Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para julio, 2014

Julio 31


Comida para el pensamiento.

Nuestro guía interno

En una situación de crisis no podemos fiarnos de otra persona, o de un libro, o de alguna fuente externa para que nos diga qué hacer.  Quizá tengamos que actuar inmediatamente, y tal vez no hay una ayuda exterior disponible.

Al ponernos en contacto con nuestro Poder Superior, cultivamos una fuente de fuerza y de dirección internas que nunca nos fallan.  Para que podamos recurrir a ella cuando la necesitemos, es necesario que cultivemos en forma habitual el contacto con esta voz interior, pues no es algo que podamos invocar en momentos de emergencia  y olvidarla cuando las cosas van bien.

Cada uno de nosotros posee esta fuente interior de fortaleza y apoyo.  Si dedicamos unos minutos al día a apartarnos de las distracciones del mundo externo, creceremos en conocimiento espiritual  Cuando las cosas van mal, es esta fortaleza espiritual.  Cuando las cosas van mal, es esta fortaleza espiritual que vamos desarrollando por medio de la oración y la meditación diarias la que nos saca adelante.

Que te conozca más claramente cada día.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Solamente contamos con un día, Hoy. Todo ser humano puede luchar contra las batallas de un solo día. Es solamente cuando usted y yo agregamos la carga de esas dos espantosas eternidades “ayer y mañana“, cuando nos derrumbamos. No es la experiencia de hoy lo que vuelve loco al hombre. Es el remordimiento o la amargura de algo que mañana pueda traer. Hagamos, pues, todo lo posible para no vivir sino un día a la vez.

¿Estoy yo viviendo un día cada vez?

Meditación del Día.

Hacer a Dios el regalo de un alma agradecida. Tratad de ver motivos de agradecimiento en vuestra vida diaria. Cuando la vida parece dura y se amontonan las dificultades, buscad entonces algunas razones para el agradecimiento. Casi siempre hay algo por lo que se puede estar agradecido. El ofrecer la acción de gracias es sin duda un dulce incienso que asciende hasta Dios a través de todo mi día agitado. Buscada diligentemente algo por lo que estar contento y agradecido. Con el tiempo adquirimos el hábito de estar constantemente agradecidos a Dios por todas sus bendiciones. Cada día surgirá algún nuevo motivo de alegría y gratitud en el pensamiento, y se dará gracias a Dios sinceramente.

Oración del Día.

Ruego tener un alma verdaderamente agradecida. Pido poder estar constantemente movido por motivos de sincera gratitud.

Reflexión diaria A.A.

Una oración para todas las estaciones

Dios concédenos la serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar, valor para cambiar las cosas que podemos, sabiduría para reconocer la diferencia.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

El poder de esta oración es abrumadora porque su sencilla belleza corre paralela a la Comunidad de A.A. Hay ocasiones en que yo me quedo atascado mientras la recito, pero si examino la parte que me crea dificultades, encuentro la solución a mi problema. La primera vez que me sucedió esto me dio miedo, pero ahora la uso como una valiosa herramienta. Yo gano serenidad cuando acepto la vida como es. Cuando me pongo en acción, gano el valor y doy gracias a Dios por la capacidad para distinguir entre aquellas situaciones que puedo tratar de resolver y las que debo entregar a Dios. Todo lo que tengo ahora es un regalo de Dios: mi vida, el poder ser útil, mi contentamiento y este programa. La serenidad me hace posible seguir adelante.

Alcohólicos Anónimos es el camino más fácil y cómodo.

El lenguaje del adiós.

Dejemos ir lo que queremos.

Para aquellos de nosotros que hemos sobrevivido controlando y sometiéndonos, dejar ir puede no resultar fácil.

Más allá de la codependencia.

En la recuperación aprendemos que es importante identificar lo que queremos y necesitamos. ¿Con qué nos deja este concepto? Con un paquete grande pero claramente identificado de deseos y necesidades que actualmente no están satisfechos. Nos hemos arriesgado a dejar de negar y a empezar a aceptar lo que queremos y necesitamos. El problema es que ahí están, insatisfechos, los deseos y necesidades.

Esta posición puede ser frustrante, dolorosa, enojosa y, a veces, productora de obsesión.

Después de identificar nuestras necesidades hay un siguiente paso a seguir para satisfacer nuestros deseos y necesidades. Este paso es una de las ironías de la recuperación. El siguiente paso es dejar ir nuestros deseos y necesidades después de que hemos seguido pasos concienzudos para identificarlos.

Los dejamos ir, renunciamos a ellos, a nivel mental, emocional, espiritual y físico. A veces, esto significa que necesitamos renunciar. No siempre es fácil llegar a este lugar, pero generalmente es a donde necesitamos llegar.

Con qué frecuencia he negado un deseo o una necesidad, y luego he seguido los pasos para identificar mis necesidades, sólo para sentirme enojada, frustrada y desafiada porque no tengo lo que quiero y no sé como conseguirlo. Si entonces me embarco en un plan para controlar o influir en la consecución de ese deseo o necesidad, por lo general empeoro las cosas. Buscar, tratar de controlar el proceso, no funciona. He aprendido, para mi consternación, a dejarlos ir.

A veces tengo que llegar al punto de decir: “No lo quiero. Me doy cuenta de que es importante para mí, pero que no puedo controlar el hecho de obtenerlo en mi vida. Ahora, ya no me importa si lo tengo o no. Voy a ser absolutamente feliz sin eso y sin ninguna esperanza de conseguirlo, porque estar con la esperanza de conseguirlo, me está volviendo loca, cuanta más esperanza tengo de conseguirlo y trato de hacerlo más frustrada me siento porque no lo estoy consiguiendo”.

No sé por qué este proceso funciona de esta manera.

Lo único que sé es cómo me funciona a mí. No he encontrado otra alternativa al proceso de dejar ir.

A menudo podemos obtener lo que deseamos y necesitamos, o algo mejor. Dejarlo ir es parte de lo que hacemos para conseguirlo.

Hoy lucharé por dejar ir esos deseos y necesidades que me están provocando frustración. Los pondré en mi lista de metas y luego lucharé por dejarlos ir. Confiaré en que Dios traerá a mí los deseos de mi corazón, en el tiempo que Dios quiera y a su manera.

Julio 30


Comida para el pensamiento.

Concéntrate en vivir

Antes de que encontráramos este programa, estábamos obsesionados por la comida y nos preocupaba el comer.  En vez de concentrar nuestras energías en el amor, el trabajo y la recreación, nos inclinábamos por el inadecuado sustituto del comer en exceso.

La abstinencia nos brinda una nueva forma de vivir.  Podemos desarrollar relaciones más satisfactorias con nuestra familia y amigos.  Como hemos tenido el hábito de aislarnos para complacernos con la comida, necesitamos tiempo y esfuerzo para aprender a relacionarnos más de cerca con las personas que amamos.  Para esto también se necesita valor y estar dispuestos a ser abiertos y vulnerables.

En nuestro trabajo tenemos una renovada energía y una mayor capacidad para concentrarnos.  Si antes quizá evitábamos tareas difíciles, ahora tenemos la fuerza y la confianza para desempeñarlas.

Cuando abandonamos la comida como nuestra actividad recreativa favorita, encontramos otras actividades con las que también podíamos disfrutar.  Liberarnos de la esclavitud a la comida y a la grasa nos abre la puerta a todo tipo de nuevas posibilidades.  Comer menos significa vivir más.

Sentimos gratitud por esta vida nueva.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Otro día del que no debemos preocuparnos es el mañana, con sus posibles adversidades, sus cargas, su gran promesa y quizá su pobre resultado. Mañana es algo más allá de nuestro control inmediato. El sol de mañana saldrá, ya sea con esplendor o cubierto por una nube, pero saldrá. Hasta que así sea, no tenemos interés en el mañana, porque todavía no ha nacido.

 ¿Me preocupo todavía demasiado acerca del mañana?

Meditación del Día.

“La fe es la substancia de las cosas esperadas; la evidencia de las cosas no vistas”. Fe no es ver, sino creer. A través de las edades siempre han existido aquellos que obedecieron la visión celestial, no viendo sino creyendo en Dios. Y su fe fue recompensada. En esa misma forma le sucederá a usted. Le sobrevendrán cosas buenas. Usted no puede ver a Dios, pero puede ver los resultados de la fe en las vida humanas, que las ha cambiado de la derrota a la victoria. La gracia de Dios está a disposición de todos los que tienen fe, no viendo, sino creyendo. Con la fe, la vida puede ser victoriosa y feliz.

Oración del Día.

Ruego poder tener fe suficiente para creer sin ver. Pido poder estar satisfecho con los resultados de mi fe.

Reflexión diaria A.A.

Devolverlo.

. . . ha encontrado algo mejor que el oro . . . Puede ser que, de momento, no haya visto que apenas ha arañado un filón inagotable, que le dará dividendos solamente si lo trabaja el resto de su vida e insiste en regalar todo el producto.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 119

Mi parte en la Séptima Tradición significa mucho más que solamente dar dinero para pagar el café. Significa ser aceptado por mí mismo por pertenecer a un grupo. Por primer vez puedo ser responsable porque puedo escoger. Puedo aprender los principios de resolver problemas de mi vida diaria participando en los “negocios” de A.A. Por ser automantenido, puedo devolver a A.A. lo que A.A. me dio a mí. Devolver a A.A. no solamente asegura mi propia sobriedad sino que me permite comprar el seguro de que A.A. estará aquí, para mis nietos.

El lenguaje del adiós.

Acepta la impotencia.

Desde que era niña, he tenido una relación antagónica con una importante parte emocional de mí misma: mis sentimientos.

Constantemente he tratado, ya sea de ignorar, reprimir o forzar mis sentimientos a que se alejen.

He tratado de crear sentimientos no naturales o de forzar a que se alejen sentimientos que estaban presentes.

He negado que estaba enojada, cuando de hecho estaba furiosa. Me he dicho a mí misma que algo estaba mal conmigo por sentirme enojada, cuando la ira era la respuesta razonable y lógica para la situación.

Me he dicho a mí misma que las cosas no me dolían, cuando me dolían muchísimo. Me he contado a mí misma historias tales como “esa persona no tenía la intención de lastimarme”… “el o ella no saben actuar de otra manera”…”necesito ser más comprensiva”. El problemaera que yo ya había sido demasiado comprensiva con la otra persona y no tan comprensiva y compasiva conmigo misma.

Y no sólo he estado en guerra con los sentimientos grandes; he luchado contra todo el aspecto emocional de mí misma. He tratado de usar energía espiritual, energía mental e incluso el agotamiento físico para no sentir lo que necesitaba sentir para estar sana y viva.

No tuve éxito en mis intentos por controlar emociones. El control emocional ha sido una conducta de supervivencia para mí. Puedo darle gracias a esa conducta por ayudarme a atravesar muchos años y situaciones en que no tenía opciones mejores. Pero he aprendido una conducta más sana: acepar mis sentimientos.

Estamos hechos para sentir. Parte de nuestra disfunción es tratar de negar eso o de cambiarlo. Parte de nuestra recuperación significa aprender a dejarnos ir con la corriente de lo que estamos sintiendo y con lo que nuestros sentimientos están tratando de decirnos.

Somos responsables de nuestras conductas, pero no tenemos que controlar nuestros sentimientos. Podemos dejar que se den. Podemos aprender a abrazar, a disfrutar y a experimentar –sentir- nuestra parte emocional.

Hoy dejaré de tratar de forzar y controlar mis emociones. En vez deello, le daré poder y libertad a mi parte emocional.

Julio 29


Comida para el pensamiento.

Siempre la abstinencia

Nosotros, comedores compulsivos en recuperación, tenemos un punto de referencia fijo.  Focal.  La abstinencia es lo más importante de nuestra vida, sin excepción.

Lo que empezó como debilidad se ha convertido en fortaleza.  Pásenos lo que nos pase, sabemos que guardando la abstinencia lo podremos superar.  Mientras la abstinencia controle a nuestro enemigo interno, autodestructivo, seremos capaces de funcionar de manera efectiva.

Esto no significa que estaremos a salvo de todo problema.  La abstinencia no nos despoja de todas nuestras dificultades.  Habrá ocasiones en que estemos deprimidos, ansiosos, temerosos, enojados, aburridos, y que sintamos dolor.  Estar vivo es estar sujeto a estas emociones negativas, al igual que a las emociones positivas que disfrutamos.

Al abstenernos, somos capaces de encarar la realidad en vez de escaparnos hacia un predicamento mayor.  No importa qué tan difícil haya sido el día, éste habrá sido bueno para el comedor compulsivo si ha guardado la abstinencia.

Rezo hoy y siempre por la abstinencia.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Hay dos días en cada semana de los cuales no debemos preocuparnos, dos días que deben quedar libres de temor y de recelo. Uno de ellos es el ayer con sus errores y preocupaciones, sus faltas y desatinos, sus penas y dolores. El ayer está para siempre más allá de nuestro control. Todo el dinero del mundo no puede hacer regresar el ayer. No podemos deshacer ni un solo acto de los que realizamos. No podemos borrar una sola palabra de las que dijimos. El ayer se ha ido sin remedio.

¿Me preocupo de lo que sucedió ayer?”.

Meditación del Día.

“Dios no permitirá que usted sufra una tentación que esté por encima de sus fuerzas; pero con la tentación Él hallará también un camino de escape para que usted sea capaz de soportarle”. Si tiene usted suficiente fe y confianza en Dios, Él le dará toda la fortaleza que necesite para hacer frente a toda tentación y vencerla. Nada podrá ser para usted demasiado difícil de soportarlo. Puede hacer frente a toda situación. “Alegraos, he vencido al mundo”. Puede usted vencer cualquier tentación con la ayuda de Dios. No hay nada que temer.

Oración del Día.

Ruego porque pueda hacer frente a toda situación sin temor. Pido que nada sea demasiado difícil para ser soportado por mí.

Reflexión diaria A.A.

Regalos anónimos de bondad

Cuando éramos alcohólicos activos siempre estábamos pidiendo algo, en una u otra forma…

LAS DOCE TRADICIONES ILUSTRADAS, p. 14

El desafío de la Séptima Tradición es un desafío personal, que me recuerda compartir y dar de mí mismo. Antes de lograr la sobriedad la única cosa que yo mantenía era mi hábito de beber. Ahora mis esfuerzos son una sonrisa, una palabra bondadosa y la bondad misma.

Vi que yo tenía que soportar mi propia carga y permitir que mis nuevos amigos caminen conmigo porque por medio de la práctica de los Doce Pasos y las Doce Tradiciones, nunca lo pasé mejor.

El lenguaje del adiós.

Diviértete

Diviértete. Suéltate un poco. ¡Disfruta la vida! No tenemos que ser tan sombríos y serios. No tenemos que ser tan reflexivos, tan críticos, tan enfrascados en nosotros mismos y en los rígidos parámetros que otros, y a menudo nosotros mismos, nos hemos colocado.

Esta es la vida, no un servicio fúnebre. Diviértete con ella. Entra en ella. Participa. Experimenta. Corre algún riesgo. Sé espontáneo.

No estés siempre tan preocupado por hacer lo correcto, por hacer lo apropiado.

No te preocupes tanto por lo que otros puedan pensar o decir. Lo que piensen y digan es asunto suyo, no nuestro.

No tengas tanto miedo a cometer un error. No seas tan temeroso y tan propio. No te inhibas tanto. La intención de Dios no es que fuéramos tan                                        inhibidos, tan restringidos, tan controlados. Estos parámetros represivos son los que otra gente nos ha impuesto, lo que nosotros hemos permitido que se nos haga.

Fuimos creados plenamente humanos. Se nos dieron emociones, deseos, esperanzas, sueños, sentimientos. ¡En alguna parte de nuestro interior hay un niño vivo, emocionado, que ama la diversión! ¡Déjalo salir! ¡Déjalo que salga vivo! Déjalo que se divierta un poco, no solo dos horas el sábado en la noche. ¡Tráele aquí con nosotros, déjale ayudarnos a disfrutar este don de estar vivos, de ser completamente humanos y de ser como somos! ¡Tantas reglas!

Hemos vivido con tanta vergüenza. Sencillamente no es necesario. Nos han lavado el cerebro. Ahora es momento de liberarnos, de dejarnos ir y de entrar a una vida plena y plenamente humana.

No te preocupes. Aprenderemos nuestras lecciones cuando sea necesario. Hemos aprendido la disciplina. No nos descarriaremos. Lo que sucederá es que comenzaremos a disfrutar la vida. Empezaremos a disfrutar y a experimentar a nuestro ser completo. Podemos confiaren nosotros mismos.

Ahora tenemos límites. Tenemos nuestro programa como base. Podemos darnos el lujo de experimentar y tener experiencias. Estamos en contacto con nosotros mismos y con nuestro Poder Superior. Se nos está guiando, pero no se le puede guiar a un objeto congelado, inanimado. Ni siquiera se le puede mover.

Diviértete un poco. Suéltate un poquito. Rompe unas cuantas reglas.

Dios no nos castigará. No tenemos que permitirle a la gente que nos castigue.

Y nosotros podemos dejar de castigarnos a nosotros mismos.

Mientras estemos vivos y aquí, empecemos a vivir.

Hoy me permitiré divertirme un poco. Me soltaré un poquito, sabiendo que no me resquebrajaré y romperé. Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de ser tan inhibido, propio y reprimido. Ayúdame a inyectarme a mí mismo una gran dosis de vida dejándome estar completamente vivo y ser plenamente humano.

Julio 28


Comida para el pensamiento.

A Dios le importa

Quizá cueste trabajo creer que al Poder Superior del universo le preocupa todo lo que hacemos, incluso qué y cómo comemos.  Sin embargo, estar conscientes de que a Dios definitivamente le importan hasta los más mínimos detalles de nuestra existencia cotidiana es algo que nos viene a medida que tenemos evidencia de ese cuidado que Dios tiene por nosotros.  Cuando nos volvemos a Él y confiamos en Su apoyo, vemos que nuestra vida transcurre con más facilidad.

Cuando nos apoyamos en nuestro Poder Superior, tanto para las cosas pequeñas como para las grandes, somos más oportunos.  Estamos en el lugar correcto en el momento correcto.  No desperdiciamos energía tratando de hacer lo que no debemos.  El camino se abre frente a nosotros y nos permite salir ilesos de cualquier dificultad.

Creemos que a Dios le importa nuestra recuperación de la compulsión de comer.  Él es salud, y nosotros estamos hechos a Su imagen y semejanza.  Lo único que nos impide recibir sus cuidados curativos es nuestra ignorancia y terquedad.  Por medio de este programa aprendemos a aceptar los cuidados de Dios.

Tenemos gratitud por saber que a Ti te importa.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Refiriéndonos de nuevo al salmo que dice: “El significado de los doce pasos es cierto y recto en su totalidad. Son más deseables que tragar y que el bocado más sabroso; más dulce también que el mejor postre”. Además mediante estos pasos, los tragones reciben una advertencia, y siguiéndolos, trae por resultado una gran recompensa. ¿Quién puede comprender su propio tragonismo? La práctica de los pasos nos limpia de defectos secretos. Nos aleja de resentimientos vanos. No dejamos que tengan un dominio sobre nosotros. Viviéndolos quedaremos situados en el camino de la rectitud y nos veremos libres de la gran transgresión.

 ¿Estoy resuelto a que la comida no vuelva a tener dominio sobre mí?

Meditación del Día.

Dios puede ser su escudo. Con Él, ningún golpe del mundo puede dañarle. Entre usted y todo el desprecio y ultrajes de los demás se encuentra su confianza en Dios, como un brillante escudo. Nada puede, por tanto, tener fuerza para perjudicar su paz interior. Con este escudo puede usted alcanzar rápidamente esa paz interior, tanto en o que rodea como en su alma. Con esta paz interior, no necesita usted resentirse con la persona que le perturbe. En lugar de ello, puede usted vencer el resentimiento en su propia mente, ese resentimiento que pueda haber surgido por esa persona.

Oración del Día.

Ruego poder esforzarme por lograr paz interior. Pido poder no ser trastornado gravemente, sin importa lo que en torno mío suceda.

Reflexión diaria A.A.

Pensamiento del Día.

AQUELLOS QUE AUN SUFREN

Tratemos de resistir a la orgullosa idea de que si Dios nos ha permitido el éxito en una determinada área, por ello estamos destinados a convertirnos en un conducto de gracia salvadora para todos.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 223

Los grupos de A.A. existen para ayudar a los alcohólicos a alcanzar la sobriedad. Grande o pequeño, firmemente establecido o recientemente formado, de oradores, de discusión o de estudio, cada grupo tiene solamente una razón de ser: llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre. El grupo existe para que el alcohólico pueda encontrar una nueva manera de vida, una vida abundante de felicidad, de alegría y libertad. Para recuperarse, la mayoría de los alcohólicos necesitan el apoyo de un grupo de otros alcohólicos quienes comparten su experiencia, fortaleza y esperanza. Así, mi sobriedad y la supervivencia del programa dependen de mi determinación a poner primero lo primero.

El lenguaje del adiós.

Miedo.

Un día, decidí probar algo nuevo. Llevé a mi hijo de diez años al río Saint Croix en una Waverunner. Una Waverunner es un pequeño vehículo de bote parecido a una motocicleta.

Nos pusimos chalecos salvavidas y nos embarcamos en una experiencia que resultó ser tan regocijante como atemorizante: regocijante cuando me permití disfrutarla; atemorizante cuando pensé demasiado en lo que estaba haciendo y en las terribles cosas que podrían suceder.

A la mitad de nuestro paseo, el peor de mis miedos se hizo realidad.

Volcamos. Estábamos dando tumbos en treinta pies de agua. La Waverunner se sacudía en las olas frente a mí, como una tortuga motorizada sobre su lomo.

“Que no te entre pánico”, dijo mi hijo calmadamente.

¿Y si nos ahogamos?, objeté.

“No podemos”, me dijo. “Tenemos chalecos salvavidas. ¡Mira! Estamos flotando”.

“El aparato está bocabajo”, le dije. “¿Cómo vamos a hacer paraenderezarlo?”

“Justamente como el hombre nos dijo”, respondió mi hijo. “La flecha apunta hacia este lado”.

Con un movimiento fácil, volteamos el aparato boca arriba.

“¿Y qué si ya no podemos volver a subirnos en ella?”, pregunté.

“Sí podemos”, contestó mi hijo.

“Para eso están hechas las Waverunners: para montarlas sobre el agua.

“Me relajé y mientras conducía de regreso, me pregunté por qué me había asustado tanto.

Pensé que quizá era porque no confío en mi capacidad para resolver problemas. Quizá porque una vez casi me ahogué por no traer puesto un chaleco salvavidas.

Pero tampoco esa vez te ahogaste, me aseguró una pequeña voz en mi interior. Sobreviviste.

Que no te entre el pánico

Los problemas se hicieron para resolverlos. La vida se hizo para vivirla. Aunque a veces el agua nos tape la cabeza, sí, quizá hasta necesitemos sumergirnos en ella unos cuantos momentos y tragar unos cuantos buches de agua, no nos ahogaremos.

Llevamos puesto –y siempre lo hemos llevado puesto- un chaleco salva vidas. Ese chaleco de apoyo se llama Dios.

Hoy me acordaré de cuidar de mí mismo. Cuando me hunda hasta la cabeza, Dios estará allí apoyándome, aunque mis miedos traten de hacérmelo olvidar.

Julio 27


Comida para el pensamiento.

La unidad de TA

Cuando llegamos a TA, no deja de sorprendernos la cantidad de gente que enfrenta los mismos problemas y dificultades.  Sin embargo, nos sorprenden aún más las historias que escuchamos acerca de la solución positiva que se le puede dar a estos problemas que nos han derrotado durante tanto tiempo.

Estamos unidos por nuestra enfermedad común “la compulsión de comer” – y por un programa común de recuperación: la abstinencia y los Doce Pasos.  Lo que no pudimos lograr solos, por nuestro propio esfuerzo, se hace posible a través de la fuerza del grupo y del Poder Superior.

Cada uno es responsable de la vida de TA.  Cada uno tiene un papel que desempeñar y un área en la cual servir.  Si nosotros no desempeñamos nuestra parte, entonces la organización se debilita como un todo.   Nuestro programa se fortalece por medio de nuestro servicio a las metas comunes.  El “dejar que otro lo haga” no funciona.  Decir “si” cuando hay una tarea que yo puedo hacer es lo que mantiene la unidad de TA y mi propia recuperación.

Que contribuya a la unidad de TA.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

 

Parafraseando el salmo: “Nosotros los tragones declaramos que la fuerza de la comida y la tragazón mostraron su obra destructiva”. Día tras día tenían como consecuencia las indigestiones, y noche tras noche ocasionaban sufrimiento. La ley de TA es perfecta al transformar al tragón. El testimonio de TA. es una seguridad, porque hace que lo sabio se efectúe en forma simple. Los estatutos de TA. son justos, porque dan alegría al corazón. El programa de TA. es puro y lleva la luz a los ojos. El temor al primer bocado compulsivo es sano y continúa para siempre.

 ¿Tengo alguna duda acerca del poder de la comida compulsiva?”.

Meditación del Día.

“Caminad humildemente junto al Señor”. Cambiar con Dios significa practicar la presencia de Dios en el diario vivir. Quiere decir pedir a Dios fortaleza para hacer frente a cada nuevo día. Significa acudir a Él con frecuencia en oración durante el día para uno mismo y para las demás personas. Quiere decir darle Gracias a Él por la noche por las bendiciones que se han recibido durante el día. Nada puede trastornarnos gravemente si estamos “caminando con Dios”. Se puede creer que Él está a nuestro lado en espíritu para ayudarnos y guiar nuestro camino.

Oración del Día.

Ruego porque pueda tratar de caminar humildemente con Dios. Pido poder acudir a Él con frecuencia como un amigo íntimo.

Reflexión diaria A.A.

Dar libremente.

Haremos todos los sacrificios personales necesarias para asegurar la unidad de Alcohólicos Anónimos. Y lo hacemos porque hemos aprendido a amar a Dios y a nuestros semejantes.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 235

Ser automantenido por mis propias contribuciones nunca era uno de mis puntos fuertes durante mis días de alcohólico activo. Dar tiempo o dinero siempre tenía que llevar una etiqueta con precio.

Como recién llegado se me dijo que “tenemos que darlo para mantenerlo”. Cuando empecé a adoptar los principios de Alcohólicos Anónimos en mi vida, muy pronto me di cuenta de que es un privilegio dar a la Comunidad como una expresión de la gratitud sentida en mi corazón. Mi amor a Dios y a otros se convirtió en el factor motivador de mi vida, sin ningún pensamiento de recompensa. Ahora me doy cuenta de que dar libremente es la manera en que Dios se expresa a través de mí.

El lenguaje del adiós.

Deja ir.

Deja de tratar con insistencia de controlar las cosas. Nuestra labor no es controlar a la gente, los resultados de los sucesos, las circunstancias, la vida. Quizá en el pasado no pudimos confiar y dejar que las cosas sucedieran. Pero ahora podemos hacerlo. La manera como se está desenvolviendo la vida es buena. Déjala que se desenvuelva.

Deja de empeñarte en hacer las cosas mejor, de ser mejor, de ser más. Ser como somos y hacer las cosas como las hacemos es suficientemente bueno para hoy.

Ser como éramos y hacer las cosas como las hacíamos fue bastante bueno ese día.

Aligerémonos. Dejemos ir. Dejemos de esforzarnos tanto.

Hoy me dejaré ir. Dejaré de tratar de controlar todo. Dejaré de tratar de ser mejor y de hacerlo todo mejor, y simplemente me dejaré ser.

Julio 26


Comida para el pensamiento.

Hacer la voluntad de Dios

Durante largo tiempo, la mayoría de nosotros trató de alcanzar la felicidad haciendo su propia voluntad.  Decidimos qué cosas queríamos en la vida y luego tratamos de conseguirlas.  Cuando nuestros esfuerzos se vieron frustrados, nos volvimos a la comida y al exceso en el comer.

La idea de entregarle a Dios nuestra voluntad y de seguir Su guía nos da miedo.  Tememos perder nuestra voluntad y sentirnos infelices.  Nos negamos a perder nuestra ilusión de autonomía y de poder.  Nos preguntamos si de veras existe un Poder Superior que pueda guiar nuestro camino.  Rezamos pidiendo guía y luego nos olvidamos de oír la respuesta.

Cuando estamos dispuestos a confiar en un Poder Superior, aunque sea en una pequeña área de nuestra vida, empezamos a ver resultados.  A medida que crece nuestra fe, vamos teniendo la suficiente confianza para despojarnos de más y más preocupaciones que nosotros mismos somos incapaces de manejar.  Entre más trabajamos este programa, más seguros estamos de que nuestra paz y felicidad radican en servir a Dios, no a nosotros.

Rezo por tener el valor de seguir Tu voluntad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando lleguemos al final de nuestras vidas en la tierra, no llevaremos con nosotros las cosas materiales. No llevaremos ni un centavo en nuestras manos frías, muertas. Lo único que podemos llevar son las cosas que hemos dado de nosotros mismos. Si hemos ayudado a nuestros semejantes, podemos llevar eso con nosotros; si hemos entregado nuestro dinero y nuestro tiempo por el bien de TA, podemos llevar eso con nosotros. Mirando hacia atrás en nuestras vidas, ¿de qué estamos orgullosos? No de lo que hemos obtenido por nosotros mismos, sino de las pocas buenas obras que hemos realizado. Estas son las cosas que, a la larga, importan realmente.

¿Qué llevaré conmigo cuando me vaya?”.

Meditación del Día.

“Santificado sea tu nombre”. ¿Qué quiere decir esto para nosotros? Aquí, “nombre” es empleado en el sentido de “espíritu”. Las palabras significan alabanza a Dios por su espíritu en el mundo, haciendo mejores a los hombres. Debemos estar especialmente agradecidos por el espíritu de Dios que nos da la fortaleza para vencer todo lo que es despreciable en nuestras vidas. Su espíritu es poderoso. Puede ayudarnos a vivir una vida triunfante, plena. Por tanto, alabamos y damos gracias a Él por su espíritu en nuestras vidas y en las vidas de los demás.

Oración del Día.

Ruego poder estar agradecido por el espíritu de Dios que hay en mí. Pido poder tratar de vivir de acuerdo con Él.

Reflexión diaria A.A.

El “valor” de la sobriedad

Todo grupo de A.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de afuera.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 169

Cuando salgo de compras miro los precios y si necesito lo que veo, lo compro y lo pago. Ahora que estoy en rehabilitación, tengo que corregir mi vida. Cuando voy a una reunión, tomo café con azúcar y crema, algunas veces más de una taza. Pero a la hora de la colecta, o estoy muy ocupado para sacar dinero de mi cartera o no tengo lo suficiente, pero estoy ahí porque necesito esta reunión. Oí a alguien sugerir que se debe echar en la cesta el precio de una cerveza y pensé ¡eso es demasiado! Casi nunca doy un dólar. Como muchos otros, yo confío en que los miembros más generosos financien la Comunidad. Me olvido que se necesita dinero para el alquiler del local de reuniones, comprar café, leche, azúcar y tazas. Gustoso pago un dólar por una taza de café en un restaurante después de la reunión; siempre tengo dinero para eso. Así es que, ¿cuánto vale mi sobriedad y mi paz interior?.

El lenguaje del adiós.

Adueñémonos de nuestro poder.

¿No lo ves?

No tenemos por qué sentirnos tan victimados por la vida, porla gente, por las situaciones, por el trabajo, por nuestros amigos, por nuestras relaciones amorosas, por nuestra familia, por nosotros mismos, por nuestros sentimientos, por nuestros pensamientos, por nuestras circunstancias.

No somos víctimas. No tenemos que ser víctimas. ¡De eso es de lo que se trata!

Sí, admitir y aceptar la impotencia es importante. Pero ése es un primer paso, una introducción a este asunto de la recuperación.

Luego, viene el adueñarnos de nuestro poder. Cambiar lo que podamos.

Esto es tan importante como admitir y aceptar la impotencia. Y hay tanto que podemos cambiar.

Podemos adueñarnos de nuestro poder, donde quiera que vayamos, donde quiera que estemos, con quien quiera que estemos. No tenemos que quedarnos ahí parados con las manos atadas, con un desamparo rastrero, sometiéndonos a cualquier cosa que venga. Hay cosas que podemos hacer. Podemos hablar. Resolver el problema. Usar el problema para motivarnos a hacer algo bueno por nosotros mismos.

Podemos hacernos sentir bien a nosotros mismos. Podemos alejarnos.

Podemos regresar en nuestros propios términos. Podemos defendernos.

Podemos rehusarnos a dejar que los otros nos controlen y nos manipulen.

Podemos hacer lo que necesitamos hacer para cuidar de nosotrosmismos. Esa es la belleza, la recompensa, la corona de la victoria que se nos da en este proceso llamado recuperación. ¡De eso es de lo que se trata! Si no podemos hacer nada respecto de la circunstancia, podemos cambiar nuestra actitud. Podemos hacer un trabajo interior: encarar valientemente nuestros asuntos para no ser victimados. Se nos ha dado una milagrosa llave para la vida.

Ya no somos víctimas, a menos que queramos serlo.

La libertad y la alegría son nuestras si las tomamos, si las sentimos, por el duro trabajo que hemos realizado.

Hoy me recordaré a mí mismo tan frecuentemente como sea necesario que no soy una víctima, y que no necesito ser victimado por ninguna cosa que me venga.

Trabajaré duro para quitarme la máscara de víctima, ya sea que esto signifique fijar un límite y hacerlo respetar, alejarme, lidiar con mis sentimientos o darme a mí mismo lo que necesito. Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de sentirme victimado.

Julio 25


Comida para el pensamiento.

Dones

El programa TA es un don de nuestro Poder Superior.  Sin él, seguiríamos empantanados en nuestra manera compulsiva de comer, sin tener ninguna solución a la vista.  Nuestra membresía nos da la esperanza y el amor que necesitamos para salir de ahí y empezar a vivir una nueva vida.

La recuperación a través de la abstinencia es el regalo que se nos ofrece cada día.  Para recibirlo, necesitamos ser sinceros y serios en nuestro esfuerzo para trabajar el programa.  Podemos contar con el apoyo de Dios si estamos dispuestos con tal de dejar de comer en forma compulsiva.

Por la gratitud que sentimos por estos regalos que nos hace nuestro Poder Superior somos capaces de devolverle lo que nos ha dado.  Compartimos con otros nuestro programa y ofrecemos nuestro tiempo y nuestro talento cuando vemos que hay una necesidad que podemos satisfacer.  Entre más damos, más recibimos.  La abundancia de Dios es inagotable.

Gracias por Tus dones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Estamos viviendo tiempo extra. Vivimos hoy debido a TA y a la gracia de Dios. Y lo que queda de nuestras vidas se lo debemos a TA y a Dios. Debemos hacer el mejor uso que podamos y en cierta pequeña medida restituir aquella parte de nuestras vidas, de ahora en adelante, no son nuestras. Las tenemos en depósito para Dios y para TA Y tenemos que hacer todo lo que podamos para llevar adelante el gran movimiento que nos has dado un nuevo arrendamiento sobre la vida.

¿Estoy teniendo en depósito mi vida para Dios y para TA?

Meditación del Día.

Hay que mantener en depósito la vida para Dios. Hay que meditar profundamente en lo que eso quiere decir. ¿Hay que esperar demasiado de esa vida? ¿Empezamos a ver lo consagrada que puede ser una vida depositada para Dios? En una vida tal  pueden acaecer milagros. Si se es fiel, se puede creer que Dios tiene muchas cosas buenas en reserva para nosotros. Dios puede ser Señor de la vida, controlador de los días; del presente y del futuro. Hay que tratar de actuar de acuerdo con la dirección de Dios y dejarle a Él los resultados. No hay que detenerse; hay que seguir adelante para Dios y una vida mejor.

Oración del Día.

Ruego poder mantener mi vida en depósito para Dios. Pido no poder ya considerar mi vida como mía propia.

Reflexión diaria A.A.

Aquellos que todavía sufren.

En cuanto a nosotros, si descuidamos a quienes aún sufren, ponemos en inmediato peligro nuestras vidas y nuestro sano juicio.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 160

Yo conozco el tormento de beber obsesivamente para calmar mis nervios y mis temores. También conozco el dolor de la sobriedad forzada. Hoy yo no olvido a la persona desconocida que sufre quietamente, retirada y escondida en el desesperado alivio de beber. Le pido a mi Poder Superior me dé su orientación y el valor para estar dispuesto a ser Su instrumento y llevar dentro de mí compasión y acciones generosas. Que el grupo continúe dándome el valor para hacer con otros lo que no puedo hacer solo.

El lenguaje del adiós.

Sigue.

Sigue practicando tus conductas de recuperación, aunque las sientas difíciles, aunque aún no las domines, incluso aunque aún no las entiendas.

A veces se tarda unos años en que un concepto de recuperación vaya de nuestra mente a nuestro corazón y a nuestra alma.

Necesitamos trabajar las conductas de recuperación con la diligencia, con el esfuerzo y con la repetida práctica que aplicamos a nuestras conductas codependientes. Tenemos que obligarnos a hacer cosas aunque no nos parezcan naturales. Necesitamos decirnos a nosotros mismos que nos importamos y que podemos cuidar de nosotros mismos aunque no creamos en lo que estamos diciendo.

Necesitamos hacerlo, y hacerlo, y hacerlo, día tras día, año tras año.

Es poco razonable esperar que adoptemos este nuevo modo de vida de la noche a la mañana. Podemos tener que “actuar como si” durante meses, años, antes de que las conductas de recuperación se conviertan en algo fijo y natural.

Incluso después de años, podemos descubrirnos, en tiempos de estrés o de coacción, revirtiéndonos a viejas maneras de pensar, de sentir y de comportarnos.

Podemos tener capas de sentimientos que no estamos listos para reconocer hasta que llevemos varios años de recuperación. ¡Eso estábien! Cuando llegue el momento, lo haremos.

¡No te des por vencido! Se lleva tiempo imbuirnos de amor propio hasta la médula. Requiere una práctica constante. De tiempo y experiencia. De lecciones, lecciones y más lecciones.

Luego, justamente cuando creemos que hemos llegado, descubrimos que tenemos más que aprender.

Esa es la alegría de la recuperación. ¡Que seguimos aprendiendo y creciendo toda nuestra vida! Sigue cuidando de ti mismo, a pesar de lo que sea. Sigue bregando con las conductas de recuperación, un día a la vez. Sigue amándote a ti mismo, aunque no lo sientas como algo natural. Actúa como si lo fuera, tanto tiempo como sea necesario, aunque ese periodo te parezca demasiado largo.

Un día sucederá. Despertarás y descubrirás que aquello con lo que estabas luchando, por lo que estabas trabajando tan duro y habías estado forzándote a hacer, finalmente lo sientes a gusto. Te ha llegado hasta el alma.

Luego, prosigues aprendiendo algo nuevo y mejor.

Hoy bregaré con mis conductas de recuperación, aunque no las sienta como algo natural. Me forzaré a practicarlas aunque me parezca difícil. Trabajaré por amarme a mí mismo hasta que realmente me ame.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: