Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para la Categoría "Literatura"

Las promesas de AA


Vamos a conocer una libertad y una felicidad nuevas.

No nos lamentaremos por el pasado ni desearemos cerrar la puerta que nos lleva a el.

Comprenderemos el significado de la palabra serenidad y conoceremos la paz.

Sin importar lo bajo a que hayamos llegado, percibiremos como nuestra experiencia puede beneficiar a otros.

Desaparecerá ese sentimiento de inutilidad y lastima de nosotros mismos.

Perderemos el interés en cosas egoístas y nos interesaremos en nuestros compañeros.

Se desvanecerá la ambición personal.

Nuestra actitud y nuestro punto de vista sobre la vida cambiaran.

Se nos quitara el miedo a la gente y a la inseguridad económica.

Intuitivamente sabremos manejar situaciones que antes nos desesperaban.

De pronto comprenderemos que Dios esta haciendo por nosotros lo que por nosotros mismos no podíamos hacer.

Pag. 78 Libro Grande AA

Oración de San Francisco


Señor: hazme un instrumento de Tu paz – que donde haya odio, siembre amor – donde haya injuria, perdón – donde haya duda, fe – donde haya desesperación, esperanza – donde haya sombras, luz – donde haya tristeza, alegría. ¡Oh! ¡Divino Maestro! concédeme que no busque ser consolado, sino consolar – que no busque ser comprendido, sino comprender – que no busque ser amado, sino amar – porque para encontrarse, hay que olvidarse de sí mismo – perdonando, es como Tú nos perdonas – y muriendo en Ti, nazco para la vida eterna. Amén.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 106

No importa en qué parte de mi desarrollo espiritual me encuentre, la oración de San Francisco me ayuda a mejorar mi contacto consciente con el Dios de mi entendimiento. Creo que una de las grandes ventajas de mi fe en dios está en que yo no lo comprenda a El o a Ella o a Ello. Puede ser que mi relación con mi Poder superior sea tan fructífera que yo no tengo que comprenderlo. Sólo estoy seguro de que si practico el Undécimo Paso regularmente, lo mejor que pueda, continuaré mejorando mi contacto consciente, que conoceré su voluntad para conmigo y que tendré la fortaleza para cumplirla.

Herramientas para identificar patrones de comportamiento


PATRONES DE NEGACIÓN.

  • Tengo dificultad para identificar lo que siento.
  • Minimizo, modifico o niego lo que siento realmente.
  • Me percibo como una persona totalmente desinteresada y dedicada al bienestar de los demás.

PATRONES DE BAJA AUTOESTIMA:

  • Tengo dificultad para tomar decisiones.
  • Juzgo duramente todo lo que pienso, digo o hago, como algo que no es “lo suficientemente bueno”.
  • Me siento avergonzado al recibir reconocimiento, elogios o regalos.
  • No le pido a los demás que satisfagan mis necesidades o deseos.
  • Valoro más la aprobación que me dan los demás por mi comportamiento, ideas y sentimientos que la que me doy yo mismo.
  • No me percibo como una persona valiosa o digna de recibir amor.

PATRONES DE CONFORMIDAD:

  • Actúo en contra de mis valores e integridad para evitar el enojo o el rechazo de otras personas.
  • Soy extremadamente sensible a los sentimientos de los demás y los incorporo como propios.
  • Soy sumamente leal y permanezco en situaciones dañinas demasiado tiempo.
  • Le doy más valor a las opiniones y los sentimientos de los demás que a los míos y frecuentemente temo expresar mis opiniones y sentimientos cuando difieren de los de los demás.
  • Dejo a un lado mis propios intereses y pasatiempos para hacer lo que otros desean hacer.
  • Acepto una relación sexual como un substituto del amor.

PATRONES DE CONTROL:

  • Creo que la mayoría de la gente no es capaz de cuidarse a sí misma.
  • Trato de convencer a los demás de lo que deben pensar o sentir.
  • Me resiento cuando los demás no me dejan ayudarlos.
  • Ofrezco consejos y orientación a los demás, sin que se me pida.
  • Me desvivo por hacer regalos y favores a quienes quiero.
  • Utilizo el sexo para ganar aprobación y aceptación.
  • Tengo que sentir que “me necesitan” a fin de tener una relación con los demás.

Soberbia


La soberbia es altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros, soberbia, del latín superbia. La soberbia representa el alarde del poder, su exposición de manera exagerada o de forma ruin. Pero la persona que experimenta la soberbia, el soberbio, no es un hombre hiperbólico, aunque finge serlo, es más bien un ser que se ha consumido en la carencia y su miseria consiste en creerse menos que los demás. La codicia, el egoísmo, el miedo y la necesidad están relacionados con la soberbia.

Cuando reconozcamos la soberbia en nosotros (eso ya será un gran paso para superarla…) un trabajo de honestidad, de preguntarnos y tratar de reconocer a qué tengo miedo, nos hará más libres. Puesto que la soberbia es un traje demasiado pesado para quien lo padece.

“Si sientes que algo te escarabajea dentro, pidiéndote libertad, abre el chorro y déjalo correr tal y como brote.”

“Refinada soberbia es abstenerse de obrar por no exponernos a la crítica.”

No se trata de analizar y argumentar, se trata de dejarse guiar y ponerle acción.  Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. Y la verdad se busca con humildad.

Frases célebres acerca de la soberbia


La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano.

San Agustín (354-439) Obispo y filósofo.

Ruin arquitecto es la soberbia; los cimientos pone en lo alto y las tejas en los cimientos.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.

Nicolás Maquiavelo (1469-1527) Historiador, político y teórico italiano.

La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae de donde subió.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.

Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

Oración de la Serenidad


Reinhold Niebuhr

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que si puedo cambiar y la sabiduría para distinguir la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia la paz; aceptando, como lo hizo Dios, este mundo pecador tal y como es, y no como me gustaría que fuera; creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a Tu voluntad; de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz Contigo en la siguiente. Amen.”

 

La abstinencia viene primero


Yo no estoy de acuerdo con la definición de abstinencia que aparece en el folleto Un Compromiso a la Abstinencia. Para mí, comer compulsivamente y darme atracones son comportamientos causados por una reacción a determinados alimentos. Por lo tanto, la abstinencia es abstenerse de consumir aquellos alimentos que tiene cualidades adictivas.

En AA estás sobrio o no lo estás. Los miembros se abstienen de todo lo que contenga alcohol. No puedo seguir llamándome comedor compulsivo, si no reconozco que soy un adicto a la comida, adicto a ciertos alimentos que me hacen actuar compulsivamente en todas las áreas de mi vida.

Ya no estoy confundido por las distintas definiciones de abstinencia. Me ha llevado quince años lograr abstenerme de determinados alimentos a los que era adicto, y hoy me siento libre de esa adicción.

¿La abstinencia es lo más importante en mi vida. Si como compulsivamente, cada área de mi vida se ve afectada. Entonces, no tengo contacto con mi ser espiritual. Estoy siendo mi propio Dios. Entonces es que le he dado a la comida el poder de ser más poderosa que Dios, y entonces no habrá razón de ser de mi vida.

Ahora veo que cuando no me abstenía de comer compulsivamente aquellos alimentos a los que era adicto, mi cerebro estaba tan trastornado que era incapaz de comprender los pasos. Estaba demasiado ocupado preocupándome de cómo y cuándo iba a darme mi siguiente atracón y no era capaz de sentir mi impotencia y la ingobernabilidad de mi vida. (Paso 1)

Estaba buscando comida para hacer más llevadera mi dependencia de la gente, las cosas y los lugares, en vez de buscar a mi Dios (Pasos 2 y 3)

Tenía que tener la comodidad de la comida para soportar el dolor de mis propios defectos de carácter y de reconocer que no soy perfecto. (Pasos 4 y 5)

Sólo Dios sabe cuánto dolor sentí al tener que aceptar mis defectos, estar dispuesto a ser liberado de ellos y hacer mis reparaciones. (Pasos 6 al 9)

Seguía considerando a la comida como mi Dios, así no tendría que continuar haciendo mi inventario personal y luego admitir que yo era menos que perfecto. (Paso 10) Rezaba por la comida y a la comida, y no tenía conciencia de mi espiritualidad, sólo de la comida. (Paso 11)

El único mensaje que podía dar a los recién llegados era el de la recaída y el pensamiento irracional, porque elegí seguir comiendo. (Paso 12)

Para mí, la abstinencia ha de lograrse antes de comenzar a practicar los pasos. No creo que los pasos puedan convertirme en abstinente. Estar dispuesto a sentir y aprender a afrontar la vida como venga, vendrá sólo después de que esté dispuesto a no volver a comer de nuevo. Tengo que crecer y actuar como un adulto, no como un niño. Los instrumentos de recuperación junto con mi abstinencia serán los que me mantengan en recuperación. No puedo mantenerme abstinente de mis comportamientos compulsivos si elijo aislarme no yendo a las reuniones, si no pido ayuda a mi padrino, si no reservo tiempo para rezar y meditar, leer y escribir un diario. Y si no establezco un plan de comida diario, no estoy abstinente.

Debo proteger mi anonimato y el de mis compañeros. Debo continuadamente colaborar con mis compañeros, mi grupo y mi intergrupal a través del servicio. Los instrumentos fueron diseñados para mantenerme abstinente, pero he de usarlos. Gracias a Dios por TA, por mi programa de recuperación y por esta maravillosa herramienta que es la abstinencia.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: