Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 12


Comida para el pensamiento.

El faro de luz.

Cuando en ocasiones nos sentimos cansados, deprimidos, felices o confundidos, mentalmente no nos sentimos a gusto, a sabiendas de que algo está mal, aunque somos incapaces de definir el problema. Nuestro primer pensamiento puede ser comer algo, pero ya sabemos que eso nos lleva directo al desastre.

Los comedores compulsivos tenemos un faro de luz que nos guía en esos momentos de oscura confusión. Es nuestro compromiso con la abstinencia. No importa cuán confundidos estemos, podemos recordar que la abstinencia es lo más importante en nuestra vida, sin excepción. Pase lo que pase, no estaremos perdidos si nos aferramos a nuestra abstinencia. Después de ese compromiso siguen todos los demás. Mientras no comamos en exceso, seremos capaces de encontrar el camino para salir de una situación difícil.

Nuestro Poder Superior nos da ese faro de luz de la abstinencia y con él nos guía fuera de nuestras confusiones. Esperar pacientemente hasta que podamos ver claramente su voluntad nos libra de perdernos en las tinieblas del egocentrismo.

 

Gracias por el faro de luz de la abstinencia.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Ya nada nos queda sino tomar el sencillo juego de herramientas espirituales puesto a nuestra disposición por Tragones Anónimos. Haciéndolo, tenemos una experiencia espiritual que revoluciona toda nuestra actitud hacia la vida, hacia nuestros semejantes y hacia el universo de Dios. Hoy, la realidad central de nuestras vidas es la absoluta certeza de que nuestro Creador ha entrado en nuestras almas y vive allí, en una forma que indudablemente es milagrosa. Él ha comenzado a realizar para nosotros aquellas cosas que jamás pudimos hacer por nosotros mismos.

– ¿He dejado entrar a Dios en mi vida?

Meditación del Día.

En el momento en que una cosa le parezca equivocada o que las acciones de una persona no son lo que usted cree que deberían ser, en ese instante empieza su obligación y responsabilidad de orar para que aquellas cosas sean enderezadas o para que cambie aquella persona. ¿Qué anda mal en lo que le rodea o en las personas que usted conoce? Piense sobre estas cosas y haga suya la responsabilidad de estas cuestiones. No interfiera ni sea entrometido, pero ore para que pueda sobrevivir un cambio mediante su influencia. Puede usted ver cambios en muchas vidas y males desvanecidos con el tiempo. Puede usted llegar a ser una fuerza para el bien allí donde se halle.

Oración del Día.

Ruego poder ser compañero de trabajo de Dios. Pido poder ayudar a la gente con mi ejemplo.

Reflexión diaria A.A.

Una mirada hacia atrás.

Primero, damos una mirada hacia atrás y tratamos de descubrir en dónde hemos tenido la culpa; después hacemos un vigoroso intento para reparar el daño que hemos hecho . . .

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83

Como un viajero en un nuevo y emocionante viaje A.A. de recuperación, yo experimenté una nueva tranquilidad de espíritu y el horizonte apareció claro y brillante en lugar de ser oscuro y turbio. Revisar mi vida para descubrir en dónde había fallado me parecía ser una tarea ardua y peligrosa. Era penso hacer una pausa y mirar hacia atrás. ¡Tenía miedo de que fuera a tropezar! ¿No podía olvidar el pasado y solamente vivir en mi nuevo y dorado presente? Me di cuenta de que aquellos a quienes había perjudicado en el pasado se interponían entre mi persona y mi deseo de continuar en mi viaje hacia la serenidad. Tenía que pedir valor para enfrentarme a esas personas en mi vida que todavía vivían en mi conciencia, para reconocer y tratar la culpabilidad que me producía su presencia. Tuve que mirar los daños que había causado y disponerme a hacer reparaciones. Solamente entonces pude reanudar mi viaje del espíritu.

El lenguaje del adiós.

Seamos directos.

Es un gusto estar cerca de la gente que es directa.

Nunca tenemos que averiguar lo que realmente está pensando o sintiendo, porque es honesta acerca de sus pensamientos y expresa abiertamente sus sentimientos.

Nunca tenemos que preguntarnos si realmente están con nosotros porque quieren, o por un sentimiento de culpa y de obligación.

Cuando hacen algo por nosotros, no tenemos que preocuparnos de que acaben teniendo resentimientos hacia nosotros porque por lo general la gente directa hace cosas que la complace a ella misma.

No tenemos que inquietarnos acerca del estatus de nuestra relación con ellos, porque si se lo preguntamos, nos lo dirán.

No tenemos que preocuparnos si están enojados, porque lidian abiertamente con su ira y la resuelven de inmediato.

No tenemos que preguntarnos si estarán hablando de nosotros a nuestras espaldas, porque si tienen algo que decir, nos lo dirán directamente.

No tenemos que preguntarnos si podemos confiar en ella porque la gente directa es digna de confianza.

¿No sería bueno que todos fuéramos directos?

Hoy dejaré ir mis ideas acerca de que de alguna manera es bueno o deseable ser indirectos. En vez de ello, me esforzaré por ser honesto, directo y claro en mi comunicación con los demás. Haré que comience por mí el ser directo en mis relaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: