Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘amor’

Aceptarse a sí mismo


Sabemos que Dios nos cuida amorosamente. Sabemos que cuando nos volvamos a El, todo estará bien con nosotros, aquí y en el más allá.

Rezo para estar siempre dispuesto a recordar que soy hijo de Dios, un alma divina en forma humana, y que la tarea más básica y urgente de mi vida es aceptarme, conocerme, amarme y cultivarme a mí mismo. Según me acepte a mí mismo, acepto la voluntad de Dios. Según me conozca y me ame a mí mismo, conozco y amo a Dios. Según me cultive a mí mismo, actúo bajo la orientación de Dios.

Rezo para estar dispuesto a abandonar mi arrogante autocrítica, y alabar a Dios humildemente aceptándome y cuidando de mí mismo.

La comida no es amor


Con la cabeza, sabemos que la comida no es lo mismo que el amor. Cuando este hecho se hunde en nuestras emociones, traducido en acción, nos libera de nuestra obsesión por la comida. Para poder alcanzar ese punto de desarrollo emocional, necesitamos abstenernos físicamente de la compulsión de comer. Mientras tengamos una adicción física a los azúcares y harinas refinados y a las comidas que nos llevan al atracón, no tendremos la perspectiva necesaria para alejarnos del apego emocional que tenemos hacia este tipo de alimentos.

 

Para los bebés y los niños es fácil confundir el amor con la comida. A medida que crecen aprenden a discriminar entre ambos. Si somos comedores compulsivos, necesitamos el programa TA y un despertar espiritual para que se aclare nuestra confusión. Nos falta mucho por crecer emocional y espirítualmente.

 

Si nuestras necesidades tempranas de amor no fueron satisfechas, ninguna cantidad de comida las podrá compensar. Es al dar amor que somos capaces de llenar nuestro vacío interior, y es por medio de nuestro Poder Superior que se nos cura y se nos capacita para amar.

 

Que recordemos de corazón que la comida no es amor

 

 

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: