hacer extensivo este imaginario sentimiento a otras personas.

Si nuestra autoimagen es demasiado grandiosa e inflada, resulta imposible vivir conforme a ella en la realidad. Esperar de nosotros mismos la perfección nos lleva a la frustración y al miedo, ya que sabemos en lo profundo de nuestro ser que no damos la talla a nuestra imagen de perfección.

Con la humildad viene la disposición para dar lo que tenemos y lo que somos en este preciso momento, sin esperar a que seamos más elocuentes o más cultos. Lo que tenemos para compartir es lo que otro necesita recibir. Al concentrarnos más en las necesidades de los demás y menos en el concepto imaginario que tenemos de nosotros mismos, que es nuestro ego, aprendemos a superar nuestro miedo a dar. Lo que tenemos para dar ahora es suficiente por hoy.

Que no tenga miedo de dar

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: