Corriente Independiente de La Laguna

Abril 10


Comida para el pensamiento.

Aumenta nuestra alegría

Antes de que encontráramos a TA, muchos de nosotros nos sentíamos deprimidos la mayor parte del tiempo. La combinación de demasiada comida con poca motivación era letal. Existíamos y hacíamos lo que teníamos que hacer, pero a nuestras vidas les faltaba esa alegría profunda.

Cuando eliminamos de nuestros cuerpos los venenos que había sido depositado en él a través de las harinas y los azúcares refinados, y por la comida en exceso en general, nos sentimos ciento por ciento mejor. Al deshacernos de los venenos dentro de nuestra mente y nuestro corazón, aumenta nuestra alegría.

Gradualmente nos vamos aliviando de la culpa de comer en exceso. También nos aliviamos de la envidia, de la ira, del miedo, de todas las emociones negativas que habían envenenado nuestro corazón.

Una alegría profunda solamente puede provenir de nuestra parte más honda. Ése es el lugar donde descubrimos y llegamos a conocer a nuestro Poder Superior.

Gracias, Dios mío, por aumentar nuestra alegría.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando ingresé a A.A. llegué a un mundo nuevo. Un mundo de sobriedad. Un mundo de paz, serenidad y felicidad. Pero sé que si bebo una sola copa volveré directamente al antiguo mundo. Aquel mundo alcohólico. Aquel mundo de conflicto y desdicha. Aquel mundo alcohólico no es un lugar agradable para vivir en él. Mirar al mundo a través del fondo de un vaso de alcohol no es divertido cuando ya se es un enfermo alcohólico.

–  ¿Quiero yo volver a aquel mundo alcohólico?.

Meditación del Día.

El orgullo se mantiene como centinela a las puertas del alma y no deja entrar el amor de Dios. Dios puede sólo morar con el humilde y el obediente. La obediencia a la voluntad de Dios es la llave que abre la puerta del reino de Dios. Ningún hombre puede obedecer hasta el máximo de su capacidad sin percibir, con el tiempo, el amor y la respuesta de Dios a aquel amor. Los duros peldaños de piedra de la obediencia conducen a la altura del amor y el contento. Allí donde está el espíritu de Dios se encuentra nuestro hogar. Allí está el cielo para nosotros.

Oración del Día.

Ruego porque Dios pueda hacer su hogar en mi alma humilde y obediente. Pido poder obedecer su dirección al máximo de mi capacidad.

Reflexión diaria A.A.

Madurar

“La esencia de todo desarrollo es la disposición para cambiar a fin de mejorarnos y luego la disposición incansable para asumir cualquier responsabilidad que esto nos acarree.”

COMO LO VE BILL, p. 115

Algunas veces, cuando yo he llegado a estar dispuesto a hacer lo que debería estar haciendo, quiero alabanzas y reconocimiento. No me doy cuenta de que cuanto más dispuesto esté a cambiar mi forma de actuar, más emocionante es mi vida. Cuanto más dispuesto esté a ayudar a otros, más recompensas recibo. Esto es lo que para mí significa practicar los principios. La diversión y los beneficios están para mí en la disposición a hacer las acciones, no en los resultados inmediatos. Ser un poco más bondadoso, un poco más paciente, un poco más cariñoso, hace mejorar mi vida día tras día.

El lenguaje del adiós.

No usemos a los demás para detener nuestro dolor.

Nuestra felicidad no es un regalo que otra persona lleve en sus manos. Nuestro bienestar no lo guarda otro que nos lo da o nos loquita a capricho. Si salimos y tratamos de forzar a alguien a que nos dé lo que creemos que guarda, nos decepcionaremos. Descubriremos que eso es una ilusión. La persona no lo tenía. Nunca lo tendrá. Esa caja bellamente envuelta con un listón que creíamos que contenía nuestra felicidad y que alguien llevaba en sus manos, ¡es una ilusión! En aquellos momentos en que estamos tratando de salir y de forzar a alguien a que cese nuestro dolor y cree nuestra felicidad, si nos armamos de valor para dejar de andar por ahí azotándonos y nos ponemos de pie y manejamos nuestros asuntos, encontraremos nuestra felicidad.

Es cierto que si alguien nos pisa el pie, esa persona nos está lastimando y por lo tanto tiene el poder de hacer que cese nuestro dolor quitando su pie de encima. Pero el dolor sigue siendo nuestro.

Y también lo es la responsabilidad de decirle a alguien que deje de pisarnos los pies.

La curación vendrá cuando estemos conscientes de cómo intentamos utilizar a los demás para que hagan cesar nuestro dolor y creen nuestra felicidad. Nos curaremos del pasado. Recibiremos percepciones que pueden cambiar el curso de nuestras relaciones.

Veremos que, todo el tiempo, nuestra felicidad y nuestro bienestar han estado en nuestras manos. Nosotros hemos guardado esa caja. A nosotros nos toca abrirla y tener el contenido.

Dios mío, ayúdame a recordar que yo tengo la llave de mi propia felicidad. Dame el valor para ponerme de pie y lidiar con mis propios sentimientos. Dame las percepciones que necesito para mejorar mis relaciones. Ayúdame a dejar de bailar el baile codependiente y a empezar a bailar el baile de la recuperación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: