Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘cambiar’

Enero 16


Comida para el pensamiento.

Actuar en forma correcta

El programa de T.A. en de acción. Durante años, muchos de nosotros tratamos de analizar por qué comíamos en exceso. El hecho es que por mucho que pensemos, esto no cambiará nuestros hábitos. Para cambiar, debemos actuar.

Actuamos al escribir un plan de alimentación, al tomar el teléfono y llamar a nuestro padrino, al asistir a una reunión de grupo. Actuamos al comprar la comida que nos indica nuestro programa. Actuamos cuando planeamos nuestro día de modo que pasemos en la cocina el menor tiempo posible durante esos periodos en que es probable que nos rindamos ante la tentación. Actuamos al evitar la comida que no forma parte de nuestra dieta.

A medida que trabajamos los Doce Pasos, tomamos acciones que se traducen en cambios concretos de carácter. Cuando tomamos la acción correcta, nuestra manera de pensar cambia y nos vienen pensamientos positivos. Pero primero debemos actuar. ¿Qué acciones tomaré hoy?

Señor, dirige mis acciones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El programa de TA es más bien un camino para construir una nueva vida y no solamente una forma para dominar la tragazón. Porque en TA no sólo dejamos de tragar. Eso lo hicimos en los tiempos pasados cuando ya “nos llevaba el tren”. Desde luego, siempre volvíamos a empezar a tragar porque solamente estábamos esperando recuperarnos físicamente. Una vez que hemos logrado la abstinencia mediante el programa de TA, empezamos a marchar hacia arriba. En nuestros días de tragones íbamos cuesta abajo, cada vez peor. Nos hundimos o nos levantamos.

¿Estoy yendo hacia arriba cada vez mejor?

Meditación del Día.

Trataré de obedecer la voluntad de Dios día y noche, lo mismo que en las desiertas planicies que en la cima de los montes de la experiencia. Es en los esfuerzos diarios donde cuenta la perseverancia. Creo que Dios es el Señor de las pequeñas cosas, el Divino Inspector de los pequeños acontecimientos. Perseveraré en este nuevo modo de vivir. Sé que nada en el día es demasiado insignificante para forma parte del designio de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque las piedrecillas que coloco en el mosaico de mi vida puedan formar un patrón que merezca la pena. Pido para que pueda preservar y hallar así la armonía y la belleza.

Reflexión Diaria A.A.

Tocar fondo

¿Por qué esta insistencia de que es necesario para cualquier A.A. haber tocado primero el fondo? La respuesta es que muy pocas personas tratarán sinceramente de practicar el programa de A.A. si no han llegado a ese fondo personal. Porque la práctica de los once pasos subsiguientes implica la adopción de acciones y actitudes que casi ningún alcohólico que aún esté “bebiendo” puede soñar siquiera en aceptar.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 25-26

Al tocar fondo se me abrió la mente y estuve dispuesto a probar algo diferente. Lo que probé fue AA

Mi nueva vida en la Comunidad era como aprender a montar en bicicleta: A.A. se convirtió en mis ruedas de entrenamiento y mi mano de apoyo. No era que estaba buscando ayuda, sino simplemente que no quería volver a sufrir tanto. Mi deseo de evitar volver a tocar fondo era más fuerte que mi deseo de beber.

Al principio eso era lo que me mantenía sobrio. Pero con el tiempo me encontraba trabajando en los Pasos lo mejor que podía. Pronto me di cuenta de que mis actitudes y acciones estaban cambiando – aunque fuera ligeramente. Un Día a la Vez, llegué a sentirme cómodo conmigo mismo y con otros, y las heridas empezaban a sanar.

El lenguaje del Adiós

La oración

“De hecho, la oración es la única acción real en el más amplio sentido de la palabra, porque es lo único que cambia nuestro carácter. Un cambio de carácter, o un cambio en el alma, es un cambio verdadero.”

Emmet Fox, El sermón de la montaña

Erica Jong ha dicho que somos seres espirituales, que somos humanos. La plegaria y la meditación son formas que tenemos para cuidar de nuestro espíritu, son disciplinas que se sugieren en el Paso Once de los programas de recuperación de Doce Pasos: Al-Anón, Alcohólicos Anónimos, y otros.

La oración y la meditación no necesariamente están conectadas con las religiones organizadas, son una forma para mejorar nuestra relación personal con un Poder Superior para beneficio de nosotros mismos, de nuestra vida y de nuestro crecimiento interior. Por medio de la oración nos conectamos con Dios. No oramos porque tengamos que hacerlo, sino porque queremos hacerlo. Así es como vinculamos nuestra alma con nuestro Origen.

Estamos aprendiendo a cuidar nuestras emociones, nuestra mente y nuestras necesidades físicas. Estamos aprendiendo a cambiar nuestras conductas, pero también a cuidar de nuestro espíritu, de nuestra alma, porque ahí es donde empieza todo cambio verdadero.

Cada vez que hablamos con Dios, nos transformamos. Cada vez que nos conectamos con nuestro Poder Superior, éste nos escucha, nos toca y nos cambia para mejorar.

Hoy practicaré la plegaria y la meditación. Ya sea que me sienta desesperado, inquieto o en paz, haré el esfuerzo por conectarme con mi Poder Superior, por lo menos durante un momento del día de hoy.

Anuncios

Oración de la Serenidad


Reinhold Niebuhr

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que si puedo cambiar y la sabiduría para distinguir la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia la paz; aceptando, como lo hizo Dios, este mundo pecador tal y como es, y no como me gustaría que fuera; creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a Tu voluntad; de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz Contigo en la siguiente. Amen.”

 

Antes de tomar ese primer bocado


Su compromiso a la Abstinencia de comer compulsivamente es la cosa mas importante en su vida, ¡sin excepción!

Usted puede creer que otras cosas vienen primero, pero si no se abstiene de comer compulsivamente y practica la moderación en las comidas, puede destruir sus oportunidades de encontrar la salud, la felicidad, la comprensión de si mismo y la tranquilidad mental. Si usted esta convencido de que todo en su vida depende de que practique la abstinencia, casi seguramente lograra estas metas. Si esta confrontando con el impulso de comer, considere los puntos siguientes antes de tomar ese primer bocado compulsivo:

  1. Cultive la aceptación continua del hecho de que su única opción consiste en escoger entre los desgraciados atracones o el privarse de solo un pequeño bocado compulsivo.
  2. Cultive la gratitud humilde de que usted tuvo la suerte de enterarse de cual era su problema antes de que fuera demasiado tarde.
  3. Acepte como algo natural que por un periodo de tiempo (y puede ser largo) es posible que usted repetidamente experimentará:
    1. La tentación y el ansia consciente por comer algo entre comidas.
    2. El impulso súbito y avasallador de tomar solo un bocado.
    3. El antojo desesperante, no por la comida como tal, sino por esa agradable sensación y consuelo que solo uno o dos bocados antes le proporcionaba.

A pesar de ser molestos estos sentimientos, no hay que llevarlos a la práctica.

  1. Recuerde, cada vez que usted enfrenta una situación, sin comer compulsivamente, se le hará más fácil la próxima vez.
  2. Desarrolle y ensaye un plan diario de pensar y actuar por medio del cual usted vivirá ese día sin tomar un bocado impulsivo, a pesar de lo que le pueda perturbar o cuan fuerte sea el antiguo impulso por una probadita.
  3. Ni siquiera por un segundo se permita usted pensar: “No es una lastima o una cruel injusticia que no pueda tomar un bocadillo como la gente que se considera normal?
  4. No se permita ni pensar ni hablar de ningún placer real o imaginario que usted obtuvo alguna vez de ciertos alimentos.
  5. No se permita pensar que uno o dos bocados mejoraría alguna situación mala, o por lo menos la haría mas fácil de aguantar. Piense más bien Así: “Un bocado lo hará peor -un bocado quizá llevara finalmente a un atracón”.
  6. Minimice su situación. Considere el valor de otros quienes Han superado o aceptado gran adversidad en sus vidas. Piense agradecidamente de cuan afortunado es usted de tener una enfermedad que puede detenerse, simplemente por no tomar ese primer bocado compulsivo.
  7. Cultive el placer de abstenerse de comer compulsivamente:
    1. Que bueno es estar libre de culpabilidad, remordimientos y condenación de si mismo.
    2. Que bueno es estar libre del miedo de las consecuencias de un atracón recién terminado, o de un atracón futuro que antes nunca pudo evitar.
    3. Que bueno es estar libre del temor de lo que la gente ha estado pensando y murmurando de usted, libre de su compasión y desprecio mezclados.
    4. Que bueno es estar libre el miedo de si mismo.
  8. Catalogue y vuelva a catalogar el placer positivo de abstenerse de comer compulsivamente, tal como:
    1. La sencilla capacidad de comer y dormir normalmente y de despertarse contento de estar vivo, contento de haberse abstenido ayer, y contento de tener el privilegio de abstenerse hoy.
    2. La capacidad de afrontar cualquier cosa que la vida depare con tranquilidad mental, el respeto de si mismo y la posesión total de todas sus facultades.
  9. Cultive una útil asociación de ideas:
    1. Asocie ese primer bocado compulsivo con toda la miseria, vergüenza y remordimientos que usted siempre ha conocido.
    2. Asocie ese primer bocado compulsivo con la destrucción de su recién-descubierta felicidad y la perdida del respeto de si mismo y de su paz mental.
  10. Cultive la gratitud:
    1. Gratitud de que tanto pueda ser suyo por un precio tan pequeño.
    2. Gratitud de que usted pueda cambiar solo un bocado por toda la felicidad que la abstinencia de comer compulsivamente le proporciona.
    3. Gratitud de que TA exista y de que usted se enterar de ello a tiempo.
    4. Gratitud de que usted solamente sea una víctima de una enfermedad llamada tragonismo, que usted no sea un tragón de débil voluntad ni una persona de dudosa capacidad para razonar.
    5. Gratitud de que, como otros antes de usted han descubierto, con el tiempo usted no querrá ni extrañara la comida excesiva de la que esta usted privándose.
  11. Busque maneras de ayudar a otras personas que comen compulsivamente y recuerde, la primera manera de ayudar a otros es practicar usted mismo la abstinencia de comer compulsivamente.
  12. No olvide que cuando el corazón esta atribulado y la resistencia baja y la mente perturbada y confusa, hay mucho consuelo en un verdadero y comprensivo amigo que esta cerca.

Una rigurosa honestidad


A medida que seguimos el programa TA, descubrimos que no podemos ser rigurosamente honestos acerca de lo que comemos a menos que lo seamos acerca de nuestras otras acciones. Una vez que nuestro Poder Superior como nosotros lo concibamos se hace cargo de nuestras vidas, ocurre una limpieza general. En forma gradual, nos vamos dando cuenta que tenemos que abandonar las actitudes y actividades que minan nuestra integridad.

El proceso de limpieza puede ser doloroso. Implica enfrentar aspectos de nosotros mismos que preferiríamos que permanecieran ocultos, aún ante nosotros mismos: nuestra dependencia, orgullo, egoísmo, avaricia. Con frecuencia, el sexo y el dinero son áreas en las cuales necesitamos revisar nuestras actitudes y prácticas. Lo que estamos haciendo es cambiar de una postura egocéntrica a una postura centrada en un Poder Superior a nosotros mismos, y el cambio no siempre es suave.

Una honestidad rigurosa exhibe las relaciones perjudiciales tal como son. Ilumina nuestras motivaciones, que no siempre son las mejores y algunas hasta son tóxicas. Al amor y cuidado de nuestro Poder Superior nos sirve de apoyo mientras se exhiben nuestras debilidades. Por medio de Su poder curativo, nos fortalecemos y sanamos.

Concédeme la capacidad para practicar una rigurosa honestidad en todas las áreas de mi vida.

Pensar abiertamente


Para captar el programa de TA. Tenemos que pensar abiertamente en las cosas. San Pablo dijo: “Están transformados por su regeneración espiritual”. Tenemos que aprender a pensar correctamente. Tenemos que cambiar del pensamiento tragón al pensamiento sobrio. Tenemos que erigir una nueva forma de contemplar las cosas. Antes de que llegásemos a TA necesitábamos una vida artificial de estímulo y de todo lo que acompaña a la comida. Esa clase de vida nos parecía normal en ese tiempo. Pero cuando ahora miramos hacia atrás, aquella vida señala exactamente lo opuesto a lo normal. En realidad, aparece como lo más anormal. Tenemos que reeducar nuestras mentes.

“¿Estoy cambiando de pensamiento anormal a pensamiento normal?”

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: