Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘libertad’

Febrero 26


Comida para el pensamiento.

Yo como despacio

Los tragones tendemos a devorar nuestra comida. Con frecuencia, la hora de la comida nos encuentra ansiosos y tensos, ¡y a veces sencillamente glotones! Mientras que otros en la mesa se interesan en la conversación y en socializar, nosotros podemos concertarnos casi exclusivamente en la comida y preocuparnos por tratar de satisfacer un apetito voraz.

Necesitamos romper nuestro egocentrismo. En vez de dedicarnos por entero a satisfacer nuestro apetito (lo cual nunca lograremos), podemos aprender a dirigir una parte de nuestra atención a lo que le interesa a quienes están a nuestro alrededor. Cuando comemos más despacio, dedicamos más tiempo a los demás y sentimos menos privación. Aumenta nuestro disfrute, tanto que la compañía como de la comida.

Aun cuando comemos solos, debemos recordar que no recibimos todo nuestro alimento a partir de la comida física. Cuando comemos con lentitud, nos relajamos más tanto física como espiritualmente. Cuando estamos conscientes de nuestro Poder Superior y agradecidos por todas Sus bendiciones, la comida es más satisfactoria.

Ayúdame a comer despacio y a apreciar Tus dones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a T.A. llegamos a creer en un Poder Superior a nosotros. Venimos para creer en aquel Principio Divino del Universo que llamamos Dios y al que podemos acudir en busca de ayuda. Cada mañana tenemos un momento de tranquilidad. Pedimos a Dios fuerza para permanecer abstinentes y en el plan de alimentación las siguientes veinticuatro horas. Y todas las noches le damos gracias por ayudarnos por haber permanecido abstinentes ese día.

– ¿Creo que todo hombre o mujer que veo en T.A. es una demostración del poder de Dios para transformar a un ser humano de un tragón a persona abstinente?

Meditación del Día.

Debo pedir más fe, como un hombre sediento pide agua en un desierto. ¿Sé lo que significa sentirse seguro de que Dios jamás me abandonará? Debo rogar todos los días y más cuidadosamente para que pueda crecer mi fe. Nada falta en mi vida, porque realmente todo lo que necesito es mío. Únicamente carezco de la fe necesaria para saberlo. Soy el hijo de un rey vestido de andrajos, y sin embargo, en torno mío hay cantidades de todo lo que pudiera desear.

Oración del Día.

Ruego porque me dé cuenta que Dios tiene todo lo que necesito. Pido poder saber que su poder es siempre alcanzable.

Reflexión diaria A.A.

Una historia de éxito fuera de lo común

“A.A. no es una historia de éxito en el sentido común y corriente de la palabra. Es la historia del sufrimiento transmutado bajo la gracia en progreso espiritual”.

COMO LO VE BILL, p. 35

Al entrar en A.A. escuchaba a otra gente hablar de la realidad de su vida de bebedor: la soledad, el terror y el sufrimiento. Al escucharles más, les oía describir otra realidad muy diferente: la realidad de la sobriedad. Es una realidad de libertad y de felicidad, de intención y dirección, y de serenidad y tranquilidad con Dios, con nosotros mismos y con otra gente. Cuando asisto a las reuniones, me reintroducen a esta realidad una y otra vez. La veo en los ojos y la escucho en las voces de aquellos alrededor mío. Trabajando en el programa, encuentro la dirección y la fortaleza que me hacen posible hacer esta realidad la mía. La alegría de A.A. es que esta nueva realidad está a mi alcance.

El lenguaje del adiós.

Programas de Doce Pasos

Estaba furiosa cuando acudí a mi primera junta de Al- Anón. Me parecía muy injusto que él tuviera el problema y yo fuera la que tuviera que asistir a una reunión. En esa época, no me quedaba nadie en el mundo a quien acudir con mi dolor. Ahora, estoy agradecida por Al-Anón y mi recuperación de la codependencia. Al-Anón me mantiene sobre el camino; la recuperación me ha dado una vida.

Anónimo

Hay muchos programas de Doce Pasos: Al-Anón, Hijos Adultos de Alcohólicos, Drog-Anón, AA, TA, y más. Tenemos varias opciones de dónde elegir acerca del tipo de grupo adecuado para nosotros y acerca de cuál grupo en particular satisface nuestras necesidades. Los grupos de Doce Pasos son gratuitos, anónimos, y existen en la mayoría de las comunidades.

El objetivo de los grupos de Doce Pasos para no es cómo ayudar a la otra persona; es ayudarnos a nosotros mismos a crecer interiormente y a cambiar. El grupo nos puede ayudar a aceptar la forma como la enfermedad nuestra o de otros nos ha afectado y a lidiar con ella. También a ponernos sobre el camino y a permanecer en él.

Hay magia en los programas de Doce Pasos. Hay un poder curativo en el contacto con otras personas en recuperación. Accedemos a este poder curativo trabajando los Doce Pasos y permitiendo que éstos trabajen para nosotros. Los Doce Pasos son una fórmula para sanar.

¿Durante cuánto tiempo tenemos que asistir a las reuniones? Podemos asistir hasta que “captamos el programa”, o hasta que el programa “nos capta a nosotros”. Y luego, seguimos yendo y creciendo.

Seleccionar un grupo y asistir a él con regularidad son dos maneras importantes de empezar a cuidar de nosotros mismos y de seguir haciéndolo. Participar activamente en nuestro programa de recuperación trabajando los Pasos es otra manera.

Estaré abierto al poder curativo que ponen a mi disposición los Doce Pasos y el programa de recuperación.

Proyecta los planes, no los resultados


Comprender que no tenemos poder para planear los resultados de nuestros planes es un paso importante para aceptar la realidad. Hacemos planes basados en la información, en la experiencia y en la comprensión de que disponemos. Sin embargo, el resultado de nuestros planes depende de circunstancias que generalmente están más allá de nuestro control.

Cuando aceptamos el hecho de que los resultados de nuestros planes siempre están en manos de nuestro Poder Superior, podemos descansar y dejarle a Él el resultado. Cuando no insistimos compulsivamente en que la vida vaya de acuerdo con nuestros designios, somos capaces de evitar la inevitable frustración producida por una actitud tan irreal. Por muy buenas que sean nuestras intenciones, nuestros designios siempre son finitos y basados en un conocimiento limitado. Necesitamos confiar en un Poder que es superior a nosotros mismos.

La idea de lo que más nos conviene a nosotros y a las personas que amamos puede no ser siempre correcta, de acuerdo con la voluntad de Dios. La fe que tenemos en que Él llevará a cabo sus designios para con nosotros, aunque no los comprendamos, nos libera de mucha ansiedad y frustración.

Te dejo a ti los resultados.

El puro placer de pertenecer


DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 111

¡Eso es lo que es – pertenecer! Después de una sesión de meditación supe que ese sentimiento que estaba experimentando era una sensación de pertenecer, porque me sentía tan relajado. Me sentía más tranquilo en mi interior, más dispuesto a descartar pequeñas irritaciones. Apreciaba mi sentido del humor. Lo que también experimento en mi práctica diaria es el puro placer de pertenecer a la corriente creadora del mundo de Dios. Qué propicio es para nosotros que la oración y la meditación están inscritas en nuestra manera de vivir en A.A.

 

No hay nada que “tengas que hacer”


La serenidad y el discernimiento que obtenemos del trabajo del programa nos ayuda a darnos cuenta de que no “tenemos que hacer” nada. Siempre tenemos una alternativa.

Podemos inclusive, elegir si vivimos o no.

Nuestras vidas son regalo de nuestro Poder Superior y la elección de que hacer con ella es nuestra. Podemos continuar comiendo compulsivamente y observar como nuestra enfermedad progresa o empeora. Podemos apartarnos de la gente y consolarnos con comida. Podemos hacer lo menos posible, cada día, solo para sobrevivir.

Nosotros no tenemos que seguir el programa. Tampoco tenemos que comer compulsivamente. No tenemos que volver nuestras vidas a nuestro Poder Superior. Tampoco tenemos que continuar llevando la carga de nuestra persona y. de nuestra terquedad, por nosotros mismos. Sin embargo es un hecho experimentado por muchísimas personas que lo mas satisfactorio que podemos hacer con nuestras vidas es regresárselas a nuestro Poder Superior para que El las guíe a Su voluntad.

Gracias por mi libertad, Señor.


Pensamiento del día

Al principio quiere usted alcanzar la sobriedad, pero es usted impotente. Así, acude a un Poder Superior y confiando en ese poder, obtiene usted fuerza para dejar de comer. Desde ese momento usted quiere conservarse sobrio y ello es cuestión de reeducar su mente. Pasado un tiempo, lo logra en forma tal, que realmente disfruta de un vivir sencillo, sano, normal. Efectivamente, sin el estimulo artificial de la comida se goza. Todo lo que tiene que hacer es contemplar a los miembros de cualquier grupo de TA, y vera como ha cambiado su aspecto:

“¿Está cambiando mi perspectiva de la vida?”


Oración del día

Ruego porque la gratitud me traiga humildad. Pido que la humildad me ayude a vivir una vida mejor.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: