Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 27


Comida para el pensamiento.

Aceptemos la realidad

El fracaso, la muerte, el divorcio, la enfermedad, la traición, todo esto es parte del mundo en que vivimos. Mortificados, buscamos en nuestra mente la explicación, pero no somos capaces de obtener respuestas satisfactorias. Rezamos pidiendo serenidad para aceptar la realidad de la vida.

Antes tratábamos de negar la realidad comiendo en exceso, pero lo único que conseguíamos era que nuestra realidad fuera peor. A menudo nos sentimos como si estuviéramos en un largo camino de subida. Que no se nos olvide que si no fuera por la abstinencia y por nuestro Poder Superior, rápidamente nos iríamos cuesta abajo.

Sea cual sea nuestra situación, es mejor encararla con franqueza que engañarnos a nosotros mismos con exceso de comida. Ninguno escapamos al dolor y al sufrimiento. Al entregarle éstos a nuestro Poder Superior, nuestras penalidades nos fortalecen, en vez de destruirnos.

Que tengamos el valor y la fortaleza para aceptar la vida como es.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Tenemos que estar dispuestos a hacer reparaciones a todas aquellas personas a las que hemos perjudicado. Tenemos que hacer todo lo que podamos para reparar el daño causado en el pasado. Cuando hacemos reparaciones, cuando decimos ”Lo siento”, es seguro que, por lo menos la persona quedará impresionada por nuestro sincero deseo de enderezar las cosas. A veces la persona a quien estamos haciendo reparaciones admite su propia falta y así desaparecen muchas enemistades que por mucho tiempo han existido. Nuestros acreedores más implacables nos sorprenderán a veces. En general, tenemos que estar dispuestos a hacer lo que debemos sin importar cuáles pueden ser las consecuencias que nos sobrevengan.-

– ¿He hecho un sincero esfuerzo para hacer reparaciones a las personas que he perjudicado?

Meditación del Día.

La gracia de Dios cura la falta de armonía y el desorden en las relaciones humanas. Se ponen directamente en manos de Dios todos los asuntos de cada quien, con toda su confusión y dificultades. Él comienza a realizar la curación de toda la falta de armonía y del desorden. Se puede creer que Él no causará más dolor al hacerlo que el que ocasionaría un médico al paciente a quien proyecta hacerle una curación. Se puede tener fe en que Dios hará todo lo que sea necesario en la forma menos dolorosa posible. Pero hay que estar dispuesto a someterse al tratamiento de Él, aun cuando ahora no se pueda ver ni el significado ni el propósito mismo.

Oración del Día.

Ruego porque pueda someterme voluntariamente a cualquier disciplina espiritual que sea necesaria. Pido poder aceptar todo lo que se necesite para vivir una vida mejor.

Reflexión diaria A.A.

CENTRAR NUESTROS PENSAMIENTOS

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la dependencia de A.A. en un Poder Superior atravesó su primera gran prueba. Muchos miembros de A.A. entraron al servicio militar y fueron destinados a diferentes partes del mundo. ¿Serían capaces de aguantar la disciplina, sostenerse en el fragor de la batalla y soportar . . . ?.

COMO LO VE BILL, p. 200

Centraré mis pensamientos en un Poder Superior. Lo entregaré todo a ese poder dentro de mí. Seré un soldado de ese poder, sintiendo la fuerza del ejercito espiritual tal como existe hoy en mi vida. Permitiré que una ola de unión espiritual me conecte a este Poder Superior por medio de mi gratitud, obediencia y disciplina. Que yo permita que este poder me guíe con órdenes para el día. Que los pasos que dé hoy puedan fortalecer mis palabras y mis acciones, que yo sepa que el mensaje que llevo es mío para compartir, regalo generoso de ese poder superior a mí mismo.

El lenguaje del adiós.

Negligencia.

La negligencia – no actuar en el momento oportuno – es una conducta autoderrotista. Produce ansiedad, culpa, desarmonía y que tengamos una machacona conciencia de la tarea que la vida nos está diciendo que es tiempo de hacer.

No siempre estamos siendo morosos cuando dejamos algo para después.

A veces, hacer algo antes del momento preciso puede ser tan contraproducente como esperar demasiado.

Podemos aprender a discernir la diferencia. Escúchate a ti mismo.

Escucha al universo. ¿A qué se le ha pasado ya el tiempo de que lo hicieras y te está creando ansiedad y te está aguijoneando por dentro? ¿Hay algo en tu vida que estés evitando porque no quieres enfrentarlo? ¿Se está haciendo cada vez más grande la ansiedad por estarlo posponiendo? A veces, la ira, el miedo o el sentirse impotente puede motivar la negligencia. A veces, la negligencia simplemente se ha convertido en algo habitual.

Confía en ti mismo y escúchate a ti, a tu Poder Superior y al Universo. Vigila los signos y señales. Si es tiempo de hacer algo, hazlo ahora. Si aún no es tiempo, espera hasta que sea el momento oportuno.

Dios mío ayúdame a estar a tiempo y en armonía con mi vida. Ayúdame a sintonizarme al Divino Orden y a la Divina Regulación del Tiempo y a confiar en ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: