Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘Abstinencia’

Febrero 24


Comida para el pensamiento.

Valores

¿Qué es lo que más valoro? ¿Qué ocupa el número uno en mi vida? ¿Qué el centro?

Cuando comía en exceso, yo era el centro. Yo era lo más grande dentro de mi universo, y todo lo demás giraba a mí alrededor. Temible estado, ya que el egocentrismo no brinda seguridad ni paz interior. Para mí, lo más importante era YO, y ese egocentrismo era mi perdición. Cuando me caí de mi nube y toqué fondo, no tenía a dónde ir excepto a algo que estuviera fuera de mí mismo.

A medida que nosotros, tragones, seguimos el Paso Dos y llegamos a creer que un Poder Superior nos puede devolver a nuestro sano juicio, empezamos a cambiar el centro de nuestra conciencia de nosotros mismos a Dios. Ésa es nuestra única esperanza. Mientras nuestros débiles YOs estén en el centro, no podemos lograr un progreso real, ni en cuanto a controlar nuestra adicción, ni en cuanto a vivir una vida productiva.

Cuando tocamos fondo, nos sentimos humillados. Cuando nos sentimos humillados, somos capaces de percibir y de reconocer que Dios es lo primero y que la abstinencia es nuestra tarea primordial. Discernimos nuestros valores y el orden nos brinda paz y seguridad.

Tú, Señor, eres el centro de mi vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a nuestra primera reunión en T.A. miramos a lo alto de la pared de los extremos de la habitación y vimos la inscripción: “Pero por la Gracias de Dios”. Supimos entonces que teníamos que solicitar la Gracia de Dios para mantener la abstinencia y vencer nuestra enfermedad del espíritu. Escuchamos a los compañeros cómo habían llegado a depender de un Poder Superior a ellos. Nos pareció sensato y resolvimos intentarlo.

-¿Estoy dependiendo de la Gracia de Dios para ayudarme a permanecer abstinente?

Meditación del Día.

Comparta con todos gustosamente su amor, su alegría, su felicidad, su tiempo, su comida, su dinero. Reparta todo el afecto que sea capaz con el corazón abierto y contento. Haga todo lo que pueda por los demás y en respuesta le vendrán incontables bendiciones. El compartir atrae a los demás hacia usted.  Acepte todo lo que venga como enviado por Dios y recíbalo con una regia bienvenida. Puede usted no ver jamás los resultados de haber compartido. Hoy pueden ellos no necesitar de usted, pero el mañana puede traer los resultados de que usted haya compartido hoy.

Oración del Día.

Ruego poder hacer que todo visitante desee regresar. Pido que jamás haga que alguien se sienta rechazado o indeseado.

Reflexión diaria A.A.

Un corazón agradecido

“Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar.”

COMO LO VE BILL, p. 37

Mi padrino me dijo que yo debía ser un alcohólico agradecido y siempre tener “una actitud de gratitud” – que la gratitud es el ingrediente básico de la humildad, que la humildad es el ingrediente básico del anonimato y que “el anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades”.

Como resultado de este consejo que me dio, yo empiezo todas las mañanas de rodillas, dándole gracias a Dios por tres cosas: estar vivo, estar sobrio y ser miembro de Alcohólicos Anónimos. Entonces trato de vivir una “actitud de gratitud” y de disfrutar completamente de otras veinticuatro horas de la manera de vivir de A.A.

Alcohólicos Anónimos no es meramente algo a lo que me uní; es algo que yo vivo.

El lenguaje del adiós.

Reconoce los sentimientos

Experimentar sentimientos puede ser todo un reto si no hemos tenido la experiencia previa o el permiso para hacerlo. Aprender a identificar lo que estamos sintiendo es un reto que podemos superar, pero no nos volveremos expertos de la noche a la mañana. Ni tampoco tenemos por qué lidiar perfectamente con nuestros sentimientos.

He aquí algunas ideas que podrían ser útiles mientras aprendes a reconocer tus sentimientos y a lidiar con ellos.

Toma una hoja de papel. En la parte superior escribe: “Si estuviera bien sentir lo que estoy sintiendo y nadie me juzgara como bueno o malo, ¿qué sería lo que estoy sintiendo?”. Luego, escribe lo que te venga a la mente. También puedes usar el recurso favorito de mucha gente al descubrir sus sentimientos: escribirlos. Puedes llevar un diario, escribir cartas que no tienes la intención de enviar, o simplemente garabatear tus pensamientos en una libreta para recados.

Mírate y escúchate a ti mismo como lo haría una tercera persona objetiva. Escucha tu tono de voz y las palabras que utilizas. ¿Qué es lo que escuchas? ¿Tristeza, miedo, ira, felicidad?

¿Qué te está diciendo tu cuerpo? ¿Está tenso y rígido de ira?

¿Muerto de miedo? ¿Cargado de tristeza y de pena? ¿Bailando de gusto?

También ayuda hablar con gente que está en recuperación. Ayuda asistir a las reuniones. Una vez que nos sentimos seguros, muchos descubrimos que nos abrimos de una manera fácil y natural a nuestros sentimientos.

En la recuperación estamos en una continua búsqueda de tesoros. Uno de los tesoros que estamos buscando es nuestra propia parte emocional. No tenemos que hacerlo a la perfección. Lo único que necesitamos es ser honestos, abiertos y estar dispuestos a intentarlo. Nuestras emociones están ahí, esperando a convivir con nosotros.

Hoy me veré y me escucharé a mi mismo durante el día. No me juzgaré por lo que estoy sintiendo; me aceptaré a mí mismo.

Febrero 11


Comida para el pensamiento.

Simplicidad

Alguien ha dicho que Dios es sencillo, que somos nosotros los complicados. Entre más simplificamos nuestras vidas, más efectivos nos volvemos.

Un plan de alimentación sencillo nos libera de la preocupación de la comida. En él, decidimos qué comeremos en nuestros tres alimentos cotidianos y podemos olvidarnos de la comida. Ahora sí, somos libres para concentrarnos en las labores y actividades del día. En contraste, ¡qué desordenadas y embrolladas eran nuestras vidas cuando nos dábamos atracones!

El poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de nuestro Poder Superior nos libera de la preocupación acerca de nosotros mismos. En vez de tratar de discernir métodos complicados para salirnos con la nuestra, somos libres de vivir cada día tal y como Dios nos lo manda, confiados en Su voluntad.

A medida que crecemos dentro de este programa, que crezcamos en simplicidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si queremos permanecer abstinentes, habremos aprendido a tener un anhelo mayor que el de comer. Cuando llegamos por primera vez a T.A. no podíamos imaginar desear otra cosa tanto o más que la comida. Así, tuvimos que dejar de tragar sostenidos por una fe, la fe de que algún día desearíamos algo más intensamente que la comida. Pero después de estar en T.A. durante algún tiempo, aprendimos que verdaderamente puede disfrutarse una vida de abstinencia. Aprendimos lo hermoso que es llevarse bien con la familia en el hogar; lo agradable que es realizar bien nuestro trabajo en la oficina; lo maravilloso que es tratar de ayudar a otros.

– ¿He hallado que cuando me mantengo abstinente me va bien en todo?

Meditación del Día.

Una de las cosas más difíciles del mundo es esperar, sin embargo, Dios quiere que yo espere. Todo movimiento es más fácil que la tranquila espera, no obstante, tengo que esperar hasta que Dios me muestre su voluntad. Demasiadas personas han echado a perder su labor y obstaculizado su crecimiento en el campo espiritual debido al exceso de actividad. Si espero pacientemente, preparándome siempre, algún día llegaré al lugar donde debo estar y ni el trabajo ni la actividad me podrían haber dado una mejor preparación.

Oración del Día.

Ruego porque pueda esperar pacientemente. Pido poder confiar en Dios y continuar preparándome para una vida mejor.

Reflexión diaria A.A.

Los límites de la confianza en uno mismo.

Nos preguntamos por qué los teníamos (temores). ¿No era porque la confianza en nosotros mismos nos había fallado?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 63

Todos mis defectos de carácter me separan de la voluntad de Dios. Cuando ignoro mi relación con El, me encuentro solo enfrentado al mundo y a mi alcoholismo y no me queda otro recurso que la confianza en mí mismo. Yo nunca he encontrado seguridad y felicidad por medio de la obstinación y el único resultado obtenido es una vida de temor y descontento. Dios me enseña la senda por la que puedo volver a El y a Su dádiva de serenidad y bienestar. Sin embargo, yo debo estar dispuesto primero a reconocer mis temores y a entender su origen y el poder que tienen sobre mí. Frecuentemente le pido a Dios que me ayude a entender cómo es que yo me separo de El.

El lenguaje del adiós.

La guía divina

Envíame el pensamiento, la palabra o la acción correctos. Muéstrame cuál debe ser mi siguiente paso. En tiempos de duda y de indecisión, por favor mándame Tu inspiración y tu guía.

Alcohólicos Anónimos.

La buena nueva acerca de someternos a nosotros y de someter nuestra vida a un Poder Superior a nosotros mismos es que nos ponemos en armonía con un Plan Maestro, un plan más grande del que podamos imaginar.

Se nos ha prometido la Guía Divina si la pedimos, si trabajamos los Doce Pasos. ¿Qué mayor regalo podemos recibir que saber que nuestros pensamientos, palabras y acciones están siendo dirigidos?

No somos un error. Y no tenemos que controlarnos o reprimirnos a nosotros mismos ni a los demás para que la vida funcione. Incluso lo extraño, lo no planeado, lo doloroso y eso que llamamos errores pueden convertirse en armonía.

Seremos guiados para entender qué necesitamos hacer para cuidar de nosotros mismos. Empezaremos a confiar en nuestros instintos, en nuestros sentimientos, en nuestros pensamientos. Sabremos cuándo ir, cuándo detenernos, cuándo esperar. Aprenderemos una gran verdad: el pan se dará a pesar de nosotros, no a causa de nosotros.

Hoy, y todos los días, rezo porque mis pensamientos, palabras y acciones sean guiados Divinamente. Rezo porque pueda proseguir mi camino con confianza, sabiendo que mis pasos son guiados.

Enero 14


Comida para el pensamiento.

Estar dispuestos a todo

Para lograr el éxito en este programa, tenemos que estar dispuestos a todo. Más que ninguna otra cosa, queremos dejar de comer en forma compulsiva. Estamos dispuestos a seguir los pasos que llevaron al éxito a cientos de personas que los siguieron antes que nosotros.

Cuando la abstinencia ocupa el primer lugar en nuestras vidas, estamos dispuestos entonces a experimentar periodos de hambre y de antojo a medida que nuestro apetito y nuestro cuerpo se van adaptando al nuevo plan de alimentación. Estamos dispuestos a comer de acuerdo con nuestras necesidades, o de acuerdo con nuestra gula.

Aun en tiempos de estrés y de dificultades, estamos dispuestos a continuar con el programa, ya sea acudiendo a reuniones extra, haciendo más llamadas telefónicas, dedicando más tiempo a estudiar la literatura del grupo y a meditar. Sea lo que sea que necesitemos hacer para seguir en abstinencia, eso es lo que estamos dispuestos a hacer.

Y lo que es más importante, estamos dispuestos a dejar nuestras vidas al cuidado de Dios, según lo conciba cada uno de nosotros. A medida que nos dejemos conducir por Él cada hora, cada día, nuestras vidas se organizarán, y sentiremos júbilo interior y serenidad.

Oro porque siempre esté dispuesto.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a TA., por primera vez, una vida de abstinencia nos parecía extraña. Pensábamos ¿qué clase de vida podría ser sin tragar? Al principio, no nos parecía natural una vida así. Pero cuanto más tiempo llevamos en TA, más natural nos parece esta forma de vivir. Y ahora sabemos que la vida que estamos viviendo en TA, la abstinencia, el compañerismo, la fe en Dios y el tratar de ayudarnos mutuamente, es la forma de vida más natural posible.

– ¿Creo que es ésta la forma en que Dios quiere que yo viva?

Meditación del Día.

Aprenderé a superarme, porque cada golpe al egoísmo es utilizado para modelar el yo real, eterno, imperecedero. A medida que me supere, obtendré la fuerza que Dios conceda a mi alma. Y también yo seré victorioso. No es tanto las dificultades de la vida, como mi propio egoísmo, lo que tengo que vencer.

Oración del Día.

Ruego que obedezca a Dios, que camine junto a Él, y que lo escuche. Pido que me esfuerce por vencer mi propio egoísmo.

Reflexión Diaria A.A.

Sin limitaciones

No nos lamentaremos por el pasado ni desearemos cerrar la puerta que nos lleva a él.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Una vez que logré mi sobriedad, empecé a ver el desperdicio que mi vida había sido y experimenté sentimientos sobrecogedores de culpabilidad y de arrepentimiento. Los Pasos Cuatro y Quinto del programa me ayudaron enormemente a aliviar aquellos molestos arrepentimientos. Supe que mi egocentrismo y deshonestidad retoñaban en alto grado de mi forma de beber y que yo bebía porque soy un tragón. Ahora veo que aun mis más desagradables experiencias pueden transformarse en oro porque, como tragón sobrio, puedo compartirlas para ayudar a mis compañeros tragones, y en particular a los recién llegados. Ahora, varios años sobrio en TA., ya no me lamento del pasado; simplemente estoy agradecido por estar consciente del amor de Dios y por la ayuda que puedo dar a otros en la Comunidad.

El lenguaje del Adiós

Acepta la ira.

“La ira es uno de los efectos más profundos que tiene la vida sobre nosotros. Es una de nuestras emociones. Cuando se cruce en nuestro camino, vamos a sentirla, a menos que la reprimamos.”

Ya no seas codependiente.

Si estuviera llevando bien el programa, no me enojaría…. si fuera un buen cristiano, no sentiría ira… si realmente estuviera usando mis afirmaciones acerca de lo feliz que soy, no sentiría enojo….

Estos son viejos mensajes que nos seducen para, otra vez, no sentir. La ira es parte de la vida. No necesitamos permanecer en ella o desterrarla, pero no nos podemos dar el lujo de ignorarla.

En la recuperación aprendemos que podemos sentir sin vergüenza todos nuestros sentimientos, incluyendo la ira y, aún así, asumir la responsabilidad de lo que hacemos cuando nos sentimos enojados. No tenemos que permitir que la ira nos controle, pero seguramente lo hará si nos negamos a sentirla.

Ser agradecidos, positivos, sanos, no significa que nunca sintamos ira. Ser agradecidos, positivos y sanos significa que sentimos la ira cuando tenemos necesidad de hacerlo.

Hoy me permitiré sentir ira, si necesito hacerlo. Puedo sentir mis emociones y liberarlas constructivamente, incluyendo la ira. Sentiré gratitud por la ira que sienta y por las cosas que ésta está tratando de mostrarme. Puedo sentir y aceptar todas mis emociones sin vergüenza y asumir la responsabilidad de mis actos.

Enero 6


Comida para el pensamiento.

La abstención

Al principio, eliminar todo tipo de azúcar y harina refinadas podrá parecer difícil y hasta imposible. Sin embargo tomar la decisión de evitar este tipo de comida que dispara el antojo por comer más y más es lo que abre la puerta a la libertad: a liberarnos de los antojos y de la grasa.

No nos liberamos inmediatamente. Algunos experimentamos los síntomas de la privación, que a veces causa molestias físicas; otras emocionales, y algunas más de ambos tipos.. Es importante recordar que esta molestia desaparecerá, y que si seguimos absteniéndonos de consumir azúcar y harina refinadas, pronto nos sentiremos mucho mejor, tanto que nuestros cuerpos y nuestras vidas parecerán nuevos.

Para poder entrar en el mundo de la libertad debemos pasar por la puerta de la abstinencia. No tenemos por qué temer a las molestias de la privación. A menudo, crecer es doloroso. Muchos que han estado ahí antes que nosotros opinan que la libertad que se alcanza bien vale el sufrimiento pasajero. Nuestro Poder Superior nos dará la fuerza para soportarlo y nunca nos presionará a ir más allá de nuestras posibilidades. Cuando estemos tentamos a rendirnos, una plegaria y una llamada telefónica pueden ser nuestra salvación.

Condúcenos a la libertad, te rogamos

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El conservarme sobrio es lo más importante en mi vida. La decisión más importante que he adoptado ha sido la de renunciar a tragar. Estoy convencido de que mi vida entera depende de no dar ese primer bocado. Nada en el mundo es tan importante para mí como mi propia sobriedad. Todo lo que tengo, toda mi vida, depende de ese único hecho.

-¿Puedo olvidarlo aunque sea por un minuto?

Meditación del Día.

Me educaré a mí mismo. Empezaré con esta educación ahora. Abandonaré todos los pensamientos inútiles. Sé que la bondad en mi vida es el fundamente necesario para su utilidad. Recibiré este aprendizaje de buen grado, porque sin él, Dios no puede transmitirme su fortaleza. Creo que esta fortaleza es una poderosa fuerza cuando es utilizada en la forma adecuada.

Oración del Día.

Ruego que pueda enfrentar y aceptar cualquier educación que sea necesaria. Pido que pueda ser apto para recibir en mi vida la fortaleza de Dios.

Reflexión Diaria A.A.

La victoria de la rendición.

“Nos damos cuenta de que únicamente por medio de la derrota total, podremos dar los primeros pasos hacia la liberación y la fortaleza. Nuestra admisión de la impotencia personal se convierte en el sólido cimiento sobre el cual podremos construir una existencia feliz y útil.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 23

Cuando el alcohol influenciaba en todas las facetas de mi vida, cuando las botellas se convirtieron en símbolos de mi libertinaje y de la satisfacción inmoderada de mis deseos, cuando me di cuenta de que, por mí mismo, no podía hacer nada para sobreponerme al poder del alcohol, me di cuenta que no tenía otro recurso que la rendición. En la rendición encontré la victoria – victoria sobre mi egoísta inmoderación, victoria sobre mi necia resistencia a la vida tal como se me había dado. Cuando dejé de pelear con todos y con todo, empecé en el sendero de la sobriedad, de la serenidad y de la paz.

El lenguaje del Adiós

Relaciones

Si estamos descontentos sin una relación, probablemente lo estaremos también teniéndola. Una relación no hace que comience nuestra vida, una relación no se convierte en nuestra vida. Una relación es la continuación de la vida. Más allá de la codependencia.

Las relaciones son la bendición y la ruina de la recuperación. En ellas mostramos dónde estamos en el camino de la recuperación. A diario nos enfrentamos a la tarea de funcionar dentro de varias relaciones. A veces, elegimos esas relaciones; otras, no. La única opción que generalmente tenemos en nuestras relaciones es la que concierne, nuestra conducta.

En la recuperación de la codependencia, nuestra meta es comportarnos de manera que demostremos responsabilidad para con nosotros mismos. Estamos aprendiendo a reconocer nuestro poder para cuidar de nosotros mismos en nuestras relaciones y a tener intimidad con la gente cuando esto sea posible.

¿Necesitamos apartarnos de alguien a quien hemos estado tratando de controlar? ¿Hay alguien con quien necesitamos hablar, aunque lo que tengamos que decirle resulte incómodo? ¿Hay alguien a quien hayamos estado evitando porque nos da miedo cuidar de nosotros mismos con esa persona? ¿Necesitamos reparar un daño? ¿Hay alguien con quien necesitemos ponernos en contacto, o a quien demostrarle nuestro amor?

La recuperación no se lleva a cabo fuera de nuestras relaciones, si no aprendemos a manejar nuestro propio poder y a cuidar de nosotros mismos dentro de nuestras relaciones.

Hoy participaré en mis relaciones al máximo de mi capacidad. Estaré dispuesto a tener intimidad y a compartir con la gente en la que confío. Pediré lo que necesito y daré lo que me parezca adecuado.

Diciembre 30


Comida para el pensamiento.

Miedo al fracaso

Con frecuencia, es el miedo al fracaso el que nos impide intentar lo que realmente queremos hacer. Cuando somos nuevos en TA, quizá nos rehusemos a comprometernos a la abstinencia porque nos da miedo romperla. Cuando somos capaces de guardar la abstinencia de la compulsión de comer, quizá temamos establecer cualquier otro tipo de compromiso por miedo a no ser capaces de tener éxito.

Nuestros fracasos del pasado pueden minar nuestra confianza en nuestra capacidad actual. Por esta razón, necesitamos dejar ir el pasado y estar dispuestos a probar algo nuevo. Para muchos de nosotros, creer en un Poder Superior es un compromiso nuevo. El miedo a sentirnos decepcionados alguna vez nos obstaculiza la confianza total que ese compromiso implica.

La mejor manera de manejar el miedo al fracaso es vivir un día a la vez. Podemos arriesgarnos hoy a tener un pequeño fracaso; lo que nos aterra es el gran fracaso en el futuro. Al dar hoy un pequeño paso hacia la conservación de la abstinencia o el trabajo sobre un proyecto importante, vamos construyendo la confianza de que con el tiempo, podremos tener éxito.

Con Tu apoyo, que esté dispuesto a arriesgarme al fracaso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la medida en que falle en mis responsabilidades, fallará T.A. En la medida en que las cumpla, tendré éxito en T.A. Cada fracaso mío significa un retroceso, en esa medida de T.A. No esperaré a ser reclutado para dar servicio  a mis semejantes, sino que seré un voluntario. Aceptaré cada oportunidad de trabajar en T.A. como un reto y haré todo lo posible por aceptar cada reto y realizar mi labor lo mejor que pueda.

¿Aceptaré con gusto cada reto?

Meditación del Día.

Los hombres son, en lo más profundo, unos fracasos cuando quieren vivir sin el poder del apoyo de Dios. Muchos hombres tratan de ser autosuficientes y buscan el placer egoísta, para descubrir que no quedan satisfechos. No importa la cantidad de recursos materiales que logren, no importa cuánta fama y poder tengan, no importan esas cosas, pues generalmente llega el momento del desencanto y el sentimiento de futilidad. La muerte les espera y no pueden llevarse nada material cuando se vayan.

¿Qué importa haber ganado el mundo entero si he perdido el alma?

Oración del Día.

Ruego que no llegue vacío al final de mi vida. Pido que viva en forma tal que no me dé miedo morir.

El lenguaje del adiós

Echa los cimientos.

Se han echado los cimientos. ¿No lo ves? ¿No entiendes que todo lo que has pasado ha tenido un propósito? Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y finalmente la liberación.

Se te ha preparado. De la misma manera como el constructor debe derribar y escarbar lo viejo para construir lo nuevo, tu Poder Superior ha estado limpiando los cimientos de tu vida. ¿Alguna vez has observado a un constructor en una construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de que empezara. Lo que está viejo y deteriorado se debe retirar. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura se debe retirar, remplazar o reforzar. Ningún constructor a quien le importe su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de apoyo insuficiente. Los cimientos se desplomarían. La construcción no duraría.

Si el producto terminado va a ser como se desea, se tiene que llevar a cabo un exhaustivo trabajo de los cimientos hacia arriba. A medida que progresa la obra, a menudo parece un cataclismo. Con frecuencia no parece tener sentido. Podría parecer una pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto terminado. Pero es muy importante que los cimientos se echen como debe ser si es que el trabajo divertido, los toques finales, van a ser como queremos que sean.

Esta época larga, difícil de tu vida ha sido para echar los cimientos. No carecía de propósito, aunque a veces el propósito no haya sido evidente o aparente. Ahora se han echado ya los cimientos. La estructura es sólida.

Ahora es tiempo ya de los toques finales, de la terminación. Es tiempo de poner los muebles dentro y de disfrutar los frutos de la labor.

Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes duras. Has confiado, te has sometido y le has permitido a tu Poder Superior y al universo que te curen y te preparen. Ahora disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado. Ahora verás el propósito. Ahora todo se conjuntará y tendrá sentido. Disfrútalo.

Hoy me someteré al echar los cimientos – las bases- de mi vida. Si es tiempo de disfrutar la colocación de los toques finales, me someteré a ello y disfrutaré eso también. Me acordaré de estarle agradecido a un Poder Superior que es un Maestro Constructor y únicamente tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado y la atención a los detalles de mi Poder Superior al echar los cimientos, aunque me ponga impaciente a veces. Miraré con reverencia la belleza del producto terminado de Dios.

La abstinencia viene primero


Yo no estoy de acuerdo con la definición de abstinencia que aparece en el folleto Un Compromiso a la Abstinencia. Para mí, comer compulsivamente y darme atracones son comportamientos causados por una reacción a determinados alimentos. Por lo tanto, la abstinencia es abstenerse de consumir aquellos alimentos que tiene cualidades adictivas.

En AA estás sobrio o no lo estás. Los miembros se abstienen de todo lo que contenga alcohol. No puedo seguir llamándome comedor compulsivo, si no reconozco que soy un adicto a la comida, adicto a ciertos alimentos que me hacen actuar compulsivamente en todas las áreas de mi vida.

Ya no estoy confundido por las distintas definiciones de abstinencia. Me ha llevado quince años lograr abstenerme de determinados alimentos a los que era adicto, y hoy me siento libre de esa adicción.

¿La abstinencia es lo más importante en mi vida. Si como compulsivamente, cada área de mi vida se ve afectada. Entonces, no tengo contacto con mi ser espiritual. Estoy siendo mi propio Dios. Entonces es que le he dado a la comida el poder de ser más poderosa que Dios, y entonces no habrá razón de ser de mi vida.

Ahora veo que cuando no me abstenía de comer compulsivamente aquellos alimentos a los que era adicto, mi cerebro estaba tan trastornado que era incapaz de comprender los pasos. Estaba demasiado ocupado preocupándome de cómo y cuándo iba a darme mi siguiente atracón y no era capaz de sentir mi impotencia y la ingobernabilidad de mi vida. (Paso 1)

Estaba buscando comida para hacer más llevadera mi dependencia de la gente, las cosas y los lugares, en vez de buscar a mi Dios (Pasos 2 y 3)

Tenía que tener la comodidad de la comida para soportar el dolor de mis propios defectos de carácter y de reconocer que no soy perfecto. (Pasos 4 y 5)

Sólo Dios sabe cuánto dolor sentí al tener que aceptar mis defectos, estar dispuesto a ser liberado de ellos y hacer mis reparaciones. (Pasos 6 al 9)

Seguía considerando a la comida como mi Dios, así no tendría que continuar haciendo mi inventario personal y luego admitir que yo era menos que perfecto. (Paso 10) Rezaba por la comida y a la comida, y no tenía conciencia de mi espiritualidad, sólo de la comida. (Paso 11)

El único mensaje que podía dar a los recién llegados era el de la recaída y el pensamiento irracional, porque elegí seguir comiendo. (Paso 12)

Para mí, la abstinencia ha de lograrse antes de comenzar a practicar los pasos. No creo que los pasos puedan convertirme en abstinente. Estar dispuesto a sentir y aprender a afrontar la vida como venga, vendrá sólo después de que esté dispuesto a no volver a comer de nuevo. Tengo que crecer y actuar como un adulto, no como un niño. Los instrumentos de recuperación junto con mi abstinencia serán los que me mantengan en recuperación. No puedo mantenerme abstinente de mis comportamientos compulsivos si elijo aislarme no yendo a las reuniones, si no pido ayuda a mi padrino, si no reservo tiempo para rezar y meditar, leer y escribir un diario. Y si no establezco un plan de comida diario, no estoy abstinente.

Debo proteger mi anonimato y el de mis compañeros. Debo continuadamente colaborar con mis compañeros, mi grupo y mi intergrupal a través del servicio. Los instrumentos fueron diseñados para mantenerme abstinente, pero he de usarlos. Gracias a Dios por TA, por mi programa de recuperación y por esta maravillosa herramienta que es la abstinencia.

¿Dónde es la fiesta?


La mayoría de nosotros tenemos recuerdos tempranos de fiestas de cumpleaños –nuestras y de otros niños- y, como tragones, quizá recordamos la comida más que todo lo demás. Por lo que podemos recordar, las fiestas han significado comida y bebida. Entre mejor y más abundantes eran la comida y la bebida, más buena era la fiesta; o así pensábamos.

Guardar la abstinencia significa que asistiremos a fiestas en las que no comeremos ni beberemos, si lo que se sirva no está de acuerdo con nuestro plan de alimentación. Para poder hacer esto con alegría y serenidad, necesitamos redefinir nuestra idea de lo que es una fiesta. Ésta no es una celebración si rompemos nuestra abstinencia y volvemos a tragar.

A través de este programa, llegamos a comprender que una fiesta es algo más que una ocasión para comer y beber. Para disfrutar junto con otras personas es necesario que nos tengamos buena voluntad, que haya una atracción mutua y que exista el esfuerzo de comunicarse unos con otros y de afirmarse entre sí. Si estos elementos están presentes, habrá fiesta, aunque no haya nada de comer ni de beber. Si estos elementos están ausentes, ninguna cantidad de comida ni bebida nos asegurará que la pasemos bien.

Gracias a mi Poder Superior, por la diversión.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: