Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘incurable’

Enero 13


Comida para el pensamiento.

Comer en exceso es un infierno

Cuando caemos en la trampa de comer en forma compulsiva, nos sentimos a merced de una fuerza malévola y diabólica, ante la cual somos impotentes. La mente nos indica que debemos dejar de comer, pero nuestro cuerpo se ve imposibilitado para hacerlo. Un atracón puede comenzar en forma plácida “una probadita por aquí y otro por allá”, pero luego se convierte en una tortura.

Como sabemos el daño que nos estamos haciendo a nosotros, nos sentimos culpables mientras nos damos el atracón. Nos odiamos a nosotros mismos porque no podemos detenernos. Entre más comemos, más incómodos nos sentimos, tanto física como mentalmente. La ropa nos aprieta y nos sentimos llenos e hinchados. Nuestra mente empieza a recorrer viejos caminos irracionales y negativos. Cualquiera que se cruce en nuestro camino puede ser objeto de nuestra ira. Perdemos el control, nos separamos de nuestro Poder Superior y nos sentimos en un infierno.

Que no se nos olvide cada día que el primer bocado compulsivo abre las puertas del infierno.

Señor, líbrame del infierno de comer en exceso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragábamos estábamos viviendo, física y mentalmente, una vida antinatural. Castigábamos nuestros cuerpos llenándolos de comida. No comíamos lo suficiente y comíamos lo que no debíamos. No disfrutábamos de suficiente sueño ni del tipo adecuado de descanso. Nos estábamos arruinando físicamente. Teníamos una obsesión por comer y no podíamos concebir la vida sin estar comiendo. Vivíamos imaginando todo género de cosas absurdas acerca de nosotros mismos y de las demás personas. Nos estábamos destruyendo mentalmente.

-¿Desde que llegué a TA. me estoy sintiendo mejor física y mentalmente?

Meditación del Día.

Creo que mi vida se está puliendo como el oro en un crisol. El oro no permanece en el crisol sino hasta que ha quedado pulido. Jamás desesperaré ni desconfiaré. Ahora tengo amigos que ansiaba conquistar. Si me desviase o fracasase, les causaría dolor y disgusto. Continuaré tratando de vivir una vida mejor.

Oración del Día.

Ruego que siempre solicite la fortaleza de Dios mientras se está puliendo el oro de mi vida. Pido que pueda llevarlo a cabo con la ayuda de Dios.

Reflexión Diaria A.A.

No sucede de la noche a la mañana.

No estamos curados del alcoholismo. Lo que en realidad tenemos es una suspensión diaria de nuestra sentencia, que depende del mantenimiento de nuestra condición espiritual.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

La fantasía alcohólica más común parece ser: “Conque sencillamente no beba, todo estará muy bien”. Una vez que se me aclaró la niebla, vi – por primera vez – el desastre en que se había convertido mi vida. Tenía problemas familiares, económicos, legales y profesionales; tenía dudas provocadas por viejas ideas religiosas; había aspectos de mi carácter a los que tenía tendencia a hacer la vista gorda porque fácilmente me podrían haber convencido de que era un desahuciado y haberme impulsado nuevamente a escapar. El Libro Grande me servía como guía para solucionar todos mis problemas. Pero n sucedió de la noche a la mañana – ni tampoco automáticamente, sin que yo hiciera un esfuerzo. Siempre tengo que reconocer la misericordia y las bendiciones de Dios que brillan a través de cualquier problema que tenga que enfrentar.

El lenguaje del Adiós

Experimenta sentimientos positivos

Cuando en la recuperación hablamos de los sentimientos, a menudo nos concentramos en el trío problemático: el dolor emocional, el miedo y la ira.

Pero en el reino emocional hay también otros sentimientos: felicidad, alegría, paz, contento, amor, cercanía, emoción.

Está bien que nos permitamos sentir los sentimientos placenteros. No tenemos que preocuparnos cuando experimentamos sentimientos positivos; no tenemos por qué asustarnos y dejarlo ir; no tenemos que sabotear nuestra felicidad. A veces lo hacemos para irnos al terreno, menos feliz, que nos es familiar.

Es bueno sentirnos bien. No tenemos que analizar, juzgar o justificar. No tenemos que deprimirnos ni dejar que otros nos depriman, inyectándonos negatividad.

Podemos permitirnos sentirnos bien.

Hoy me recordaré a mí mismo que tengo derecho a sentirme tan bien como pueda. Puedo experimentar muchos momentos de bienestar; puedo encontrar un punto de equilibrio en el que me sienta contento, en paz y bien.

Anuncios

Diciembre 7


El lenguaje del adiós.

Cuándo es el tiempo correcto.

Podemos superar esas épocas. Podemos apoyarnos en nuestro programa y en las disciplinas de la recuperación. Podemos lidiar con estas épocas usando nuestra fe, recurriendo a otras personas y utilizando nuestros recursos.

Acepta la incertidumbre. No siempre tenemos que saber qué hacer o adónde ir a continuación. No siempre tenemos un rumbo claro.

El rehusarnos a aceptar la inacción y el limbo empeora las cosas.

Está bien estar sin rumbo temporalmente. Di “no sé” y siéntete agusto con ello. No tenemos que tratar de forzar la sabiduría, el conocimiento o la claridad cuando no hay nada de eso.

Mientras esperamos un rumbo, no tenemos por qué poner nuestra vida en suspenso. Deja ir la ansiedad y disfruta la vida. Relájate. Hazalgo divertido. Disfruta del amor y la belleza en tu vida. Termina pequeñas tareas. Puede ser que ellas no tengan nada que ver con la solución del problema, o con encontrar el rumbo, pero eso es lo que podemos hacer mientras tanto.

La claridad vendrá. El siguiente paso se presentará solo. La indecisión, la inactividad y la falta de dirección no durarán para siempre.

Hoy aceptaré mis circunstancias aunque me falte dirección y una comprensión profunda de las cosas.

Me acordaré de hacer cosas que me hagan sentir bien a mí y a los demás durante esas épocas.

Confiaré en que la claridad vendrá espontáneamente.

Reflexión diaria A.A.

Verdadera ambición

“La verdadera ambición es el deseo profundo de vivir últimamente y caminar humildemente bajo la gracia de Dios.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

Durante mis años de bebedor, mi única preocupación era la de que todos mis prójimos tuvieran un alto concepto de mí. Mi ambición en todo lo que hacía era tener el poder de estar en la cima. Mi ser interior me decía otra cosa, pero yo no podía aceptarlo. Ni siquiera me permitía darme cuenta de que continuamente usaba una máscara. Finalmente, cuando la máscara se cayó y yo grité al único Dios que podía concebir, la Comunidad de A.A., mi grupo y los Doce Pasos de A.A. estaban allí. Aprendí a transformar los resentimientos en aceptación, el temor en esperanza y la ira en amor. Además, me he dado cuenta de que, amando sin indebidas esperanzas, compartiendo mi interés y mi preocupación por mis compañeros, cada día puede ser alegre y fructífero. Yo empiezo y termino cada día gracias a Dios, quien tan generosamente ha vertido Su gracia en mí.

Comida para el pensamiento.

Una incapacidad permanente

La compulsión de comer es una incapacidad permanente. No pretendemos convertirnos en personas que puedan comer normalmente. Hasta que aceptamos el hecho de que nuestra enfermedad es irreversible, no aprenderemos a controlarla.

Todos hemos probado innumerables métodos para recuperar la capacidad de comer normal y espontáneamente. Quizá la ilusión más común consiste en creer que una vez que estemos delgados podremos comer lo que queramos y cuando nos venga en gana. Tal vez hayamos pensado que si podemos enderezar nuestras relaciones interpersonales y arreglar las circunstancias como mejor nos convenga, ya no nos aquejará la compulsión de comer.

Cuando acepto el hecho de que soy un tragon y siempre lo seré, no importa cuánto pese o qué tan ideal sea mi situación, estoy aceptando la realidad. Tendré que vivir con esta enfermedad y controlarla, con la ayuda de mi Poder Superior y de TA, durante el resto de mi vida. La abstinencia no es una cura temporal para mi enfermedad, sino un método permanente de control.

Que comprenda mi incapacidad en su totalidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La persona que ha tenido una recaída vuelve después a A.A. Tiene la fuerte tentación de no decir nada acerca de ella. Ningún otro A.A. debe forzarlo a que lo diga. Ese es un asunto que solamente concierne a esa persona. Si tiene bases firmes en A.A., se dará cuenta que a él le toca levantarse y hablar sobre la recaída. No puede evitar ese deber si es enteramente sincero y desea realmente vivir de nuevo la vida de A.A. Una vez que lo ha hecho, vuelve a recobrar la confianza. Está en casa nuevamente. Su recaída no debe ser mencionada otra vez por los demás. Es de nuevo un buen miembro.

–  ¿Soy tolerante con las faltas de los demás?.

Meditación del Día.

Es en la unión de un alma con Dios donde la fuerza, la nueva vida y el poder espiritual residen. El pan sostiene al cuerpo, pero no sólo de pan podemos vivir. Tratar de hacer la voluntad de Dios es el alimento de la vida verdadera. Nos nutrimos con ese alimento espiritual. La inanición del alma viene de no hacer eso. El mundo habla sobre los cuerpos desnutridos. ¿Qué hay de las almas también desnutridas? La fortaleza y la paz vienen de participar del alimento espiritual.

Oración del Día.

Ruego que no trate de vivir sólo de pan. Pido que mi espíritu viva tratando de hacer la voluntad de Dios, tal como yo la perciba.

Que es para mí la abstinencia


Hay dos palabras muy importantes, a ninguna le puedo asignar una mayor importancia: cordura y valor.

Para los recién llegados a TA les puede parecer muy extraño que se hable de lo que significa la cordura, pueden pensar: “Pero si yo no estoy demente como ellos, solo tengo sobrepeso”. Ese fue mi pensamiento cuando leí en uno de los doce pasos que “devolvernos el sano juicio”. Quizá alguien de ustedes se pueda identificar con esto: Jamás comer en exceso delante de comedores normales (nos dicen, y lo creemos: Con lo que comes no es para que tenga tal sobrepeso) y confirmamos: Si, es que tengo tendencia a engordar. Pero algunos de nosotros, lo aceptemos o no, devoramos todo lo que estaba a nuestra vista, muchos pequeños bocados, ocultándonos de miradas indiscretas, en forma cuidadosa y furtiva para no hacer ruido y deshacernos de las evidencias de nuestros atracones.

¿Y que hay sobre los ingeniosos métodos usados a todas las horas del día y la noche en busca de un motor y de comida que consumir? Por ejemplo, encontrar diferentes tiendas a las que ir para que no nos reconozcan; luego inventándonos historias en el mostrador para explicar, sin que nadie nos lo solicite, las enormes cantidades de comida basura a unas horas tan extrañas.

Es muy probable que todos tenemos nuestros pequeños juegos que agregar a los citados. Ningunos son racionales o cuerdos; ellos son locura. Estaré eternamente agradecida por no tener que vivir tales tormentos como los que experimentaba ante el pensamiento de que me sorprendieran en ellos. Con cordura yo puedo, con la mente clara, elegir entre comer en exceso o no.

La locura del comer a escondidas – la culpabilidad, la ansiedad y el miedo –destruyeron mi valor, mi auto estima. Me sentía peor que cualquier persona que hubiera vivido nunca; Mis hábitos eran los peores, Llegué a ser la persona más obesa y si daba la casualidad que había en ese momento alguna persona masa gorda que yo, o bien mi grasa era más desagradable o esa persona era superior a mí mental y emocionalmente. Era una forma sutil de egocentrismo; todo se refería a mi, solo que estaba distorsionado y limitando mi pensamiento solo a los aspectos negativos.

Aunque siempre he tenido fuerza de voluntad, y he sido extrovertido y feliz funcionalmente (la risa y la comedia son métodos agudos de autodefensa), al final siempre salía por el camino más corto. Mis opiniones parecían válidas, pero eran diferentes a las de “ellos” así que naturalmente yo estaba en un error, y no solo me había equivocado sino que era un persona extraña. Esto me llevaba fijarme en los detalles más mínimos: ”esta persona hace la limpieza de una forma distinta y con más frecuencia de lo que yo lo hago. Esta persona debe estar haciéndolo bien y yo debo estar haciéndolo mal”.

Yo me desesperaba acerca de estas diferencias, escondiendo mi dolor de los demás y sobre todo de mi, no solo atiborrándome de basura casi continuamente sino también buscando y encontrando, con una voluntad asombrosa, los pros y los contras de aquellos que estaban a mi alrededor. Así podía decir: ”Bueno, por lo menos yo no hago eso”.

La abstinencia significa pues que he recibido salud y valor propio. Digo Recibido” cuidadosamente; la abstinencia simplemente representa la oportunidad de encontrar y trabajar por ambas cosas, cordura y, especialmente, el propio valor, porque los viejos hábitos son difíciles de romper.

Mientras que la abstinencia me ha dado una nueva vida – ese “algo” que estaba fuera de mi alcance y que he pasado buena parte de mi vida buscándolo o tratando de comprarlo a charlatanes o profesionales – no es un “ellos vivieron felizmente por siempre jamás después de la pastilla”. Es, sin embargo, la llave. Sin abstinencia, no puedo siquiera empezar a cavar mi camino desde la oscuridad de una carrera de toda la vida de la progresiva y destructiva enfermedad de la compulsión por la comida.

Soy libre por fin para continuar el sendero que dejé hace algunas 24 horas – el sendero a una vida llena de aprendizaje, crecimiento y cambio. Soy libre para elegir abstinencia o muerte. Se ha reducido a eso para mí. Abstinencia es la forma más suave, más fácil

Debo recordar siempre que mi enfermedad es incurable y que se defiende de la abstinencia, siempre tengo presente que hay una línea muy delgada entre mi libertad y mi anarquía entre mi sano juicio y mi locura.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: