Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 16


Comida para el pensamiento.

Hoy es el día.

Muchos de nosotros hemos pasado la mayor parte de nuestra vida soñando con el día en que estaremos delgados y atractivos y podamos hacer las cosas que queramos hacer. Propusimos el vivir por un tiempo indefinido. Mientras estuviéramos gordos, teníamos una razón para evitar retos y demorar satisfacciones. Al no intentar realizar nuestros sueños, evitábamos el riego del fracaso y la posibilidad de éxito.

El programa de TA nos enseña a vivir hoy. Un paso a la vez, empezamos a hacer hoy las cosas que habíamos estado dejando para mañana, Aprendemos que podemos vivir ahora, día a día, en vez de esperar al futuro.

Abstenerse de comer en forma compulsiva hace que uno se respete a sí mismo y que tenga determinación para desarrollar el potencial personal que es único. El tiempo para buscar un empleo, tomar lecciones de baile, ser amigo; ese tiempo es ahora, es hoy.

Gracias por la oportunidad de hoy.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El Tragón es absolutamente incapaz de dejar de tragar a base del autoconocimiento. Tenemos que admitir que nada podemos hacer nosotros mismos acerca del problema. La fuerza de voluntad y el autoconocimiento nunca ayudarán en los extraños estados confusos de la mente cuando estamos tentados a tragar. Un tragón representa mentalmente una condición desahuciada. La última chispa de convicción de que podemos lograr nuestra recuperación por nosotros mismos tiene que ser apagada. La solución espiritual y el programa de acción constituyen la única esperanza. Sólo los principios espirituales resolverán nuestros problemas. Alejados de la ayuda Divina, somos completamente impotentes. Nuestra defensa contra la tragadera tiene que venir de un Poder Superior.

– ¿He aceptado yo la solución espiritual y el programa de acción?

Meditación del Día.

Reposad ahora hasta que la vida, la vida eterna fluyendo por sus venas, su corazón y su mente, lo llame a la actividad. Después vendrá el trabajo satisfactorio. El trabajo hecho con desgano nunca es efectivo. La fortaleza del espíritu de Dios siempre está a la disposición de la mente y del cuerpo cansado. Él es su médico y su remedio. Cuide esos momentos sosegados de comunión con Dios en busca de reposo, de paz, de alivio. Después, surja reconfortado de espíritu y vaya a trabajar sabiendo que su fortaleza es capaz de hacer frente a cualquier problema, porque está reforzada por el poder de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque la paz que he hallado me haga efectivo. Pido poder ser aliviado de toda tensión durante este día.

Reflexión diaria A.A.

“Yo había desaparecido”

Podríamos enseguida preguntarnos a nosotros mismos lo que queremos significar cuando decimos que les hemos hecho “daño” a otras personas. ¿Qué clase de “daño” se hacen las personas unas a otras? Para definir la palabra “daño” en una forma práctica, podríamos llamarla el resultado de instintos en conflicto, que causan a la gente un perjuicio físico, mental, emocional o espiritual.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 86

En las reuniones de Octavo Paso, yo siempre pensaba, “realmente no he hecho daño a mucha gente sino principalmente a mí mismo”. Pero cuando escribí mi lista, no era tan corta como esperaba. Era que tú me gustabas, que no me gustabas o que necesitaba algo de ti – así de simple. La gente no había hecho lo que yo quería y mis relaciones íntimas estaban fuera de control debido a las exigencias irrazonables de mi pareja. ¿Eran estos pecados de omisión? Debido a mi forma de beber, yo “había desaparecido” – nunca envié tarjetas, nunca devolví llamadas, nunca me hice presente para otra gente ni tomé parte en sus vidas. Qué gracia ha sido echar una mirada a estas relaciones, hacer mis inventarios en quietud, sólo con el Dios de mi entendimiento y seguir adelante a diario, dispuesto a ser honesto y recto en mis relaciones.

El lenguaje del adiós.

Rescatémonos a nosotros mismos.

A nadie le gusta un mártir.

¿Cómo nos sentimos cerca de los mártires? Culpables, enojados, atrapados, negativos y ansiosos por escapar.

De alguna manera, muchos de nosotros hemos desarrollado la creencia de que privándonos, no cuidando de nosotros mismos, siendo víctimas y sufriendo sin necesidad conseguiremos lo que deseamos.

Es nuestra labor darnos cuenta de nuestras capacidades, de nuestros puntos fuertes y cuidar de nosotros mismos desarrollándolos y actuando de acuerdo con ellos.

Es nuestra labor percatarnos de nuestro dolor y cansancio y cuidar adecuadamente de nosotros mismos.

Es nuestra labor percatarnos de nuestra privación, también, y empezar a dar pasos para darnos a nosotros mismos abundancia. Esto comienza en nuestro interior, cambiando lo que creemos merecer, renunciando a nuestra privación y tratándonos a nosotros mismos de la manera como merecemos ser tratados.

La vida es dura, pero no tenemos por qué hacerla más difícil descuidándonos a nosotros mismos. No hay gloria en el sufrir, sólo hay sufrimiento. Nuestro dolor no cesará cuando llegue un rescatador, sino cuando asumamos la responsabilidad que tenemos hacia nosotros mismos y detengamos nuestro dolor.

Hoy yo seré mi propio rescatador. Dejaré de estar esperando a que alguien más resuelva mis asuntos y solucione mis problemas por mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: