Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘enmiendas’

Septiembre 12


Comida para el pensamiento.

Llevar el mensaje

No seguimos el programa a menos que lo divulguemos. Nuestra participación en las reuniones es un medio para compartir con los demás lo que TA nos ha dado. Estamos sinceramente interesados en los de nuevo ingreso, porque ellos nos recuerdan de dónde venimos y porque nos dan la oportunidad de fortalecer nuestro propio programa compartiendo con ellos lo que hemos recibido.

A veces llevamos el mensaje ofreciendo transporte a alguien que de otra manera no podría asistir a la reunión. Otras, escuchando simplemente al recién llegado que tiene necesidad de hablar. Practicar los principios de TA en todas las áreas de nuestra vida es llevar el mensaje, incluso a aquellos que no son comedores compulsivos.

La abstinencia y el programa TA ocupan ahora el papel central en nuestra vida, lugar que alguna vez ocupó la comida. Cumplir la voluntad de nuestro Poder Superior significa llevar el mensaje de acuerdo con Su guía. Estamos dispuestos a que Dios nos utilice para divulgar nuestro programa.

Que te sirva a Ti llevando el mensaje.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Qué es lo que atrae a un recién llegado a TA y le da esperanza? Oye los historiales de personas, cuyas experiencias son paralelas a las suyas. La expresión en las caras de las mujeres, ese algo indefinible en los ojos de los hombres, el ambiente estimulante de TA, conspiran para darle a saber que por fin ha encontrado un refugio. El enfoque práctico a sus problemas, la ausencia de intolerancia de cualquier índole, la falta de formalidad, la genuina democracia, la comprensión única que esta gente de TA tiene, es irresistible.

– ¿He encontrado un verdadero refugio en TA?

Meditación del Día.

“Si tu ojo fuere único, tu cuerpo será luminoso”. El ojo del alma es la voluntad. Si nuestro deseo es hacer la voluntad de Dios, servirle con nuestra vida, servirle ayudando a los demás, entonces de verdad todo nuestro cuerpo será luminoso. Lo importante es esforzarse porque nuestro deseo esté de acuerdo con la voluntad para los propósitos de Dios, sin querer otra cosa que no sea el cumplimiento de sus plantes. Hay que tratar de buscar en todas las cosas un anticipo de Su Reino. Hay que buscar los valores espirituales con honestidad y la pureza, el desprendimiento y el amor, y desear vehementemente un crecimiento espiritual. Entonces la vida surgirá de la obscuridad de la futilidad a la luz de la victoria.

Oración del Día.

Ruego que mi ojo sea único. Pido vivir mi vida iluminada por lo mejor que conozco.

Reflexión diaria A.A.

Yo Soy Responsable

“Porque la buena disposición para aceptar todas las consecuencias de nuestros actos pasados, y para asumir al mismo tiempo la responsabilidad del bienestar de los demás, conforma el verdadero espíritu del Paso Nueve.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 92-93

En la recuperación y con la ayuda de Alcohólicos Anónimos, llego a reconocer que lo que yo temo es mi libertad. Viene de mi tendencia a rechazar tomar responsabilidad de nada: yo niego, ignoro, culpo, evito. Pero entonces, un día yo miro, admito y acepto. La libertad, el alivio y la recuperación que experimento están en eso, mirar, admitir y aceptar. Aprendo a decir, “sí, yo soy responsable”. Cuando puedo decir estas palabras con honestidad y sinceridad, soy libre.

El lenguaje del adiós.

La curación.

“Debemos aprender a no impacientarnos con el lento proceso curativo del tiempo. Debemos disciplinarnos a nosotros mismos para reconocer que hay que seguir muchos pasos en el camino que va de la pena a la renovada serenidad….. Debemos anticipar estas etapas en nuestra convalecencia emocional: insoportable dolor, pena punzante, días vacíos, resistencia al consuelo, desinterés por la vida, que gradualmente van cediendo paso al nacimiento de un patrón de acción y de aceptación del irresistible desafío de la vida.”

Joshua Loth Liebman

La recuperación es un proceso. Es un proceso gradual, un proceso de curación y un proceso espiritual, un viaje  más que un destino.

Así como la codependencia cobra vida propia y es progresiva, así progresa también la recuperación. Una cosa lleva a la otra y las cosas –al igual que nosotros- mejoran.

Podemos relajarnos, hacer nuestra parte y dejar que ocurra el resto.

Hoy confiaré en este proceso y en este viaje que he emprendido.

Anuncios

Septiembre 11


Comida para el pensamiento.

Tan sólo orar.

En el Paso Once pedimos que “nos deje conocer Su voluntad y nos dé la fortaleza para cumplirla.

¡Cómo simplifica eso nuestra plegaria! No tenemos que preocuparnos por pedirle las cosas correctas de la manera correcta. Simplemente rezamos pidiendo conocer la voluntad de Dios y que nos dé fortaleza para cumplirla.

Este Paso se relaciona estrechamente con el Paso Tres, ya que le estamos dejando a Dios las decisiones. Él sabe mejor que nosotros lo que nos conviene hacer y tener. Nos ponemos a disposición de Su dirección sin añadir condiciones y cláusulas acerca de lo que haremos o no.

Este tipo de oración nos libera de mucha preocupación y ansiedad. Aceptamos la abstinencia como la voluntad de Dios para nosotros, ya que sin la abstinencia somos impotentes para hacer muchas cosas. Y aún más, nos preparamos para vivir cada día tal como nuestro Poder Superior nos lo manda, confiando en que Él nos mostrará Su voluntad y nos dará la fortaleza que necesitemos.

Señor, esta es mi plegaria.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Otras de las contestaciones a la pregunta de cómo se puede vivir sin tragar y ser feliz son: Le decimos que estará unido a otros TA por lazos nuevos y maravillosos, ya que él y ellos se han salvado juntos del desastre y que hombro con hombro emprenderán una jornada común hacia una vida mejor y más satisfactoria.

Sabrá lo que significa dar de sí mismo para que otros puedan sobrevivir y volver a descubrir la vida. Será feliz, respetado y útil nuevamente. Como estas cosas nos han sucedido a nosotros, también le pueden suceder a él.

¿Me han sucedido estas cosas?

Meditación del Día.

Dios se manifiesta en las vidas humanas como la fuerza para vencer el mal y el poder para resistir la tentación. La gracia de Dios es ese poder que hace posible que un ser humano se transforme, de una persona inútil e incorregible, en una útil y normal. También se manifiesta Dios como el amor “amor al prójimo”, compasión por sus problemas y un deseo genuino de ayudarlo. La gracia de Dios también se manifiesta en la paz de espíritu y la de serenidad de carácter. Podemos tener bastante fuerza, amor y serenidad en nuestras vidas si estamos dispuestos a pedirle a Dios estas cosas cada día.

Oración del Día.

Ruego poder ver la gracia de Dios en la fuerza que recibo, el amor que conozco y la paz que tengo. Pido poder ser agradecido por las cosas que he recibido mediante la gracia de Dios.

Reflexión diaria A.A.

Hacer Enmiendas

“Sobre todo, debemos estar absolutamente seguros de que no nos estamos demorando por causa del miedo.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 92

El tener valor, el no tener miedo, son regalos de mi recuperación. Me hace posible pedir ayuda y seguir haciendo mis enmiendas con un sentido de dignidad y humildad. Para hacer enmiendas se requiere cierta cantidad de honestidad que creo que me falta; sin embargo, con la ayuda de Dios y la sabiduría de otros puedo buscar adentro y encontrar la fortaleza para actuar. Mis enmiendas pueden ser o no ser aceptadas, pero después de que están hechas puedo caminar con un sentimiento de libertad y saber que, por hoy, yo soy responsable

El lenguaje del adiós.

Conflicto y desapego.

En una relación hay esas épocas maravillosas en que las cosas transcurren suavemente para ambas personas, y ninguna de las dos necesita concentrarse demasiado en el concepto del desapego. Pero hay esas épocas desafiantes en que una persona está en crisis o está cambiando, y necesitamos desapegarnos.

Luego están también esos ciclos estresantes donde ambas personas están lidiando con cuestiones muy intensas.

Ambos están necesitados y ninguno tiene nada que dar.

Hay épocas en que desapegarnos y cuidar de nosotros mismos es difícil.

Es útil, en esos momentos, identificar el problema. Ambas personas están lidiando y curándose. Ninguna tienen mucho que dar, por lo menos por el momento. Y ambas se sienten particularmente necesitadas. ¡Ese es el problema! ¿Cuál es la solución?

Puede no haber una solución perfecta. El desapego sigue siendo la clave, pero puede resultar difícil cuando nosotros mismos necesitamos apoyo. De hecho, la otra persona puede estar pidiendo apoyo más que ofreciéndolo.

Aun así podemos trabajar con el desapego. Aun así podemos manejar nuestros sentimientos. Podemos aceptarlo como un ciclo temporal en la relación y dejar de estar buscando que la otra persona nos dé algo que él o ella no pueden dar por el momento.

Podemos también dejar de esperar que nosotros demos por el momento.

La comunicación ayuda. Identificar el problema y hablar acerca de él sin culpa ni avergonzar es un principio. Ingeniar sistemas de apoyo alternativos, o formas de satisfacer nuestras necesidades, ayuda.

Seguimos siendo responsables de cuidar de nosotros mismos, aunque estemos en la mejor de las relaciones. Podemos esperar razonablemente que los conflictos de necesidades y el choque de asuntos por resolver se den en las relaciones más amorosas, más sanas.

Es uno de los ciclos del amor, de la amistad y de la familia. Si es una relación sana, la crisis no continuará indefinidamente.

Recuperemos nuestro equilibrio. La otra persona lo recuperará también. Podemos dejar de estar volviéndonos locos esperando que la otra persona esté equilibrada cuando no lo está.

Hablemos las cosas. Resolvamos las cosas. Mantengamos nuestras expectativas acerca de nosotros mismos, de los demás y de nuestras relaciones sanas y razonables.

Una buena relación será capaz de mantenerse y de sobrevivir a los malos tiempos. A veces, los necesitamos para que ambos podamos crecer y aprender por separado.

A veces, la gente que por lo general está ahí para apoyarnos no puede hacerlo. Podemos encontrar otra manera de cuidar de nosotros mismos.

Hoy recordaré que mis mejores relaciones tienen tiempos malos.

Si el mal es la norma, consideraré cuánto de deseable es la relación. Si el mal tiempo es un ciclo temporal, practicaré el comprenderme a mímismo y a la otra persona.

Dios mío , ayúdame a recordar que la ayuda y el apoyo que quiero y necesito no viene nada más en forma de una sola persona. Ayúdame a estar abierto a opciones sanas para cuidar de mí mismo si no dispongo de mi sistema normal de apoyo.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: