Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 14


Comida para el pensamiento.

Racionaliza.

Nosotros, los tragones, somos expertos en inventar pretextos con tal de tomar la línea de menor resistencia. Antes de entrar a este programa, siempre encontrábamos alguna razón para comer. ¿Cuántas veces dijimos: ”Un bocadito no me puede hacer daño”?

Es difícil decir ”no” a nosotros mismos y a los demás, aunque tal vez nos demos cuenta que decir ”sí” puede ser perjudicial tanto para nuestra salud como para nuestra integridad. Pensamos en razones para hacer lo que otros quieren que hagamos, en vez de ”hacer olas” y defender firmemente aquello que sabemos es esencial para nuestra recuperación.

A menudo, al racionalizar, nos convencemos a nosotros mismos que todo está bien cuando no es así. Nuestra salud emocional y espiritual requiere que examinemos honestamente nuestra conducta y nuestras relaciones. Cuando éstas no son adecuadas, necesitamos ponernos en acción para corregirlas.

Que por Tu luz pueda yo ver claramente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

A nadie le agrada pensar que es física y mentalmente diferente de sus semejantes. Nuestras carreras de tragones se han caracterizado por los incontables y vanos intentos de probar que podíamos comer como las demás personas. Esta ilusión de que somos como las demás personas tiene que desbaratarse. Ha sido demostrado definitivamente que ningún tragón verdadero ha recuperado jamás el control. A través de un período considerable empeoramos, jamás mejoramos. Nunca puede hacerse de un tragón un comedor normal.

– ¿Estoy convencido de que jamás podré volver a comer normalmente?

Meditación del Día.

Debemos vivir la vida, y vivirla más plenamente una vida espiritual, mental, física, abundante, satisfecha y potente. Esto se puede lograr si seguimos el camino adecuado. No todas las personas aceptan de Dios el don de una vida plena, un don ofrecido libremente a todos. No todas las personas se preocupan por extender una mano y tomar este don. Este don de Dios, el más preciado que Él ofrece, es el precioso don de una vida plena. Con frecuencia, la gente se aparta de ella, la menosprecia y no disfruta de ella. No permita que esto suceda con usted.

Oración del Día.

Ruego poder apresurarme a aceptar el don de la vida espiritual plena. Pido poder vivir la vida del bien al máximo de mi capacidad.

Reflexión diaria A.A.

Reparar el daño.

Tratamos de barrer los escombros acumulados como resultado de nuestro empeño en vivir obstinados y manejarlo todo a nuestro capricho. Si aún no tenemos la voluntad de hacerlo, la pedimos hasta que nos llegue. Recordemos que al principio estuvimos de acuerdo en que haríamos todo lo que fuese necesario para sobreponernos al alcohol.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 71

Hacer una lista de las personas a quienes había perjudicado no fue una cosa difícil de hacer. Ya habían aparecido en mi inventario del Cuarto Paso: gente contra quienes yo tenía resentimientos, reales o imaginarios, y a quienes yo había herido con actos vengativos. Para que mi recuperación fuera completa, yo no creía que fuera importante que aquellos que me habían ofendido legítimamente tuvieran que hacerme reparaciones. Lo que es importante en mi relación con Dios es que me ponga frente a El sabiendo que yo he hecho todo lo posible para reparar los daños que he causado.

El lenguaje del adiós.

Adueñémonos de nuestro poder.

Muchos de nosotros tenemos alguien en nuestra vida que desafía nuestra capacidad para confiar y cuidar de nosotros mismos

Cuando escuchamos la voz de esa persona o estamos en su presencia, podemos olvidar todo lo que sabemos que es real, acerca de cómo ser dueños de nuestro poder, de cómo ser directos acerca de lo que sabemos y creemos que es verdad, de lo importantes que somos.

Le cedemos nuestro poder a esa persona. Nuestro niño interior queda enganchado en una mezcla de sentimientos poderosos, de amor, miedo o ira. Podemos sentirnos atrapados, impotentes, o tan atraídos por ella, que no podemos pensar con claridad. Puede darse una poderosa contienda entre los sentimientos de ira y nuestra necesidad de ser amados y aceptados, o entre nuestra cabeza y nuestro corazón.

Podemos estar tan prendidos a ella o tan intimidados, que volvemos a nuestra creencia de que no podemos reaccionar ante esta persona o responderle de manera diferente.

Nos quedamos enganchados.

No tenemos por qué quedar bajo un hechizo.

Empezamos por hacernos conscientes de la gente que nos engancha, y luego lo aceptamos.

Podemos forzarnos a reaccionar distinto hacia esa persona, aunque esa nueva reacción nos resulte difícil e incómoda.

Indaga cuáles son tus motivaciones ¿Estamos de alguna manera tratando de controlar o de influir en esa persona? No podemos hacer cambiar a otra persona, pero podemos dejar de jugar nuestra parte en el juego. Una buena manera de hacerlo es desapegándonos y dejando ir cualquier necesidad de control.

El siguiente paso es aprender a a dueñarnos de nuestro poder para cuidar de nosotros mismos, de ser como somos cuando estamos libres de su influencia. Podemos aprender a adueñarnos de nuestro poder con la gente difícil. Puede que no ocurra de la noche a la mañana, pero podemos comenzar, hoy, a cambiar nuestras reacciones auto derrotistas hacia la gente que nos ha enganchado.

Dios mío, ayúdame a identificar las relaciones en las cuales yo haya renunciado a mi poder. Ayúdame a desengancharme y a empezar a adueñarme de mi poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: