Corriente Independiente de La Laguna

Mayo 10


Comida para el pensamiento.

Hábitos

Los hábitos pueden funcionar en nuestro favor o en nuestra contra. Hemos abandonado una serie de hábitos de alimentación que eran contraproducentes y estamos aprendiendo otros que funcionarán para nuestro beneficio. A algunos nos lleva más tiempo que a otros poder cambiarlos.

Cada vez que actuamos conforme al antiguo patrón destructivo, reactivamos esos hábitos negativos. Necesitamos abandonarlos por completo para que se atrofien por falta de uso.

Cada vez que practicamos un hábito de alimentación constructivo, reforzamos nuestro nuevo patrón.

Escribir un plan de alimentación, pesar y medir la comida, comer despacio y decir “no, gracias” a segundas porciones y a los alimentos que nos conducen al atracón son unas cuantas partes del nuevo patrón. Cuando estas acciones se vuelven habituales, no es necesario pensar en ellas en forma consciente, ya que las hacemos en forma automática. Entonces podemos dedicar nuestros esfuerzos mentales a alguna otra cosa.

El apetito es, con mucho, la función de un hábito. Entre más alimentos inadecuados comemos, más alimentos inadecuados queremos comer. Entre más tiempo seguimos un plan sano y sensato, más nos satisface.

Enséñame a formar hábitos constructivos.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Una de las cosas que me mantiene abstinente es el sentimiento de lealtad hacia los otros miembros del grupo. Sé que los defraudaría si volviese a “tragar”.

Cuando yo trago, no soy leal con nadie.

Debería haber sido leal con mi familia, pero no lo era. Los descorazonaba con mi forma de tragar. Cuando llegué a TA encontré un grupo de personas que no solamente estaban ayudando a otras a lograr la sobriedad, sino que eran leales entre sí, permaneciendo sobrios ellas mismas.

 –  ¿Soy leal con mi grupo?

Meditación del Día.

La tranquilidad conduce al bien. El conflicto destruye el bien. No debo actuar presurosamente. Primero debo estar tranquilo y confiar en Dios. Después debo actuar únicamente como Dios me encamine a través de mi conciencia. Solamente la confianza, la perfecta confianza en Dios, puede mantenerme tranquilo cuando todo lo que me rodee esté en conflicto. La tranquilidad es la confianza en acción. Debo buscar todas las cosas que puedan ayudarme a cultivar la tranquilidad. Para alcanzar las cosas materiales, el mundo aprende a vivir con velocidad. Para alcanzar las cosas espirituales, he de aprender a lograr un estado de calma.

Oración del Día.

Ruego poder estar tranquilo para que Dios pueda actuar. Ruego porque pueda aprender a tener paz interior a través de mí.

Reflexión diaria A.A.

Libre Al Fin

Otro gran dividendo que podemos esperar del hecho de confiar nuestros defectos a otro ser humano es la humildad, – una palabra frecuentemente mal entendida . . . – significa un reconocimiento claro de qué y quiénes somos realmente, seguido de un sincero intento de convertirnos en lo que debiéramos ser.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 62

En mi fuero interno yo sabía que si quería sentirme alegre, feliz y libre, tendría que compartir mi vida pasada con otro individuo. La alegría y el alivio que experimenté después de hacerlo es algo indescriptible. Casi inmediatamente después de dar el Quinto Paso, me sentí libre de la esclavitud del ego y del alcohol. Esta libertad permanece después de 36 años, un día a la vez. Descubrí que Dios podía hacer por mí lo que yo no podría hacer solo.

El lenguaje del adiós.

Disfruta los días buenos.

Los sentimientos agradables se pueden convertir en parte habitual de nuestra vida.

No hay absolutamente ninguna virtud en el sufrimiento innecesario que muchos de nosotros hemos sentido gran parte de nuestra vida. No tenemos por qué permitirle a los demás que nos hagan sentir desdichados, como tampoco tenemos por qué sentirnos desdichados nosotros mismos.

Un buen día no tiene por qué ser “la calma antes de la tormenta”.

Esa es una vieja forma de pensar que aprendemos en sistemas disfuncionales.

En la recuperación, tener un buen día o un sentimiento agradable no significa que estemos en negación. No tenemos por qué destrozar nuestros buenos momentos buscando obsesivamente un problema o creándolo.

Disfrutar de nuestros días buenos no significa que le estemos siendo desleales a nuestros seres amados que tienen problemas. No tenemos por qué hacernos sentir culpables porque los demás no están teniendo un día bueno. No tenemos porqué hacernos sentir desdichados para ser como ellos. Ellos pueden tener su día y sus sentimientos y nosotros podremos tener los nuestros.

Un sentimiento agradable es para disfrutarlo. Más de lo que podamos imaginar, los días buenos son nuestros si así lo pedimos.

Hoy me permitiré disfrutar de lo bueno. No tengo por qué destrozar mi día bueno o un sentimiento agradable; tampoco tengo por qué dejar que los demás lo echen a perder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: