Corriente Independiente de La Laguna

Abril 1


Comida para el pensamiento.

Llegué a creer

Quizá hayamos creído toda nuestra vida en un Poder Superior, o tal vez hayamos sido agnósticos. En cualquiera de los dos casos hemos sido incapaces de aplicar la fe y la creencia a lo que es nuestro mayor problema: comer tragando.

TA únicamente pide que estemos dispuestos a creer y que mantengamos la mente abierta. Cuando escuchamos las historias de los miembros que han llegado a creer a través del programa, crece nuestra fe. A medida que experimentamos la gracia de Dios, aumenta nuestra creencia.

Los Pasos Uno, Dos y Tres funcionan juntos. Sólo al admitir que el problema nos ha derrotado, que somos impotentes, nos abrimos a un Poder Superior. Si no hay manera de dejar de “tragar” gracias a nuestras propias fuerzas, entonces requerimos una fortaleza superior a la nuestra. Otros han encontrado esta fortaleza en Dios, tal como cada individuo lo concibe. Cuando ponemos nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, y practicamos los Doce Pasos a diario, estamos aplicando nuestras creencias y nuestra fe. Al principio, la creencia puede ser muy pequeña y débil, pero crece al igual que la semilla de mostaza. Gradualmente nos convencemos de lo que sabíamos desde hace mucho, pero nos daba miedo creer.

Fortalece mi creencia, te lo pido.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Desde que estoy en TA., ¿he empezado a ser más sincero? ¿Ya no tengo que mentirle a mi esposa? ¿Llego a tiempo al trabajo y trato de desquitar lo que gano? ¿Estoy intentando ser sincero conmigo mismo? ¿Me he enfrentado a mí mismo como realmente soy y me he admitido a mí mismo que no soy bueno por mí sino que tengo que confiar en Dios para que me ayude a hacer lo que debo?

¿Estoy empezando a descubrir lo que significa estar vivo y hacer frente al mundo honestamente y sin temor?

Meditación del Día.

Dios está en torno nuestro. Su espíritu inunda el universo. Sin embargo, con frecuencia no dejamos que nos llegue Su espíritu. Tratamos de ir adelante sin su ayuda, y hacemos un desbarajuste de nuestras vidas. Nada de valor podemos hacer sin la ayuda de Dios. Todas nuestras relaciones humanas dependen de esto. Cuando dejamos que el espíritu de Dios gobierne nuestras vidas, aprendemos cómo marcha adelante con nuestros semejantes y cómo ayudarlas.

Oración del Día.

Ruego poder dejar que Dios gobierne mi vida. Pido porque jamás vuelva a hacer un desbarajuste de mi vida tratando de gobernarme yo mismo.

Reflexión diaria A.A.

Mirar hacia adentro

“Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45

El Paso Cuatro es el esfuerzo vigoroso y cuidadoso para descubrir cuáles eran y cuáles son nuestros defectos. Yo quiero saber exactamente cómo, cuándo y dónde mis deseos naturales me deformaron. Quiero ver directamente la infelicidad que esto causó a otros y a mí mismo. Al descubrir cuáles son mis deformaciones emocionales, puedo empezar a corregirlos. Sin un esfuerzo voluntario y perseverante para hacer esto, puede haber para mí poca sobriedad o contento.

Necesito tener un conocimiento claro y seguro de mí mismo para resolver emociones ambivalentes. Tal conocimiento no se logra de la noche a la mañana, y nadie tiene un conocimiento permanente de sí mismo. Cada uno tiene la capacidad para desarrollarse y conocerse a sí mismo por medio de un sincero entrenamiento con la realidad. Cuando no evito los problemas sino que los enfrento directamente, siempre tratando de resolverlos, cada vez hay menos.

El lenguaje del adiós.

Póntelo fácil.

Póntelo fácil. Quizá tengas que empujar hacia adelante, pero no tienes que empujar tan duro. Hazlo suavemente, en paz. No vayas con tanta prisa. En ningún día, a ninguna hora, en ningún momento se te requiere que hagas más de lo que puedas hacer en paz. Las conductas frenéticas y la urgencia no son la base para nuestra nueva forma de vida.

No tengas tanta prisa por comenzar. Empieza, pero no fuerces el comienzo si aún no es tiempo. Los comienzos llegarán pronto. Disfruta y saborea lo de en medio, el meollo del asunto. No tengas mucha prisa por terminar. Quizá ya estés listo para hacerlo, pero disfruta de los momentos finales. Entrégate completamente a esos momentos para que puedas dar y recibir todo lo que contienen.

Deja que la paz fluya en forma natural. Camina hacia adelante.

Empieza. Sigue yendo hacia adelante. Sin embargo, hazlo suavemente, en paz. Aprecia cada momento.

Hoy, Dios mío, ayúdame a concentrarme en un ritmo tranquilo en vez de apurado. Seguiré yendo hacia delante suave, no frenéticamente. Ayúdame a dejar ir mi necesidad de estar ansioso, tenso y apurado. Ayúdame a remplazarla con la necesidad de estar en paz y en armonía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: