Corriente Independiente de La Laguna

Abril 9


Comida para el pensamiento.

Los retiros

Los retiros constituyen una forma excelente para recargar nuestras baterías y hacernos más fuertes a través de la acción de compartir. Ya sea por un día o por una semana, el retiro es una herramienta sumamente efectiva para crecer dentro de nuestro programa.

Si no se ha organizado ningún retiro cuando lo necesitamos, podemos hacer nuestro propio retiro personal de uno o dos días. El elegir un día o un fin de semana para concentrarnos en nuestro programa puede levantarnos el ánimo cuando estamos teniendo dificultades. Sí tomamos el mínimo de tiempo para hacer las tareas indispensables, tendremos muchas horas libres para leer, escribir y meditar. Podemos planear con tiempo nuestras comidas de manera que éstas requieran el mínimo tiempo posible de preparación.

Un retiro personal se puede hacer en casa o, si ahí hay muchas distracciones y esto es posible, salir uno o dos días a un lugar donde podamos estar en silencio y reflexionar. Dedicar tiempo extra a la meditación y a la oración rinde enormes dividendos, y volvemos del retiro con mayor fortaleza y una nueva perspectiva.

Busco el estímulo que viene de tí, Señor.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Otra base de recuperación es que el tragón recobra sus relaciones con las demás personas. Piensa menos en él mismo y más en los demás. Trata de ayudar a otros tragones. Hace nuevas amistades, y en tal forma ya no se encuentra solo. Trata de vivir una vida de servicio, en lugar de una de egoísmo. Mejoran sus relaciones con todas las personas. Resuelve su problema de personalidad al recobrar su integridad personal, su fe en un Poder Superior, y el camino de camaradería y el servicio a los demás.

–  ¿Se resuelve mi problema de la comida a medida que se resuelve mi problema de personalidad?

Meditación del Día.

Todo lo que deprima, todo lo que tema, es realmente impotente contra usted para perjudicarlo. Estas cosas no son sino fantasmas. Por eso, desate los lazos con todo aquello que le ocasione depresión, recelo, temor, y en una palabra, acabe con todo lo que signifique un obstáculo para su nueva vida. Es más, ni siquiera necesita temer la muerte. Todas las malas obras del pasado quedarán absueltas si vive, ama y trabaja con Dios. Busque saber más y más sobre su forma de vivir.

Oración del Día.

Ruego poder dejar que Dios viva en mí a medida que trabaje con El. Pido poder salir a la luz y trabajar para Dios.

Reflexión diaria A.A.

Liberación del “rey alcohol”

“No supongamos, ni por un momento, que no nos vemos bajo ninguna restricción. Nuestro antiguo tirano, el Rey Alcohol, está siempre listo para aferrarnos entre sus garras. “Por eso, el ser libre del alcohol es el gran “deber” que tenemos que lograr; si no, nos volvemos locos, o morimos.”

COMO LO VE BILL, p. 134

Cuando bebía, yo vivía en una prisión espiritual, emocional, y, algunas veces, física. Había construido mi prisión con barrotes de obstinación y de inmoderación de donde no podía escapar. Los ocasionales períodos secos que parecían prometer la libertad, resultaban ser poco más que esperanzas de indulto. El verdadero escape requería la disposición a seguir cualquier acción apropiada que fuera necesaria para abrir el cerrojo. con esa disposición y acción, tanto el cerrojo como los barrotes se abrieron para mí. Una disposición y acción continuas me mantienen libre – en una especie de libertad condicional diaria – que no tiene por qué terminar.

El lenguaje del adiós.

Dar.

Aprender a dar sanamente puede ser un reto. Muchos de nosotros nos embarcamos en dar de forma compulsiva, actos caritativos motivados por sentimientos no caritativos de culpa, vergüenza, obligación, lastima y superioridad moral.

Ahora entendemos que ser nanas de los demás y dar en forma compulsiva no funciona. Nos sale el tiro por la culata.

Cuidar desmedidamente a los demás hace que nos sigamos sintiendo víctimas.

Muchos de nosotros dimos demasiado, pensando que estábamos haciendo bien las cosas; y luego nos confundimos porque nuestra vida y nuestras relaciones no estaban funcionando. Muchos de nosotros dimos tanto y durante tanto tiempo, pensando que estábamos haciendo la voluntad de Dios, que luego en la recuperación nos negamos a dar, a querer o a amar durante un tiempo.

Eso está bien. Tal vez necesitábamos un descanso. Pero dar sanamente es parte de vivir sanamente. La meta en la recuperación es el equilibrio, una actitud subyacente de respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás.

La meta en la recuperación es elegir lo que queremos dar, a quién, cuándo y cuánto. La meta en la recuperación es dar y no sentirnos victimados porque damos.

¿Estamos dando porque queremos hacerlo o porque es nuestra responsabilidad? ¿O estamos dando porque nos sentimos obligados, culpables, avergonzados o superiores? ¿Estamos dando porque nos da miedo decir no? ¿Resultan útiles las maneras como tratamos de ayudar a la gente, o le impiden a los demás afrontar sus verdaderas responsabilidades? ¿Estamos dando para caerle bien a la gente o para que se sienta obligada hacia nosotros? ¿Estamos dando para probar que somos valiosos? ¿O estamos dando porque queremos dar y porque nos sentimos bien al hacerlo?

La recuperación incluye un ciclo de dar y recibir. Mantiene una sana energía fluyendo entre nosotros, nuestro Poder Superior y los demás.

Aprender a dar de manera sana lleva su tiempo. Lleva su tiempo aprender a recibir. Sé paciente. El equilibrio vendrá.

Dios mío, por favor guía hoy mismo mis motivos para dar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: