Corriente Independiente de La Laguna

Julio 31


Comida para el pensamiento.

Nuestro guía interno

En una situación de crisis no podemos fiarnos de otra persona, o de un libro, o de alguna fuente externa para que nos diga qué hacer.  Quizá tengamos que actuar inmediatamente, y tal vez no hay una ayuda exterior disponible.

Al ponernos en contacto con nuestro Poder Superior, cultivamos una fuente de fuerza y de dirección internas que nunca nos fallan.  Para que podamos recurrir a ella cuando la necesitemos, es necesario que cultivemos en forma habitual el contacto con esta voz interior, pues no es algo que podamos invocar en momentos de emergencia  y olvidarla cuando las cosas van bien.

Cada uno de nosotros posee esta fuente interior de fortaleza y apoyo.  Si dedicamos unos minutos al día a apartarnos de las distracciones del mundo externo, creceremos en conocimiento espiritual  Cuando las cosas van mal, es esta fortaleza espiritual.  Cuando las cosas van mal, es esta fortaleza espiritual que vamos desarrollando por medio de la oración y la meditación diarias la que nos saca adelante.

Que te conozca más claramente cada día.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Solamente contamos con un día, Hoy. Todo ser humano puede luchar contra las batallas de un solo día. Es solamente cuando usted y yo agregamos la carga de esas dos espantosas eternidades “ayer y mañana“, cuando nos derrumbamos. No es la experiencia de hoy lo que vuelve loco al hombre. Es el remordimiento o la amargura de algo que mañana pueda traer. Hagamos, pues, todo lo posible para no vivir sino un día a la vez.

¿Estoy yo viviendo un día cada vez?

Meditación del Día.

Hacer a Dios el regalo de un alma agradecida. Tratad de ver motivos de agradecimiento en vuestra vida diaria. Cuando la vida parece dura y se amontonan las dificultades, buscad entonces algunas razones para el agradecimiento. Casi siempre hay algo por lo que se puede estar agradecido. El ofrecer la acción de gracias es sin duda un dulce incienso que asciende hasta Dios a través de todo mi día agitado. Buscada diligentemente algo por lo que estar contento y agradecido. Con el tiempo adquirimos el hábito de estar constantemente agradecidos a Dios por todas sus bendiciones. Cada día surgirá algún nuevo motivo de alegría y gratitud en el pensamiento, y se dará gracias a Dios sinceramente.

Oración del Día.

Ruego tener un alma verdaderamente agradecida. Pido poder estar constantemente movido por motivos de sincera gratitud.

Reflexión diaria A.A.

Una oración para todas las estaciones

Dios concédenos la serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar, valor para cambiar las cosas que podemos, sabiduría para reconocer la diferencia.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

El poder de esta oración es abrumadora porque su sencilla belleza corre paralela a la Comunidad de A.A. Hay ocasiones en que yo me quedo atascado mientras la recito, pero si examino la parte que me crea dificultades, encuentro la solución a mi problema. La primera vez que me sucedió esto me dio miedo, pero ahora la uso como una valiosa herramienta. Yo gano serenidad cuando acepto la vida como es. Cuando me pongo en acción, gano el valor y doy gracias a Dios por la capacidad para distinguir entre aquellas situaciones que puedo tratar de resolver y las que debo entregar a Dios. Todo lo que tengo ahora es un regalo de Dios: mi vida, el poder ser útil, mi contentamiento y este programa. La serenidad me hace posible seguir adelante.

Alcohólicos Anónimos es el camino más fácil y cómodo.

El lenguaje del adiós.

Dejemos ir lo que queremos.

Para aquellos de nosotros que hemos sobrevivido controlando y sometiéndonos, dejar ir puede no resultar fácil.

Más allá de la codependencia.

En la recuperación aprendemos que es importante identificar lo que queremos y necesitamos. ¿Con qué nos deja este concepto? Con un paquete grande pero claramente identificado de deseos y necesidades que actualmente no están satisfechos. Nos hemos arriesgado a dejar de negar y a empezar a aceptar lo que queremos y necesitamos. El problema es que ahí están, insatisfechos, los deseos y necesidades.

Esta posición puede ser frustrante, dolorosa, enojosa y, a veces, productora de obsesión.

Después de identificar nuestras necesidades hay un siguiente paso a seguir para satisfacer nuestros deseos y necesidades. Este paso es una de las ironías de la recuperación. El siguiente paso es dejar ir nuestros deseos y necesidades después de que hemos seguido pasos concienzudos para identificarlos.

Los dejamos ir, renunciamos a ellos, a nivel mental, emocional, espiritual y físico. A veces, esto significa que necesitamos renunciar. No siempre es fácil llegar a este lugar, pero generalmente es a donde necesitamos llegar.

Con qué frecuencia he negado un deseo o una necesidad, y luego he seguido los pasos para identificar mis necesidades, sólo para sentirme enojada, frustrada y desafiada porque no tengo lo que quiero y no sé como conseguirlo. Si entonces me embarco en un plan para controlar o influir en la consecución de ese deseo o necesidad, por lo general empeoro las cosas. Buscar, tratar de controlar el proceso, no funciona. He aprendido, para mi consternación, a dejarlos ir.

A veces tengo que llegar al punto de decir: “No lo quiero. Me doy cuenta de que es importante para mí, pero que no puedo controlar el hecho de obtenerlo en mi vida. Ahora, ya no me importa si lo tengo o no. Voy a ser absolutamente feliz sin eso y sin ninguna esperanza de conseguirlo, porque estar con la esperanza de conseguirlo, me está volviendo loca, cuanta más esperanza tengo de conseguirlo y trato de hacerlo más frustrada me siento porque no lo estoy consiguiendo”.

No sé por qué este proceso funciona de esta manera.

Lo único que sé es cómo me funciona a mí. No he encontrado otra alternativa al proceso de dejar ir.

A menudo podemos obtener lo que deseamos y necesitamos, o algo mejor. Dejarlo ir es parte de lo que hacemos para conseguirlo.

Hoy lucharé por dejar ir esos deseos y necesidades que me están provocando frustración. Los pondré en mi lista de metas y luego lucharé por dejarlos ir. Confiaré en que Dios traerá a mí los deseos de mi corazón, en el tiempo que Dios quiera y a su manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: