Corriente Independiente de La Laguna

Julio 26


Comida para el pensamiento.

Hacer la voluntad de Dios

Durante largo tiempo, la mayoría de nosotros trató de alcanzar la felicidad haciendo su propia voluntad.  Decidimos qué cosas queríamos en la vida y luego tratamos de conseguirlas.  Cuando nuestros esfuerzos se vieron frustrados, nos volvimos a la comida y al exceso en el comer.

La idea de entregarle a Dios nuestra voluntad y de seguir Su guía nos da miedo.  Tememos perder nuestra voluntad y sentirnos infelices.  Nos negamos a perder nuestra ilusión de autonomía y de poder.  Nos preguntamos si de veras existe un Poder Superior que pueda guiar nuestro camino.  Rezamos pidiendo guía y luego nos olvidamos de oír la respuesta.

Cuando estamos dispuestos a confiar en un Poder Superior, aunque sea en una pequeña área de nuestra vida, empezamos a ver resultados.  A medida que crece nuestra fe, vamos teniendo la suficiente confianza para despojarnos de más y más preocupaciones que nosotros mismos somos incapaces de manejar.  Entre más trabajamos este programa, más seguros estamos de que nuestra paz y felicidad radican en servir a Dios, no a nosotros.

Rezo por tener el valor de seguir Tu voluntad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando lleguemos al final de nuestras vidas en la tierra, no llevaremos con nosotros las cosas materiales. No llevaremos ni un centavo en nuestras manos frías, muertas. Lo único que podemos llevar son las cosas que hemos dado de nosotros mismos. Si hemos ayudado a nuestros semejantes, podemos llevar eso con nosotros; si hemos entregado nuestro dinero y nuestro tiempo por el bien de TA, podemos llevar eso con nosotros. Mirando hacia atrás en nuestras vidas, ¿de qué estamos orgullosos? No de lo que hemos obtenido por nosotros mismos, sino de las pocas buenas obras que hemos realizado. Estas son las cosas que, a la larga, importan realmente.

¿Qué llevaré conmigo cuando me vaya?”.

Meditación del Día.

“Santificado sea tu nombre”. ¿Qué quiere decir esto para nosotros? Aquí, “nombre” es empleado en el sentido de “espíritu”. Las palabras significan alabanza a Dios por su espíritu en el mundo, haciendo mejores a los hombres. Debemos estar especialmente agradecidos por el espíritu de Dios que nos da la fortaleza para vencer todo lo que es despreciable en nuestras vidas. Su espíritu es poderoso. Puede ayudarnos a vivir una vida triunfante, plena. Por tanto, alabamos y damos gracias a Él por su espíritu en nuestras vidas y en las vidas de los demás.

Oración del Día.

Ruego poder estar agradecido por el espíritu de Dios que hay en mí. Pido poder tratar de vivir de acuerdo con Él.

Reflexión diaria A.A.

El “valor” de la sobriedad

Todo grupo de A.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de afuera.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 169

Cuando salgo de compras miro los precios y si necesito lo que veo, lo compro y lo pago. Ahora que estoy en rehabilitación, tengo que corregir mi vida. Cuando voy a una reunión, tomo café con azúcar y crema, algunas veces más de una taza. Pero a la hora de la colecta, o estoy muy ocupado para sacar dinero de mi cartera o no tengo lo suficiente, pero estoy ahí porque necesito esta reunión. Oí a alguien sugerir que se debe echar en la cesta el precio de una cerveza y pensé ¡eso es demasiado! Casi nunca doy un dólar. Como muchos otros, yo confío en que los miembros más generosos financien la Comunidad. Me olvido que se necesita dinero para el alquiler del local de reuniones, comprar café, leche, azúcar y tazas. Gustoso pago un dólar por una taza de café en un restaurante después de la reunión; siempre tengo dinero para eso. Así es que, ¿cuánto vale mi sobriedad y mi paz interior?.

El lenguaje del adiós.

Adueñémonos de nuestro poder.

¿No lo ves?

No tenemos por qué sentirnos tan victimados por la vida, porla gente, por las situaciones, por el trabajo, por nuestros amigos, por nuestras relaciones amorosas, por nuestra familia, por nosotros mismos, por nuestros sentimientos, por nuestros pensamientos, por nuestras circunstancias.

No somos víctimas. No tenemos que ser víctimas. ¡De eso es de lo que se trata!

Sí, admitir y aceptar la impotencia es importante. Pero ése es un primer paso, una introducción a este asunto de la recuperación.

Luego, viene el adueñarnos de nuestro poder. Cambiar lo que podamos.

Esto es tan importante como admitir y aceptar la impotencia. Y hay tanto que podemos cambiar.

Podemos adueñarnos de nuestro poder, donde quiera que vayamos, donde quiera que estemos, con quien quiera que estemos. No tenemos que quedarnos ahí parados con las manos atadas, con un desamparo rastrero, sometiéndonos a cualquier cosa que venga. Hay cosas que podemos hacer. Podemos hablar. Resolver el problema. Usar el problema para motivarnos a hacer algo bueno por nosotros mismos.

Podemos hacernos sentir bien a nosotros mismos. Podemos alejarnos.

Podemos regresar en nuestros propios términos. Podemos defendernos.

Podemos rehusarnos a dejar que los otros nos controlen y nos manipulen.

Podemos hacer lo que necesitamos hacer para cuidar de nosotrosmismos. Esa es la belleza, la recompensa, la corona de la victoria que se nos da en este proceso llamado recuperación. ¡De eso es de lo que se trata! Si no podemos hacer nada respecto de la circunstancia, podemos cambiar nuestra actitud. Podemos hacer un trabajo interior: encarar valientemente nuestros asuntos para no ser victimados. Se nos ha dado una milagrosa llave para la vida.

Ya no somos víctimas, a menos que queramos serlo.

La libertad y la alegría son nuestras si las tomamos, si las sentimos, por el duro trabajo que hemos realizado.

Hoy me recordaré a mí mismo tan frecuentemente como sea necesario que no soy una víctima, y que no necesito ser victimado por ninguna cosa que me venga.

Trabajaré duro para quitarme la máscara de víctima, ya sea que esto signifique fijar un límite y hacerlo respetar, alejarme, lidiar con mis sentimientos o darme a mí mismo lo que necesito. Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de sentirme victimado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: