Corriente Independiente de La Laguna

Mayo 3


Comida para el pensamiento.

Aceptar la normalidad

Es normal hacer tres comidas al día.

Siendo tragones nos convertimos nosotros mismos en casos de excepción al rehusarnos a seguir el patrón normal de alimentación. En vez de ello, queríamos seguir los caprichos y exigencias de nuestro apetito irracional. Por alguna razón, lo que les bastaba a los demás no era suficiente para nosotros; siempre queríamos más.

Ahora que ya hemos aceptado un plan de alimentación normal podemos aprender a comer normalmente. No necesitamos comida extra. Sabemos que nuestra verdadera fortaleza y alimento proviene de nuestro Poder Superior, no de una sobrecarga de calorías.

Cuando dejamos de comer en forma compulsiva, ya no necesitamos seguir sintiendo culpa acerca de nuestros hábitos alimentarios ni sentirnos diferentes de los que nos rodean. Podemos aceptar el hecho de que somos gente normal, no mejores que todos los demás, pero tampoco peores. Al igual que quienes nos rodean, tenemos puntos fuertes y débiles, pero vamos progresando. Es un alivio aceptar la normalidad.

Que guarde una perspectiva realista acerca de mí mismo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

TA nos enseña a hacer las cosas con calma. Aprendemos a descansar y a dejar de preocuparnos acerca del pasado o del futuro; a renunciar a nuestros resentimientos y odios; a dejar de criticar a la gente, y en lugar de ello, tratar de ayudarla. Eso es lo que significa “tomarlo con calma”.  Por eso, en el tiempo que me queda de vida, voy a tratar de hacer las cosas con calma, de descansar y de no preocuparme; de ayudar a mis semejantes y confiar en Dios.

 – “Para lo que me queda de vida, ¿va a ser mi lema: tómalo con calma?

Meditación del Día.

Tengo que sobreponerme a mí mismo antes de que verdaderamente pueda perdonar a otras personas las injurias que me han hecho. El yo interior no puede perdonar ofensas. El pensar acerca de ellas significa que mi yo está en primer término. Puesto que el yo no puede perdonar, tengo que vencer mi egoísmo. Tengo que cesar de tratar de perdonar a aquellos que me enfadaron y me hicieron mal. Es un error para mí pensar en aquellas injurias. Tengo que aspirar a vencerme a mí mismo en mi vida diaria, y entonces encontraré que no hay nada en mí que recuerde la ofensa, porque lo único que me daña, mi egoísmo, ha desaparecido.

Oración del Día.

Ruego porque pueda eliminar los resentimientos. Pido que mi mente pueda quedar limpia de todos los odios y temores pasados.

Reflexión diaria A.A.

limpieza de casa

“De alguna manera, el sentirnos solos con Dios no nos parece tan dificultoso como encarar otra persona. Mientras no nos sentemos a hablar en voz alta sobre todo aquello que hemos escondido durante largo tiempo, nuestra buena disposición para limpiar totalmente nuestra casa no pasará de ser una mera teoría.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 64

Para mí no era raro hablar con Dios y conmigo mismo acerca de mis defectos de carácter. Pero, sentarme frente a frente y discutir abiertamente estas cosas tan íntimas con otra persona, era mucho más difícil, Sin embargo, yo reconocí en esta experiencia un alivio similar al que experimenté cuando admití por primera vez que era alcohólico. Empecé a apreciar el significado espiritual del programa y que este Paso era solamente una introducción a lo que iba a venir en los siete Pasos restantes.

El lenguaje del adiós.

Libérate del egoísmo

“Por favor libera mi pensamiento de la obstinación, del egoísmo, de la deshonestidad y de las motivaciones erróneas.”

Paráfrasis de Alcohólicos Anónimos.

Hay una diferencia entre adueñarnos de nuestro poder para cuidar de nosotros mismos, como parte de la voluntad de Dios para nuestra vida, y el egoísmo. Hay una diferencia ente el cuidado de uno mismo y el egoísmo. Y nuestras conductas no están tan sujetas a la crítica como los motivos subyacentes a éstas.

Hay un sentimiento armonioso, suave, oportuno, de habernos adueñado de nuestro poder, de que estamos cuidando de nosotros mismos y de que estamos actuando con una motivación sana, nada de lo cual está presente cuando hay egoísmo y obstinación. Aprenderemos a discernirlo, pero no siempre sabremos cuál es la diferencia. A veces, nos sentiremos culpables y ansiosos sin necesidad. Tal vez nos sorprenda la forma amorosa como Dios quiera que nos tratemos a nosotros mismos. Podemos confiar en que el cuidado de uno mismo siempre es adecuado. Queremos liberarnos de la obstinación y el egoísmo, pero siempre estamos en libertad de cuidar de nosotros mismos.

Dios mío, por favor guía hoy mis motivaciones y mantenme en Tu camino. Ayúdame a amarme a mí mismo y a los demás. Ayúdame a entender que, muy a menudo, estas dos ideas guardan una conexión entre sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: