Corriente Independiente de La Laguna

Agosto 11


Comida para el pensamiento.

Pensamientos desordenados

Si empezamos a pensar en desviarnos un poco de nuestro plan de alimentación, si nos vienen a la cabeza pensamientos de que de cuando en cuando podemos comer ”normalmente”, nos colocamos en terreno peligros. Nuestra enfermedad no se cura nunca, y los pensamientos desordenados pueden llevarnos al debilitamiento o a una pérdida de control.

Para nosotros, comer  ”normalmente” es la abstinencia. Nuestro plan de alimentación es lo que nos salva de una conducta desquiciada en cuanto a la comida. En él no existe eso de tomarse vacaciones de la abstinencia.

Entre menos pensemos en la comida, mejor estaremos. Recordar el ”placer”, por así llamarlo, que alguna vez asociamos con ciertas comidas puede hacer que olvidemos el inevitable dolor y la angustia que el comerlas alguna vez nos causaron. No queremos volver a sentir nunca la desdicha de la compulsión de comer.

Volver nuestra mente a nuestro Poder Superior nos asegura tener pensamientos sanos, positivos.

 Señor, toma mis pensamientos y enderézalos.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Mientras un tragón se mantiene estrictamente apartado de la tragadera, reacciona en la vida muy similarmente a las demás personas. Pero la primera tragada pone en movimiento el terrible ciclo. Normalmente, un tragón no tiene idea por qué traga el primer bocado. Algunos tragones tienen excusas con las quedan satisfechos, pero en el fondo de su alma, saben realmente que no saben por qué lo hacen. La verdad es que en algún punto de su tragada han pasado a un estado en que el más poderoso deseo de dejar de tragar no es de ningún provecho.

– ¿Estoy seguro de haber pasado de mi punto de tolerancia al alcohol?

Meditación del Día.

Él, que hizo el mundo ordenado del caos y puso las estrellas en sus cursos e hizo que cada planta supiese su estación; Él puede traer la paz y poner orden en su caos privado si usted lo deja. Dios mira por usted también, para bendecirlo y cuidarlo. Él lo está conduciendo de las tinieblas a la luz, del desasosiego al reposo, del desorden al orden, de los defectos y el fracaso al éxito. Usted pertenece a Dios, y sus asuntos son los asuntos de Él, y si usted está dispuesto, pueden ser puestos en orden por Él.

Oración del Día.

Ruego poder ser conducido del desorden al orden. Pido poder ser llevado del fracaso al éxito.

Reflexión diaria A.A.

Sacar el “vidrio molido”

“El inventario moral es un análisis objetivo de los daños que sufrimos durante la vida y un esfuerzo sincero para considerarlos desde una perspectiva honesta. Esto tiene el resultado de sacar de nuestro interior el vidrio molido, aquella sustancia emocional que todavía nos corta y nos cohibe”.

COMO LO VE BILL, p. 140

Mi lista del Octavo Paso me arrastraba a un torbellino de resentimientos. Después de cuatro años de sobriedad estaba bloqueado por la negación conectada con una relación alusiva. La disputa entre el temor y el orgullo se ablandaba según las palabras del Paso pasaban de la cabeza al corazón. Por primera vez en muchos años abrí mi caja de pinturas y derramé una rabia honesta, una explosión de rojos, negros y amarillos. Lágrimas de alegría y de alivio rodaron por mis mejillas cuando contemplé el dibujo. En mi enfermedad ya había renunciado a mi arte, un castigo auto-inflingido mucho mayor que cualquier otro venido de afuera. En mi recuperación me di cuenta de que el dolor de mis defectos es la misma substancia que usa Dios para limpiar mi carácter y hacerme libra.

El lenguaje del adiós.

Curación.

Deja que la energía de la curación fluya a través de tu cuerpo.

La energía curativa de Dios, del universo, de la vida y de la recuperación nos rodea. Está a nuestra disposición, esperando a quela atraigamos, esperando a que la extraigamos. Está esperando en nuestras reuniones o grupos, en las palabras de una plegaria que se murmura, en un gesto gentil, en una palabra y un pensamiento positivo. La energía curativa está en el sol, en el viento, en la lluvia, en todo lo que es bueno.

Deja que venga la energía curativa. Atráela. Acéptala. Déjala que te empape. Respira la luz dorada. Exhala. Deja ir el miedo, la ira, el dolor, la duda. Deja que la energía curativa fluya hacia ti, a través de ti.

Es tuya si la pides, si crees en ella.

Hoy pediré y aceptaré la energía curativa de Dios y del universo. La dejare fluir hacia mi, a través de mí, y que regrese a los demás. Yo soy parte del ciclo continuo de curación, y uno con él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: