Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘como funciona’

Que es para mí la abstinencia


Hay dos palabras muy importantes, a ninguna le puedo asignar una mayor importancia: cordura y valor.

Para los recién llegados a TA les puede parecer muy extraño que se hable de lo que significa la cordura, pueden pensar: “Pero si yo no estoy demente como ellos, solo tengo sobrepeso”. Ese fue mi pensamiento cuando leí en uno de los doce pasos que “devolvernos el sano juicio”. Quizá alguien de ustedes se pueda identificar con esto: Jamás comer en exceso delante de comedores normales (nos dicen, y lo creemos: Con lo que comes no es para que tenga tal sobrepeso) y confirmamos: Si, es que tengo tendencia a engordar. Pero algunos de nosotros, lo aceptemos o no, devoramos todo lo que estaba a nuestra vista, muchos pequeños bocados, ocultándonos de miradas indiscretas, en forma cuidadosa y furtiva para no hacer ruido y deshacernos de las evidencias de nuestros atracones.

¿Y que hay sobre los ingeniosos métodos usados a todas las horas del día y la noche en busca de un motor y de comida que consumir? Por ejemplo, encontrar diferentes tiendas a las que ir para que no nos reconozcan; luego inventándonos historias en el mostrador para explicar, sin que nadie nos lo solicite, las enormes cantidades de comida basura a unas horas tan extrañas.

Es muy probable que todos tenemos nuestros pequeños juegos que agregar a los citados. Ningunos son racionales o cuerdos; ellos son locura. Estaré eternamente agradecida por no tener que vivir tales tormentos como los que experimentaba ante el pensamiento de que me sorprendieran en ellos. Con cordura yo puedo, con la mente clara, elegir entre comer en exceso o no.

La locura del comer a escondidas – la culpabilidad, la ansiedad y el miedo –destruyeron mi valor, mi auto estima. Me sentía peor que cualquier persona que hubiera vivido nunca; Mis hábitos eran los peores, Llegué a ser la persona más obesa y si daba la casualidad que había en ese momento alguna persona masa gorda que yo, o bien mi grasa era más desagradable o esa persona era superior a mí mental y emocionalmente. Era una forma sutil de egocentrismo; todo se refería a mi, solo que estaba distorsionado y limitando mi pensamiento solo a los aspectos negativos.

Aunque siempre he tenido fuerza de voluntad, y he sido extrovertido y feliz funcionalmente (la risa y la comedia son métodos agudos de autodefensa), al final siempre salía por el camino más corto. Mis opiniones parecían válidas, pero eran diferentes a las de “ellos” así que naturalmente yo estaba en un error, y no solo me había equivocado sino que era un persona extraña. Esto me llevaba fijarme en los detalles más mínimos: ”esta persona hace la limpieza de una forma distinta y con más frecuencia de lo que yo lo hago. Esta persona debe estar haciéndolo bien y yo debo estar haciéndolo mal”.

Yo me desesperaba acerca de estas diferencias, escondiendo mi dolor de los demás y sobre todo de mi, no solo atiborrándome de basura casi continuamente sino también buscando y encontrando, con una voluntad asombrosa, los pros y los contras de aquellos que estaban a mi alrededor. Así podía decir: ”Bueno, por lo menos yo no hago eso”.

La abstinencia significa pues que he recibido salud y valor propio. Digo Recibido” cuidadosamente; la abstinencia simplemente representa la oportunidad de encontrar y trabajar por ambas cosas, cordura y, especialmente, el propio valor, porque los viejos hábitos son difíciles de romper.

Mientras que la abstinencia me ha dado una nueva vida – ese “algo” que estaba fuera de mi alcance y que he pasado buena parte de mi vida buscándolo o tratando de comprarlo a charlatanes o profesionales – no es un “ellos vivieron felizmente por siempre jamás después de la pastilla”. Es, sin embargo, la llave. Sin abstinencia, no puedo siquiera empezar a cavar mi camino desde la oscuridad de una carrera de toda la vida de la progresiva y destructiva enfermedad de la compulsión por la comida.

Soy libre por fin para continuar el sendero que dejé hace algunas 24 horas – el sendero a una vida llena de aprendizaje, crecimiento y cambio. Soy libre para elegir abstinencia o muerte. Se ha reducido a eso para mí. Abstinencia es la forma más suave, más fácil

Debo recordar siempre que mi enfermedad es incurable y que se defiende de la abstinencia, siempre tengo presente que hay una línea muy delgada entre mi libertad y mi anarquía entre mi sano juicio y mi locura.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: