Corriente Independiente de La Laguna

Junio 23


Comida para el pensamiento.

Los brazos eternos

Dios se mueve y, sin embargo, siempre está ahí.  “Debajo de nosotros están los brazos eternos.” Nuestros antiguos sistemas de apoyo nos fallaron o resultaron inadecuados.  Comíamos en exceso porque no teníamos un terreno firme en dónde apoyarnos.

Ahora vemos que como nuestras vidas le pertenecen a un Poder superior, no hay nada temporal que nos pueda apartar de Su cuidado y protección.  Pase lo que pase, ahí están los brazos eternos para sostenernos.  Sabiéndolo, ya no necesitamos comer en exceso.  Somos capaces de soportar lo que venga, ya sea hambre física, angustia emocional o depresión espiritual.

Para experimentar el apoyo de Dios, lo único que necesitamos es admitir que somos impotentes para sostenernos solos con nuestro propio esfuerzo.  ¡Qué alivio no tener que depender de nuestro ego! Si cuando estamos perplejos y tristes dejamos de luchar y nos tomamos tiempo para estar quietos, sentiremos la paz interior y el apoyo que provienen de nuestro Poder Superior.  Los brazos eternos están siempre ahí, abajo de nosotros.

Señor, te necesito.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Ninguna cadena es más fuerte que su eslabón más débil. Igualmente, si usted fracasa en el programa de vivir día a día, con seguridad se ha de deber a su punto más débil. Una gran fe y el contacto con Dios pueden ayudarlo a descubrir, defender y fortalecer su punto más débil con una fortaleza adicional a la suya. La fe inteligente en el poder de Dios puede ayudarlo a dominar sus emociones, ayudarlo a pensar amablemente acerca de los demás y ayudarlo en cualquier proyecto que emprenda, por difícil que sea.

 –  ¿Soy dueño de mis emociones?

Meditación del Día.

Hay que estar constantemente provisto del poder del espíritu de Dios. Hay que comulgar con Dios en los momentos tranquilos hasta que la vida de Dios, la vida Divina, mediante ese contacto, fluya en el ser y reviva el espíritu desfalleciente. Cuando llegue la fatiga, hay que reposar y obtener poder y fortaleza de Dios y entonces se estará preparado para hacer frente a cualesquiera oportunidades que puedan presentarse en el camino. Hay que descansar hasta que todo cuidado y preocupación hayan desaparecido, y entonces la ola de paz y serenidad, de amor y de alegría, fluirán en la conciencia.

Oración del Día.

Ruego poder reposar y llegar a sentirme reconfortado. Pido poder detenerme y esperar la renovación de su fortaleza.

Reflexión diaria A.A.

Confiar en otros.

Pero, ¿acaso la confianza nos exige que hagamos la vista gorda a los motivos de otra gente, o de hecho, a los nuestros? Claro que no; esto sería una locura. Sin duda, debemos considerar, en toda persona en que confiemos, tanto su capacidad para perjudicar como su capacidad para hacer bien. Un inventario privado de este tipo puede enseñarnos el grado de confianza que debemos extender en cualquier situación determinada.

COMO LO VE BILL, p. 144

 

Yo no soy víctima de otros, sino más bien una víctima de mis esperanzas, de mis decisiones y de mi deshonestidad. Cuando espero que otros sean lo que yo quiero que sean y no lo que ellos son, cuando ellos no cumplan con mis expectaciones, entonces me siento lastimado. Cuando mis decisiones se basan en mi egocentrismo, me siento solitario y recelosos. sin embargo, cuando practico la honestidad en todos mis asuntos, invariablemente gano confianza en mí mismo. Cuando examino mis motivos y soy honesto y confiado, soy consciente de los posibles daños que algunas situaciones pueden entrañar y puedo evitarlas.

El lenguaje del adiós.

Deja ir las viejas creencias.

Esfuérzate más. Hazlo mejor. Sé perfecto.

Estos mensajes son jugarretas que la gente nos ha hecho. No importa cuán duramente nos esforcemos, pensamos que tenemos que hacerlo mejor. La perfección siempre nos elude y nos mantiene descontentos con lo bueno que hemos hecho.

Los mensajes de perfeccionismo son jugarretas porque nunca podemos lograr su meta. No podemos sentirnos bien con nosotros mismos o con lo que hemos hecho mientras estos mensajes nos estén manejando.

Nunca seremos suficientemente buenos hasta que cambiemos los mensajes y nos digamos a nosotros mismos que somos suficientemente buenos ahora.

Podemos empezar aprobándonos y aceptándonos a nosotros mismos. Somos suficientemente buenos como somos. Nuestro mejor ayer fue suficientemente bueno; nuestro mejor hoy es bastante bueno también.

Podemos ser quienes somos, y hacer las cosas como las hacemos, hoy.

Esa es la esencia de evitar la perfección.

Dios mío, ayúdame a dejar ir los mensajes que me llevan a la locura.

Me daré permiso de ser como soy y dejaré que eso sea suficientemente bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: