Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 20


Comida para el pensamiento.

La unión hace la fuerza

En este programa, juntos podemos hacer lo que ninguno pudo lograr solo. Quizá durante muchos años tratamos de controlar solos nuestra enfermedad de muchas formas antes de recurrir a TA, pero esto no nos funcionó, ya que de otra manera no estaríamos aquí.

Compartimos la misma enfermedad y la misma cura para ésta. La abstinencia es posible cuando la compartimos unos con otros. El programa funciona cuando lo seguimos juntos. Cada uno de nosotros es un individuo pero funcionamos mejor con el apoyo del grupo. Si descuidamos nuestra asistencia a las reuniones y nuestras llamadas telefónicas, nos privamos de la fuerza y de la motivación que necesitamos.

Nuestro Poder Superior trabaja por medio de cada uno de nosotros cuando compartimos lo que se nos ha dado. Nosotros solos no logramos ni mantenemos la abstinencia. La mayoría comió en exceso a solas. Aprender a vivir sin comer en exceso implica aprender a vivir con otras personas. Nuestra membresía es nuestra recuperación, y juntos crecemos.

 

Gracias por nuestra unión.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando muchos cientos de personas pueden decir que la conciencia de la presencia de Dios es ahora el hecho más importante de sus vidas, exponen una razón poderosa por la cual debe tener fe. Cuando vemos que otras personas resuelven sus problemas por medio de la sencilla confianza en algún Espíritu del universo, debemos dejar de dudar sobre el poder de Dios. Nuestras ideas no dieron resultado; pero la idea de Dios sí. En el fondo de toda persona existe la idea fundamental de Dios. La fe en un Poder superior a nosotros mismos y las pruebas milagrosas de ese poder en las vidas humanas son realidades tan antiguas como la humanidad misma.-

– ¿Estoy dispuesto a confiar en el Espíritu del universo?

Meditación del Día.

No hay que meditar demasiado sobre las faltas, culpas y fracasos del pasado. Hay que terminar con la vergüenza y el remordimiento y el desprecio de uno mismo. A menos que exista ese autorrespeto, los demás no nos respetarán. Corrimos una carrera, tropezamos y caímos, nos hemos vuelto a levantar y ahora luchamos para lograr la meta de una vida donde caímos; sólo hay que lamentar la demora, la falta de visión que nos impidió ver la meta con anterioridad.

Oración del Día.

Ruego poder no mirar atrás. Pido poder seguir recuperándome y tener nuevo comienzo cada día.

Reflexión diaria A.A.

Hacia la libertad emocional.

Puesto que nuestras relaciones defectuosas con otros seres humanos han sido casi siempre la causa inmediata de nuestros infortunios, incluyendo nuestro alcoholismo, ningún campo de investigación podría producir más satisfacción y recompensas más valiosas que éste.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 86

La buena voluntad es algo peculiar para mí porque, con el tiempo, parece venir primero con conciencia, pero después con un sentimiento de incomodidad que me hace querer ponerme en acción. Mientras yo pensaba en dar el Octavo Paso, mi disposición a hacer reparaciones me llegó como un deseo de perdonar a otros y a mí mismo. Sentí el perdón hacia otros después de darme cuenta de mi parte en las dificultades de mis relaciones. Quería sentir la paz y la serenidad descritas en las Promesas. Por la práctica de los siete primero Pasos, me di cuenta de a quiénes había causado daño y de que yo había sido mi peor enemigo. Para restaurar mis relaciones con mis semejantes, sabía que tendría que cambiar. Quería aprender a vivir en armonía conmigo mismo y con otros para que así pudiera también vivir en libertad emocional. El principio del fin de mi aislamiento de mis compañeros y de Dios me llegó cuando escribí la lista de mi Octavo Paso.

El lenguaje del adiós.

Honestidad en las relaciones.

Podemos ser honestos y directos acerca de nuestros límites en las relaciones y acerca de los parámetros de una relación en particular.

Quizá ninguna otra área de nuestra vida refleje nuestra calidad de únicos y nuestra individualidad en la recuperación más que nuestras relaciones. Algunos de nosotros tenemos una relación de compromiso.

Algunos de nosotros salimos con alguien. Algunos de nosotros no salimos con nadie. Algunos de nosotros estamos viviendo con alguien.

Algunos de nosotros quisiéramos salir con alguien. Algunos de nosotros quisiéramos tener una relación de compromiso. Algunos de nosotros nos embarcamos en relaciones nuevas después de la recuperación. Algunos de nosotros permanecemos dentro de la relación que teníamos antes de comenzar la recuperación.

También tenemos otras relaciones. Tenemos amigos. Relaciones con los hijos, con los padres, con el resto de la familia. Tenemos relaciones profesionales, relaciones con gente en el trabajo.

Necesitamos ser capaces de ser honestos y directos en nuestras relaciones. En un área en la que podemos ser honestos y directos es en los parámetros de nuestras relaciones. Podemos definir nuestras relaciones con la gente, una idea que escribieron Charlotte Kasl y otros, y podemos pedirle que sea honesta y directa al definir su punto de vista acerca de su relación con nosotros.

Causa confusión estar dentro de una relación y no saber dónde estamos parados, ya sea en el trabajo, en una amistad, con miembros de la familia, o en una relación amorosa. Tenemos derecho a ser directos acerca de cómo definimos la relación, qué es lo que queremos que sea. Pero las relaciones igualan a dos personas que tienen iguales derechos. La otra persona necesita ser capaz de definir la relación también. Tenemos derecho a saber y a preguntar.

Lo mismo ellos.

La honestidad es la mejor política.

Podemos fijar límites. Si alguien quiere una relación más intensa que nosotros, podemos ser claros y honestos acerca de lo que queremos nosotros, acerca del nivel de participación que nos proponemos tener. Podemos decirle a la persona lo que puede esperar razonablemente por parte nuestra, porque eso es lo que queremos dar.

La forma como la persona lo maneje es asunto suyo. Si se lo decimos o no es asunto nuestro.

Podemos establecer límites y definir las amistades cuando éstas provoquen confusión.

Podemos incluso definir las relaciones con los niños, si esas relaciones se han vuelto pegajosas y exceden a nuestros parámetros.

Necesitamos definir las relaciones amorosas y lo que éstas significan para cada persona. Tenemos derecho a hacer preguntas y a recibir respuestas claras. Tenemos derecho a hacer nuestras propias definiciones y a tener nuestras propias expectativas. Y lo mismo la otra persona.

Ser honestos y directos es la única política. A veces, no sabemos qué queremos en una relación. A veces, la otra persona no lo sabe.

Pero cuanto más pronto podamos definir una relación, con la ayuda de la otra persona, más pronto podremos decidir el curso adecuado de conducta para nosotros mismos.

Cuanto más claros nos volvamos al definir nuestras relaciones, más podremos cuidar de nosotros mismos en esa relación.

Tenemos derecho a nuestros límites, deseos y necesidades. Lo mismo la otra persona. No podemos obligar a nadie a estar dentro de una relación ni a participar al nivel que nosotros deseamos si él o ella no quieren. Todos tenemos derecho a que no se nos obligue.

La información es una herramienta poderosa, y tener la información acerca de lo que es una relación particular -los límites y definiciones de la misma- nos dará la fuerza para cuidar de nosotros respecto de ella.

Las relaciones llevan un tiempo para formarse, pero en algún punto podemos razonablemente esperar una definición clara de lo que es la relación y cuáles son sus límites. Si chocan las definiciones, somos libres de tomar una nueva decisión basándonos en la información adecuada acerca de lo que necesitamos hacer para cuidar de nosotros mismos.

Hoy me esforzaré por ser claro y directo en mis relaciones. Si ahora tengo algunas relaciones lóbregas y poco definidas, y si les he dado el tiempo adecuado para formarse, empezaré a tomar acción para definir esa relación. Dios mío, ayúdame a dejar ir mis miedos acerca de definir y comprender la naturaleza de mis relaciones actuales.

Guíame a la claridad, a pensar clara, sanamente. Ayúdame a saber que lo que quiero está bien. Ayúdame a saber que si no puedo conseguir eso de la otra persona, lo que quiero sigue estando bien, pero no es posible en el momento presente. Ayúdame a aprender a no renunciar a lo que quiero y necesito, sino dame la fuerza para hacer elecciones apropiadas, sanas, acerca de dónde conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: