Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 21


Comida para el pensamiento.

Dioses falsos

Nuestro Poder Superior es aquel a quien recurrimos en tiempos de dificultad. En el pasado, nos inclinamos por la comida, con lo que de hecho la convertimos en nuestro Poder Superior, sin darnos cuenta de lo que estábamos haciendo. La comida no es capaz de ser un Poder Superior para nadie; la comida es una cosa. Al volvernos a la comida en situaciones difíciles, nos engañábamos a nosotros mismos con un falso dios.

Quizá en lo recóndito de nuestra mente todavía existan algunos dioses falsos. Tal vez pensemos que tener más dinero o un emocionante romance podrían darnos seguridad y felicidad permanentes. El deseo de ser populares puede estar llevándonos a pensar equivocadamente que podemos complacer a todo el mundo si luchamos con ahínco para conseguirlo.

La belleza del programa TA consiste en que nos muestra, día a día, al Poder Superior que no nos defraudará. Cuando vemos a nuestros falsos dioses como lo que son, crecemos en verdad. La comunión diaria con Dios, como cada quien lo concibe, nos brinda una relación íntima con Aquél a quien podemos recurrir en tiempos de dificultad.

Gracias por revelarme mis falsos dioses.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Quién eres tú para decir que no hay Dios? Este reto se dirige a todos nosotros. ¿Somos capaces de negar que haya un proyecto y propósito en todo lo que es la vida tal como la conocemos? O ¿Estamos dispuestos a admitir que la fe en cierta clase de Divino principio es una parte de nuestro todo, tanto como lo es el sentimiento que tengamos por un amigo? Encontramos una gran realidad en el fondo de nosotros mismos, si no nos enfrentamos a nosotros tal como realmente somos. En último análisis, es sólo allí donde puede encontrarse a Dios. Cuando encontramos esta realidad dentro de nosotros recuperamos nuestra mente sana.-

– ¿He encontrado yo la gran realidad?

Meditación del Día.

“Mirad, yo hago nuevas a todas las cosas”. Cuando se emprende una nueva forma de vida, se dejan muchas cosas atrás. Sólo el espíritu apagado a la tierra es el que no puede remontarse. Hay que aflojar los lazos que atan a la tierra. Son sólo los deseos terrenales los que nos atan. La nueva libertad depende de la capacidad de elevarse por encima de las cosas terrenales. Las alas rotas pueden recobrar una fuerza y belleza antes desconocidas. Si así se desea, puede cada quien ser liberado.

Oración del Día.

Ruego poder liberarme de lo que me detiene. Pido que mi espíritu pueda remontarse en libertad.

Reflexión diaria A.A.

Solamente tratamos

Mi estabilidad me llegó al tratar de dar, no de exigir que se me diera . . .

LO MEJOR DE BILL, p. 43

Mientras que yo trate, con alma y corazón, de pasar a otros lo que a mí se me pasó, y no exija nada a cambio, la vida me es buena. Antes de entrar al programa de Alcohólicos Anónimos nunca fui capaz de dar sin exigir algo a cambio. Muy poco sabía yo que, una vez que empezara a dar libremente de mí mismo, comenzaría a recibir, sin nunca esperar o exigir nada. Lo que recibo hoy es el don de la “estabilidad”, como le pasó a Bill: estabilidad en mi programa A.A. y estabilidad dentro de mí mismo; pero sobre todo, estabilidad en mi relación con mi Poder Superior, a quien yo he elegido llamar Dios.

El lenguaje del adiós.

Desapeguémonos en las relaciones.

Cuando al principio nos vemos expuestos al concepto del desapego, muchos de nosotros lo encontramos objetable y cuestionable. Podemos pensar que desapegarse significa que a uno no le importan los demás.

Podemos creer que al controlar, al preocuparnos, y al tratar de forzar las cosas a que sucedan, estamos demostrando cuánto nos importan.

Podemos creer que el controlar, el preocuparnos y el forzar las cosas, de alguna manera afectarán el resultado que deseamos.

Controlar, preocuparse y forzar no funcionan. Aunque tuviéramos razón, el controlar no funciona. En algunos casos, puede impedir el resultado que esperamos.

A medida que practicamos el desapego con la gente en nuestra vida, empezamos lentamente a aprender la verdad. Desapegarse, y de preferencia desapegarse con amor, es una conducta en las relaciones que sí funciona.

También aprendemos algo más. El desapego – el dejar ir nuestra necesidad de controlar a la gente – mejora todas nuestras relaciones.

Le abre la puerta al mejor resultado posible. Reduce nuestro nivel de frustración y nos libera a nosotros mismos y a los demás para vivir en paz y armonía.

Desapegarse quiere decir que nos importamos nosotros mismos y que nos importan los demás. Nos libera para tomar las mejores decisiones posibles. Nos capacitan para fijar los límites que necesitamos establecer con la gente. Nos permite tener nuestros sentimientos, dejar de reaccionar e iniciar un posible curso de acción. Alienta a los demás a hacer lo mismo.

Le permite a nuestro Poder Superior entrar en escena y obrar.

Hoy confiaré en el proceso de desapegarme con amor. Entenderé que no solo estoy dejando ir; estoy dejando ir las cosas y dejando actuar a Dios.

Estoy amando a los demás, pero también me estoy amando a mí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: