Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘aceptar’

Oración de la Serenidad


Reinhold Niebuhr

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que si puedo cambiar y la sabiduría para distinguir la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia la paz; aceptando, como lo hizo Dios, este mundo pecador tal y como es, y no como me gustaría que fuera; creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a Tu voluntad; de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz Contigo en la siguiente. Amen.”

 

Anuncios

Aceptar, rendirse


La característica del llamado alcohólico típico es un sentimiento egocéntrico narcisista, dominado por sensaciones de omnipotencia, que intenta mantener a toda costa su integridad interior . . . Interiormente el alcohólico no acepta ser controlado por el hombre o por Dios. El, el alcohólico, es y debe ser el dueño de su propio destino. Luchará hasta el final por preservar esa posición.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 306

El gran misterio es: “¿Por qué algunos de nosotros morimos de muerte alcohólica, luchando por conservar la ‘independencia’ de nuestro ego, mientras otros parecen lograr la sobriedad en A.A. sin ningún esfuerzo?”. La ayuda de un Poder Superior, el regalo de la sobriedad, me llegó cuando un inexplicable deseo de dejar de beber coincidió con mi disposición de aceptar sugerencias de hombres y mujeres de A.A. Yo tuve que rendirme porque sólo podía ser rescatado pidiendo la ayuda de Dios y de mis compañeros.

 

Callejón sin salida


Un tragón es una persona a quien la comida le ha llevado a un “callejón sin salida”. No ha sido capaz de aprender nada de su experiencia de tragón. Siempre esta cometiendo Ios mismos errores y sufriendo las mismas consecuencias una y otra vez. Rehúsa admitir que es un tragón. Todavía cree que puede manejar la cuestión No quiere tragarse su amor propio y admitir que es diferente a Ios comedores normales. No quiere enfrentarse a la realidad de que tiene que pasar el resto de su vida con un plan de alimentación. No puede contemplar la vida sin comer jamás entre comidas.

“¿He salido yo de ese callejón sin salida?”

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: