Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Humildad’

Febrero 24


Comida para el pensamiento.

Valores

¿Qué es lo que más valoro? ¿Qué ocupa el número uno en mi vida? ¿Qué el centro?

Cuando comía en exceso, yo era el centro. Yo era lo más grande dentro de mi universo, y todo lo demás giraba a mí alrededor. Temible estado, ya que el egocentrismo no brinda seguridad ni paz interior. Para mí, lo más importante era YO, y ese egocentrismo era mi perdición. Cuando me caí de mi nube y toqué fondo, no tenía a dónde ir excepto a algo que estuviera fuera de mí mismo.

A medida que nosotros, tragones, seguimos el Paso Dos y llegamos a creer que un Poder Superior nos puede devolver a nuestro sano juicio, empezamos a cambiar el centro de nuestra conciencia de nosotros mismos a Dios. Ésa es nuestra única esperanza. Mientras nuestros débiles YOs estén en el centro, no podemos lograr un progreso real, ni en cuanto a controlar nuestra adicción, ni en cuanto a vivir una vida productiva.

Cuando tocamos fondo, nos sentimos humillados. Cuando nos sentimos humillados, somos capaces de percibir y de reconocer que Dios es lo primero y que la abstinencia es nuestra tarea primordial. Discernimos nuestros valores y el orden nos brinda paz y seguridad.

Tú, Señor, eres el centro de mi vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a nuestra primera reunión en T.A. miramos a lo alto de la pared de los extremos de la habitación y vimos la inscripción: “Pero por la Gracias de Dios”. Supimos entonces que teníamos que solicitar la Gracia de Dios para mantener la abstinencia y vencer nuestra enfermedad del espíritu. Escuchamos a los compañeros cómo habían llegado a depender de un Poder Superior a ellos. Nos pareció sensato y resolvimos intentarlo.

-¿Estoy dependiendo de la Gracia de Dios para ayudarme a permanecer abstinente?

Meditación del Día.

Comparta con todos gustosamente su amor, su alegría, su felicidad, su tiempo, su comida, su dinero. Reparta todo el afecto que sea capaz con el corazón abierto y contento. Haga todo lo que pueda por los demás y en respuesta le vendrán incontables bendiciones. El compartir atrae a los demás hacia usted.  Acepte todo lo que venga como enviado por Dios y recíbalo con una regia bienvenida. Puede usted no ver jamás los resultados de haber compartido. Hoy pueden ellos no necesitar de usted, pero el mañana puede traer los resultados de que usted haya compartido hoy.

Oración del Día.

Ruego poder hacer que todo visitante desee regresar. Pido que jamás haga que alguien se sienta rechazado o indeseado.

Reflexión diaria A.A.

Un corazón agradecido

“Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar.”

COMO LO VE BILL, p. 37

Mi padrino me dijo que yo debía ser un alcohólico agradecido y siempre tener “una actitud de gratitud” – que la gratitud es el ingrediente básico de la humildad, que la humildad es el ingrediente básico del anonimato y que “el anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades”.

Como resultado de este consejo que me dio, yo empiezo todas las mañanas de rodillas, dándole gracias a Dios por tres cosas: estar vivo, estar sobrio y ser miembro de Alcohólicos Anónimos. Entonces trato de vivir una “actitud de gratitud” y de disfrutar completamente de otras veinticuatro horas de la manera de vivir de A.A.

Alcohólicos Anónimos no es meramente algo a lo que me uní; es algo que yo vivo.

El lenguaje del adiós.

Reconoce los sentimientos

Experimentar sentimientos puede ser todo un reto si no hemos tenido la experiencia previa o el permiso para hacerlo. Aprender a identificar lo que estamos sintiendo es un reto que podemos superar, pero no nos volveremos expertos de la noche a la mañana. Ni tampoco tenemos por qué lidiar perfectamente con nuestros sentimientos.

He aquí algunas ideas que podrían ser útiles mientras aprendes a reconocer tus sentimientos y a lidiar con ellos.

Toma una hoja de papel. En la parte superior escribe: “Si estuviera bien sentir lo que estoy sintiendo y nadie me juzgara como bueno o malo, ¿qué sería lo que estoy sintiendo?”. Luego, escribe lo que te venga a la mente. También puedes usar el recurso favorito de mucha gente al descubrir sus sentimientos: escribirlos. Puedes llevar un diario, escribir cartas que no tienes la intención de enviar, o simplemente garabatear tus pensamientos en una libreta para recados.

Mírate y escúchate a ti mismo como lo haría una tercera persona objetiva. Escucha tu tono de voz y las palabras que utilizas. ¿Qué es lo que escuchas? ¿Tristeza, miedo, ira, felicidad?

¿Qué te está diciendo tu cuerpo? ¿Está tenso y rígido de ira?

¿Muerto de miedo? ¿Cargado de tristeza y de pena? ¿Bailando de gusto?

También ayuda hablar con gente que está en recuperación. Ayuda asistir a las reuniones. Una vez que nos sentimos seguros, muchos descubrimos que nos abrimos de una manera fácil y natural a nuestros sentimientos.

En la recuperación estamos en una continua búsqueda de tesoros. Uno de los tesoros que estamos buscando es nuestra propia parte emocional. No tenemos que hacerlo a la perfección. Lo único que necesitamos es ser honestos, abiertos y estar dispuestos a intentarlo. Nuestras emociones están ahí, esperando a convivir con nosotros.

Hoy me veré y me escucharé a mi mismo durante el día. No me juzgaré por lo que estoy sintiendo; me aceptaré a mí mismo.

Anuncios

Usa el teléfono


Cuando entramos a TA descubrimos que no estamos solos. Nos convertimos en parte de un enorme grupo de personas que compartimos un problema, comer compulsivamente y que obtenemos fuerza y ayuda de cada uno de nosotros. El teléfono es nuestra línea de vida. Una conversación telefónica es una pequeña junta en donde un ser humano nos dice que no estoy solo al darme su afecto escuchándome. La mayoría de nosotros encontramos que necesitamos hacer varias llamadas cada día.

Llamamos en momentos de tentación y dificultades. También llamamos cuando tenemos buenas noticias que compartir. Una llamada podría prevenir el tener problemas durante el día o ser simplemente un gesto de amistad y compañerismo – estar en contacto–. Cualquiera que fuera la razón, la persona que recibe la llamada se beneficia tanto como el que la hace. Una llamada telefónica es un recordatorio de que ninguno de nosotros está solo, que tenemos un programa que nos sostiene y que juntos seguiremos adelante por el camino de la abstinencia del síntoma.

Recordemos algo:

  • Cuando hagamos una llamada procuremos saber si el compañero que la recibe puede atendernos y
  • no la alarguemos demasiado.

Nuestro compañero quizá no tenga todavía la humildad de decirnos que en ese momento no puede atendernos. Humildad es verdad y la verdad nos hará libres.

SEÑOR, QUE NO SEA YO TAN ORGULLOSO O TAN TIMIDO O ESTE TAN OCUPADO QUE NO PUEDA USAR EL TELEFONO

Soberbia


La soberbia es altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros, soberbia, del latín superbia. La soberbia representa el alarde del poder, su exposición de manera exagerada o de forma ruin. Pero la persona que experimenta la soberbia, el soberbio, no es un hombre hiperbólico, aunque finge serlo, es más bien un ser que se ha consumido en la carencia y su miseria consiste en creerse menos que los demás. La codicia, el egoísmo, el miedo y la necesidad están relacionados con la soberbia.

Cuando reconozcamos la soberbia en nosotros (eso ya será un gran paso para superarla…) un trabajo de honestidad, de preguntarnos y tratar de reconocer a qué tengo miedo, nos hará más libres. Puesto que la soberbia es un traje demasiado pesado para quien lo padece.

“Si sientes que algo te escarabajea dentro, pidiéndote libertad, abre el chorro y déjalo correr tal y como brote.”

“Refinada soberbia es abstenerse de obrar por no exponernos a la crítica.”

No se trata de analizar y argumentar, se trata de dejarse guiar y ponerle acción.  Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. Y la verdad se busca con humildad.

Enero 12


Comida para el pensamiento.

Gratitud

Siento gratitud por haber encontrado a T.A.. Sin el grupo, seguiría hundido en la desesperación. Seguiría solo, sin amigos comprensivos, sin propósito y sin esperanza.

Siento gratitud por mi abstinencia de hoy. No tengo que preocuparme por el mañana, porque si vivo correctamente hoy, el mañana se cuidará solo.

Siento gratitud por tener una vida nueva, por haber obtenido fortaleza para vencer mi debilidad.

Cuando estoy lleno de gratitud, en mí no hay lugar para la ira, la envidia, el miedo o el odio. Ni tampoco para el orgullo, ya que cuando siento gratitud, humildemente reconozco mi dependencia hacia mi Poder Superior. ¡Estar lleno de gratitud es muchísimo mejor que estar lleno de comida!

Que con gratitud pueda abstenerme hoy y todos los días.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuanto más tiempo llevamos en TA., más natural parece su método de vida. Nuestras vidas pasadas de tragones eran una forma muy antinatural de vivir. Nuestras vidas actuales de abstinencia son la forma más natural posible de vida. Durante nuestros primeros años de tragones, nuestras vidas no eran muy diferentes a las de muchas otras personas. Pero a medida que gradualmente llegamos a tragones problema, nuestras vidas se hicieron más y más contrarias a las leyes de la naturaleza.

-¿Me doy ahora cuenta de que las cosas que hice estaban muy lejos de ser naturales?

Meditación del Día.

Daré gracias a Dios por todo, hasta por las pruebas y preocupaciones que surgen. Me esforzaré por ser agradecido y humilde. Toda mi actitud hacia el Poder Superior será de gratitud. Estaré satisfecho con las cosas que he recibido. Aceptaré lo que Dios me revele. Creo que surgirán más verdades a medida que avance en el nuevo modo de vivir.

Oración del Día.

Ruego que esté agradecido por las cosas que he recibido y que no merezco. Pido que esta gratitud me haga verdaderamente humilde.

Reflexión Diaria A.A.

Aceptar nuestras circunstancias actuales

“Nuestro primer problema es aceptar nuestras circunstancias actuales, tales como son, a nosotros mismos, tales como somos, y a la gente alrededor nuestro tal como es. Esto es adoptar una humildad realista, sin la cual no se puede empezar a hacer progresos. Una y otra vez, tendremos que volver a este punto de partida poco halagüeño. Es un ejercicio de aceptación que podemos practicar provechosamente cada día de nuestras vidas.

Estos reconocimientos realistas de los hechos de la vida, siempre que evitemos diligentemente convertirlos en pretextos poco realistas para la apatía y el derrotismo, pueden ofrecernos una base segura, sobre la cual se puede establecer una más estable salud emocional y, por lo tanto, un más amplio progreso espiritual.”

COMO LO VE BILL, p. 44

Cuando me resulta difícil aceptar a la gente, los lugares y los acontecimientos, vuelvo a leer estos párrafos y me libran de muchos de los temores ocultos que tengo respecto a otra gente o a las circunstancias que la vida me presenta. Este pensamiento me hace posible ser humano y no perfecto, y recobrar la tranquilidad de espíritu.

El lenguaje del Adiós

Encuentra el equilibrio

La meta de la recuperación es el equilibrio; ese precioso punto medio.

Muchos de nosotros hemos ido de un extremo al otro: años de cuidar de todos menos de nosotros mismos, seguidos de una temporada en que nos negamos a concentrarnos en las necesidades de nadie, más que en las nuestras.

Tal vez pasamos años negándonos a identificar nuestros sentimientos, a sentirlos y a manejarlos, seguidos de un periodo de obsesión absoluta con toda huella de energía emocional que pasara por nuestro cuerpo.

Podemos sucumbir a la impotencia, al desamparo y a la victimización, y luego ir al otro extremo blandiendo con agresividad el poder sobre los que nos rodean.

Podemos aprender a dar a los demás al mismo tiempo que asumimos la responsabilidad para con nosotros mismos, a cuidar nuestros sentimientos, así como nuestras necesidades físicas, mentales y espirituales, y a alimentar la callada confianza que nos da el apropiarnos de nuestra fuerza para comportarnos de igual a igual en nuestras relaciones con los demás.

La meta de la recuperación es el equilibrio, pero a veces llegamos a él yéndonos a los extremos.

Hoy seré amable conmigo mismo, comprendiendo que a veces, para alcanzar el justo medio del equilibrio, necesito explorar las cimas y los valles.

A veces, la única manera que tengo de salir de un valle es brincar lo suficientemente alto para aterrizar en la cima y luego, lentamente, deslizarme hacia abajo. 

Enero 10


Comida para el pensamiento.

Decisión

Alguien ha dicho que la parte más dura del programa de T.A. es tomar la decisión de seguirlo. Una vez que te has propuesto hacerlo, ¡puedes lograr casi cualquier cosa! Sin embargo, la decisión debe ser firme y el compromiso, profundo.

Muchos de nosotros que somos tragones nos hemos pasado la vida buscando una manera más fácil de perder peso. Sentimos que debe haber una solución mágica en algún lado que nos permita tragar y estar flacos al mismo tiempo. A menudo, nuestra primera reacción hacia el programa de TA es de desaliento. Nos parece muy drástico, y protestamos diciendo que debe haber una forma más sencilla de hacerlo.

El programa de T.A. no es fácil; tampoco la vida lo es. En vez de solucionar los problemas y dificultades que enfrentamos en nuestras vidas, el comer en exceso los multiplica. En T.A. se nos ha ofrecido una vida nueva. Cada uno decidimos día a día “y muchas veces al  día”,  si optaremos o no por esa vida nueva.

Que hoy decida seguir el programa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragabamos, la mayoría de nosotros estábamos dominados por el orgullo y el egoísmo. Creíamos que podíamos manejar nuestros propios asuntos, aun cuando estuviéramos haciendo un desbarajuste de nuestras vidas. Éramos tercos y no nos agradaba recibir consejos. Nos resentíamos si se nos decía lo que debíamos hacer. Para nosotros la humildad equivalía a la debilidad. Pero cuando llegamos a T.A. empezamos a ser humildes. Y descubrimos que la humildad nos daba la fuerza que necesitábamos para vencer a la comida.

-¿He aprendido que existe fuerza en la humildad?

Meditación del Día.

Me acercaré con fe a Dios y Él me ofrecerá un nuevo modo de vivir. Y este nuevo modo de vivir cambiará toda mi existencia. Las palabras que pronuncio, la influencia que tengo, brotarán de la vida interior que hay en mí. Veo lo importante que es la labor de una persona que sigue este nuevo modo de vivir. Las palabras y el ejemplo de una persona así pueden tener una amplia influencia para el bien del mundo.

Oración del Día.

Ruego que pueda aprender los principios de la vida sana. Pido que pueda meditar sobre ellos y ponerlos en práctica porque son eternos.

Reflexión Diaria A.A.

Unidos nos mantenemos

“Llegamos a comprender que teníamos que admitir plenamente, en lo más profundo de nuestro ser, que éramos alcohólicos. Este es el primer paso hacia la recuperación. Hay que acabar con la ilusión de que somos como la demás gente, o de que pronto lo seremos.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 28

Vine a Alcohólicos Anónimos porque ya no podía controlarme bebiendo. Puede que fuese por las quejas de mi esposa por mi costumbre de beber, o quizá porque la policía me obligaba a asistir a las reuniones de A.A. o tal vez, porque en lo más íntimo de mi propio ser, me daba cuenta de que no podía beber como las demás gentes y no estaba dispuesto a admitirlo porque la alternativa me aterraba. Alcohólicos Anónimos es una comunidad de hombres y mujeres unidos contra una enfermedad común y mortal. Nuestras vidas están vinculadas unas con otras y somos como un grupo de náufragos en una balsa salvavidas en alta mar. Si trabajamos unidos, podemos llegar, sanos y salvos, a tierra firme.

El lenguaje del Adiós

Miedo

“No seas demasiado tímido y escrupuloso acerca de tus actos. La vida entera es un experimento. Cuantos más experimentos hagas, mejor. ¿Qué importa si éstos son un tanto burdos y te empapas o te rasgas la ropa, o si fracasas y te revuelcas en la tierra una o dos veces? Te levantas de nuevo; nunca debes tenerle tanto miedo a una caída.”

Ralph Waldo Emerson.

El miedo puede ser un gran obstáculo para muchos de nosotros: miedo a la fragilidad, miedo al fracaso, miedo a cometer un error, miedo al qué dirán, miedo al éxito. Quizá dudemos tanto de nuestra siguiente acción o palabra que acabemos convenciéndonos de no participar en la vida.

“¡Pero ya fracasé antes!” “¡No puedo hacerlo bien!” “¡Mira lo que me pasó la última vez!” “¿Qué pasaría si…?” Estas afirmaciones pueden ser un disfraz del miedo. A veces, el miedo es el disfraz de la vergüenza.

Después de que terminé los primeros dos capítulos de un libro que estaba escribiendo, los leí e hice una mueca. “No están bien”, pensé. “No puedo hacerlo”. Estaba lista para tirar los capítulos por la ventana y tirar también mi carrera como autora.

Una amiga escritora me llamó y le conté mi problema. Ella me escuchó y me dijo: “Esos capítulos están  bien. Deja ese miedo. Deja de criticarte a ti misma y sigue escribiendo”.

Seguí su consejo. El libro que estuve a punto de tirar a la basura se convirtió en un éxito de ventas del New York Times.

Relájate. Nuestro mejor esfuerzo es suficientemente bueno. Puede ser mejor de lo que pensamos. Incluso nuestros fracasos pueden convertirse en importantes experiencias de aprendizaje que nos lleven directamente al éxito, y que sean necesarias para él.

Siente el miedo y luego déjalo ir. Decídete y hazlo, sea lo que sea. Si nuestros instintos y nuestro sendero nos han traído hasta aquí, aquí es donde debemos estar.

Hoy participare en la vida al máximo de mi capacidad, sin importarme el resultado. Eso me hace ser un ganador.

Diciembre 11


El lenguaje del adiós.

Afirmaciones.

Una de nuestras opciones en la recuperación es elegir lo que queremos pensar, usar positivamente nuestra energía mental.

La energía mental positiva, la manera positiva de pensar, no significa que pensemos en forma irrealista o que retrocedamos a la negación. Si no nos gusta algo, respetamos nuestra propia opinión.

Si detectamos un problema, somos honestos acerca de ello. Si algo no está funcionando, aceptamos la realidad. Pero no nos quedamos viviendo en la parte negativa de nuestra experiencia.

A cualquier cosa que le damos energía, le damos fuerza. Hay algo mágico en darle fuerza a lo bueno, porque cualquier cosa a la que le damos fuerza se hace más grande. Una manera de darle fuerza a lo bueno es a través de las afirmaciones:  simples aseveraciones positivas que hacemos acerca de nosotros mismos. Me amo a mímismo…. Soy suficientemente bueno… Mi vida es buena… Estoy contento de estar vivo hoy… Lo que quiero y necesito está llegando hacia mí….   Yo puedo…

Nuestra alternativa en la recuperación no es si queremos usar afirmaciones. Hemos estado afirmando pensamientos y creencias desde que fuimos lo suficientemente grandes para poder hablar. La alternativa en la recuperación es lo que queremos afirmar.

Hoy le daré fuerza a lo bueno en mí, en los demás y en la vida.

Estoy dispuesto a liberar, a dejar ir, los patrones de pensamientos negativos y a reemplazarlos con positivos. 

Escogeré lo que quiero afirmar y lo convertiré en algo bueno.

Reflexión diaria A.A.

Una verdadera humildad.

“. . . debemos practicar una verdadera humildad. Todo esto a fin de que las bendiciones que conocemos no nos estropeen; y que vivamos en contemplación constante y agradecida de El que preside sobre todos nosotros.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 226-227

La experiencia me ha enseñado que mi personalidad alcohólica tiene tendencia hacia la grandiosidad. Aparentemente con buenas intenciones, puedo salirme por la tangente al perseguir mis “causas”. Mi ego toma el mando y pierdo de vista mi propósito primordial. Puede que incluso me atribuya el mérito por las obras de Dios en mi vida. Tal sentimiento exagerado de mi propia importancia es peligroso para mi sobriedad y puede causar un grave daño a A.A. como un todo.

Mi salvaguardia, la Duodécima Tradición, sirve para mantenerme humilde. Me doy cuenta de que, como individuo y como miembro de la Comunidad, no puedo hacer alarde de mis logros, y que “Dios hace por nosotros lo que por nosotros mismos no podíamos hacer”.

Comida para el pensamiento.

Fijemos metas realistas

Gran parte del crecimiento emocional consiste en aprender a fijarnos metas realistas. Nuestros grandiosos egos solían empujarnos a soñar grandes sueños que se tradujeron en sentimientos de fracaso cuando éstos no se materializaron. Si esperamos de nosotros lo imposible, estamos destinados a sufrir decepciones.

Aquellos que llegamos a TA con muchos kilos de sobrepeso necesitamos ser realistas acerca del tiempo que requeriremos para completar la pérdida de peso. También debemos ser realistas acerca del hecho de que quizá nunca luzcamos como modelos de modas. Si esperamos que todos los problemas se desvanezcan una vez que lleguemos a nuestra meta de peso, no estamos siendo realistas.

Guardar la abstinencia, seguir los Doce Pasos y asistir regularmente a las reuniones de TA nos mantiene en contacto con la realidad de nuestra enfermedad. Las metas que nosotros mismos nos fijamos están determinadas por lo que somos en la actualidad, ahora mismo. Algunos de nosotros tenemos más camino que recorrer que otros. Las metas que nos fijemos deben ser un reto para nosotros, no una derrota desde antes de comenzar.

Muéstrame las metas que son realistas para mí, hoy.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Los médicos piensan en la fraternidad de T.A. como una terapia de grupo. Este es un concepto muy limitado de la profundidad de la fraternidad de T.A. Mirándola meramente como un medio para lograr y conservar la sobriedad, esa interpretación está bien. Pero no tiene el suficiente alcance. La terapia de grupo está encaminada hacia la ayuda que el individuo recibe de ella. Es esencialmente egoísta. Es utilizar la compañía de otros tragones sólo para permanecer sobrios nosotros mismos. Pero este es nada más el principio de la verdadera fraternidad de T.A.

-¿Siento profundamente la verdadera fraternidad de T.A.?

Meditación del Día.

Casi todos nosotros hemos tenido que vivir la fase oscura de nuestras vidas, los fracasos, la noche de nuestras vidas, cuando estábamos llenos de dificultades, preocupaciones y remordimientos, cuando sentimos la tragedia a fondo. Pero con la diaria entrega de nuestras vidas a un Poder Superior, vienen la paz y la alegría que renuevan las cosas. Ahora podemos tomar cada día como un don radiante y gozoso de Dios, que habremos de utilizar para Él y para nuestros semejantes. La noche del pasado se ha ido; este día es nuestro.

Oración del Día.

Ruego que tome este día como un regalo de Dios. Pido darle gracias a Dios por este día y estar contento.

Diciembre 7


El lenguaje del adiós.

Cuándo es el tiempo correcto.

Podemos superar esas épocas. Podemos apoyarnos en nuestro programa y en las disciplinas de la recuperación. Podemos lidiar con estas épocas usando nuestra fe, recurriendo a otras personas y utilizando nuestros recursos.

Acepta la incertidumbre. No siempre tenemos que saber qué hacer o adónde ir a continuación. No siempre tenemos un rumbo claro.

El rehusarnos a aceptar la inacción y el limbo empeora las cosas.

Está bien estar sin rumbo temporalmente. Di “no sé” y siéntete agusto con ello. No tenemos que tratar de forzar la sabiduría, el conocimiento o la claridad cuando no hay nada de eso.

Mientras esperamos un rumbo, no tenemos por qué poner nuestra vida en suspenso. Deja ir la ansiedad y disfruta la vida. Relájate. Hazalgo divertido. Disfruta del amor y la belleza en tu vida. Termina pequeñas tareas. Puede ser que ellas no tengan nada que ver con la solución del problema, o con encontrar el rumbo, pero eso es lo que podemos hacer mientras tanto.

La claridad vendrá. El siguiente paso se presentará solo. La indecisión, la inactividad y la falta de dirección no durarán para siempre.

Hoy aceptaré mis circunstancias aunque me falte dirección y una comprensión profunda de las cosas.

Me acordaré de hacer cosas que me hagan sentir bien a mí y a los demás durante esas épocas.

Confiaré en que la claridad vendrá espontáneamente.

Reflexión diaria A.A.

Verdadera ambición

“La verdadera ambición es el deseo profundo de vivir últimamente y caminar humildemente bajo la gracia de Dios.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

Durante mis años de bebedor, mi única preocupación era la de que todos mis prójimos tuvieran un alto concepto de mí. Mi ambición en todo lo que hacía era tener el poder de estar en la cima. Mi ser interior me decía otra cosa, pero yo no podía aceptarlo. Ni siquiera me permitía darme cuenta de que continuamente usaba una máscara. Finalmente, cuando la máscara se cayó y yo grité al único Dios que podía concebir, la Comunidad de A.A., mi grupo y los Doce Pasos de A.A. estaban allí. Aprendí a transformar los resentimientos en aceptación, el temor en esperanza y la ira en amor. Además, me he dado cuenta de que, amando sin indebidas esperanzas, compartiendo mi interés y mi preocupación por mis compañeros, cada día puede ser alegre y fructífero. Yo empiezo y termino cada día gracias a Dios, quien tan generosamente ha vertido Su gracia en mí.

Comida para el pensamiento.

Una incapacidad permanente

La compulsión de comer es una incapacidad permanente. No pretendemos convertirnos en personas que puedan comer normalmente. Hasta que aceptamos el hecho de que nuestra enfermedad es irreversible, no aprenderemos a controlarla.

Todos hemos probado innumerables métodos para recuperar la capacidad de comer normal y espontáneamente. Quizá la ilusión más común consiste en creer que una vez que estemos delgados podremos comer lo que queramos y cuando nos venga en gana. Tal vez hayamos pensado que si podemos enderezar nuestras relaciones interpersonales y arreglar las circunstancias como mejor nos convenga, ya no nos aquejará la compulsión de comer.

Cuando acepto el hecho de que soy un tragon y siempre lo seré, no importa cuánto pese o qué tan ideal sea mi situación, estoy aceptando la realidad. Tendré que vivir con esta enfermedad y controlarla, con la ayuda de mi Poder Superior y de TA, durante el resto de mi vida. La abstinencia no es una cura temporal para mi enfermedad, sino un método permanente de control.

Que comprenda mi incapacidad en su totalidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La persona que ha tenido una recaída vuelve después a A.A. Tiene la fuerte tentación de no decir nada acerca de ella. Ningún otro A.A. debe forzarlo a que lo diga. Ese es un asunto que solamente concierne a esa persona. Si tiene bases firmes en A.A., se dará cuenta que a él le toca levantarse y hablar sobre la recaída. No puede evitar ese deber si es enteramente sincero y desea realmente vivir de nuevo la vida de A.A. Una vez que lo ha hecho, vuelve a recobrar la confianza. Está en casa nuevamente. Su recaída no debe ser mencionada otra vez por los demás. Es de nuevo un buen miembro.

–  ¿Soy tolerante con las faltas de los demás?.

Meditación del Día.

Es en la unión de un alma con Dios donde la fuerza, la nueva vida y el poder espiritual residen. El pan sostiene al cuerpo, pero no sólo de pan podemos vivir. Tratar de hacer la voluntad de Dios es el alimento de la vida verdadera. Nos nutrimos con ese alimento espiritual. La inanición del alma viene de no hacer eso. El mundo habla sobre los cuerpos desnutridos. ¿Qué hay de las almas también desnutridas? La fortaleza y la paz vienen de participar del alimento espiritual.

Oración del Día.

Ruego que no trate de vivir sólo de pan. Pido que mi espíritu viva tratando de hacer la voluntad de Dios, tal como yo la perciba.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: