Corriente Independiente de La Laguna

Mayo 5


Comida para el pensamiento.

Aplácate y vive

Muchos de nosotros vivimos de prisa, al igual que comemos de prisa. A menudo nos llenamos de tantas ocupaciones que ya no disfrutamos de lo que estamos haciendo ni de lo que estamos comiendo. Nos tragamos la vida a grades tragos en vez de saborearla momento a momento.

El tener siempre prisa y demasiadas ocupaciones es una forma de egocentrismo. Engañados por un sentido exagerado de nuestra propia importancia, nos parece de crucial importancia desempeñar todas las tareas y actividades de acuerdo con nuestro horario personal. Impacientes con los embotellamientos de tránsito, con la lentitud de los demás o con las inevitables demoras, nos ponemos tensos e irritables porque nos negamos a aceptar la vida como viene.

El tiempo que pasamos cada día en callada meditación nos puede hacer vislumbrar lo que es la intemporalidad de Dios. Nos damos cuenta de que, después de todo, nuestro horario no era tan importante cuando lo medimos contra la eternidad. A medida que se filtra la presencia de Dios en nuestra conciencia, nos relajamos en la plenitud y en la paz de cada momento. Confiando en que nuestro Poder Superior ordenará nuestra vida, podemos aplacarnos y disfrutar Sus dones.

Que pueda yo cambiar la prisa y la excesiva ocupación por Tu paz.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragaba, tenía que darme importancia y jactarme para que la gente pensase que valía algo, cuando, desde luego, ellos y yo sabíamos que realmente yo no valía nada. No engañaba a nadie. Aunque he permanecido abstinente durante algún tiempo, la vieja costumbre de alabarme permanece en mí. Todavía tengo la tendencia a pensar demasiado bien en mí mismo, y pretender ser más de lo que realmente soy.

 –  ¿Estoy siempre en peligro de ser un engreído precisamente porque estoy sobrio?

Meditación del Día.

No puedo descubrir lo espiritual con mi intelecto. Únicamente puedo hacerlo mediante mi fe y mis facultades espirituales. Tengo que pensar en Dios más con mi alma que con la cabeza. Puedo respirar el verdadero espíritu de Dios en mi vida que hay en torno de mí. Puedo mantener los ojos vueltos hacia las cosas buenas del mundo. Estoy encerrado en una caja de tiempo y espacio, pero puedo abrir una ventana en esa caja mediante la fe. Puedo vaciar mi mente de todas las limitaciones de las cosas materiales. Puedo sentir lo Eterno.

Oración del Día.

Ruego poder tener todo lo que sea bueno. Pido poder dejar a Dios la elección del bien que habrá de venir a mí.

Reflexión diaria A.A.

El bosque y los árboles.

“. . . cuando estamos solos lo que llega hasta nosotros puede ser modificado por nuestra propia manera ingenua o distorsionada de pensar. El beneficio de hablar con otra persona es que podemos obtener directamente los comentarios y consejos sobre nuestra situación . . .”

Doce pasos y doce tradiciones, p. 64

Es incontable el número de veces que yo, estando enojado y frustrado, me he dicho a mí mismo, “los árboles me impiden ver el bosque”. Finalmente me di cuenta de que cuando estoy sufriendo de esa manera, lo que necesito es alguien que me pueda ayudar a distinguir el busque y los árboles; alguien que pueda sugerirme un mejor camino a seguir; que me pueda ayudar a apagar los incendios y a evitar las rocas y escollos peligrosos.

Cuando estoy en el bosque le pido a Dios que me dé valor para llamar a un miembro de A.A.

El lenguaje del adiós.

Control.

Muchos de nosotros hemos estado tratando de mantener al mundo entero en órbita con la aplicación cabal y potente de nuestra energía mental.

¿Qué sucede si lo dejamos ir, si dejamos de estar tratando de mantener el mundo en órbita y simplemente lo dejamos girar? Seguirá girando! Seguirá sobre su curso sin nuestra ayuda. Y nosotros nos sentiremos suficientemente libres y relajados para disfrutar el lugar que ocupamos en él.

El control es una ilusión, especialmente el tipo de control que hemos estado tratando de ejercer. De hecho, el controlar le da a la gente, a los eventos y a las enfermedades, como el alcoholismo, control sobre nosotros. Cualquier cosa que tratemos de controlar tiene control sobre nosotros y nuestra vida.

Yo he ejercido este control sobre muchas cosas y personas en mi vida. Nunca he obtenido los resultados que quería al controlar o tratar de controlar a la gente. Lo que recibí a cambio de mis esfuerzos fue una vida ingobernable, estuviera esa ingobernabilidad dentro de mí o en los eventos externos.

En la recuperación hacemos un cambalache. Damos una vida que hemos tratado de controlar y recibimos a cambio algo mejor: una vida gobernable.

Hoy cambiaré una vida de control por una que sea gobernable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: