Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘impotencia’

Febrero 25


Comida para el pensamiento.

Un nuevo lugar

Después de una recaída, no volvemos a empezar desde el mismo lugar donde estábamos antes. A través de la experiencia de haber cometido un error ganamos un nuevo conocimiento y una nueva percepción.

A menudo descubrimos que una manera errónea de pensar fue la causa de muchos problemas. Quizá volvimos a caer en la vieja percepción que teníamos de nosotros mismos de que éramos el centro del universo. Tal vez nos olvidamos de entregarle a Dios aquello que nos estaba perturbando en vez de empezar a comer en exceso. Indudablemente, nos olvidamos de que la abstinencia es, sin excepción, lo más importante en nuestra vida.

Sea cual sea el error, podemos sacar provecho de él, ya que nos hace aprender y comprender más. Podemos prevenir una trampa y evitarla en el futuro. Empezamos unos cuantos pasos más adelante, en nuevo lugar.

Que los errores no me desalienten.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Algunas personas encuentran difícil creer en un poder superior a ellos. Más no creer en ese poder nos empuja al ateísmo. Se ha dicho que el ateísmo es la fe insensata en el extraño argumento de que este universo se origina de la nada y marcha a la ventura hacia ninguna parte. Esto es prácticamente imposible de creer. Creo que todos nosotros podemos convenir en que la comida es un poder superior a nosotros. Así era indudablemente en mi caso. Yo era impotente ante el poder de la comida.

– ¿Recuerdo las cosas que me sucedieron a causa del poder de la comida?

Meditación del Día.

Lo espiritual y lo moral con el tiempo triunfarán sobre lo material y lo amoral. Este es el fin y el destino de la raza humana. Gradualmente, lo espiritual está superando a lo material en la mente de los hombres. La fe, el compañerismo y la ayuda son el remedio para la mayoría de los males del mundo y no hay nada en el campo de las relaciones personales que no puedan realizar.

Oración del Día.

Ruego poder hacer mi parte para formar un mundo mejor. Pido poder ser una parte del remedio para los males del mundo.

Reflexión diaria A.A.

El desafío del fracaso

“En la economía de Dios, no se desperdicia nada. Mediante el fracaso, aprendemos una lección de humildad que, por dolorosa que sea, es probablemente necesaria”.

COMO LO VE BILL, p. 31

¡Qué agradecido me siento hoy por saber que todos los fracasos del pasado eran necesarios para que yo estuviera donde estoy! Por muchas penas me vino la experiencia y en el sufrimiento llegué a ser obediente. Cuando buscaba a Dios, como yo Lo concibo. El compartió conmigo sus dádivas preciosas. Por la experiencia y la obediencia, empezaba el desarrollo seguido de la gratitud. Sí, y luego me vino la paz del espíritu, viviendo y compartiendo la sobriedad.

El lenguaje del adiós.

Acepta la imperfección

“¿Por qué me hago esto a mí misma?, preguntaba una mujer que quería bajar de peso. Fui a mi grupo de apoyo sintiéndome culpable y avergonzada porque me comí media galleta que no estaba incluida en mi dieta. Descubrí que todo mundo hace un poco de trampa, y algunos hacen muchas trampas. Me sentía tan avergonzada antes de llegar al grupo, como si fuera la única que no estuviera haciendo la dieta al dedillo. Ahora sé que estoy llevando la dieta tan bien como la mayoría, y mejor que algunos”.

¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? No estoy hablando estrictamente de dietas; estoy hablando acerca de la vida ¿Por qué nos castigamos a nosotros mismos pensando que somos inferiores mientras que otros son perfectos, ya sea en cuanto a nuestras relaciones, recuperación, o una tarea específica?

Ya sea que nos estemos juzgando a nosotros mismos o a los demás, son las dos caras de una misma moneda: la perfección. Ninguna de las dos expectativas es válida.

Es mucho más apropiado y beneficioso decirnos a nosotros mismos que está bien ser lo que somos y que lo que estamos haciendo está bien.

Eso no significa que no cometamos errores que necesitemos corregir; no significa que no nos desviemos del camino de vez en cuando, no significa que no podamos mejorar. Significa que, con todos nuestros errores y divagaciones, básicamente estamos sobre la ruta. La manera como nos ayudamos a nosotros mismos a permanecer en el camino es alentándonos y aprobándonos.

Hoy me amaré a mi mismo y me daré ánimos. Me diré a mí mismo que lo que estoy haciendo está bien, y me permitiré disfrutar ese sentimiento.

Anuncios

Enero 13


Comida para el pensamiento.

Comer en exceso es un infierno

Cuando caemos en la trampa de comer en forma compulsiva, nos sentimos a merced de una fuerza malévola y diabólica, ante la cual somos impotentes. La mente nos indica que debemos dejar de comer, pero nuestro cuerpo se ve imposibilitado para hacerlo. Un atracón puede comenzar en forma plácida “una probadita por aquí y otro por allá”, pero luego se convierte en una tortura.

Como sabemos el daño que nos estamos haciendo a nosotros, nos sentimos culpables mientras nos damos el atracón. Nos odiamos a nosotros mismos porque no podemos detenernos. Entre más comemos, más incómodos nos sentimos, tanto física como mentalmente. La ropa nos aprieta y nos sentimos llenos e hinchados. Nuestra mente empieza a recorrer viejos caminos irracionales y negativos. Cualquiera que se cruce en nuestro camino puede ser objeto de nuestra ira. Perdemos el control, nos separamos de nuestro Poder Superior y nos sentimos en un infierno.

Que no se nos olvide cada día que el primer bocado compulsivo abre las puertas del infierno.

Señor, líbrame del infierno de comer en exceso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragábamos estábamos viviendo, física y mentalmente, una vida antinatural. Castigábamos nuestros cuerpos llenándolos de comida. No comíamos lo suficiente y comíamos lo que no debíamos. No disfrutábamos de suficiente sueño ni del tipo adecuado de descanso. Nos estábamos arruinando físicamente. Teníamos una obsesión por comer y no podíamos concebir la vida sin estar comiendo. Vivíamos imaginando todo género de cosas absurdas acerca de nosotros mismos y de las demás personas. Nos estábamos destruyendo mentalmente.

-¿Desde que llegué a TA. me estoy sintiendo mejor física y mentalmente?

Meditación del Día.

Creo que mi vida se está puliendo como el oro en un crisol. El oro no permanece en el crisol sino hasta que ha quedado pulido. Jamás desesperaré ni desconfiaré. Ahora tengo amigos que ansiaba conquistar. Si me desviase o fracasase, les causaría dolor y disgusto. Continuaré tratando de vivir una vida mejor.

Oración del Día.

Ruego que siempre solicite la fortaleza de Dios mientras se está puliendo el oro de mi vida. Pido que pueda llevarlo a cabo con la ayuda de Dios.

Reflexión Diaria A.A.

No sucede de la noche a la mañana.

No estamos curados del alcoholismo. Lo que en realidad tenemos es una suspensión diaria de nuestra sentencia, que depende del mantenimiento de nuestra condición espiritual.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

La fantasía alcohólica más común parece ser: “Conque sencillamente no beba, todo estará muy bien”. Una vez que se me aclaró la niebla, vi – por primera vez – el desastre en que se había convertido mi vida. Tenía problemas familiares, económicos, legales y profesionales; tenía dudas provocadas por viejas ideas religiosas; había aspectos de mi carácter a los que tenía tendencia a hacer la vista gorda porque fácilmente me podrían haber convencido de que era un desahuciado y haberme impulsado nuevamente a escapar. El Libro Grande me servía como guía para solucionar todos mis problemas. Pero n sucedió de la noche a la mañana – ni tampoco automáticamente, sin que yo hiciera un esfuerzo. Siempre tengo que reconocer la misericordia y las bendiciones de Dios que brillan a través de cualquier problema que tenga que enfrentar.

El lenguaje del Adiós

Experimenta sentimientos positivos

Cuando en la recuperación hablamos de los sentimientos, a menudo nos concentramos en el trío problemático: el dolor emocional, el miedo y la ira.

Pero en el reino emocional hay también otros sentimientos: felicidad, alegría, paz, contento, amor, cercanía, emoción.

Está bien que nos permitamos sentir los sentimientos placenteros. No tenemos que preocuparnos cuando experimentamos sentimientos positivos; no tenemos por qué asustarnos y dejarlo ir; no tenemos que sabotear nuestra felicidad. A veces lo hacemos para irnos al terreno, menos feliz, que nos es familiar.

Es bueno sentirnos bien. No tenemos que analizar, juzgar o justificar. No tenemos que deprimirnos ni dejar que otros nos depriman, inyectándonos negatividad.

Podemos permitirnos sentirnos bien.

Hoy me recordaré a mí mismo que tengo derecho a sentirme tan bien como pueda. Puedo experimentar muchos momentos de bienestar; puedo encontrar un punto de equilibrio en el que me sienta contento, en paz y bien.

Octubre 10


Comida para el pensamiento

Impotencia.

“Soy impotente ante la comida“  

Por mí mismo, soy incapaz de controlar lo que como y de gobernar mi vida. Gracias a T.A., he encontrado un Poder Superior por medio del cual estoy aprendiendo a vivir una vida nueva.

Para que este Poder Superior pueda vivir en mí, me someto a Él. Ya no trato de vivir por mi propio esfuerzo; ya no trato de controlar yo solo lo que como. Como soy impotente ante la comida y no puedo gobernar mi vida, me entrego a Dios tal como yo lo concibo y le pido que viva Él a través de mí.

Cuando me someto, mi Poder Superior asume el control. Luego, en vez de ser débil e impotente, me vuelvo fuerte a través de Su fuerza.

Es muy simple.  Y me pregunto, ¿por qué se tarda uno tanto en aprender?

El único requisito es, en palabras de T.S. Eliot, “un estado de total simplicidad, que cuesta nada menos que todo”.

Que recuerde que sin Ti, soy impotente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llega un miembro nuevo a mi grupo, ¿hago un esfuerzo para que se sienta en casa? ¿Lo escucho con atención aun cuando sus ideas sobre T.A. sean vagas? ¿Hago que sea para mí un hábito hablar con cada miembro nuevo, o le dejo esa tarea a otra persona? Tal vez no pueda ayudarlo, pero por otro lado, quizás hay algo que yo diga que logre encauzarlo. Cuando veo a cualquier miembro solo, ¿hago lo posible por ser agradable con él, o me quedo con mi grupito especial de amigos y lo dejo solo?.

¿Todos los nuevos miembros de T.A. son mi responsabilidad?

Meditación del Día.

Somos los servidores de Dios. Hay que servirlo con alegría. A nadie le gusta un servidor que evite trabajar más, que se queje de que lo cambien de una tarea para hacer otra menos agradable. Quien tuviere a tal servidor, se sentiría mal atendido con un servicio así. Sin embargo, ¿no es de ese modo como con frecuencia servimos a Dios? Hay que analizar nuestra tarea del día desde este punto de vista. Hay que realizar la labor del día en la forma en que se crea que Dios desea que se efectúe, sin eludir ninguna responsabilidad, y haciendo lo más que se pueda para ser servicial.

Oración del Día.

Ruego que pueda ser un buen servidor. Pido hacer lo más que pueda para ser servicial.

Reflexión diaria A.A.

Componerme a mí, No a ti!

“Si alguien nos lastima y nos enfadamos, también estamos equivocados.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p 97

¡Qué liberación sentí yo cuando se me llamó la atención sobre esta cita!  De pronto vi que yo podía hacer algo por mi ira, podía componerme a mí mismo, en lugar de tratar de componerlos a ellos. Creo que no hay excepciones a este axioma. Cuando estoy enojado, mi ira está siempre centrada en mí mismo. Tengo que seguir recordándome a mí mismo que soy humano, que estoy haciendo lo mejor que puedo, aun cuando lo mejor sea algunas veces muy poco. Así es que le pido a Dios que haga desaparecer mi ira y verdaderamente me ponga en libertad.

El lenguaje del adiós.

Los beneficios de las relaciones destructivas.

A veces nos ayuda entender que podemos estar recibiendo algún beneficio de las relaciones que nos causan dolor.

La relación puede estar alimentando nuestra impotencia o nuestro papel de mártires.

Tal vez, la relación alimente nuestra necesidad de que nos necesiten, que aumente nuestra autoestima al permitirnos sentir en control o moralmente superiores a la otra persona.

Algunos de nosotros nos sentimos aliviados de la responsabilidad económica o de otro tipo de responsabilidades permaneciendo en una relación en particular.

“Mi padre abusó sexualmente de mí cuando era niña”, dijo una mujer.

“Me pasé los siguientes veinte años chantajeándolo emocionalmente y económicamente por ello. Podía obtener dinero de él cada vez que quería y nunca tuve que asumir la responsabilidad económica de mímisma”.

Darnos cuenta de que podemos haber obtenido alguna forma de pago codependiente de una relación no es motivo de vergüenza. Significa que estamos buscando en nuestro interior los obstáculos que pueden estar deteniendo nuestro crecimiento.

Podemos asumir la responsabilidad por la parte que podemos haber jugado para mantenernos victimados. Cuando estemos dispuestos a ver honestamente y sin miedo ese pago y a dejarlo ir, encontraremos la curación que hemos estado buscando.

También estaremos listos, entonces, para recibir el pago positivo, sano, que nos pueden dar las relaciones, los beneficios que realmente queremos y necesitamos.

Hoy estaré abierto a ver los beneficios que pueda haber recibido por permanecer en relaciones enfermizas o por haber mantenido en funcionamiento sistemas destructivos. Me dispondré a dejar ir mi necesidad de permanecer en sistemas enfermizos; estoy listo para enfrentarme a mí mismo.

Admitimos…


Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol: que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 23

No es una mera casualidad que el mismo Primer Paso mencione la impotencia: La admisión de impotencia personal ante el alcohol es la piedra angular de la base para la recuperación. Me he dado cuenta que no tengo el poder y el control que una vez creía tener. Soy impotente ante lo que la gente piense de mí. Soy impotente ante el hecho de haber perdido el tren. Soy impotente respecto a la forma en que otra gente trabaje (o no trabaje) en los Pasos. Pero también me he dado cuenta de que no soy impotente ante otras cosas. No soy impotente ante mis actitudes. No soy impotente el negativismo. No soy impotente en cuanto a asumir la responsabilidad en mi propia recuperación. Tengo el poder de ejercer una influencia positiva sobre mí mismo, sobre mis seres queridos y sobre el mundo en el que vivo.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: