Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para mayo, 2014

Mayo 22


Comida para el pensamiento.

En caso de duda, abstente

Si determinado alimento no está incluido en nuestro plan, sabemos que no debemos comerlo. Si tenemos duda, también lo hacemos a un lado. Si en nuestra mente nos preguntamos si nos convendrá o no comer cierto alimento, lo más probable es que estaremos mejor sin él. Ya sea que estemos bajando de peso o manteniendo la baja, habrá determinada comida que hayamos decido evitar, ya que la experiencia nos ha demostrado que no somos capaces de manejarla con moderación.

El principio: “En caso de duda, abstente” se puede extender a otras áreas de nuestra vida. Si no estamos seguros acerca de un particular curso de acción, lo mejor es no apresurarnos a tomarlo. A medida que aprendemos a escuchar la voz interior, mejor respondemos a la guía de nuestro Poder Superior. El conocimiento de lo que es. Su voluntad se vuelve más sólido y desarrollamos una base firme para tomar decisiones.

Cuando estamos dispuestos a esperar la dirección de Dios, ésta llega. Podemos entregarle a Él nuestra indecisión para que nos la aclare.

Señor, danos prudencia para seguir Tu dirección.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Lo que más impresión causa en las juntas de TA es la buena disposición para compartir experiencias sin reserva alguna. Y muy pronto nos hallamos nosotros compartiendo en igual forma. Comenzamos por narrar nuestras experiencias y, al hacerlo, ayudamos a nuestros semejantes. Y cuando hemos descargado estas cosas de nuestro interior, nos sentimos mucho mejor. Nos hace mucho bien compartir con algún otro individuo que se halle en la misma situación angustiosa en que nos encontramos nosotros. Y cuando más compartimos con él, más firmeza adquirimos.

 –  ¿Sé yo que cuanto más comparto más probabilidades tengo de permanecer sobrio?

Meditación del Día.

Hay que solicitar constantemente la fortaleza de Dios. Una vez estando convencidos que la acción por tomar es la adecuada, una vez que se esté razonablemente seguro de la orientación de Dios, hay que solicitar aquella fortaleza. Se puede aspirar a toda la fortaleza que se necesite para hacer frente a cualquier situación. Cuando la propia provisión se haya agotado, se puede solicitar una nueva provisión. Se tiene derecho a solicitarla, y debe hacerse uso de ese derecho. Un mendigo suplica, un hijo reclama. Cuando se suplica, con frecuencia se permanece en espera, pero cuando se reclama la fortaleza de Dios para una buena causa, se obtiene inmediatamente.

Oración del Día.

Ruego poder solicitar la fortaleza de Dios siempre que la necesite. Pido poder tratar de vivir como hijo de Dios.

Reflexión diaria A.A.

Primer paso

Admitimos . . . (“Nosotros”, la primera palabra del Primer Paso).

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 23.

Cuando yo bebía lo único en que pensaba era “yo, yo, yo” o “mi, mi, mi”. Tal dolorosa obsesión con uno mismo, tal enfermedad del alma, tal egoísmo espiritual me tenía atado a la botella más de la mitad de mi vida.

La búsqueda de Dios y hacer Su voluntad un día a la vez empezó con la primera expresión del Primer Paso . . . “Nosotros”. Había poder, fortaleza y seguridad en el plural y para un alcohólico como yo también había vida. Si yo hubiera tratado de recuperarme solo, probablemente habría muerto. Con Dios y con otro alcohólico tengo un propósito divino en mi vida . . . Me he convertido en un cauce del amor curativo de Dios.

El lenguaje del adiós.

Tiempo de reprogramar.

No pidas amor hasta que estés listo para estar sanado lo suficiente para dar amor y recibirlo. No pidas alegría hasta que estés listo para sentir tu dolor y liberarlo, para que puedas sentir alegría. No pidas el éxito hasta que estés listo para conquistar las conductas con las que lo sabotearías.

¿No sería bueno que pudiéramos imaginarnos que tenemos o nos hemos convertido –y luego que hemos recibido de inmediato- en aquello que queríamos? Podemos tener y ser todo lo bueno que queramos. Todo lo bueno es nuestro si lo pedimos. Pero primero se debe sembrar el campo, hacer un trabajo de preparación.

Un jardinero no plantaría las semillas a menos que la tierra estuviera adecuadamente preparada para cobijar y alimentar esas semillas. Plantarlas sería un esfuerzo desperdiciado. Sería para nosotros un esfuerzo desperdiciado tener lo que queremos antes de estar listos para ello.

Primero necesitamos hacernos conscientes de nuestro deseo o necesidad. ¡Esto puede no ser fácil! Muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a callar la voz interior de nuestros deseos y necesidades. A veces, la vida tiene que trabajar muy duro para captar nuestra atención.

Luego dejamos ir nuestra vieja “programación”, las conductas y creencias que interfieren con fomentar y promover lo bueno. Muchos de nosotros tenemos fuertes programas de sabotaje, aprendidos desde la niñez, de los que necesitamos liberarnos. Podremos necesitar “actuar como si” durante un tiempo hasta que se vuelva realidad la creencia de que merecemos lo bueno.

Combinamos este proceso con mucho dejar ir, mientras nos está cambiando hasta la médula.

Hay una naturalidad en este proceso, pero puede ser intenso. Se lleva su tiempo.

Las cosas buenas son nuestras si las pedimos, si estamos dispuestos a participar en la labor de preparar el campo. Trabaja y espera.

Hoy, Dios mío, dame el valor para identificar el bien que quiero en mi vida y para pedirlo. Dame también la fe y la energía que necesito para llevar a cabo la labor de preparación que debo hacer primero.

Anuncios

Mayo 21


Comida para el pensamiento.

Una razón para estar delgados

¿Cuántas veces hemos decidido bajar de peso para una ocasión o evento específicos? Para un viaje, una boda, un nuevo empleo, unas vacaciones, muchas de esas ocasiones nos pueden haber inspirado para reducir de peso en corto tiempo. El problema de bajar de peso para un evento específico es que cuando éste pasa, ya no tenemos un incentivo para mantener la pérdida de peso.

Muchos de nosotros nos hemos pasado años perdiendo y recuperando los mismos kilos una y otra vez. Como las razones que teníamos para bajar de peso eran superficiales, la pérdida era temporal.

Lo que necesitamos es tener una razón permanente para liberarnos de la grasa. Cuando guardamos la abstinencia y seguimos el programa de TA, no nada más bajamos de peso, sino que vivimos mejor. Tenemos más entusiasmo, satisfacción y paz interior, y también lucimos mejor y estamos más sanos. Nuestra razón para estar delgados es que ello nos da una vida más rica, más intensa, no sólo para determinada ocasión, sino para todos los días. ale la pena pagar el precio de tantos beneficios.

Que quiera yo estarV delgado por las buenas razones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Una de las cosas más hermosas en TA es el hecho de compartir. Compartir es una cosa maravillosa porque cuanto más se da más se recibe. En nuestros antiguos días de tragones no compartíamos mucho. Solíamos reservar las cosas para nosotros, en parte porque nada nos saciaba, pero principalmente porque éramos egoístas. Estábamos muy solos porque no compartíamos. Cuando llegamos a TA lo primero que encontramos fue que podíamos compartir. Escuchamos a otros tragones compartir sinceramente sus experiencias en sus casas, con amigos, médicos y familiares, en hospitales y en todo el habitual desbarajuste que acompaña a los tragones.

 –  ¿Estoy compartiendo mis experiencias?

Meditación del Día.

El carácter se desarrolla mediante la disciplina diaria de las obligaciones cumplidas. Ser obediente a la visión celestial y seguir el camino recto. No caer en el error de no hacer las cosas que deben hacerse. El hombre necesita una vida de oración y meditación; sin embargo, tiene que realizar su labor en los agitados ambientes de la vida. El hombre agitado es juicioso cuando descansa y espera pacientemente la orientación de Dios. Si se es obediente a la visión celestial, se puede estar en paz.

Oración del Día.

Ruego poder ser obediente a la visión celestial. Pido que, si llego a caer, pueda levantarme y proseguir.

Reflexión diaria A.A.

Una lista de bendiciones

Un ejercicio que practico es el de tratar de hacer un inventario completo de mis bendiciones . . .

COMO LO VE BILL, p. 37

¿Por qué tenía que estar agradecido? Me retiré y empecé a hacer una lista de las bendiciones por las cuales yo no había tenido que hacer nada, empezando por haber nacido con una mente y cuerpo sanos. Hice un repaso de setenta y cuatro años de vida hasta el presente momento. La lista ocupó dos páginas y tardé dos horas en hacerla; incluí salud, familia, dinero, A.A. – toda la gama.

En mis oraciones todos los días le pido a Dios que me ayude a recordar mi lista, y a estar agradecido por ella todo el día. Cuando recuerdo mi lista de gratitud, es muy difícil llegar a la conclusión de que Dios me esté fastidiando.

El lenguaje del adiós.

Satisfagamos nuestras necesidades.

Quiero cambiar de carrera… Necesito un amigo… Estoy listo para iniciar una relación.

Por lo regular, nos hacemos conscientes de nuestras necesidades.

Podemos necesitar un sillón nuevo, amor y apapachos, dinero o ayuda.

No tengas miedo de reconocer una necesidad o un deseo. El nacimiento de un deseo o necesidad, la frustración temporal al reconocer una necesidad antes de satisfacerla, es el principio del ciclo de recibir lo que queremos. Después de reconocerla, la dejamos ir y luego recibimos lo que queríamos o necesitábamos. Identificar nuestras necesidades es una preparación para las cosas buenas que están por venir.

Reconocer nuestras necesidades significa que se nos está preparando y se nos está llevando hacia aquello que las satisfará. Podemos tener fe y quedarnos en ese lugar mientras eso sucede.

Hoy dejaré ir mi creencia de que mis necesidades nunca serán satisfechas. Reconoceré mis deseos y necesidades, y luego se las entregaré a mi Poder Superior. A mi Poder Superior le importan a veces hasta las cosas más tontas y pequeñitas si me importan a mí. Mis deseos y necesidades no son un accidente. Dios me creó a mí y a todos mis deseos.

Mayo 20


Comida para el pensamiento.

Metas

En el programa TA, nuestra meta principal no es poder seguir a la perfección una u otra dieta. No es llegar a pesar determinado número de kilos para cierta fecha. Nuestra meta es nada más y nada menos que convertirnos en una persona nueva, en esa que Dios quiere que seamos. ¡Esa meta bien vale el esfuerzo de toda una vida!

Empezamos con el deseo de dejar de comer en forma compulsiva. Por un tiempo esa meta puede bastar. Tarde o temprano descubrimos que para poder dejar de comer compulsivamente necesitamos apoyarnos en un Poder Superior a nosotros mismos, y en el proceso de establecer una relación con ese Poder Superior nuestras metas cambian.

A medida que aumenta nuestra percepción espiritual se nos abren nuevas posibilidades. A medida que experimentamos la gracia de Dios en nuestra vida diaria, nos volvemos menos egocéntricos y nos centramos más en el Él. Poco a poco, Su voluntad va absorbiendo nuestra obstinación y nos vamos volviendo más sensibles a Su guía. Nuestro estado de ánimo, que antes era de desesperación se tiñe de esperanza, y cada vez estamos más dispuestos a dejarnos llevar a donde diga nuestro Poder Superior.

Señor, dirige mis metas.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si en una reunión nos levantamos y decimos algo acerca de nosotros mismos con el fin de ayudar a un semejante, nos sentimos mucho mejor. Es la antigua ley de que, cuanto más se da, más se recibe. El hecho de dar testimonio y la confesión forma parte de la conservación de la sobriedad. Nunca se sabe cuándo se puede necesitar de alguien. Ayudar a los demás es una de las mejores formas para conservarse sobrio. Y la satisfacción que se obtiene al ayudar a un semejante es una de las más hermosas experiencias que se pueden vivir.

 –  ¿Estoy yo ayudando a otros?

Meditación del Día.

Jamás se alcanza una victoria real sin Dios. Todas las victorias militares de los grandes conquistadores han pasado a la historia. El mundo podría ser mejor sin los conquistadores militares. Las victorias reales son las obtenidas en el reino espiritual. “Aquel que se conquista a sí mismo es más grande que el que conquista países  Las victorias verdaderas son las victorias sobre el pecado y las tentaciones, conducentes a una vida victoriosa y plena. Por lo tanto, hay que enfrentarse a todas las dificultades con espíritu de conquista. Hay que recordar que, allí donde se halle Dios, se encuentra la victoria verdadera.

Oración del Día.

Ruego porque las fuerzas del mal en mi vida huyan ante la presencia de Dios. Pido porque, en unión de Dios, pueda obtener la victoria real sobre mí mismo.

Reflexión diaria A.A.

Un día a la vez

Por encima de todo, toma las cosas un día a la vez.

COMO LO VE BILL, p. 11

¿Por qué me engaño a mí mismo diciéndome que tengo que alejarme de la bebida solamente por un día, cuando sé muy bien que nunca debo beber otra vez en mi vida? No me estoy engañando, porque un día a la vez es probablemente la única manera en que yo puedo alcanzar el objetivo a largo plazo de mantenerme sobrio.

Si me resuelvo a nunca más beber mientras viva, creo las condiciones para un fracaso. ¿Cómo puedo estar seguro de que no beberé cuando no tengo idea de lo que me espera en el futuro?

En el plan de un día a la vez, tengo la confianza de que puedo estar alejado de la bebida por un día. Así es que empiezo con confianza. Al fin del día tengo la recompensa de haberlo logrado. El haberlo logrado me hace sentir bien y me da el deseo de más.

El lenguaje del adiós.

Tristeza.

En último término, penar por nuestras pérdidas significa someternos a nuestros sentimientos.

Tantos de nosotros hemos perdido muchas cosas, hemos dicho muchas veces adiós, hemos tenido muchos cambios. Podremos detestar las mareas del cambio, no porque el cambio no sea bueno, sino porque hemos tenido muchos cambios, muchas pérdidas.

A veces, cuando estamos en medio del dolor y de la pena, nos volvemos miopes, como los miembros de la tribu que nos muestra la película África mía. “Si los meten en la cárcel,” dijo uno de los personajes, describiendo a esta tribu, “se mueren”. “¿Por qué?”, Preguntó otro personaje.

“Porque no pueden captar la idea de que algún día saldrán de ella.

Piensan que es algo permanente, así que se mueren.”

Muchos de nosotros tenemos mucho por qué penar. A veces empezamos a pensar que la pena, o el dolor, es un estado permanente.

El dolor cesará. Una vez que lo sintamos y lo liberemos, nuestros sentimientos nos llevarán a un lugar mejor que donde estábamos cuando empezamos. Sentir nuestros sentimientos, en vez de negarlos o minimizarlos, es como nos curamos del pasado y nos movemos a un futuro mejor. Sintiendo nuestros sentimientos es como los dejamos ir.

Podrá dolernos un rato, pero la paz y la aceptación están del otro lado. De modo que es un comienzo.

Dios mío, ayúdame a admitir mis finales y a terminarlos para que pueda estar listo para nuevos comienzos.

Mayo 19


Comida para el pensamiento.

Resentimientos

Cuando nos aferramos a los resentimientos, nos envenenamos a nosotros mismos. Los comedores compulsivos no nos podemos dar el lujo del resentimiento, ya que éste exacerba nuestra enfermedad. Si no nos deshacemos de nuestra ira y amargura, sufriremos más que nadie. A la larga, el buscar venganza nos hará daño.

Muchos hemos llevado a cuestas viejas rencillas que nos hacían comer cuando nos acordábamos de ellas. No necesitamos la comida ni tampoco las rencillas. Cuando abandonamos los resentimientos, nos sentimos mucho más ligeros de cuerpo  y de espíritu. Ahora que hemos encontrado a TA, tenemos una forma de deshacernos del rencor y de la indignación que nos han estado envenenando.

Es esencial hacer un inventario y reparar los daños para poder enterrar el resentimiento. Primero necesitamos estar conscientes de ellos antes de poderlos desterrar. Por lo general se necesitan seguir estos pasos una y otra vez, cada vez que un material negativo amenace nuestro bienestar físico, emocional espiritual.

Señor, llévate mis resentimientos.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La confraternidad es un elemento importante para la conservación de la sobriedad. Los médicos la llaman terapia de grupo. Jamás acudimos a una reunión de TA sin aprender algo de ella. A veces no nos sentimos con el deseo de asistir a una reunión y pensamos en excusas para no ir. Pero normalmente acabamos por asistir en todo caso y siempre obtenemos algún alivio en cada reunión. Las reuniones son una de las bases de la conservación de nuestra sobriedad. Y obtenemos mucho más de una reunión si tratamos de contribuir en ella en alguna forma.

 –  ¿Estoy contribuyendo con mi participación en las reuniones?

Meditación del Día.

“Me extrajo de un horrible pozo, fuera del fangoso lodo y colocó mis pies sobre una roca, y afianzó mis pies  La primera parte, “Me extrajo de un horrible pozo”, significa que, acudiendo a Dios y poniendo en sus manos mis problemas, estoy en condiciones de vencer mis pecados y tentaciones. “Colocó mis pies sobre una roca” quiere decir que, cuando confío en Dios para todo, tengo seguridad verdadera. “Afianzó mis pasos” significa que trato honradamente de vivir en la forma en que Dios desea que viva. Tendré la orientación de Dios en mi diario vivir.

Oración del Día.

Ruego porque mis pies se asienten en una roca. Pido poder confiar en Dios para guiar mis pasos.

Reflexión diaria A.A.

Dar sin esperar nada

Y se da perfecta cuenta de que su propia vida se ha enriquecido, como dividiendo por haber dado a otra persona sin exigirle nada a cambio.

COMO LO VE BILL, p. 69

Al principio de ingresar en el programa, la idea de dar sin condiciones era difícil de comprender. Cuando otros querían ayudarme, tenía sospechas. Pensaba, “¿Qué quieren ellos a cambio?” Pero pronto llegué a conocer la alegría de ayudar a otro alcohólico y a comprender por qué ellos estaban ahí para mí al principio. Cambiaron mis actitudes y quise ayudar a otros. Algunas veces me ponía inquieto porque yo quería que ellos supieran de las alegrías de la sobriedad, que la vida puede ser preciosa. Cuando mi vida está llena del Dios amoroso de mi entendimiento y doy amor a mis compañeros alcohólicos, me siento poseedor de una riqueza tan especial que es difícil de explicar.

El lenguaje del adiós.

Resolvamos problemas.

“La vergüenza es el primer sentimiento que me pega cada vez que yo, o alguien a quien amo, tiene un problema,” dijo una mujer en recuperación.

Muchos de nosotros fuimos educados con la creencia de que tener un problema era algo de lo que debíamos avergonzarnos.

Esta creencia puede hacernos mucho daño. Puede impedirnos identificar nuestros problemas; nos puede hacer sentir enajenados e inferiores cuando los tenemos, o los tiene alguien a quien amamos.

La vergüenza puede impedirnos solucionar un problema y encontrar el regalo que constituye ese problema.

Los problemas son parte de la vida. Lo mismo las soluciones. La gente tiene problemas, pero nosotros, y nuestra autoestima, somos algo aparte de nuestros problemas.

Todavía no conozco una persona que no tenga problemas que resolver, ¡pero he conocido a muchas que se sentían avergonzadas de hablar acerca de los problemas que ya habían resuelto! Nosotros somos más que nuestros problemas. Aunque nuestro problema sea nuestra propia conducta, el problema no es lo que somos, es lo que hicimos.

Está bien tener problemas. Está bien hablar acerca de los problemas, en el momento adecuado, y con gente segura.

Está bien resolver problemas.

Y estamos bien. Aunque tengamos problemas, o los tenga alguien a quien amamos. No tenemos por qué perder nuestro poder personal o nuestra autoestima. Hemos resuelto exactamente los problemas que hemos necesitado resolver para convertirnos en lo que somos.

Hoy dejaré ir mi vergüenza acerca de los problemas.

Mayo 18


Comida para el pensamiento.

Seguridad

Mientras no me coma ese primer bocado compulsivo, estoy a salvo. La abstinencia es mi seguridad. Si la rompo, pierdo mi protección contra la confusión, el remordimiento y el dolor de comer en exceso.

Para mantener vigorosa mi abstinencia, necesito usar a diario las herramientas de recuperación de TA. Necesito desarrollar mi programa y brindarle mis mejores esfuerzos. Al recordar que mi Poder Superior me ha dado una vida nueva, no correré peligro por olvidar cuanto necesito de Su cuidado.

La tentación siempre aparece de una forma o de otra. A veces puede parecer imposible no ceder. Mi fortaleza no surge de mí sino de Dios, y sólo manteniendo un estrecho contacto con Él puedo permanecer a salvo.

Mi Poder Superior me ha llevado a TA y me ha brindado un sitio donde estoy a salvo. Cuando me sienta tentado o triste, usaré el teléfono, asistiré a una reunión, practicaré el Paso Once y haré lo que sea necesario para guardar la abstinencia.

Gracias por traerme a un sitio seguro.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Nos hallamos en TA por dos razones fundamentales: conservar nuestra propia sobriedad y ayudar a otros a lograr lo mismo. Es un hecho bien sabido que ayudar a otros constituye una gran parte de la conservación de la propia sobriedad. Está también bien demostrado que es muy difícil conservarse sobrio por sí mismo. Mucha gente ha tratado de hacerlo y ha fracasado. Asisten a algunas reuniones de TA y permanecen sobrios durante unos meses, pero con el tiempo, normalmente vuelven a tragar compulsivamente.

 –  ¿Me consta que no puedo por mí mismo conservarme sobrio con éxito?

Meditación del Día.

Hay que buscar la fe donde mora Dios y que es un lugar que está más allá del tiempo y del espacio; de donde se ha venido y a donde se regresará. “Busquémoslo a Él y estaremos salvados  Buscar más allá de las cosas materiales se encuentra dentro del poder de la imaginación de cada quien. La búsqueda de la fe nos salva de la desesperación. La búsqueda de la fe nos libera de la aflicción y de la preocupación. La búsqueda de la fe nos trae paz superior a todo entendimiento. La búsqueda de la fe nos da toda la fortaleza necesaria. La búsqueda de la fe nos suministra una nueva y vital fuerza y una paz y serenidad maravillosas.

Oración del Día.

Ruego poder tener visión de la fe. Pido que mediante la fe pueda contemplar más allá de la vida actual y hasta la vida eterna.

Reflexión diaria A.A.

La libertad de ser “yo”

Si nos esmeramos en esta fase de nuestro desarrollo, nos sorprendemos de los resultados antes de llagar a la mitad del camino. Vamos a conocer una libertad y una felicidad nuevas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Mi primera verdadera libertad es la libertad de no tener que tomar un trago hoy. si verdaderamente la deseo, practicaré los Doce Pasos, y a través de ellos me llegará la felicidad de esta libertad – algunas veces rápidamente, otras veces lentamente. Otras libertades vendrán después y el hacer un inventario de ellas es en sí una nueva felicidad. Hoy tengo una nueva libertad, la libertad de ser “yo”. Tengo la libertad de ser el mejor yo que jamás haya sido.

El lenguaje del adiós.

Vivamos nuestras vidas.

¡No dejes de vivir tu vida! Muy a menudo, cuando se da un problema, dentro de nosotros o a nuestro alrededor, retrocedemos al pensar que si pusiéramos nuestra vida en suspenso posiblemente podríamos contribuir en forma positiva a la solución.

Si una relación no está funcionando, si enfrentamos una decisión difícil, o si nos estamos sintiendo deprimidos, podemos poner nuestra vida en suspenso y atormentarnos con pensamientos obsesivos.

Abandonar nuestra vida o nuestra rutina contribuye a agrandar el problema y nos impide encontrarle una solución.

Frecuentemente, la solución llega cuando la dejamos ir lo suficiente para vivir nuestra vida, regresar a nuestra rutina y dejar de obsesionarnos por el problema.

A veces, aunque no sintamos quererlo dejar ir o poderlo dejar ir, podemos actuar “como si” pudiéramos, y eso nos ayudará a dejarlo ir, tal como deseamos.

No tienes porqué renunciar a tu poder para solucionar problemas.

Puedes dejar de concentrarte en tu problema y concentrarte en tu vida, confiando en que el hacerlo así te llevará a acercarte a una solución.

Hoy seguiré viviendo mi vida y atendiendo mis rutinas. Decidiré tan frecuentemente como necesite hacerlo, dejar de obsesionarme acerca de lo que me esté molestando. Si no siento ganas de dejar ir alguna cosa en particular, actuaré “como si” ya la hubiera dejado ir hasta que mis sentimientos estén de acuerdo con mi conducta.

Mayo 16


Comida para el pensamiento.

Rebelión

A menudo, el comer en forma compulsiva puede ser una forma de rebelión. En el pasado, entre más tratábamos de ponernos a dieta, más nos rebelábamos en contra de ella, y más comíamos. No sólo nos estábamos rebelando en contra de la dieta, sino también en contra de otras personas, de nosotros mismos y de nuestro Poder Superior.

Nunca debemos considerar la abstinencia, tal como la define TA, como una dieta más. Hacerlo sería una invitación a la rebelión. Los comedores compulsivos parece que tenemos una particular tendencia a luchar contra todo tipo de limitaciones. En vez de limitarnos, la abstinencia nos libera. Ya no tenemos una dieta contra la cual rebelarnos.

Cuando aceptamos la abstinencia, decidimos hacer tres comidas al día, con medida, no comer nada entre ellas y evitar aquella que nos lleva al atracón. Nosotros escogemos en qué consistirán esas comidas, y hacemos esta elección diariamente. Lo único que tenemos que hacer es planear qué comeremos, pesar esa comida, disfrutarla y luego seguir a la siguiente sin haber comido ese primer bocado compulsivo. Es sencillo. No hay ninguna dieta contra la cual rebelarse.

Pido que nunca más necesite rebelarme.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la historia del Buen Samaritano, el caminante cayó entre ladrones y fue abandonado, medio muerto, en una cuneta. Y un sacerdote y un levita pasaron por el otro lado del camino, sin prestarle atención. Pero el Buen Samaritano se sintió conmovido de compasión y se acercó a él. Le vendó las heridas y lo llevó a un albergue, y cuidó de él.

–  ¿Trato yo a un compañero tragón como un sacerdote y el levita o como el Buen Samaritano?

Meditación del Día.

No hay que sentirse jamás fatigado de la plegaria. Cuando un día se vea como ha sido inesperadamente contestada la oración, se lamentará profundamente haber orado tan poco. La oración cambia las cosas. Hay que practicar la oración hasta darse cuenta de que la confianza en Dios ha llegado a ser fuerte. Y entonces hay que seguir orando, porque ha llegado a ser un hábito tan fuerte que se necesita diariamente. Hay que continuar orando hasta que la plegaria parezca llegar a ser la comunión con Dios. Esa es la verdad a la que deben llegar los verdaderos momentos de plegaria.

Oración del Día.

Ruego poder adquirir el hábito de la diaria oración. Pido poder hallar la fortaleza que necesito como resultado de esta comunión.

Reflexión diaria A.A.

Nosotros perdonamos

Frecuentemente, mientras trabajábamos en este Paso con nuestros padrinos o consejeros espirituales, nos sentíamos capaces por primera vez de perdonar, sin importarnos la profundidad del daño que creíamos que nos habían causado. Nuestro inventario moral nos había persuadido de que era deseable un perdón general para todos, pero sólo cuando resueltamente afrontamos el Paso Cinco, vimos interiormente que podíamos disponernos a recibir el perdón y a otorgarlo.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 62

¡Qué gran sensación es el perdonar! Qué revelación de mi naturaleza emocional, psicológica y espiritual. No se necesita más que la disposición de perdonar; Dios hace el resto.

El lenguaje del adiós.

Amor propio.

“Me desperté en la mañana y tuve unos momentos difíciles durante un rato”, dijo un hombre en recuperación. “Luego me di cuenta de que eso se debía a que no me estaba gustando mucho a mí mismo”. La gente que está en recuperación a menudo dice: “Simplemente no me gusto a mí misma ¿Cuándo empezaré a gustarme?”

La respuesta es: empieza ahora. Podemos aprender a ser amables, amorosos y cariñosos con nosotros mismos. De todas las conductas de recuperación que estamos luchando por lograr, amarnos a nosotros mismos puede ser la más difícil y la más importante. Si habitualmente somos duros y críticos con nosotros mismos, aprender a ser amables puede requerir de un delicado esfuerzo.

¡Pero qué valiosa aventura! Al no gustarnos a nosotros mismos, podemos estar perpetuando el desprecio, el abandono o el abuso que recibimos durante la niñez por parte de la gente importante en nuestra vida. No nos gustó lo que sucedió entonces, pero nos descubrimos copiando a aquellos que nos maltrataron al tratarnos mal a nosotros mismos.

Podemos detener ese patrón. Podemos empezar a darnos el tratamiento amoroso, respetuoso, que merecemos.

En vez de criticarnos, podemos decirnos que nos hemos desempeñado suficientemente bien. Podemos despertar por la mañana y decirnos que nos merecemos tener un día bueno. Podemos hacer el compromiso de cuidar bien de nosotros mismos durante el día. Podemos reconocer que somos merecedores de amor. Podemos hacer cosas amorosas por nosotros mismos. Podemos amar a otras personas y dejarlas que nos amen. La gente que en verdad se ama a sí misma no se centra destructivamente en sí misma. No abusa de los demás. No deja de crecer y de cambiar. La gente que se ama bien a sí misma aprende a amar también a los demás. Continuamente crece para convertirse engente más sana, aprendiendo que colocó su amor en el lugar correcto.

Hoy me amaré a mi mismo. Si caigo en el viejo patrón de no gustarme a mí mismo, encontraré una manera de salir de el.

Mayo 15


Comida para el pensamiento.

Por el día de hoy

No tengo que planear hoy en la mañana el resto de mi vida. Lo único que tengo es el día de hoy. No necesito preocuparme por lo que cenaré mañana. Por lo único que debo preocuparme hoy es por mi plan de alimentación.

Al aceptar el hecho de que no puedo comer en forma espontánea -lo que quiera y a la hora que quiera-, me he liberado para vivir en forma más espontánea. Planeo las cosas que necesito hacer, pero descubro que tengo tiempo libre para utilizarlo según me dicte el Espíritu. No voy a decidir hoy lo que voy a hacer con mi tiempo libre mañana. El mañana me traerá nuevos apremios y posibilidades.

Sólo por hoy sigo mi programa. No me preocuparé de cuán pesado será vivirlo mañana. Mañana tendré nuevas fuerzas y una nueva comprensión. Sólo por hoy me acordaré de detenerme a escuchar mi voz interior y seguir la que ésta me dicte. Cuando así lo hago, el día me parece una aventura y se llena de júbilo mi corazón.

Gracias, Señor por el día de hoy.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En TA encontramos una nueva fortaleza y paz mediante la comprobación de que tiene que haber un Poder Superior a nosotros mismos que gobierna el universo y que se encuentra a nuestro lado cuando vivimos una vida buena. Por eso el programa de TA jamás termina. Se comienza por vencer al comer compulsivo, y de allí se sigue hacia muchas nuevas oportunidades de felicidad y utilidad.

 –  ¿Estoy disfrutando realmente de todos los beneficios de TA?

Meditación del Día.

“Busca primero el Reino de Dios y su rectitud, y todas esas cosas serán agregadas dentro de ti  No debemos buscar primero las cosas materiales, sino que antes las cosas espirituales, y las cosas materiales vendrán a nosotros a medida que trabajemos honradamente por ellas. Muchas personas buscan primero las cosas materiales y piensan que después pueden progresar en el conocimiento de las cosas espirituales. No puede usted servir a Dios y al Becerro de Oro al mismo tiempo. Los primero requisitos de una vida plena son las cosas espirituales: honradez, integridad, desinterés, amor. Hasta que no se tengan estas cualidades, las cantidades de cosas materiales son de poca utilidad verdadera.

Oración del Día.

Ruego porque pueda poner mucho esfuerzo en la adquisición de los bienes espirituales. Pido porque pueda no esperar las cosas materiales sino hasta que sea recto espiritualmente.

Reflexión diaria A.A.

Conoce a dios; conoce la paz

Es evidente que una vida en la que hay resentimientos profundos sólo conduce a la futileza y a la infelicidad . . . Pero con el alcoholismo, cuya esperanza es el mantenimiento y el desarrollo de una experiencia espiritual, este asunto de los resentimientos es infinitamente grave.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 62

Conoce a Dios;

Conoce la paz.

No hay Dios;

No hay paz.

El lenguaje del adiós.

Corre riesgos.

Corre un riesgo. Date una oportunidad.

Obviamente no tenemos que correr riesgos temerarios o contraproducentes, pero en la recuperación podemos permitirnos correr riesgos positivos. No podemos darnos el lujo de quedarnos paralizados.

No tenemos por qué quedarnos frustrados y atrapados por miedo a cometer un error o a fracasar. Naturalmente, de vez en cuando cometeremos errores y fracasaremos. Eso es parte de estar completamente vivos. No hay garantías. Si estamos esperando cursos garantizados de acción, podemos pasar gran parte de nuestra vida esperando.

No tenemos por qué avergonzarnos a nosotros mismos o aceptar que nos avergüence cualquier otra persona, incluso aquella que está en recuperación, por cometer errores. La meta de la recuperación no es vivir la vida perfectamente. La meta de la recuperación es vivir, aprender nuestras lecciones y lograr un progreso general.

Corre un riesgo. No esperes siempre una garantía. No tenemos por qué escuchar el “te lo dije”. Límpiate el polvo después de un error y, luego, camina hacia el éxito.

Dios mío, ayúdame a empezar a correr riesgos sanos. Ayúdame a dejar ir mi miedo al fracaso y ayúdame a dejar ir mi miedo al éxito.

Ayúdame a dejar ir el miedo a vivir plenamente mi vida, y ayúdame a empezar a experimentar todas las partes de esta jornada.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: