Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 26


Comida para el pensamiento.

Un programa vivo

Los Doce Pasos son un programa para vivir y también un programa vivo. Seguirlos no es algo que hacemos de una vez por todas, sino algo que repetimos una y otra vez, siempre a mayor profundidad. Ellos son nuestros lineamientos para cada día.

Nuestro programa se desarrolla a medida que madura nuestra comprensión. Cuando entramos a TA, la abstinencia física de la compulsión de comer bien podría ser lo único que podíamos manejar. A medida que aprendemos de nuestros compañeros de grupo y estamos cada vez más expuestos al poder del mismo, nuestro programa empieza a incluir otros elementos emocionales y espirituales. Las posibilidades de desarrollo son ilimitadas.

Una cosa lleva a la otra. La fuerza creativa que guía a TA dirige nuestros esfuerzos individuales. Cuando estamos abiertos a los retos y dispuestos a abandonar nuestro egocentrismo, obtenemos un progreso que nos gratifica y nos sorprende. Este programa no solamente funciona si lo seguimos, sino que también crece junto con nosotros.

Te damos gracias por Tu espíritu creativo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si todavía estamos aferrados a algo que no podamos dejar, debemos pedir a Dios sinceramente que nos ayude a estar dispuestos a dejar eso también. No podemos dividir nuestras vidas en compartimientos y quedarnos con algunos de ellos. Debemos entregárselos todos a Dios. Debemos decir:  ”Creador mío, estoy ahora dispuesto a que tengas todo lo que soy, bueno y malo. Ruego porque tú elimines cada uno de mis defectos de carácter que se interponga en el camino de mi utilidad para ti y para mis semejantes.”

– ¿Estoy todavía aferrado a algo que no quiero dejar?

Meditación del Día.

Las leyes de la naturaleza no pueden ser cambiadas, y deben ser obedecidas si se va a permanecer sano. En ningún caso se hará excepciones. Hay que someterse a las leyes de la naturaleza, o ellas terminarán por destruirnos. Y en el reino del espíritu, en todas las relaciones humanas, hay que someterse a las leyes morales y a la voluntad de Dios. Si se continúan quebrantando las leyes de la honradez, de la pureza, del desinterés y del amor, cada quien será quebrantado en cierto grado. Las leyes morales y espirituales de Dios, como las leyes de la naturaleza, son inquebrantables. Si no se es íntegro, puro, desinteresado y amoroso, no se está viviendo de acuerdo con las leyes del espíritu y habrán de sufrirse las consecuencias.

Oración del Día.

Ruego poder someterme a las leyes de la naturaleza y a las leyes de Dios. Pido poder vivir en armonía con todas las leyes de la vida.

Reflexión diaria A.A.

Entregarlo

Aunque sabían que tenían que ayudar a otros alcohólicos para permanecer sobrios, este motivo se volvió secundario. Fue superado por la felicidad que encontraron en darse a otros.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 146

Para mí, estas palabras se refieren a una transferencia de poder, a través del cual, Dios, como yo lo concibo, entra en mi vida. Con la oración y la meditación, yo abro canales y luego establezco y mejoro mi contacto consciente con Dios. Entonces, por la acción recibo el poder que necesito para mantener mi sobriedad cada día. Manteniendo mi condición espiritual, dando a otros lo que tan gratuitamente se me ha dado a mí, se me concede el indulto diario.

El lenguaje del adiós.

Reparemos daños.

Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

Paso Nueve de Al-Anón.

Cuando reparemos daños, necesitamos ser claros acerca de la causa por la que estamos ofreciendo disculpas y de la mejor manera de decir que lo sentimos. Lo que realmente estamos haciendo con nuestra reparación es asumir la responsabilidad de nuestra conducta.

Necesitamos estar seguros de que el proceso mismo no sea contraproducente o doloroso.

A veces necesitamos disculparnos directamente por una cosa que hemos hecho en particular o por la parte que nos corresponde en un problema.

Otras, en vez de decir “lo siento”, lo que necesitamos hacer es trabajar por cambiar nuestra conducta hacia la persona.

Hay veces en que sacar a relucir lo que hemos hecho y ofrecer disculpas por ello empeoraría las cosas.

Tenemos que confiar en el momento adecuado, en la intuición, y en la guía en este proceso de la reparación de daños. Una vez que estemos dispuestos, podemos dejarlos ir y proseguir con nuestra reparación en forma pacífica, consistente, armoniosa. Si nada nos parece bien o apropiado, si sentimos que lo que estamos a punto de hacer provocaría una crisis o causaría estragos, necesitamos confiar en ese sentimiento.

Aquí cuentan la honestidad, el ser abiertos y el estar dispuestos.

En paz y armonía podemos esforzarnos por poner en claro nuestras relaciones.

Merecemos estar en paz con nosotros mismos y con los demás.

Hoy estaré abierto a reparar cualquier daño que necesite reparar con la gente. Esperaré la Guía Divina en el proceso de hacer cualquier reparación que no tenga bien clara.

Actuaré cuando se me guíe a hacerlo.

Dios mío, ayúdame a dejar ir mi miedo de enfrentar a la gente y asumir la responsabilidad de mi conducta. Ayúdame a saber que no estoy menoscabando mi autoestima al hacer esto; la estoy mejorando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: