Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘mensaje’

Hundirse o Nadar


Últimamente he estado pensando en los delfines.

Los delfines no pueden  respirar bajo el agua, deben nadar en la superficie a intervalos, cuando un delfín está muy enfermo para subir a la superficie, sus compañeros se reúnen a su alrededor y lo empujan a la superficie para que el delfín enfermo pueda respirar.

Esto es muy parecido a nuestro grupo de TA, muchos de ustedes me han empujado para subir a la superficie durante el tiempo que he estado en el grupo. Me han escuchado, como nadie más lo haría, aplicando amor y paciencia. Me han regalado su dolorosa experiencia, y gracias a ustedes sé que todos los días se producen milagros. Tengo el privilegio de averiguar las cosas por mí mismo, sin dogmas ni fanatismos, solo a través de compartir esperanza, experiencia y fortaleza. Me han ayudad a estar bien por estas 24 horas.

¿Los delfines se apoyan entre sí por instinto? Creo que no, al igual que en mi grupo, cada uno de ellos es instrumento de un poder superior, tal como lo son cada uno de los compañeros de mi grupo.

Por estas 24 horas tengo mucho que agradecer, ¿Y mañana? Le pido a mi Poder Superior que pueda recordar las importantes lecciones que he aprendido el día de hoy.

Juntos hacemos lo que solos no pudimos.

 

Sentimientos a la vista


Cuando moderamos o compartimos, ¿nos acordamos de contar la historia completa?. ¿Nos estamos poniendo de nuevo en el lugar que estábamos cuando éramos recién llegados o a los días en que estábamos luchando con nuestra enfermedad próximos al desastre?. ¿Compartimos como nuestras soluciones a medias no nos solucionaron nada?. ¿Compartimos todo el largo camino, las caídas tanto como los éxitos? Mira todo el proceso. Entonces estábamos heridos; ahora estamos cicatrizando las heridas. Estábamos desanimados, pero nos animaron. Habíamos estado en el valle pero nos convencimos de que la cima de la montaña era alcanzable.

El cambio nos ocurre a veces lentamente y a veces rápidamente, pero ocurre. Hay mucho dolor, pero también ganamos. Hay esperanza. Hay ayuda. Incluso  entre lágrimas, hay animo por parte de nuestros compañeros. Siempre hay alguien allí y siempre habrá. Habrá caras nuevas entre las viejas, pero el espíritu será el mismo.

Cualquiera de nosotros puede dar el primer mensaje, quizás el único mensaje que los recién llegados o los comedores compulsivos que todavía sufren. Ayúdale a que se queden con nosotros.  Ayúdales a venir. Los necesitamos.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: