Corriente Independiente de La Laguna

Julio 28


Comida para el pensamiento.

A Dios le importa

Quizá cueste trabajo creer que al Poder Superior del universo le preocupa todo lo que hacemos, incluso qué y cómo comemos.  Sin embargo, estar conscientes de que a Dios definitivamente le importan hasta los más mínimos detalles de nuestra existencia cotidiana es algo que nos viene a medida que tenemos evidencia de ese cuidado que Dios tiene por nosotros.  Cuando nos volvemos a Él y confiamos en Su apoyo, vemos que nuestra vida transcurre con más facilidad.

Cuando nos apoyamos en nuestro Poder Superior, tanto para las cosas pequeñas como para las grandes, somos más oportunos.  Estamos en el lugar correcto en el momento correcto.  No desperdiciamos energía tratando de hacer lo que no debemos.  El camino se abre frente a nosotros y nos permite salir ilesos de cualquier dificultad.

Creemos que a Dios le importa nuestra recuperación de la compulsión de comer.  Él es salud, y nosotros estamos hechos a Su imagen y semejanza.  Lo único que nos impide recibir sus cuidados curativos es nuestra ignorancia y terquedad.  Por medio de este programa aprendemos a aceptar los cuidados de Dios.

Tenemos gratitud por saber que a Ti te importa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Refiriéndonos de nuevo al salmo que dice: “El significado de los doce pasos es cierto y recto en su totalidad. Son más deseables que tragar y que el bocado más sabroso; más dulce también que el mejor postre”. Además mediante estos pasos, los tragones reciben una advertencia, y siguiéndolos, trae por resultado una gran recompensa. ¿Quién puede comprender su propio tragonismo? La práctica de los pasos nos limpia de defectos secretos. Nos aleja de resentimientos vanos. No dejamos que tengan un dominio sobre nosotros. Viviéndolos quedaremos situados en el camino de la rectitud y nos veremos libres de la gran transgresión.

 ¿Estoy resuelto a que la comida no vuelva a tener dominio sobre mí?

Meditación del Día.

Dios puede ser su escudo. Con Él, ningún golpe del mundo puede dañarle. Entre usted y todo el desprecio y ultrajes de los demás se encuentra su confianza en Dios, como un brillante escudo. Nada puede, por tanto, tener fuerza para perjudicar su paz interior. Con este escudo puede usted alcanzar rápidamente esa paz interior, tanto en o que rodea como en su alma. Con esta paz interior, no necesita usted resentirse con la persona que le perturbe. En lugar de ello, puede usted vencer el resentimiento en su propia mente, ese resentimiento que pueda haber surgido por esa persona.

Oración del Día.

Ruego poder esforzarme por lograr paz interior. Pido poder no ser trastornado gravemente, sin importa lo que en torno mío suceda.

Reflexión diaria A.A.

Pensamiento del Día.

AQUELLOS QUE AUN SUFREN

Tratemos de resistir a la orgullosa idea de que si Dios nos ha permitido el éxito en una determinada área, por ello estamos destinados a convertirnos en un conducto de gracia salvadora para todos.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 223

Los grupos de A.A. existen para ayudar a los alcohólicos a alcanzar la sobriedad. Grande o pequeño, firmemente establecido o recientemente formado, de oradores, de discusión o de estudio, cada grupo tiene solamente una razón de ser: llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre. El grupo existe para que el alcohólico pueda encontrar una nueva manera de vida, una vida abundante de felicidad, de alegría y libertad. Para recuperarse, la mayoría de los alcohólicos necesitan el apoyo de un grupo de otros alcohólicos quienes comparten su experiencia, fortaleza y esperanza. Así, mi sobriedad y la supervivencia del programa dependen de mi determinación a poner primero lo primero.

El lenguaje del adiós.

Miedo.

Un día, decidí probar algo nuevo. Llevé a mi hijo de diez años al río Saint Croix en una Waverunner. Una Waverunner es un pequeño vehículo de bote parecido a una motocicleta.

Nos pusimos chalecos salvavidas y nos embarcamos en una experiencia que resultó ser tan regocijante como atemorizante: regocijante cuando me permití disfrutarla; atemorizante cuando pensé demasiado en lo que estaba haciendo y en las terribles cosas que podrían suceder.

A la mitad de nuestro paseo, el peor de mis miedos se hizo realidad.

Volcamos. Estábamos dando tumbos en treinta pies de agua. La Waverunner se sacudía en las olas frente a mí, como una tortuga motorizada sobre su lomo.

“Que no te entre pánico”, dijo mi hijo calmadamente.

¿Y si nos ahogamos?, objeté.

“No podemos”, me dijo. “Tenemos chalecos salvavidas. ¡Mira! Estamos flotando”.

“El aparato está bocabajo”, le dije. “¿Cómo vamos a hacer paraenderezarlo?”

“Justamente como el hombre nos dijo”, respondió mi hijo. “La flecha apunta hacia este lado”.

Con un movimiento fácil, volteamos el aparato boca arriba.

“¿Y qué si ya no podemos volver a subirnos en ella?”, pregunté.

“Sí podemos”, contestó mi hijo.

“Para eso están hechas las Waverunners: para montarlas sobre el agua.

“Me relajé y mientras conducía de regreso, me pregunté por qué me había asustado tanto.

Pensé que quizá era porque no confío en mi capacidad para resolver problemas. Quizá porque una vez casi me ahogué por no traer puesto un chaleco salvavidas.

Pero tampoco esa vez te ahogaste, me aseguró una pequeña voz en mi interior. Sobreviviste.

Que no te entre el pánico

Los problemas se hicieron para resolverlos. La vida se hizo para vivirla. Aunque a veces el agua nos tape la cabeza, sí, quizá hasta necesitemos sumergirnos en ella unos cuantos momentos y tragar unos cuantos buches de agua, no nos ahogaremos.

Llevamos puesto –y siempre lo hemos llevado puesto- un chaleco salva vidas. Ese chaleco de apoyo se llama Dios.

Hoy me acordaré de cuidar de mí mismo. Cuando me hunda hasta la cabeza, Dios estará allí apoyándome, aunque mis miedos traten de hacérmelo olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: