Corriente Independiente de La Laguna

Marzo 22


Comida para el pensamiento.

La abstinencia es un estilo de vida

Cada mañana, al despertarnos, damos gracias por otro día de abstinencia. Nuestros cuerpos se sienten bien, funcionan bien y se ven mejor. Regresar a nuestra antigua manera de comer en forma compulsiva sería renunciar a la nueva salud y paz interior que hemos adquirido a través de TA.

No queremos dar marcha atrás. Estamos aprendiendo un nuevo estilo de vida, que es infinitamente preferible al antiguo. Par poder mantener la abstinencia y seguir progresando, necesitamos de un programa. Para la mayoría de nosotros, esto implica seguir a diario los Doce Pasos.

Los padrinos de programa no pueden ayudar con este nuevo estilo de vida. Otros miembros de TA comparten con nosotros su experiencia y nos confían lo que les ha funcionado a ellos. La mayoría descubrimos que necesitamos la parte espiritual del programa para seguir guardando la abstinencia. Abstenernos meramente para controlar el peso no basta.

Para conservar lo que TA nos ha dado, necesitamos compartirlo con los demás. Descubrimos que, entre más damos, más progresamos en nuestro programa.

La abstinencia no es sacrificio; es crecimiento y vida.

Estoy agradecido por esta nueva vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Todos estamos buscando la fortaleza para sobreponerse a la tragazón. Un compañero llega a TA. y su primera pregunta es ¿Cómo adquiero la fortaleza para dejar de tragar? Al principio le parece que jamás obtendrá la fortaleza necesaria. Ve miembros más antiguos que han hallado la fuerza que él está buscando, pero no sabe mediante qué proceso la obtuvieron. Esta fortaleza necesaria llega por muchos caminos.

¿He hallado yo la fortaleza que necesito?

Meditación del Día.

No hay una necesidad espiritual que Dios no pueda atender. La necesidad fundamental es una necesidad espiritual; la necesidad de fortaleza para vivir la vida buena. El mejor apoyo espiritual es percibido cuando se desea transmitirlo a otras personas. Se recibe ampliamente, si al mismo tiempo se concede. Dios concede fortaleza a medida que ésta se transmite a otras personas. Esta fortaleza significa mayor salud; mayor salud quiere decir una mejor labor y una mejor labor implica un mayor número de personas ayudada. Y es así como se tiene un constante apoyo para hacer frente a todas las necesidades espirituales.

Oración del Día.

Ruego porque cada una de todas mis necesidades espirituales sea provista por Dios. Pido poder hacer uso de la fortaleza que recibo para ayudar a otros.

Reflexión diaria A.A.

No mas peleas

“Y hemos cesado de pelearnos con todo y con todos, aun con el alcohol.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Cuando A.A. me encontró, yo creía que me esperaba una lucha, y que A.A. me daría la fortaleza que necesitaba para vencer al alcohol. Victorioso en esa pelea, quién sabe qué otras batallas podría ganar. Pero tendría que ser fuerte. Todas mis previas experiencias en la vida lo habían demostrado. Hoy yo no tengo que pelear ni ejercer mi voluntad. Si doy esos Doce Pasos y dejo que mi Poder superior haga el verdadero trabajo, mi problema con el alcohol desaparece por sí mismo. Mis problemas de la vida también cesan de ser batallas. Yo sólo tengo que preguntar si es aceptación – o cambio – lo que se requiere. No es mi voluntad, sino Su voluntad lo que hay que hacer.

El lenguaje del adiós.

Deja el papel de víctima

Está bien tener un buen día. Realmente está bien.

Está bien que te esté yendo bien y que sientas que tu vida es gobernable y que vas por buen camino.

Muchos de nosotros hemos aprendido, como parte de nuestra conducta de supervivencia, que la manera de obtener la atención y la aprobación que queremos es siendo víctimas. Si la vida es espantosa, difícil, ingobernable, demasiado dura, injusta, entonces, pensamos, los otros nos aceptarán, les agradaremos, nos aprobarán.

Podemos haber aprendido esto por haber vivido y habernos relacionado con gente que también aprendió a sobrevivir siendo víctima.

Nosotros no somos víctimas. No necesitamos ser victimados. No necesitamos estar desvalidos y fuera de control para obtener la atención y el amor que anhelamos. De hecho, el tipo de amor que buscamos no se puede obtener de otra manera.

Podemos conseguir el amor que realmente queremos y necesitamos sólo cuando nos adueñamos de nuestro poder. Aprendemos que podemos pararnos sobre nuestros pies, aunque a veces nos sintamos bien al apoyarnos un poquito. Aprendemos que la gente en quien nos estamos apoyando no nos está deteniendo. Está parada junto a nosotros.

Todos tenemos días malos, días en que las cosas no van como nos gustaría, días en que sentimos tristeza y miedo. Pero podemos lidiar con nuestros días malos y con nuestros sentimientos más oscuros de manera que reflejan responsabilidad por uno mismo más que victimización.

También está bien tener días buenos. Quizá no tengamos tanto de qué hablar, pero tendremos más qué disfrutar.

 

Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de ser la víctima. Ayúdame a dejar ir mi creencia de que para ser amado y captar la atención necesito ser una víctima. Rodéame de gente que me ame cuando me adueñe de mi poder. Ayúdame a empezar a tener días buenos y a disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: