Corriente Independiente de La Laguna

Entradas etiquetadas como ‘12 promesas’

Enero 14


Comida para el pensamiento.

Estar dispuestos a todo

Para lograr el éxito en este programa, tenemos que estar dispuestos a todo. Más que ninguna otra cosa, queremos dejar de comer en forma compulsiva. Estamos dispuestos a seguir los pasos que llevaron al éxito a cientos de personas que los siguieron antes que nosotros.

Cuando la abstinencia ocupa el primer lugar en nuestras vidas, estamos dispuestos entonces a experimentar periodos de hambre y de antojo a medida que nuestro apetito y nuestro cuerpo se van adaptando al nuevo plan de alimentación. Estamos dispuestos a comer de acuerdo con nuestras necesidades, o de acuerdo con nuestra gula.

Aun en tiempos de estrés y de dificultades, estamos dispuestos a continuar con el programa, ya sea acudiendo a reuniones extra, haciendo más llamadas telefónicas, dedicando más tiempo a estudiar la literatura del grupo y a meditar. Sea lo que sea que necesitemos hacer para seguir en abstinencia, eso es lo que estamos dispuestos a hacer.

Y lo que es más importante, estamos dispuestos a dejar nuestras vidas al cuidado de Dios, según lo conciba cada uno de nosotros. A medida que nos dejemos conducir por Él cada hora, cada día, nuestras vidas se organizarán, y sentiremos júbilo interior y serenidad.

Oro porque siempre esté dispuesto.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a TA., por primera vez, una vida de abstinencia nos parecía extraña. Pensábamos ¿qué clase de vida podría ser sin tragar? Al principio, no nos parecía natural una vida así. Pero cuanto más tiempo llevamos en TA, más natural nos parece esta forma de vivir. Y ahora sabemos que la vida que estamos viviendo en TA, la abstinencia, el compañerismo, la fe en Dios y el tratar de ayudarnos mutuamente, es la forma de vida más natural posible.

– ¿Creo que es ésta la forma en que Dios quiere que yo viva?

Meditación del Día.

Aprenderé a superarme, porque cada golpe al egoísmo es utilizado para modelar el yo real, eterno, imperecedero. A medida que me supere, obtendré la fuerza que Dios conceda a mi alma. Y también yo seré victorioso. No es tanto las dificultades de la vida, como mi propio egoísmo, lo que tengo que vencer.

Oración del Día.

Ruego que obedezca a Dios, que camine junto a Él, y que lo escuche. Pido que me esfuerce por vencer mi propio egoísmo.

Reflexión Diaria A.A.

Sin limitaciones

No nos lamentaremos por el pasado ni desearemos cerrar la puerta que nos lleva a él.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Una vez que logré mi sobriedad, empecé a ver el desperdicio que mi vida había sido y experimenté sentimientos sobrecogedores de culpabilidad y de arrepentimiento. Los Pasos Cuatro y Quinto del programa me ayudaron enormemente a aliviar aquellos molestos arrepentimientos. Supe que mi egocentrismo y deshonestidad retoñaban en alto grado de mi forma de beber y que yo bebía porque soy un tragón. Ahora veo que aun mis más desagradables experiencias pueden transformarse en oro porque, como tragón sobrio, puedo compartirlas para ayudar a mis compañeros tragones, y en particular a los recién llegados. Ahora, varios años sobrio en TA., ya no me lamento del pasado; simplemente estoy agradecido por estar consciente del amor de Dios y por la ayuda que puedo dar a otros en la Comunidad.

El lenguaje del Adiós

Acepta la ira.

“La ira es uno de los efectos más profundos que tiene la vida sobre nosotros. Es una de nuestras emociones. Cuando se cruce en nuestro camino, vamos a sentirla, a menos que la reprimamos.”

Ya no seas codependiente.

Si estuviera llevando bien el programa, no me enojaría…. si fuera un buen cristiano, no sentiría ira… si realmente estuviera usando mis afirmaciones acerca de lo feliz que soy, no sentiría enojo….

Estos son viejos mensajes que nos seducen para, otra vez, no sentir. La ira es parte de la vida. No necesitamos permanecer en ella o desterrarla, pero no nos podemos dar el lujo de ignorarla.

En la recuperación aprendemos que podemos sentir sin vergüenza todos nuestros sentimientos, incluyendo la ira y, aún así, asumir la responsabilidad de lo que hacemos cuando nos sentimos enojados. No tenemos que permitir que la ira nos controle, pero seguramente lo hará si nos negamos a sentirla.

Ser agradecidos, positivos, sanos, no significa que nunca sintamos ira. Ser agradecidos, positivos y sanos significa que sentimos la ira cuando tenemos necesidad de hacerlo.

Hoy me permitiré sentir ira, si necesito hacerlo. Puedo sentir mis emociones y liberarlas constructivamente, incluyendo la ira. Sentiré gratitud por la ira que sienta y por las cosas que ésta está tratando de mostrarme. Puedo sentir y aceptar todas mis emociones sin vergüenza y asumir la responsabilidad de mis actos.

Anuncios

Las promesas de AA


Vamos a conocer una libertad y una felicidad nuevas.

No nos lamentaremos por el pasado ni desearemos cerrar la puerta que nos lleva a el.

Comprenderemos el significado de la palabra serenidad y conoceremos la paz.

Sin importar lo bajo a que hayamos llegado, percibiremos como nuestra experiencia puede beneficiar a otros.

Desaparecerá ese sentimiento de inutilidad y lastima de nosotros mismos.

Perderemos el interés en cosas egoístas y nos interesaremos en nuestros compañeros.

Se desvanecerá la ambición personal.

Nuestra actitud y nuestro punto de vista sobre la vida cambiaran.

Se nos quitara el miedo a la gente y a la inseguridad económica.

Intuitivamente sabremos manejar situaciones que antes nos desesperaban.

De pronto comprenderemos que Dios esta haciendo por nosotros lo que por nosotros mismos no podíamos hacer.

Pag. 78 Libro Grande AA

Septiembre 9


Comida para el pensamiento.

Reparar el daño causado a los demás

Las personas más afectadas por nuestra enfermedad fueron, indudablemente, los miembros de nuestra familia. Luego, nuestros amigos más íntimos, si es que los teníamos cuando comíamos en exceso. A estas personas les afectaban directamente nuestros estados de ánimo negativos y  nuestro aislamiento para comer en exceso. Tal vez también hayan resultado afectados porque les quitamos los alimentos que les pertenecían, pero que nosotros nos comimos. Algunos de nosotros robábamos dinero para comprar comida que no necesitábamos, pero que teníamos que comer. Otros robábamos comida.

A veces resulta embarazoso reparar los daños y con frecuencia difícil. Esto implica tragarse el orgullo. Quizá lo único que se necesite sea ofrecer una disculpa sencilla y sincera. Puede ser que podamos llevar a cabo actos concretos. Al igual que al reparar el daño que nosotros mismos nos causamos, la mejor manera de sanar la herida que le hemos causado a familiares y amigos es abstenernos de comer en forma compulsiva. A medida que nos abstenemos, nos ponemos a disposición de quienes nos rodean en vez de aislarnos. Nuestra propia cordura es el mejor regalo que podemos darle a los demás.

Que tenga valor para reparar el daño.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando a un tragón se le ofrezca una forma de vivir sobriamente llevando el programa de TA, pensará en la perspectiva de vivir sin tragar y preguntará: ¿Estoy condenado a una vida desabrida, aburrida y de descontento, como la que viven algunas de las personas virtuosas que yo conozco? “Sé que debo pasármela sin tragar, pero ¿cómo puedo hacerlo? ¿Hay un substituto lo suficientemente poderoso?

¿He encontrado un substituto más que suficiente para la comida?

Meditación del Día.

La vida se conquista con el poder de Dios. La capacidad de triunfar es la gracia de Dios. No puede existir el fracaso total cuando se está con Dios. Si se desea obtener lo mejor de la vida, hay que vivir lo más cerca posible de Dios, Señor y Donador de la vida. La recompensa por depender de la fuerza de Dios será segura. A veces la recompensa se manifiesta en una renovación de la fuerza para enfrentar la vida, a veces en la superación de los pensamientos negativos, a veces en lograr que otros lleven una nueva forma de vida. Cualquiera que se el éxito que se tenga, no será por el propio esfuerzo, sino en gran parte debido a la gracias de Dios.

Oración del Día.

Ruego poder confiar más plenamente en la gracia de Dios. Pido vivir una vida de éxito.

Reflexión diaria A.A.

Abrir nuevas puertas

“Están (las promesas) cumpliéndose entre nosotros – a veces rápidamente, a veces lentamente . . .”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Las promesas mencionadas en este pasaje poco a poco están cobrando vida para mí. Lo que me ha dado esperanza es poner en práctica el Paso Nueve. El Paso me ha permitido ver y establecer objetivos en mi recuperación.

Los viejos hábitos y comportamientos difícilmente mueren. Practicar el Paso Nueve me hace posible cerrar la puerta al borracho que era y abrirme nuevas avenidas como alcohólico sobrio. Hacer reparaciones directas es crucial para mí. Al reparar relaciones y comportamientos del pasado puedo con más facilidad vivir una vida sobria.

Aunque llevo algunos años sobrio, hay ocasiones en que tengo que ocuparme de las “cosas viejas” del pasado y el Paso Nueve siempre funciona, cuando yo lo practico.

El lenguaje del adiós.

Perspectiva.

Muy a menudo tratamos de tener una perspectiva clara antes de tiempo.  Eso siempre nos vuelve locos.

No siempre sabemos por qué están ocurriendo las cosas de ese modo.

No siempre sabemos cómo resultará una relación en particular. No siempre entendemos el origen de nuestros sentimientos, por qué se nos ha llevado por un sendero en particular, qué se está resolviendo en nuestro interior, qué estamos aprendiendo, por qué necesitamos experimentar reciclajes, por qué tuvimos que esperar, por qué necesitamos pasar un tiempo de disciplina, o por qué se cerró una puerta. Cómo resultarán nuestras circunstancias actuales en el esquema mayor de eventos no siempre nos queda claro. Así es como necesita ser.

La perspectiva vendrá en retrospectiva.

Podemos hacer un esfuerzo excesivo durante horas hoy para comprender el significado de algo que puede venirnos en un instante el año que viene.

Déjalo ir. Dejemos ir nuestra necesidad de averiguar las cosas para sentirnos en control.

Ahora es tiempo de ser. De sentir. De pasar por ello. De permitir que las cosas sucedan. De aprender. De dejar que tome su curso lo que sea que se esté resolviendo en nuestro interior.

Ya pasada la ocasión, lo sabremos. Lo veremos claro. Por hoy, basta con ser. Se nos ha dicho que todas las cosas surtirán efecto para bien de nuestra vida. Podemos confiar en que así ocurrirá, aunque no podemos ver el lugar que ocupan los eventos de hoy dentro del panorama más amplio.

Hoy dejaré que las cosas sucedan sin tratar de averiguarlo todo. Si hoy no dispongo de claridad, confiaré en que vendrá más tarde, en retrospectiva. Confiaré simplemente en la verdad de que todo está bien, en que los eventos se están desarrollando como deben, y que todo se resolverá para bien de mi vida, mejor de lo que puedo imaginar.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: