Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘confianza’

Marzo 14


Comida para el pensamiento.

Poder

Nuestro grupo está imbuido de un Poder que cambia vidas: el Poder del amor y de la camaradería. Somos tantos los que podemos dar testimonio de los milagros cotidianos que Dios ha obrado y que sigue obrando mientras seguimos este programa. Los cambios y milagros pueden ocurrir lentamente, como podrá ser gradual nuestro crecimiento espiritual; sin embargo, el Poder es real.

A medida que nos hacemos conscientes de este Poder, vemos cuán débiles e innecesarios eran los falsos apoyos en los que confiábamos en el pasado. Probablemente buscamos fortaleza en las posesiones materiales, en los logros personales, en el estatus social. Todos estos apoyos nos fallaron, por lo que comíamos para esconder nuestra debilidad.

Ahora que hemos experimentado el Poder de la camaradería de TA, ya no tenemos que confiar en falsos apoyos. Podemos crecer dentro del programa y dentro de un contacto más cercano con Aquel que nos cree y nos sostiene.

Que pueda yo apoyarme completamente en Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Puedo considerarme una persona recuperada?

Si quiere decir: ¿Puedo volver a comer normalmente? La respuesta es NO.

Pero si quiere decir ¿puedo mantenerme sobrio? La respuesta es ciertamente SI. Puedo funcionar bien entregando mi problema de la comida a un Poder Superior a mí, a ese Divino Principio del universo que llamamos Dios. Y pidiendo a ese Poder cada mañana que me conceda la fuerza para permanecer sobrio las siguientes 24 horas, sé, por la experiencia de muchísimas personas, que si quiero honradamente estar bien, puedo ponerme bien.

¿Estoy tratando de seguir fielmente el programa de TA.?

Meditación del Día.

Hay que perseverar en todo lo que la dirección de Dios lo mueva a hacer. La realización persistente de lo que parece justo y bueno le llevará a donde desee estar. Si usted mira retrospectivamente la dirección de Dios, verá que ésta ha sido muy gradual, y que solamente a medida en que usted ha cumplido con los deseos de Él, en esa medida es en que usted puede comprenderlos, ha sido Dios capaz de prestar una dirección más clara y definida. El hombre es guiado por el toque de Dios a través de una mente receptiva y fortalecida.

Oración del Día.

Ruego poder perseverar en hacer lo que parece justo. Pido poder llevar a cabo todo lo que la dirección de Dios me indique, a medida en que yo pueda comprenderla.

Reflexión diaria A.A.

La piedra clave

“Él es el Padre y nosotros Sus hijos. La mayoría de las buenas ideas son sencillas y este concepto fue la piedra clave del nuevo arco triunfal por el que pasamos a la libertad.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

La piedra clave es una pieza en forma de cuña que va en la parte más alta de un arco y que mantiene las otras piedras en su lugar. Las “otras piezas” son los Pasos Uno, Dos y desde el Cuatro al Doce. En un sentido esto parece indicar que el Paso Tres es el Paso más importante, que los otros once dependen del tercero para soporte. Sin embargo en la realidad, el Paso Tres es sólo uno de los doce. Es la piedra clave, pero sin las otras once piedras para construir la base y los lados, con o sin piedra clave, sencillamente no hay arco. Por medio de la práctica diaria de los Doce Pasos, yo encuentro ese arco triunfal esperándome para por él pasar a otro día de libertad.

El lenguaje del adiós.

Confiemos en nosotros mismos

La confianza puede ser uno de los conceptos más confusos en la recuperación. ¿En quién confiamos? ¿Para qué? El aspecto más importante que afrontamos acerca de la confianza es aprender a confiar en nosotros mismos. Lo más dañino que nos ha ocurrido es que llegamos a creer que no podíamos confiar en nosotros mismos.

Habrá algunos que nos digan que no podemos confiar en nosotros mismos, que estamos fuera de base y fuera de onda. Hay algunos que se podrían beneficiar de que nosotros no confiáramos en nosotros mismos.

El miedo y la duda son nuestros enemigos. El pánico es nuestro enemigo. La confusión es nuestra oponente.

La confianza en uno mismo es un regalo de curación que nos podemos dar a nosotros mismos. ¿Cómo la adquirimos? La aprendemos. ¿Qué hacemos acerca de nuestros errores, acerca de esas veces en que pensamos que podríamos confiar en nosotros mismos pero que estábamos equivocados? Las aceptamos y de todos modos, confiamos en nosotros mismos.

Nosotros sabemos lo que mejor nos conviene. Sabemos lo que es mejor para nosotros. Si estamos equivocados, si necesitamos cambiar de opinión, se nos guiará hacia ello, pero únicamente confiado desde donde nos encontramos hoy.

Podemos buscar apoyo y refuerzo en otros, pero confiar en nosotros mismos es esencial.

No confíes en el miedo. No confíes en el pánico. Podemos confiar en nosotros mismos, defender nuestra propia verdad, pararnos en nuestra propia luz. Ahora la tenemos. Tenemos toda la luz que necesitamos para el día de hoy. Y la luz de mañana se nos dará entonces.

Confiemos en nosotros mismos y sabremos en quién confiar. Confiemos en nosotros mismos y sabremos qué hacer. Cuando sintamos que no podemos confiar en nosotros mismos en forma absoluta, confiemos en que Dios nos guiará hacia la verdad.

Dios mío, ayúdame a dejar ir el miedo, la duda y la confusión, los enemigos de la confianza en uno mismo. Ayúdame a seguir adelante en paz y confiado. Ayúdame a crecer en confianza en mí mismo y en Ti, un día a la vez, una experiencia a la vez.

Anuncios

Diciembre 25


El lenguaje del adiós

Las festividades.

A veces, las festividades navideñas están llenas de la alegría que asociamos a esa época del año. La temporada fluye. Hay magia en el aire.

A veces, las fiestas de Navidad pueden ser difíciles y solitarias.

He aquí algunas ideas que he aprendido a través de la experiencia personal y de la práctica, para ayudarnos a superar las fiestas difíciles: Lidia con los sentimientos, pero trata de no morar indebidamente con ellos. Pon las festividades en  perspectiva: un día festivo es un día entre 365. Podemos superar cualquier periodo de veinticuatro horas.

Pasa el día, pero mantente consciente de que puede haber una reacción post día festivo. A veces, si usamos nuestras conductas de supervivencia para pasar el día, los sentimientos nos embargaran al día siguiente. Manéjalos también. Vuelve al camino lo antes posible.

Encontremos y apreciemos el amor que esté a nuestra disposición, aunque no sea exactamente lo que queramos. ¿Hay alguien a quien podamos darle amor y recibir amor de esa persona? ¿Amigos en recuperación? ¿Hay una familia que disfrutaría de compartir este día de fiesta con nosotros? No seas un mártir, ve. Puede haber algunos que apreciarían nuestro ofrecimiento de compartir con ellos nuestro día.

No somos de la minoría si nos encontramos experimentando una festividad poco ideal. Cuán fácil, pero falso, decirnos a nosotros mismos que el resto del mundo está experimentando una festividad perfecta y que sólo nosotros estamos en conflicto.

Nosotros podemos crear nuestro propio programa para este día festivo. Cómprate un regalo. Encuentra a alguien a quien le puedas dar. Dale rienda suelta a tu parte amorosa, cariñosa y entrégate al espíritu de la Navidad.

Tal vez las navidades pasadas no hayan sido maravillosas. Tal vez la de este año tampoco lo haya sido. Pero el año que entra puede ser mejor, y el que sigue mucho más. Trabaja por lograr una vida mejor, que satisfaga tus necesidades. Antes que pase mucho tiempo, la tendrás.

 

Dios, mío, ayúdame a disfrutar y a apreciar este día de fiesta.

Si mi situación no es la ideal, ayúdame a tomar lo bueno de ella y a dejar ir el resto.

Reflexión diaria A.A.

En paz con la vida.

“Cada día es un día en el que tenemos que llevar la visión de la voluntad de Dios a todos nuestros actos: “Cómo puedo servirte mejor; hágase Tu Voluntad (no la mía)”.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Yo leo estas frases todas las mañanas para empezar mi día, porque es un continuo recordatorio de “practicar estos principios en todos mis asuntos”. Cuando mantengo la voluntad de Dios en el primer plano de mis pensamientos, puedo hacer lo que debo estar haciendo, y eso me pone en paz con la vida, conmigo y con Dios.

Comida para el pensamiento.

Confianza

Nuestro mayor problema era la incapacidad para dejar de comer compulsivamente y la resultante obesidad. Este problema nunca se resuelve en forma permanente, sino que se supera día tras día. A medida que vamos teniendo éxito con el programa, nuestra confianza se va incrementando. Como al trabajar el programa solucionamos a diario lo que es nuestro mayor problema, sentimos confianza de que también podremos resolver otros problemas.

La confianza es la fe en que nuestro Poder Superior y TA no nos decepcionarán. La confianza es el conocimiento de que, por muy dura que se vuelva nuestra vida, tenemos herramientas y recursos para lidiar con ella. Confianza es creer en nosotros mismos como hijos de Dios y como gente de valía. Confianza es estar dispuestos a dar lo que tenemos, con la fe de que nuestras dádivas los demás las necesitan y las aceptan.

Cuando tenemos confianza en nuestro Poder Superior y en nosotros mismos, estamos dispuestos a probar, aunque podamos fracasar. Si fallamos, estamos dispuesto a probar de nuevo. Como nuestra voluntad y nuestras vidas se las entregamos a Dios, según lo concibe cada uno de nosotros, tenemos confianza de que con el tiempo todo saldrá bien.

Tú eres la fuente de la confianza.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Muchos alcohólicos dirán ahora: “esta es una buena Navidad para m픝. Recordarán Navidades pasadas que no fueron como ésta. Estarán dándole gracias a Dios por su sobriedad y por la nueva forma de vida que han encontrado. Estarán pensado sobre la forma en que cambiaron sus vidas cuando llegaron a A.A. Estarán pensado que tal vez Dios los dejó vivir a través de los peligros de sus carreras de alcohólicos, cuando quizás con frecuencia estuvieron cerca de la muerte; para que al vivir pudieran ser instrumentos de Él en la gran labor de A.A.

– ¿Es esta una Navidad feliz para mí?

Meditación del Día.

El reino del cielo también es para el caído, para el pecador, para el arrepentido. “Y le trajeron regalos: oro incienso y mirra”.

Hay que traer las ofrendas de oro “ el dinero y las posesiones materiales. Hay que traer el incienso – la consagración de la vida a una causa digna. Hay que traer la mirra, la comprensión y la ayuda. Hay que ponerlo todo a los pies de Dios y deja que Él lo utilice.

Oración del Día.

Ruego que esté verdaderamente agradecido en este día de Navidad. Pido que traiga mis ofrendas y las coloque en el altar.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: