Corriente Independiente de La Laguna

Marzo 6


Comida para el pensamiento.

Vive el ahora

Cuando comíamos en forma compulsiva, abandonábamos el aquí y el ahora. Nos escapábamos al mundo de la fantasía, y a menudo no estábamos conscientes de cuánto estábamos comiendo. Debido a alguna extraña argucia mental, éramos capaces de olvidar que deberíamos estar quemando el exceso de grasa, no añadiendo más.

Dios es el ahora. Hacer contacto con Él es ponernos en contacto con lo que es real. Cuando entramos a TA, seguramente tuvimos dudas, si no es que un descreimiento total acerca de la realidad de Dios, pero la experiencia concreta nos ha convencido a la mayoría de nosotros de que desde luego hay un Poder Superior que asumen el control.

Para liberarnos de la obsesión mental que nos conduce a la loca conducta de comer en forma compulsiva, practicamos el estar constantemente en sintonía con nuestro Poder Superior. Él puede devolvernos a nuestro sano juicio y mantenernos viviendo en el presente. Al entregarle nuestros resentimientos y miedos futuros, nos liberamos para concentrarnos en el aquí y en el ahora. Sin resentimiento y sin miedo, podemos admirar la belleza del momento presente.

Señor, mantenme viviendo en el aquí y el ahora.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En TA. tenemos que rendirnos, que renunciar, que admitir que somos impotentes. Entregamos nuestras vidas a Dios y solicitamos ayuda de Él. Cuando Él sabe que estamos preparados, nos concede, mediante su Gracia, el generoso don de la sobriedad. Y no podemos acreditarnos el hecho de haber dejado de tragar, porque no lo hicimos con nuestra propia fuerza de voluntad. No hay lugar para el orgullo ni para la vanagloria. Solamente podemos agradecer a Dios el haber hecho por nosotros lo que no pudimos jamás hacer nosotros solos.

-¿Creo que Dios me ha concedido el don generoso de la fortaleza para permanecer sobrio?

Meditación del Día.

Tengo que trabajar para Dios, con Dios y a través de la ayuda de Dios. Haciendo todo lo que puedo para poner por obra una verdadera hermandad del hombre, es como trabajo para Dios. También estoy trabajando con Dios porque ésta es la forma en que Dios opera, y Él está conmigo cuando estoy realizando ese trabajo. Sin embargo, no puedo llevar a cabo un buen trabajo sin la ayuda de Dios. En último análisis, es a través de la gracia de Dios como se opera un cambio real de la personalidad humana. Tengo que confiar en el poder de Dios y todo lo que desempeño es a través de su ayuda.

Oración del Día.

Ruego porque pueda trabajar para Dios y con Dios. Pido poder ser un medio para cambiar las personalidades humanas por medio de la ayuda de Dios.

Reflexión diaria A.A.

La idea de la fe

“No dejes que ningún prejuicio que puedas tener en contra de los términos espirituales te impida preguntarte a ti mismo lo que significan para ti.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 43

La idea de la fe es algo difícil de tragar, cuando dentro y alrededor de mí el miedo, la duda y la ira abundaba. A veces, la mera idea de hacer algo diferente, algo que no estoy acostumbrado a hacer, puede acabar convirtiéndose en un acto de fe si lo hago regularmente y sin debatir sobre si es la cosa apropiada para hacer. Cuando llega un día malo y las cosas no salen bien, una reunión o una conversación con otro borracho a menudo me distraen lo suficiente como para convencerme de que todo no es tan imposible, tan abrumador como lo había creído. De la misma forma, asistir a una reunión o hablar con un compañero alcohólico son actos de fe: creo que estoy contrarrestando mi alcoholismo. Estas son las formas en las que sigo acercándome a la fe en un Poder Superior.

El lenguaje del adiós.

Paz.

La ansiedad es con frecuencia nuestra primera reacción al conflicto, los problemas, o incluso a nuestros propios miedos. En esos momentos, desapegarnos y sentirnos en paz podría parecer una conducta desleal o apática. Pensamos: si realmente me importa, me preocuparé; si esto es realmente importante para mí, debo permanecer alterado. Nos convencemos a nosotros mismos de que posiblemente los sucesos se vean afectados por la cantidad de tiempo que pasamos preocupándonos.

Nuestro mejor recurso para resolver problemas es la paz.

Las soluciones surgen fácil y naturalmente cuando estamos en paz.  A menudo, el miedo y la ansiedad bloquean las soluciones.  La ansiedad le da poder al problema, no a la solución.   Albergar un estado de agitación no ayuda.  No ayuda.

La paz está a nuestra disposición si así lo elegimos. A pesar del caos y de los problemas no resueltos que nos rodeen, todo está bien, las cosas se solucionarán. Podemos rodearnos de los recursos del universo: del agua, la tierra, un ocaso, una caminata, una plegaria, un amigo.  Podemos relajarnos y permitirnos sentir paz.

Hoy dejaré ir mi necesidad de permanecer en un estado de agitación. Cultivaré la paz y la confianza en que las soluciones y los favores surgirán natural y armoniosamente de un remanso de paz.

Conscientemente dejaré ir la angustia y dejaré actuar a Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: