Corriente Independiente de La Laguna

Febrero 23


Comida para el pensamiento.

Dependencia

En el pasado usábamos el exceso de comida como muleta, por lo que desarrollamos una falsa dependencia de ella. Nos volcábamos en la comida para calmarnos, para darnos ánimo y para evitar afrontar nuestros problemas. La comida nos decepcionó como un curalotodo. En vez de resolver nuestros problemas, el comer en exceso los multiplicó.

Como seres humanos, muchas veces somos débiles y dependientes. Si decimos que podemos solos, estamos bordando en el vacío y engañándonos. Necesitamos apoyarnos en un Poder Superior a nosotros, pero la comida no es ese Poder. Lo que necesitamos es encontrar un Poder suficientemente fuerte para sostener nuestra dependencia.

Aceptar el hecho de que somos dependientes, de que no podemos manejar solos nuestras vidas, es el principio de la recuperación. Necesitamos ser humildes, estar abiertos y dispuestos a que nos guíen los que han remplazado su falsa dependencia por la comida con una sana dependencia hacia Dios.

Señor, que no sea tan orgulloso para no querer depender de Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Además de nuestros trabajos, nuestras familias, nuestros amigos y nuestra abstinencia, tenemos algo más que muchos de nosotros encontramos a través de T.A. Este algo es la fe en un poder superior a nosotros mismos, al que podemos acudir en busca de ayuda. La fe en ese divino principio del universo al que llamamos Dios, y que permanece a nuestro lado mientras hacemos lo que es debido. Hubo muchos días en el pasado en los que, si hubiésemos hecho un inventario, habríamos encontrado muchos números rojos, sin sobriedad, y por lo tanto, sin trabajo, familia, amigos o fe en Dios. Ahora tenemos estas cosas, porque estamos sobrios.

-¿Tomo la resolución cada día de mi vida de permanecer sobrio?

Meditación del Día.

Amad la vida activa. Es una vida plena de alegría. Llénate de alegría en la primavera. Vive al aire libre siempre que puedas. El sol y el aire son grandes fuerzas curativas de la naturaleza. Esa satisfacción interior cambia la sangre envenenada en fluido puro, sano, generador de vida. Pero no olvides jamás que la curación verdadera del espíritu viene de dentro, del íntimo y amante contacto de tu espíritu con el espíritu de Dios. Mantente en íntima comunión con el espíritu de Dios día por día.

Oración del Día.

Ruego porque pueda aprender a vivir una vida plena. Pido poder disfrutar de un íntimo contacto con Dios en este día, y estar contento con él.

Reflexión diaria A.A.

Paradojas misteriosas

Tal es la paradoja de las sugerencias en A.A.: la fortaleza que se levanta de la derrota y la debilidad completa; la pérdida de la vida antigua como condición para encontrar una nueva vida.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 49

¡Qué misterios más gloriosos son las paradojas! Con la lógica no las podemos solucionar, pero cuando las reconocemos y las aceptamos, reafirman algo en el universo que sobrepasa la lógica humana. Cuando me enfrento con algún temor, se me da ánimo; cuando presto ayuda a un hermano o a una hermana, se aumenta mi capacidad para amarme a mí mismo; cuando acepto el dolor como parte de la experiencia de desarrollarme en la vida, experimento una felicidad más grande; cuando miro mi lado oscuro me veo bañado en una nueva luz; cuando acepto mis debilidades y me entrego a un Poder Superior, la gracia me infunde una fortaleza imprevista. Llegué tambaleando a A.A., en desgracia, no esperando nada de la vida, y se me ha dado la esperanza y la dignidad. Milagrosamente, la única forma de guardar las dádivas del programa es la de seguir pasándolas a otros.

El lenguaje del adiós.

Fortaleza

No siempre tenemos que ser fuertes para ser fuertes. A veces, nuestra fortaleza se expresa siendo vulnerables. A veces, necesitamos deshacernos en pedazos para rehacernos, y seguir sobre el camino.

Todos tenemos días en que no podemos empujar más duro. En que no podemos contener las dudas en nosotros mismos, en que no podemos dejar de concentrarnos en el miedo, en que no podemos ser fuertes.

Hay días en que no podemos concentrarnos en ser responsables. Ocasionalmente, no queremos quitarnos el pijama. A veces, lloramos delante de los demás. Exponemos nuestro cansancio, nuestra irritabilidad o nuestra ira.

No tienen nada de malo esos días. No tienen nada de malo.

Parte de cuidar de nosotros mismos significa darnos permiso de “deshacernos” cuando lo necesitamos. No tenemos por qué ser torres perpetuas de fortaleza. Somos fuertes. Lo hemos probado. Seguiremos siendo fuertes aunque tengamos el valor de permitirnos sentirnos temerosos, débiles y vulnerables cuando necesitamos experimentar esos sentimientos.

Hoy, Dios mío, ayúdame a saber que está bien que me permita a mí mismo ser humano. Ayúdame a no sentirme culpable o a castigarme a mí mismo cuando necesito “deshacerme”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: