Corriente Independiente de La Laguna

Mayo 7


Comida para el pensamiento.

La ira

Cuando nos sentíamos enojados, muchos de nosotros comíamos en exceso. Ahora que guardamos abstinencia, ¿qué hacemos cuando nos enojamos?

Primero que nada, necesitamos estar en contacto con nuestros sentimientos para poder reconocer la ira cuando se presenta. Cuando comíamos en exceso, a menudo no nos percatábamos de que estábamos enojados, en vez de hambrientos. La ira no afloraba hasta que estábamos llenos de comida, y entonces con frecuencia la dirigíamos a nosotros mismos por haber comido en exceso.

El eliminar los carbohidratos de nuestros cuerpos nos permite estar más conscientes de nuestros verdaderos sentimientos y reacciones. Si nos percatamos de la ira cuando ésta empieza, es más fácil manejarla. Expresarla en las primeras etapas resulta menos devastador para nosotros mismos y para los demás que cuando se convierte en rabia.

Lo mejor que podemos hacer con la ira es entregársela a nuestro Poder Superior. Si la albergamos, nos puede destruir. Practicar los Pasos día a día nos ayuda a liberarnos de la ira. Si la dejamos, nuestro Poder Superior la apartará de nosotros.

Señor, aparta de mí la ira.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Es muy importante mantener el pensamiento en disposición de agradecimiento, si queremos permanecer abstinentes. Debemos estar agradecidos por estar viviendo en unos días y en una época en la que el tragón no recibe el trato que con la frecuencia recibiría antes de que TA naciera. Hace tiempo, cada población tenía un tragón del pueblo, que era mirado con desprecio y ridiculizado por el resto de la comunidad. Hemos llegado a TA, y allí hemos encontrado toda la compresión y confraternidad que podíamos pedir. No existe en el mundo una unidad igual a la de TA.

 –  ¿Estoy yo agradecido?

Meditación del Día.

Dios acepta los esfuerzos del hombre y los bendice. Dios desea los esfuerzos del hombre. El hombre necesita de la bendición de Dios. Juntos, significan el éxito espiritual. El esfuerzo del hombre es necesario. No puede dejar de remar y dejarse llevar por la corriente. A menudo, tiene que dirigir sus esfuerzos contra la corriente del materialismo que lo rodea. Cuando llegan las dificultades, es necesario el esfuerzo del hombre para superarlas. Pero Dios encamina los esfuerzos del hombre por el conducto apropiado, y la fuerza de Dios es necesaria para ayudar al hombre a elegir lo justo.

Oración del Día.

Ruego poder, escoger lo justo. Pido poder tener la bendición y la dirección de Dios en todos los esfuerzos hacia el bien.

Reflexión diaria A.A.

Respeto para otros.

“Estas partes de nuestra historia se las contamos a alguien que comprenda pero que no resulte afectado. La regla es que debemos ser duros con nosotros mismos pero siempre considerados con los demás.”

Alcohólicos anónimos, p. 69

La lección que yo he sacado de la cita anterior es el respeto para otros. Si deseo encontrar esa paz mental que he buscado por tanto tiempo, debo hacer todo esfuerzo por liberarme.

Sin embargo, nada de esto debe hacerse a expensas de otros. El egoísmo no tiene lugar en la forma de vivir de A.A.

Cuando dé mi Quinto Paso, es más prudente escoger una persona con quien tenga objetivos en común, porque si esa persona no me entiende, mi progreso espiritual puede ser retrasado y yo puedo estar en peligro de una recaída. Así es que pido orientación divina antes de escoger el hombre o la orientación divina antes de escoger el hombre o la mujer en quien depositar mi confianza.

El lenguaje del adiós.

Deja ir el miedo.

El miedo es la médula de la codependencia. Nos puede motivar a controlar situaciones o a descuidarnos a nosotros mismos.

Muchos de nosotros hemos estado atemorizados durante tanto tiempo, que ya no clasificamos a nuestros sentimientos como miedo. Nos hemos acostumbrado a sentirnos alterados y ansiosos. Lo sentimos normal.

La paz y la serenidad pueden resultarnos incómodas.

En una época, el miedo puede haber sido apropiado y útil. Podemos habernos apoyado en el miedo para protegernos, en forma parecida a como los soldados en la guerra se atienen al miedo para ayudarse a sobrevivir. Pero ahora, en la recuperación, estamos viviendo la vida de manera diferente.

Es tiempo de darle gracias a nuestros viejos miedos por habernos ayudado a sobrevivir, luego, decirles adiós. Demos la bienvenida a la paz, la confianza, la aceptación y la seguridad. Ya no necesitamos tener tanto miedo. Podemos escuchar nuestros miedos sanos y dejar ir el resto.

Podemos crearnos una sensación de seguridad, ahora. Estamos a salvo, ahora. Hemos hecho el compromiso de cuidar de nosotros mismos.

Podemos confiar en nosotros mismos y amarnos.

Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de tener miedo. Reemplázala con la necesidad de estar en paz. Ayúdame a escuchar mis miedos sanos y a despojarme del resto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: